El origen de la ciencia

Asamblea de veinte dioses, principalmente los doce olímpicos, mientras reciben a Psique (Loggia di Psiche, 1518-19, de Rafael y su escuela, en la Villa Farnesina). Haz clic en la imagen para ampliarla.

“No todo lo enseñaron los dioses a los hombres, sino que estos con el tiempo descubren lo mejor”, sentenció el poeta y filósofo Jenófanes.

En el  mismo momento que se comenzaron a rechazar los mitos -antiguos relatos heredados durante los siglos anteriores- para reflexionar con nuevas ideas sobre el entorno que rodeaban a las personas, es cuando podemos hablar de los “primitivos inicios de la ciencia”. El afán de esos primeros “audaces pensadores” por saber y explicar la realidad alejados de esos dioses, desencadenó la génesis de los primeros científicos.

En Éfeso, Mileto, Halicarnaso, Samos… todas ellas poblaciones costeras de jonia, la Grecia asiática, aparecieron los primeros sabios y filósofos griegos, entre los que destacaron Tales de Mileto y Anaximandro.

 –Tales de Mileto fue considerado por Platón y Aristóteles como “el primero de los filósofos” además de uno de los “Siete Sabios” según la tradición antigua. Fue el primero en predecir un eclipse de Sol (585 a.C.), precisó la dirección norte de la Osa Menor y formuló sus famosos teoremas geométricos que permitieron, entre otras cosas, medir desde la costa la distancia en la que se hallaba un barco visible en el mar.

Anaximandro propuso que el cosmos era “infinito”, diseño un primer mapa de la tierra, inventó un reloj de Sol (gnomon) y propuso una teoría sobre la evolución del hombre a partir de las mutaciones de los peces (2.000 años antes que Darwin formulara la suya).

Detalle de la pintura de Rafael, La Escuela de Atenas , 1510-1511. Esto podría ser una representación de Anaximandro inclinándose hacia Pitágoras a su izquierda.

Podríamos decir que de la reflexión de esos primeros filósofos surgirían  las ciencias: la Medicina con Hipócrates de Cos (s.V a.C.), las Matemáticas con Pitágoras, la Geografía, la Botánica… y que, con la Biblioteca de Alejandría durante la época helenística, comenzaron a surgir otros grandes sabios como Arquímedes, Euclides y Aristarco de Samos.

Como curiosidad decir que Aristarco sostuvo con acierto que el Sol era mucho más grande que la Tierra y que ésta giraba en torno al Sol. También con acierto dijeron que la Tierra era redonda e incluso aplicaron sus conocimientos en geometría para… “medir el Mundo”.

¡Lástima que en los siglos posteriores se rechazaran sus ideas por otras equivocadas!

14 comentarios en “El origen de la ciencia

  1. Interesantes siempre las diferentes civilizaciones. Siempre nos sorprendemos de las conocimientos que nuestros antepasados, en este caso helenos, tenían en multitud de temas. El pasado nunca deja de aportarnos novedades y curiosidades.
    Un saludo,
    Héctor Castro

    • Hola Héctor,
      la “osadía” de esas personas, en este caso de los primeros que intentaron alejarse de los mitos y los dioses para explicar las causas de las cosas, ha resultado ser la génesis de grandes cambios en el pensamiento humano.
      Un saludo,
      Fco. Javier Tostado

  2. Pingback: El tatuaje que originó una guerra | franciscojaviertostado.com

  3. Pingback: Demócrito, un sabio muy gracioso | franciscojaviertostado.com

  4. Pingback: ¿Realmente pensaban en la Edad Media que la Tierra era plana? | franciscojaviertostado.com

  5. La ciencia nació esperando descubrir lo que muchos desconocen o rechazan. Cuando Tales se dio cuenta de las cosas que se ocultan al ocultarse el sol, se puso a observar fijando su atención en el por qué, hasta descubrirlo. Observando, hasta averiguarlo. Por supuesto que coincidieron la voluntad y el interés por el conocimiento, desvelando lo desconocido. Todo radica en elegir cualquier objeto o concepto. Llámelo como quiera denominarlo. Ponga su vista fija en él. Vaya analizándolo paso a paso en todos sus sentidos. Tal como Anaximandro encontró ese infinito desconocido. Arrancó platicando y comentando sus hallazgos con personas mayores y niños pequeños ( piensan diferente sobre la misma cosa ). De repente, se fue dando cuenta de sus avances o retrocesos. Eso sí, no se apartó del tema investigado ni lo dilató porque sabía que tardaría mucho en descubrir la verdad… encontrada. Gracias, FJ, por recordar que la ciencia no deja nada a medias aunque cause trabajo completar su investigación. Un abrazo, verdadero, como la ciencia.

    • Hola Marimbeta,
      describiste muy bien lo que es la Ciencia y lo que es ser científico. Dicen que la paciencia es la madre de todas las ciencias y coincido en ello. Ser curioso, ser cauto, ser observador, ser audaz, ser objetivo, ser honesto y tener paciencia, mucha paciencia, todo esto y mucho más es ser científico.
      Un abrazo “verificado”.

    • Hola Américo,
      eso hace que tengan más mérito. Suplian esa falta de inventos con su ingenio. Imagínate de qué serían capaces en nuestros tiempos, revolucionarían las ciencias.
      Un saludo y bienvenido a los comentarios del blog.

  6. Pingback: ¡Al baño María! | franciscojaviertostado.com

  7. Pingback: La Biblioteca de Alejandría y la difusión del conocimiento | franciscojaviertostado.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s