Los druidas, esos filósofos sabios.

Stonehenge

Tras haber preparado los sacrificios y los banquetes bajo los árboles traen dos toros blancos (…). En su túnica blanca, un druida sube el árbol para cortar el muérdago con su hoz de oro, otros vestidos de la misma manera lo reciben. Después matan a los animales de sacrificio y rezan para que el dios les recompense esta ofrenda con sus dotes. 

Esta descripción de Plinio el Viejo bien podría ser una escena del conocido cómic de Astérix, creado por Goscinny y Uderzo, y el druida que sube al árbol, Panoramix. Por supuesto es de ficción pero nos acerca la figura de estos personajes. Vestido con su túnica blanca y con su inseparable hoz de oro, ilustra lo que representaron en aquella sociedad.

De hecho solo se conoce con certeza el nombre de un druida, Diviciaco, un senador galo de la tribu de los eduos, que se presentó ante el Senado de Roma en el año 63 a.C., hospedándose en la lujosa villa del Monte Palatino del ilustre Cicerón.

No se tienen registros escritos de ellos y las únicas evidencias que se han encontrado provienen de las breves descripciones hechas por griegos, romanos y algún que otro autor del Medievo. La referencia más antigua data del 200 a.C. pero será un siglo después que el griego Posidonio de Apamea visite la Galia y deje una descripción muy precisa que, aunque no se ha conservado, fue copiada por Julio César en sus Comentarios sobre la guerra de las Galias (50 a.C.) en su libro VI. A pesar de todo los historiadores los han criticado por ser poco fiables.

El imaginario colectivo los tiene como magos y brujos pero nada más lejos de la realidad pues en realidad eran filósofos y téologos, que a partir del siglo V a.C.  alcanzan una posición preeminente dentro de los asentamientos galos

En Grecia, a pesar de que nunca estuvieron en contacto, se les comparaba con los pitagóricos al tener muchas similitudes con ellos: ambas eran sectas cerradas, que cultivaban el secretismo y prohibían poner por escrito sus enseñanzas; creían en la existencia de un alma imperecedera que se reencarnaría perpetuamente, y compartían la predilección por los números y el estudio del universo, creando un calendario basado en el doble recorrido del sol y de la luna.

Ambas escuelas tenían como objetivo que las relaciones entre los hombres fueran más armoniosas y eso justificaría su intervención en la política.

Su formación:

No se sabe con certeza y todo son conjeturas. Debían aprender de memoria una gran cantidad de versos y este es uno de los motivos por los que  no han aparecido escritos ni traducciones de esa tradición oral, pudiendo cualquier persona iniciarse como druida. 

Existían tres órdenes de religiosos:

  • El de los bardos, portadores de túnicas azules, poetas y cantantes. Actuaban como auténticos censores de la sociedad mientras tocaban su lira de siete cuerdas. Los druidas les consideraban sus rivales pues éstos reivindicaban el conocimiento exclusivo de los dioses y del universo. Cuando Posidonio viaja a la Galia, los bardos ya no eran más que simple bufones.
  • Los ovates llevaban una túnica verde y eran teólogos, especialistas del mundo natural. Practicaban la adivinación sacrificando animales e incluso seres humanos, práctica que fue desapareciendo gracias a los druidas a medida que los sustituían en el órden religioso.
  • El de los druidas, palabra que se traduciría como “roble”, estudiaban la filosofía moral. Pretendían y consiguieron ser los únicos intermediarios entre los dioses y los hombres.

Sus logros:

Muérdago europeo parasitando un álamo.

Para los druidas lo material no era importante y por ello los galos nunca dejaron monumentos ni obras de arte. Se dedicaban a la fisiología, especulando sobre la composición de la materia y clasificando las especies vegetales y animales. Utilizaban el muérdago por sus propiedades curativas, hecho que se ha demostrado en la actualidad, sobre todo en el tratamiento de algunos cánceres. Desarrollaron el abono con estiércol, inventaron el hierro forjado y la hojalata. Establecieron las primeras leyes de su pueblo y estaban exentos de pagar impuestos y de las obligaciones militares.

Sus asambleas:

Repartidos por la región céltica y por Bélgica se federaron reuniéndose una vez al año en una gran asamblea situada en el centro de la Galia donde debatían sobre teología y los últimos avances científicos. Se elegía a un Gran Druida que conservaba dicho título honorífico hasta el día de su muerte.

El declive:

Como con tantas otras culturas la influencia romana fue disminuyendo la fe en el poder de los druidas. Augusto, el primer emperador romano, decretó que ningún druida podría obtener la ciudadanía romana y unos años después, el emperador Claudio prohibió sus prácticas religiosas de manera definitiva.

Poco a poco los auténticos druidas, aquellos que recibían su estricta educación oral en secreto durante veinte años de estudios, fueron desapariciendo y siglos después aparecieron adivinos de poca monta que se autoproclamaban druidas.

En el siglo XVII el escritor John Aubrey vinculó la estructura megalítica de Stonehenge con los druidas. Y a partir del siglo XVIII aparece en Inglaterra y Gales un movimiento conocido como neodruidismo, basado en las ideas de los antiguos druidas.

