Reyes divinos, personas enfermas

   
Mumie_Thutmosis_I

En la antigua civilización egipcia la población sufría enfermedades por el hollín del humo acumulado por la escasa ventilación de sus casas, esto originaba frecuentes enfermedades pulmonares. Las aguas no tratadas ocasionaban enfermedades por parásitos como la esquistosomiasis. La abundancia de sílice en el pan, derivada de su fabricación en molinos de piedra y de la arena del desierto que, transportada por el aire, se mezclaba con el grano, provocaba problemas dentarios. El contacto con los animales domésticos y sus excrementos en las casas originaban quistes hidatídicos y tenias y, la repetición de movimientos de las agotadoras jornadas de trabajo,  originaban secuelas como artrosis degenerativas y hernias lumbares.


Pero, ¿y los faraones? ¿Estaban sanos o enfermos?. Veamos algunos ejemplos:
  • Hatshepsut (1490-1468 a.C) era obesa y sufría de una osteoporosis muy avanzada en la cadera. Un absceso dental le provocó una sepsis generalizada ocasionándole la muerte.
  • Amenhotep III (1402-1364 a.C.) también sufrió de obesidad y abscesos dentarios como podemos ver en la imagen superior.
  • Tutankamón (1346-1337a.C.) se sabe que sufrió una severa malaria que le debilitó los huesos y presentó una herida infectada en la pierna que fue la causa de su prematura muerte.
  • Seti I (1305-1289 a.C) tras el estudio de su momia se deduce que probablemente presentaba enfermedades vasculares.
  • Ramsés II (1289-1224 a.C) tuvo un largo reinado y sufrió de arterioesclerosis y artritis, muriendo de … viejo.

Así comprobamos que, por muy faraón que pudieras ser en el Antiguo Egipto, tampoco los dioses se libraban de padecer las simples enfermedades de cualquier “mortal”.

Links:

nationalgeographic; mundo-geo

Links fotos:

G. Elliot Smith

21 comentarios en “Reyes divinos, personas enfermas

    • Hola Pilar,
      gracias por interesarte por mi blog. Certifico totalmente tu comentario dado que yo en más de una ocasión me he hecho la misma pregunta pero, como parte importante de la historia que son, probablemente tampoco debamos dejar de dar la oportunidad al mundo para poder admirarlas pero siempre con respeto.
      Un saludo,
      Fco. Javier Tostado

      • Yo también me hice en el pasado esa pregunta pero he llegado a la conclusión de que si su deseo era, digamos, “vivir eternamente” de esa manera lo están consiguiendo, sobre todo, aquellas que están identificadas. Yo considero que hoy en día no solo se las trata con respeto, sino que además se les considera un tesoro de la humanidad.
        Muy buen blog. Enhorabuena!

  1. Pingback: Dioses de la medicina egipcia | franciscojaviertostado.com

  2. Pingback: La Venda en la historia | franciscojaviertostado.com

  3. Pingback: Los cánceres más antiguos | franciscojaviertostado.com

  4. Pingback: Parir en el Antiguo Egipto | franciscojaviertostado.com

  5. Pingback: Reyes divinos, personas enfermas | estfonty

  6. El mostrar las momias es parte de la historia, aquí después de la muerte o se entierra (algunos embalsamados) y otros preferimos ser incinerados. Pero antes de que me incineren, he dispuesto por notario que mi cuerpo sea entregado al H. San Pablo, y que si les interesa que estudien todo lo que deseen.
    Cuantos misterios hay en Egipto!!!!!!!!!

    • Hola Rosa,
      te honra que pienses en donar tu cuerpo a la ciencia. Seguro que ha sido una decisión meditada y por supuesto muy loable. Aquí en España, donde somos punteros a nivel mundial en cuanto a la donación de órganos se refiere, todavía son pocas las personas que se deciden a entregar su cuerpo para la ciencia. ¡Chapeau!
      De todas maneras, esperemos que pasen muuuuuuchos años para tu entrega, ¿no crees?
      Un abrazo.

  7. Pingback: Las enfermedades de Carlos V y su abdicación | franciscojaviertostado.com

  8. Hola Javier. Qué interesante el punto de vista médico, tal vez sea una romántica, pero nunca me imaginé a mi heroína Hatshepsut obesa, pero bueno. En cuanto a Tutankamón, hay muchas “historias” acerca de su muerte, hace tiempo vi varios documentales sobre los estudios que se hicieron a su momia (o eso dijeron) y las conclusiones eran diversas y contradictorias (como casi siempre en cuestiones históricas y antropológicas, por no mencionar las arqueológicas) unos decían que lo había atropellado un carro, otros que podría haber sido asesinado… en fin cada quién tiene su versión, la que nos presentas me parece más mesurada y creíble. Gracias por regalarnos estos datos tan interesantes.

    Un abrazo.

    • Hola Silvia,
      ciertamente quita romanticismo a la faraona Hatshepsut pero no le puede quitar un ápice de su gran reinado. En cuanto a las causas de la prematura muerte de Tutankhamón debo decirte (y solo es mi opinión) que no creo que se sepa todavía al 100% la causa exacta. Como bien dices muchas son las hipótesis. Cuando hice este post (enero 2013) parecía claro (y a así lo reflejé) que la causa fue una herida infectada de la pierna, pero unos meses después lo atribuyeron a un traumatismo en sus costillas, la pelvis y el aplastamiento de su corazón. Quizás de lo que no hay tanta duda en la actualidad es que fue una muerte súbita debida a un accidente de tránsito ocasionado probablemente por un carro de combate. Que la causa última de su muerte sea por una herida infectada de la pierna o por el aplastamiento, no sé… Esperemos que con el tiempo aparezca algún dato más que nos ayude a saberlo con más seguridad y por supuesto dejo los comentarios abiertos por si alguien quiere aportarnos algún dato más de última hora.
      Otro abrazo

      • Hola Javier, bueno, creo que en cuestiones históricas y arqueológicas nunca estaremos seguros de “saber” la “Verdad”, pero sí podemos buscar indicios para generar hipótesis y creer la que más se ajuste a cada quién.

        En cuanto a si lo aplastó un carro de combate, para mí pudo haberle herido la pierna (y todo lo demás que se menciona) y ésta se infectó causando su muerte, no se contradicen ambas hipótesis. Bueno, como ves, me gustan las síntesis, pienso que si se ven las cosas desde diferentes puntos de vista, no necesariamente sólo uno es el correcto y a veces se complementan ¿no crees?

        Abrazo

  9. Pingback: Las diez personas más influyentes en la Medicina | franciscojaviertostado.com

  10. Pingback: El inmenso harén del faraón | franciscojaviertostado.com

  11. Hola FJ. Muy interesante, jamás pudiera haberme imaginado a los faraones portando una figura obesa, me dejé llevar por las imágenes estilizadas que siempre nos muestran en los documentos y el arte egipcios. Definitivamente su aspecto de divinidad se reflejaba más bien, como dices, en el brillo de su reinado y sabiduría.
    Saludos cordiales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s