Imborrable

En 1920, durante una reunión de trabajo en uno de los más importantes periódicos de Moscú, un nuevo empleado se presentaba sin bloc ni bolígrafo. Al finalizar, el director le recriminaba su actitud no sin respuesta del joven:

No necesito apuntar nada, recuerdo todo lo que usted ha dicho.

Alexander Romanovich Luria

El nombre de este muchacho era Solomon Shereshevsky (1886-1958) y su contestación no era debida a un gesto de prepotencia, sino todo lo contrario, era capaz de recordar eso y mucho más. Su caso era el primero documentado de una rarísima alteración de la memoria. Durante 30 años fue estudiado por el neuropsicólogo Alexander Luria e incluso en una sesión 15 años después era capaz de recordar textos y números de su primer encuentro con Alexander, incluyendo la ropa que llevaba puesta ese día. Su “capacidad” le llevó a actuar por locales de Moscú como si se tratara de un ilusionista.

Actualmente no hay más que ocho casos descritos con esta prodigiosa memoria, conocida también como Hipermnesia o hipertimesia. Entre ellos está la actriz Marilu Henner (de la serie de televisión estadounidense Taxi), Rick Baron (Ohio), Bob PetrellaJill Price (Los Ángeles) y el más interesante de todos ellos, Brad Williams (Wisconsin).

El término se traduciría como “exceso de recuerdo” y lejos de ser un “don” es un tormento para quien lo sufre. En un artículo del año 2006 de la revista Neurocase, se describen las dos características principales de la hipertimesia: utilizar una cantidad anormalmente grande de tiempo en pensar sobre su pasado personal y tener una capacidad extraordinaria para recordarlos. Esto último es lo que hace que lejos de ser un “regalo” sea una pesadilla para quienes lo padecen ya que reviven como si estuviera sucediendo continuamente sus vivencias negativas.

Hay que diferenciarlos de los afectados de autismo o del síndrome de Savant pues sus recuerdos quedan limitados a su calendario personal o autobiográfico, y tampoco son más inteligentes que el resto. Un hecho curioso es que la hipnosis podría inducir en algunas personas una hipermnesia transitoria similar.

No se sabe lo que origina que todos estos recuerdos almacenados en el cerebro afloren sin margen de error y puedan recordar la ropa que llevaban, las noticias que vieron o leyeron en un diario o la canción que escucharon en un día determinado de su vida, incluso de 30 años atrás.

El caso más famoso es el de Brad Williams, conocido también como el “hombre Google” desde que fue retado en un programa de televisión a recordar, por ejemplo, qué día de la semana fue el 3 de enero de 1967 sin errar la respuesta además de decir lo que hizo con todo detalle y recordar hechos que ocurrieron ese día.

Dos videos interesantes:

Para saber más:

El blog de Brad Williams  

El hombre con más memoria

Página oficial de afectados por autismo 

Links:

Wikipedia; paperblog

29 comentarios en “Imborrable

  1. Impresionante, parece de ciencia ficción. La verdad es que como se apunta en el artículo, tiene su parte positiva y su parte negativa. Por cierto, una curiosidad a comentar: en el artículo se habla de ocho casos documentados y se nombran cinco de ellos, y los cinco referenciados en Estados Unidos.
    Un saludo,
    Héctor Castro

    • Hola Héctor,
      tienes toda la razón. Lo cierto es que mientras selecionaba la información para el post no pude descubrir los nombres de los otros. Me imagino que no deben ser estadounidenses y por tanto no están tan mencionados en los artículos que encontré.
      Un saludo

  2. No es por matar la curiosidad de Héctor, pero haciendo una búsqueda, aparece esto:

    Los investigadores de la Universidad de California en Irvine – Elizabeth Parker, Larry Cahill y James McGaugh estudiaron este síndrome, son seis casos los estudiados.

    Después de que un estudio fuese publicado en 2006 en la revista Neurocase, aparecieron más casos con esta capacidad. Hasta ahora, se consideran otros dos casos como auténticos: un hombre del estado de Wisconsin llamado Brad Williams, y Rick Baron13 del Estado de Ohio.

    Así ya suman los 8 casos que citas en el post.

    Salu2. Suso.

  3. Amo tus publicaciones. Son precisas, atractivas, bien documentadas y sobre temas interesantes. Aunque los que tenemos una memoria perezosa anhelamos que ésta se potencie, esto que hoy presentas debe ser un verdadero tormento. Saludos cordiales.

    • Hola Cecilia,
      leyendo tu comentario me ha subido la autoestima un 100%. ¡Ja, ja, ja! No, en serio, gracias por leerme. A mí, aunque no lo creas, la memoria me empieza a fallar y este blog me permite apuntarme muchas cosas que seguro olvidaré en unos años.
      Un saludo igual de cordial 😉

  4. Es interesante esto de la hipermnesia, tiene sus pros y sus contras este “fallo” cerebral, me has dado una idea para un artículo, aunque ahora ya estoy escribiendo otro, pero algo incluiré de esto en algún razonamiento, saludos Francisco.
    PD: que lástima que los pésimos políticos no la padezcan, aunque creo que si la tuvieran les sacarían provecho para su beneficio y no para el de los demás, como sucede ahora

    • Hola eulalio,
      supongo que ese es el motivo principal por el que quien lo padece no lo ve como un don y algo positivo. Ten presente que cualquier acontecimiento negativo, como la muerte de un familiar cercano, lo viven cada día como si hubiera sucedido en ese instante.
      Un saludo

  5. Madre mía, me resulta angustioso pensar en no tener nunca pasado. Si recuerdan todo como si acabara de ocurrir vivirán en un presente continuo, sin poder liberar lo triste, desagradable o superfluo de la vida. Como bien dices, reviviendo una y otra vez todo. Bendito olvido entonces el que sufrimos la mayoría, incluso aunque también se pueda llevar parte de lo bueno que hemos vivido.

    Es un post muy interesante. Muchas gracias 🙂

    • Hola siestecita,
      coincido con tu percepción. En este caso lo de que “el tiempo cura las heridas” no es aplicable, y debe ser muy duro revivir continuamente las desgracias acontecidas a lo largo de nuestra vida.
      Un saludo y gracias a ti.

  6. Escrito con meses, pero lo he visto: interesante en todo, curioso comportamiento o facultad y, posiblemente terrible el suceso que conlleva esta prodigiosa memoria o anomalía, por aquello que apuntas con precisión.
    Mi abrazo, FJ.

  7. Coincido con el criterio que más que un don debe ser una condena, llevar en las espaldas tanto peso.He tenido buena memoria siempre, no siempre favorece en absoluto porque como bien han dicho algunos se carga con lo negativo, es difícil de olvidar lo triste, perdonar algunas cosas y olvidar lo que nos hizo daño, por eso que viva la memoria normal, la diseñada en la generalidad de los seres humanos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s