Henri Dunant, el promotor de la Cruz Roja

Dunant en 1901

El primer Premio Nobel de la Paz se le concedió en 1901 al periodista Frédéric Passy y al suizo, hombre de negocios y filántropo, Jean Henri Dunant, reconociéndoles así su labor humanitaria. Mientras el primero consagró su vida al ideal pacifista, Henri Dunant es conocido por ser uno de los fundadores de la Cruz Roja.

Jean Henri Dunant (Ginebra, 1828-Suiza,1910) tuvo una experiencia que le marcaría para el resto de su vida llevándole a reclamar en su libro Un recuerdo de Solferino la creación de un cuerpo de voluntarios neutrales para poder socorrer a los heridos de guerra sin mirar el bando en que se encontraban. Llevó sus ideas por toda Europa presentándolo a los políticos y militares que lo vieron con buenos ojos. Más tarde estas memorias servirían para fundar la Cruz Roja Internacional.

La batalla de Solferino:

Pero, ¿qué es lo que pasó en la Batalla de Solferino? ¿Qué fue lo que vio Henri Dunant que le marcaría para siempre? La respuesta la tenemos en las mismas consecuencias de la guerra.

Hasta entonces, durante la batalla, los heridos quedaban a merced de su suerte o en ocasiones de alguien que les socorría como podía sin los conocimientos ni el material adecuado para hacerlo.

Henry Dunant en Solferino 1859

Durante la segunda guerra de independencia italiana el 24 de junio de 1859 se libró una batalla entre el ejército austriaco y el franco-piamontés a lo largo de un frente de 15 kilómetros. Tras romper el centro del ejército austriaco, los franceses atacaron provocando una batalla tan feroz y sangrienta, que los vencedores estaban tan exhaustos que no pudieron perseguir a los vencidos. Después de 14 horas de combate, 38.000 hombres, entre heridos y muertos, permanecían en el suelo agonizando sin que nadie les socorriera. Fue entonces cuando el propio Dunant, horrorizado por lo que estaba viendo, empezó a organizar a la población de alrededor, sobre todo mujeres y chicas jóvenes para ayudarles. Fue entonces cuando levantó hospitales de campaña y convenció a los ciudadanos para que atendiesen a todos los heridos sin mirar de qué bando eran y también fue entonces cuando inventó el actual botiquín de primeros auxilios.

La creación de la Cruz Roja:

El Presidente de la Sociedad Ginebrina para el Bienestar Público, Gustave Moynier, tomó buena nota del libro de Dunant y fue el tema principal de la reunión celebrada el 9 de febrero de 1863  en la que se decidió crear un comité de cinco expertos para valorar la creación de una organización a nivel internacional.

La primera reunión la celebraron el 17 de febrero de 1863, considerada actualmente como la fecha de fundación del Comité Internacional de la Cruz Roja. 

Las discrepancias entre Moynier y Dunant no dejaron de ponerse en evidencia pues el primero no veía factible que se pudieran establecer protecciones neutrales para los cuidadores, pero la tenacidad y visión de Dunant hicieron lo que parecía imposible de conseguir.

Los médicos Louis Appia y Théodore Maunoir, Gustave Moynier, Henri Dufour y Dunant.

Un símbolo internacional:

Inicialmente se propuso un brazal blanco en el brazo izquierdo sin incluir ningún símbolo más, pero finalmente se adoptó la que se propuso en aquella reunión de Ginebra en el año 1864, una cruz roja sobre el fondo blanco. Los turcos veían en este símbolo una clara asociación con el cristianismo y para poner fin a este argumento, en 1906 se promovió la idea de que correspondía a la inversión de los colores federales de Suiza incluyendo esta asociación en el I Convenio de Ginebra celebrado el 12 de agosto de 1949.

La frase:

Siempre es insuficiente el personal de las ambulancias militares, y seguiría siéndolo aunque se duplique o se triplique: hay que recurrir, inevitablemente, al público; no queda otro remedio; y siempre será así, porque solo con su cooperación se puede esperar el logro de la finalidad propuesta. Por ello, he ahí un llamamiento que ha de hacerse, una súplica que ha de presentarse a los seres humanos de todos los países y de todas las categorías, tanto a los poderosos de este mundo como a los más modestos artesanos, ya que todos pueden, de uno u otro modo, cada uno en su entorno y según sus capacidades, colaborar, en cierta medida, para llevar a cabo esta buena obra.

Links de interés:

Comité Internacional de la Cruz Roja

Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y la Media Luna Roja

Para saber más:

Hemisferiozero

5 comentarios en “Henri Dunant, el promotor de la Cruz Roja

  1. Gracias a personas como Jean Henri Dunant valores como la cooperación, el voluntariado, la ayuda desinteresada… se asientan cada vez más entre los seres humanos. Ojalá existan muchos más “Jean Henri Dunant”.
    Un saludo,
    Héctor Castro

    • Hola Héctor,
      totalmente de acuerdo contigo. Lo que parece increíble es que hayan tenido que pasar tantos siglos de guerras y fatalidades hasta que por fin, apareciera la iniciativa de una persona que llevara a buen puerto una organización como esta.
      Un saludo,
      Fco. Javier Tostado

  2. Pingback: El fundador de la Cruz Roja

  3. Pingback: Las consecuencias médicas de la Primera Guerra Mundial | franciscojaviertostado.com

  4. Pingback: Los inventos que nos dejó la Primera Guerra Mundial | franciscojaviertostado.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s