Los cánceres más antiguos

Kaprina (Zagreb). Haz clic en la imagen para ampliarla.

Recientemente se han descubierto en los restos de un Neanderthal  de 120.000 años evidencias del cáncer de huesos más antiguo, adelantándose unos cuantos miles de años a los anteriores estudios que los databan en solo 4.000 años atrás. Se trata de una costilla encontrada en Krapina, cerca de Zagreb (Croacia).

Hay que tener presente que las evidencias de cáncer son extremadamente raras en los restos fósiles humanos por lo que descubrir un cáncer que no sea originado en los huesos es excepcional. Un grupo de científicos del Museo de Arqueología de Lisboa, con la ayuda de radiólogos y egiptólogos, han revelado un cáncer en una momia egipcia de 2.300 años. Tras practicársele una tomografía axial computerizada (TAC) se confirmó que la momia correspondía a un hombre de unos 60 años con un cáncer de próstata terminal. Posteriormente se encontró en otra momia de 2.200 años el mismo tipo de cáncer.

Este hallazgo puede hacer replantearse a algunos especialistas la visión que se tiene de este tipo de cáncer en la actualidad ya que se le ha asociado con los tiempos modernos, al estrés, la vida sedentaria, la longevidad y en parte, a la genética. Muchos de estos factores probablemente estaban ausentes en muchos pobladores del Antiguo Egipto, ¿no creéis?. Un ejemplo más de que la historia, el pasado, nos puede ayudar a comprender el presente. 

Link foto:

Divna Jaksic

11 comentarios en “Los cánceres más antiguos

    • Hola Francisco,
      sin duda alguna los avances tecnológicos que cada día nos presentan nos ayudarán a aprender muchas cosas pero no debemos olvidar el pasado, también puede enseñarnos muchas otras.
      Un saludo

      • “Mortuis viventes docent” (perdón por mi atrevimiento, porque no sé latín -ya me gustaría- pero creo que se escribe así) la frase que se puede encontrar a la entrada de muchas salas de disección en las facultades de medicina, no podría ser más cierta. Y esto que digo lo hago extensivo a esa apasionante rama de la ciencia que es la Antropología Forense.
        Gracias, Francisco Javier. ¡Un abrazo!

    • Hola Marc,
      el cáncer en cualquiera de sus manifestaciones, es tan antiguo como puede serlo otra enfermedad. Con el paso de los siglos y debido a muchos factores (ambientales, alimentación…), ha ido modificándose su incidencia.
      Un saludo

  1. No creo haya sido fácil en época alguna. Así qué, imagino el Stress de estos señores, que hasta “Coperos” tenían por el temor a ser envenenados.

    • Hola Crisanta,
      nunca puede ser fácil pero quizás la diferencia de otras épocas con la que nos ha tocado vivir a nosotros radica en que en la actualidad, conocemos lo que es, existen tratamientos y también pueden practicarse eficaces planes de prevención. Todo esto tiene muchas ventajas pero también inconvenientes. Uno de ellos es que la gente se preocupa -que tiene su lado positivo- en el hecho de que puedan padecerlo. A veces puede ser más angustioso el hecho de pensar que puedes llegar a tener un cáncer que el mismo hecho de padecerlo. En fin, el sufrir está en la naturaleza propia del ser humano, siempre ha sido así, es y será.
      Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s