Una novela:

El druida, de M. Llywelyn. Martinez Roca, Barcelona 2002.

Para saber más:

Página oficial de Astérix

The Druids, de Ronald Hutton (2007).Londres, Hambledon Continuum.

De divinatione, de Cicerón (en latín).

Naturalis Historia, de Plinio el Viejo.

Links fotos:

Simon Wakefield; Andrew Dunn

35 Respuestas a “Los druidas, esos filósofos sabios.

  1. La arquitectura megalītica la asociamos a los druidas y el mundo celta de manera errónea. Es mucho más antigua, se remonta a los orígenes del neolítico en Europa. Cuando los celtas pueblo de las edades del bronce y del hierro fueron conocidos los constructores de dólmenes, alineamientos de menhires y cromlech hacia ya mucho que habían desaparecido.
    El error viene de finales del siglo XIX y luego Astérix y Obélix se encargaron de perpetuarlo.

    • Hola Hesperetusa,
      acertado comentario pero no pude resistirme a publicar la foto, además no hay tantas imágenes libres de copyright sobre los druidas. Como bien dices aparecen hacia mediados del quinto milenio antes de Cristo, incluso antes, por lo que sus orígenes los podríamos situar en una etapa avanzada del Neolítico, manteniéndose en el inicio de la Edad de los Metales (Bronce). Su nombre “megalítico” viene de mega (grande) y lito (piedra), y en sus primeras formas encontramos el dintel (horizontal apoyado sobre dos soportes) aunque también encontramos los que mencionas (menhir, dolmen, crómlech) y el alineamiento, que sería el agrupamiento de varios menhires.
      Quizás los más conocidos sean los dólmenes (mesa grande de piedra), formado por varios menhires sobre los que descansan en horizontal otras grandes piedras, y probablemente sirvieron como una cámara funeraria o de enterramiento colectivo. Sin duda es un tema que da para mucho aunque el tema de hoy sean los druidas ¡Ja, ja, ja!
      Un abrazo

    • Hola Jose A.,
      siempre les ha rodeado un halo de misterio pero también se le ha asociado como personas sabias. Enseñaban tres cosas que podrían dificultar la evolución y el progreso: las mentiras, la crueldad innecesaria y el orgullo. Muchos de nosotros podríamos aprender más de una cosa de ellos.
      Un saludo

  2. Hablar de civilización, es hablar de lo que no debe ser o de qué no debe ser así. Diviciacus, el divino, Druida mencionado por Julio César, debido a la aproximación con Roma. Luego Cicerón, dijo conocerlo, por sus interese comerciales del vino. La característica de esta divinidad es, tres en una : voluntad, amor e inteligencia. Los Bardos, eran inteligentes que sabían vivir, callando o hablando cuando hacía falta. Poetas. Los Ovates, eran culebras sabias, conocedoras de todo: Cuarta nota musical (fa). Sabedores de los movimientos sinuosos de la tierra, detectaban terremotos. Sabían canalizar energías terrestres. Catalizador entre el mundo subterráneo y aéreo del pensamiento. Los Druidas eran los verdaderos robles, con energía que le permitía retorcerse sobre sí mismo. Cortar el muérdago era una de sus funciones, entre tres, dos aguantando con amor e inteligencia y, el tercero corta con la hoz de oro, representando la voluntad; apoyado en los hombros izquierdo y derecho de los otros dos druidas. Gracias, FJ, un abrazo, esperando formar un círculo de luz blanca, sin fatalidad ni vacíos.

  3. Que interesante, no sabía nada de las propiedades del muérdago y tal como has comentado con Hesperetusa, no se si Stonehenge tenia relación con los druidas, cuando estuve allí (NO en visita turísitica, sino cuando hice un reciclaje del idioma) nos dieron explicaciones aunque hay muchos misterios por descubrir todavía, tampoco creo que tengan relación con los talayots y la naveta dels Tudons en Menorca. pero siempre aprendo muchos datos que desconozco. Un buen abrazo,

    • Hola Rosa,
      quizás debería hacer alguna aclaración sobre el muérdago. En el post digo que tiene propiedades curativas (y es cierto) pero hay que considerarla como una planta tóxica. Me explico: su principio activo son las viscotoxinas y entre sus propiedades medicinales destaca que baja la tensión arterial y regula el ritmo cardíaco, aunque solo si se inyecta por vía intravenosa, claro está, bajo control médico. Su infusión de hojas o la cocción de la corteza puede beneficiar a nivel del sistema circulatorio y producir cierta sedación y dar somnolencia. También puede ayudar (complementariamente al tratamiento médico correspondiente) en el glaucoma (tensión arterial elevada intraocular) y en el desprendimiento de retina, siempre y cuando respondan a una causa vascular, así como al zumbido de los oídos (tinnitus). Se ha probado como antiepiléptico, antirreumático y anticancerígeno (al poder reparar los daños causados al ADN de las células). Pero hemos de tener presente que EXISTE GRAN CONTROVERSIA respecto a su uso alegando incluso que su administración podría ser también causa de la aparición de algunos tumores cerebrales. Entre las propiedades mágicas del muérdago muchas son conocidas por todos: como planta de la buena suerte y trayendo la felicidad a los amantes que se besen debajo de ella.
      Quisiera incidir en lo que decía al principio del comentario, es una planta tóxica pues todas las partes de la planta son venenosas, y más sus frutos, estando totalmente contraindicada durante el embarazo y la época de la lactancia. Por todo ello su administración debería estar siempre controlada por un facultativo. Como todas las sustancias pueden provocar efectos secundarios como dermatitis (en el contacto de la planta fresca con la piel), ardores de estómago (por las viscotoxinas que contiene que son muy irritantes), hipotensiones e incluso hay reportados algunos casos de hepatitis.
      Quizás me he extendido un poco pero me has dado pie a ello y, como es un blog de historia y medicina, pues eso, hablemos de medicina de tanto en tanto. ¡Ja, ja, ja!
      Un abrazo

