La sonrisa de Duchenne

Haz clic en la imagen y amplíala.

¿Sonrisa o cara de terror? No dudéis… es una sonrisa.

Duchenne de Boulogne (1806-1875) fue un pionero tanto en neurología como en la fotografía médica. Estudió en la universidad de París y a los 27 años empezó a experimentar con la electricidad y sus posibles usos terapéuticos.

Tras dos desafortunados matrimonios acabó instalándose definitivamente en París para dedicarse a la investigación. Subsitió trabajando en clínicas privadas y casas de acogida a la vez que recorría los hospitales de la ciudad recogiendo los casos más curiosos. Siempre llevaba consigo un instrumento que él mismo se construyó, una caja con una batería de zinc-carbono y un par de electrodos. Con ellos aplicaba corriente alterna a determinados músculos del cuerpo pudiendo comprobar cómo se contraían.

Haz clic en la imagen y amplíala.

Haz clic en la imagen y amplíala.

Pudo ver que los músculos más complejos eran los de la cara observando que en el simple acto de sonreir se implicaban multitud de músculos distintos, por un lado un grupo muscular en las mejillas que debían elevar los labios, aunque este movimiento podía fingirse, y por otro unos músculos que no obedecen a la voluntad de la persona, los músculos de debajo de los ojos, que arrugan la piel a su alrededor. Según Duchenne, la combinación de ambos movimientos producen una sonrisa “genuina, alegre y simpática”. Si no se combinan, podría llevarse a confundise con una falsa sonrisa o incluso como una mueca de terror.

Sin tener títulos oficiales su rigor científico hizo que el Dr. Jean-Martin Charcot le proporcionará el título de maestro, haciendo que le tuvieran en consideración el resto de sus colegas.

¿Cómo es que una buena mañana Duchenne ha descubierto una enfermedad que probablemente existía desde los tiempos de Hipócrates? (Charcot).

Describió diversas enfermedades relacionadas con los músculos localizando su origen, como la distrofia muscular de Duchenne y el tabes dorsal.

Haz clic en la imagen para ampliarla.

Entre sus logros cabe destacar que inventó un instrumento que permitía biopsiar muestras de tejido del interior del cuerpo y además fue el primero en aplicar la fotografía en medicina. En su libro Mecanismo de la fisionomía humana también conocido con el nombre de Análisis electrofisiológico de las pasiones aplicable a la práctica de las artes plásticas, hace referencia al uso de sus fotografías en las representaciones del rostro humano. Utilizó una persona que presentaba una parálisis facial que le impedía manifestar sus expresiones a no ser que se le aplicaran estimulaciones eléctricas. Con él pudo demostrar que la verdadera sonrisa de la felicidad se forma no sólo con los músculos de la boca sino también de los ojos. Sería conocida desde entonces como la sonrisa de Duchenne.

Para saber más:

Asociación Duchenne en España

Distrofia muscular de Duchenne

Medigraphic

9 comentarios en “La sonrisa de Duchenne

  1. Mi estimado Francisco Javier, esta vez has dado con unos de mis muchos “talones de Aquiles” (que para eso soy muy pulpo, porque dos talones no son suficientes para mis múltiples debilidades). Una de esas debilidades tiene que ver con todo lo relativo al galvanismo y la electroterapia… temas para mí interesantísimos, que llevo algún tiempo estudiando, y sobre los que hoy me has “iluminado” de forma brillante.
    Muchísimas gracias.
    P.D.: Recuerdos para ti de Mary Shelley y su -a veces tan tierno- monstruo, y del abuelito de Charles Darwin, Erasmus -entre otros- que también eran muy aficionados a estos temas… 😉

    • Hola Paco,
      seguro estoy de que serías tú el que deberías explicarnos cosas referentes a este tema y me alegra que te gustara el post. A lo largo de la historia, y de tanto en tanto, aparecen médicos -y no médicos- que, gracias a su curiosidad científica y a su “valentía”, hacen que la medicina avanza a pesar de que -en algunos casos- sus contemporáneos los puedan considerar “locos”.
      Un saludo.

      • Me lo apunto, Francisco Javier. Aunque no sea de forma inmediata (porque ya tengo empezadas unas cuantas entradas) prometo que trataré este tema, empezando seguramente por las anécdotas, antes que por la verdadera ciencia, porque las hay bastante divertidas…
        Gracias por todo, amigo mío.

  2. Un tema curioso y no menos interesante que desconocía, reconozco mis limitaciones en historia de la ciencia. Por ello, este blog, además de ser entretenido y ameno, para mí tiene una utilidad práctica de valor añadido, porque siempre nos ilustras con noticias e información relevante y original que muchas veces no suele coincidir con la que nos ofrecen de manera oficial los medios de comunicación de masas.
    Un saludo

    • Hola Ítaca,
      me alegra proponerte temas que desconoces. La historia de la ciencia es igual de apasionante que la historia clásica y como bien dices es un rama de la Historia que no está tan difundida como otras. Este fue uno de los motivos de iniciar mi andadura en el blog.
      Un saludo también para ti.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s