Cirujanos-Barberos

¿Quién no recuerda haber visto estos postes de colores paseando por cualquier calle de la ciudad o de un pueblo? Aunque cada vez es más difícil encontrarlos, todos los identificamos con las barberías pero mucha gente desconoce el origen de los mismos.

La profesión del barbero no siempre ha sido tal como la conocemos en la actualidad. Una de sus primeras representaciones artísticas la encontramos en el Bajo Cementerio de Tebas, en Egipto, donde se halló una pequeña estatuilla perteneciente a la Dinastía XVIII, es decir, de 3.300 años de antigüedad. Correspondía al barbero Meryma’ at, encargado de afeitar a los sacerdotes del templo de Amón. En la Antigua Grecia aparecen las primeras barberías en las que los hombres, además de cortarse el pelo, se reunían para hablar y discutir sobre multitud de temas igual que lo hacían en el Ágora. La influencia helénica en el Imperio romano también la encontramos en la profesión que nos ocupa, siendo en el s. III a.C. cuando un senador romano, Ticinius Mena, introdujo  la costumbre de las barberías. Éstos se llamaban tonsores, llegando a estar bien considerados en la sociedad. Tras la caída del Imperio romano, durante la Edad Media, la cirugía la practicaban los religiosos hasta que en el año 1215, el Papa Inocencio III se pronuncia en contra y declara que realizar sangrías era un sacrilegio para los clérigos.
Es en este momento que los barberos pasan a realizar también estas funciones, quedando restringidas en Inglaterra en el año 1450 por decisión del Parlamento a, sangrías, extracciones dentales y el cuidado del cabello. Enrique VIII reunió en un solo gremio a cirujanos y barberos hasta que el rey Jorge II en el año 1745 lo disolvió, relegando a los barberos a sus funciones de corte y arreglo del cabello.  Serán las exitosas pelucas utilizadas en la segunda mitad del s. XVIII las que harán recuperar su relevancia en la sociedad y pasen a ser peluqueros propiamente dicho. Ya solo se practicaban sangrías de forma clandestina desapareciendo totalmente en el año 1850.   Volviendo al inicio de nuestro artículo, el  verdadero origen de los postes publicitarios de los barberos hay que buscarlos en las sangrías. Durante la primavera la gente acudía frecuentemente a hacerse una para que de esta forma saliera el exceso de sangre que desequilibraba los humores del cuerpo, tal como preconizaba la escuela hipocrática. Así, se era más resistente a las enfermedades.

Sutura de una herida menor en una barbería. Gerrit Ludens, (1622-1683).

Aunque se utilizaban sanguijuelas, la mayoría de las veces se sumergía el brazo  del paciente en agua caliente para resaltar las venas y, agarrándose con fuerza a un poste, el barbero realizaba una incisión en la vena elegida (cada una asociada a un órgano en concreto) recogiendo la sangre en un recipiente llamado sangradera que permitía medir la cantidad extraida.  Cuando los cirujanos-barberos se establecían en un local, colocaban en la puerta un cartel con una mano levantada de la que chorreaba sangre cayendo en una sangradera pero al cabo del tiempo se sustituyó por un poste pintado de rojo y con vendas blancas enrolladas para, finalmente, cambiarlo por un poste blanco y rojo que no resultara tan macabro como el anterior. De esta forma ha llegado hasta nuestros días.

A partir de ahora, cuando pasemos por delante de alguno de los escasos postes de peluquería que quedan en nuestras ciudades, debemos pensar en el pedacito de historia que hay detrás de él.

También querría advertiros de otra cosa, estos postes no deben confundirse con los que podemos encontrar en algunos países de Asia y que indican la localización de un…¡prostíbulo!

Link:

tejiendoelmundo

Link foto:

Sakurambo

16 comentarios en “Cirujanos-Barberos

  1. Hola Fina,
    Me alegro que te gustara. La primera vez que me enteré de su historia también me quedé muy sorprendido y desde entonces, cada vez que me encuentro con uno en la calle, lo veo con otros ojos.
    Un saludo,
    Fco. Javier Tostado

  2. Pingback: Los peinados más antiguos | franciscojaviertostado.com

  3. Pingback: La Medicina en el Arte: Pintura – Una consecuencia de las epidemias | franciscojaviertostado.com

  4. Pingback: La Medicina en el Arte: Pintura – ¿Quién es el loco? | franciscojaviertostado.com

  5. Pingback: Edad Media: estoy enfermo ¿Quién me cura? (I) | franciscojaviertostado.com

  6. Pingback: Edad Media: estoy enfermo ¿Quién me cura? (II) | franciscojaviertostado.com

  7. Pingback: La Medicina en el Arte: Pintura – El sacamuelas | franciscojaviertostado.com

  8. Pingback: Las diez personas más influyentes en la Medicina | franciscojaviertostado.com

  9. Pingback: La cruel historia de ser eunuco | franciscojaviertostado.com

  10. Pingback: El invento que muchos hombres y mujeres agradecemos todas las mañanas. | Ciencia Histórica

  11. Pingback: ¡Alerta, sanguijuelas en peligro de extinción! | franciscojaviertostado.com

  12. Pingback: La cruel historia de ser eunuco ⋆ Scrivix

  13. Pingback: Quevedo y su odio hacia los médicos | franciscojaviertostado.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s