      • Al principio de leer tu respuesta pensé…. pues quizás a mi me iria bien por tres cosas que indicas… pero veo que como todos los medicamentos o plantas a las que los chinos son tan seguidores y creyentes, tienen su contrapartida. Una vez más me he enterado de datos desconocidos. Gracias

  4. Grandioso artículo Don Francisco me vino de maravilla para la pausa de rigor en el lunes, le comento que al igual que la mayoría la imagen que tenía de los druidas es la errónea creada por los medios y los cultos new age neopaganos que se apropian de ese término.

    Saludos.

    • Hola Martin,
      no me trates de usted que ni soy tan mayor ni estoy en la consulta. Aquí todos somos amigos y compartimos estos ratos de ocio, de cultura y de querer saber algo más de esa Historia que a todos nos gusta.
      Un saludo también para ti y espero que mi blog te sirva para hacer muchos más altos en el camino, muchas más pausas de la rutina diaria, me satisfacería mucho que así fuera. ;-)

      • Hola Francisco, jaja, no era por hacerlo sentir mayor ni nada por el estilo, a veces en la red se me pasa por alto que ciertas formas de nuestro idioma pueden tomarse de distinta manera, usé el “Don” en el sentido que se le da por estas tierras: de confianza y camaradería.

        Gracias por la amabilidad con la que diriges hacia mí, y ten la certeza que haces un gran trabajo y que me verás (leerás) por acá más seguido, pues tu blog es de mis preferidos.

        Saludos.

        Martín

    • Hola Alejandra,
      por los comentarios me estoy dando cuenta que la imagen que tenemos muchos sobre los druidas está totalmente desvirtuada por Astérix y Obélix (entre otros) ¡Ja, ja, ja!
      Un fuerte abrazo de lunes.

  5. Impecable. Historia y medicina, se dan la mano, y el post con los comentarios quedó, como una lección, que aporta y no abruma.
    Sigo aprendiendo…
    Un abrazo y hasta pronto.

    • Hola Stella,
      me pillas preparando un artículo sobre Hildegarda de Bingen, sorprendente figura de la Edad Media, y te cuento esto tras leer tu comentario pues es de esos personajes que tienen mucho que contar, tanto de historia como de medicina.
      Otro abrazo para ti, hoy me iré contento a dormir… Historia y medicina se dan la mano (qué piropo me acabas de dar, me llena de orgullo pues es el objetivo de este blog)

  6. Pingback: Los druidas, esos filósofos sabios. | Mu...

  7. Interesante entrada para acercarse a la historia de los druidas. Una puntualización, la foto que has puesto no es de muérdago, es acebo. Gracias por tu artículo.

    • Hola mialmabohemia,
      tienes toda la razón. La foto no era de muérdago pero en la búsqueda que hice en internet así me lo daban. Como habrás podido comprobar ya la he cambiado.
      Mil gracias por tu percepción y por el comentario. Un saludo.

  8. Muy interesante artículo, hay una novela corta sobre la sabiduría druida de Esteban Ierardo, se llama precisamente “El druida”.

    Hildegarda de Bingen es una figura interesantísima, aguardo tu futura publicación sobre la Sibila del Rin.

    Un saludo desde Argentina

    • Hola bellaespiritu,
      gracias por tu aportación y recomendación, la buscaré. En cuanto a Hildegarda… puedo adelantarte que ya tengo en borrador la entrada preparada aunque esperaré unas semanas en colgarlo. Espero no defraudarte y que la espera merezca la pena. Es una figura fascinante que sorprenderá a quien no la conozca.
      Otro saludo para ti.

  9. Un mundo en el que se mezcla la ficción y la realidad, que es precisamente lo que le hace tan atrayente, como tantas otras veces claro.

    A mí mencionar a druidas y demás me lleva a la Britania de la antiguedad, a pesar de Asterix :D

    Abrazos mozo.

    • Hola Alex,
      me alegra que leas y comentes en el blog aunque puedo asegurarte que de Tucídides tengo poco ¡ja, ja, ja! Siempre he dicho que el objetivo del blog es compartir esa Historia que de una manera u otra nos cautiva y yo soy el primero que aprende mientras prepara los artículos y lee vuestros comentarios ;-)
      Un saludo gentil

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s