¿Parteros y comadrones..?

A principios del siglo XIX eran muchos los discursos que se difundían entre las mujeres  advirtiéndolas de los peligros y de la inmoralidad de estos hombres dedicados al arte propio de las comadronas.

En la Antigüedad, el oficio de comadrón era desconocido pues eran las mujeres las que se dedicaban a ello, solo llamando al médico (un hombre) cuando se presentaban dificultades en el parto. A pesar de que venía de tiempos lejanos la discusión sobre si los hombres debían o no dedicarse a “partear”, será en la Francia del siglo XVI cuando se presenta una fuerte polémica sobre esta cuestión. Los defensores de los parteros decían que los hombres eran más habilidosos en este cometido y lo justificaban al recordar que eran autores masculinos (Euscario Roesslin, Jacobo Rueff…) los que publicaron obras de referencia en el arte obstétrico. En cambio, los retractores, señalaban que estos hombres sin títulos, manoseaban a las más decentes damas de Francia.

Fue la invención de un “misterioso aparato” a principios del siglo XVII que inclinó la balanza hacia los hombres. El invento no era otro que el fórceps y su descubridor, el cirujano francés Peter Chamberlen. Consistía en dos hojas metálicas, ahuecadas y curvadas que, tras introducirlas por separado en la pelvis de la parturienta, se acomodaban en la cabeza del niño para después articularlas y poder extraer al recién nacido en las ocasiones que el expulsivo era dificultoso.  Peter mantuvo en secreto su invento y para que no se descubriera vendaba los ojos a la madre haciendo salir a la comadrona de la habitación.

Fórceps obstétricos, por Smellie (1792).

Woodham Mortimer Hall
Casa familiar de la familia Chamberlen en Inglaterra

Su hijo, el Dr. Hugh Chamberlen, ya instalado en Inglaterra, conocedor del invento y tras la muerte de su padre, tuvo la suficiente visión comercial como para beneficiarse económicamente. Primero intentó venderlo sin éxito al gobierno francés y después formó una corporación  que, en 1732, desveló el misterio de los fórceps vendiéndolos a todos los estudiantes de medicina por un precio desmesurado.

Tras los continuos y persistentes ataques de la sociedad francesa e inglesa, será en el siglo XIX cuando los comadrones empezarán a desaparecer, no siendo hasta nuestros tiempos que comenzamos a ver nuevamente el arte de partear en hombres.

Para saber más:

Tocoginecología Imágenes con historia de Pedro Pablo Ayuso

Fórceps antiguos

Links fotos:

Franklin Reyes/J.RebeldeTrevor Harris;

16 comentarios en “¿Parteros y comadrones..?

  1. Se que he tardado pero ahora por fin he podido dedicarle a tu blog el tiempo que se merece, y que decirte, que se nota que te lo curras muchisimo y que si en el cole me hubieran explicado las cosas con la claridad que las explicas tu, me habría enganchado antes a la historia. Me encanta leer todo lo que pueda aportarme algo así que, aquí tienes una seguidora mas…
    Saludos

    • Hola Ana,
      la historia puede ser muy amena y probablemente la que hemos aprendido en la escuela no suele haberlo sido. Mi intención es tratarla de forma agradable y atrayente pero siempre con rigor e incluso algo de humor. Espero seguir aportándote algo más con cada entrada y felicidades también a tí por tu blog, un blog donde acercas algo muy interesante, deporte en familia. Dejo aquí el enlace para quien lo quiera ojerar, es realmente interesante
      http://www.triatlonenfamilia.com/
      Un saludo,
      Fco Javier Tostado

    • Hola Esther,
      tienes razón en decir que hay pocos hombres (comadrones) que se dediquen a los partos eutócicos (sin complicaciones) pero la concepción actual ha cambiado con el paso del tiempo. Me consta que los hay, se apasionan con su profesión y la practican de manera muy profesional.
      Felicidades a todos ellos y animar a quien esté pensando en dedicarse a esta especialidad de la enfermería. No lo dudéis pues, aunque se ha de sacrificar muchas cosas en la vida también es una de las profesiones más gratificantes.
      Un saludo,
      Fco. Javier Tostado

  2. Hola, Francisco ! Por fin he encontrado el momento de leerte disfrutando o de disfrutar leyendote, qué más da…, genial de todas formas y … felicidades por tus aportaciones a todos los que nos gusta aprender.
    Me ha llamado la atencion lo de la invencion del fórceps, no sé si es cuestión de mi mala memoria, pero, en un viaje que hice a Egipto hace años, al visitar un templo, creo recordar que el dedicado al dios Thot (entre otros títulos, el de divinidad de la medicina… ), en una de las fachadas había talladas muchas escenas de la ajetreada actividad el dios, y entre ellas, varias con imágenes que si no eran de fórceps, eran útiles de dentistas !!!, ja ja, eran identicos, y por su tamaño juraría que eran para uso obstétrico… ! Si sabes algo de eso, me encantará saber si la memoria ya está empezando a traicionarme…. Un abrazo
    M.Gracia

    • Hola Marta,
      gracias -como viene siendo habitual últimamente- por tus interesantes aportaciones. Como muy bien dices, el templo que probablemente visitaste fue el de Kom Ombo en el que hay unas inscripciones de instrumentales médicos. Te dejo el link en el que puedes comprobarlo http://es.m.wikipedia.org/wiki/Archivo:KomOmbo03.jpg
      En el antiguo Egipto existían instrumentos similares a los fórceps actuales utilizados para el sacrificio de animales y 1500 años a.C., en el Ayurveda (India) ya se mencionan instrumentos obstétricos.
      Los egipcios realizaban extracciones fetales, vivos o muertos, con instrumentales que en cierta manera son similares a los actuales fórceps Algunos eran del tipo de ganchos y otros cucharas que trataban de acomodarse a la cabeza del feto para su extracción. Probablemente la diferencia es que no se articulaban entre sí para poder hacer la extracción de forma menos traumática para la madre y el feto, al menos no se han encontrado inscripciones que nos demuestren de forma evidente esto…de momento.
      Un saludo,
      Fco. Javier Tostado

  3. Pingback: Parir en el Antiguo Egipto | franciscojaviertostado.com

  4. Pingback: Las parteras aztecas | franciscojaviertostado.com

  5. Pingback: Agnódice de Atenas, la primera mujer ginecóloga… ¿o quizás no? | franciscojaviertostado.com

  6. Pingback: Cuando Luis XIV decidió que las mujeres dieran a luz acostadas |

  7. Pingback: La cesárea, ¿uso o abuso? | franciscojaviertostado.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s