El espía que engañó a Hitler

Viendo el interés que algunos de vosotros me mostrasteis en los comentarios del post El arte de espiar y cómo vencer a tu enemigo, hoy descubriremos la importancia que tuvo el espionaje durante la Segunda Guerra Mundial.

Palomas, túneles, tintas invisibles, radiotransmisores y muchos otros métodos se utilizaron y aunque nos puedan parecer “primitivos”, Churchill y muchos otros dirigentes se los tomaron muy en serio. Los servicios secretos ingleses eran conscientes de que la inteligencia alemana era vulnerable al contraespionaje y reclutaron agentes dobles cuyo trabajo resultó ser decisivo para ganar la guerra. No eran personas más inteligentes, ni siquiera destacaban en alguna habilidad especial, todo lo contrario, eran bastante singulares.

¿cómo es posible que el espía más decisivo de la Segunda Guerra Mundial nunca pisara una oficina de ningún servicio de inteligencia, no hablara inglés ni alemán, y acabara convirtiéndose en la única persona condecorada por ambos bandos durante la contienda?

Con esta pregunta el escritor Javier Juárez se estaba refiriendo a Joan Pujol, el mejor agente doble que halla existido nunca. Sus servicios salvaron muchas vidas, siendo decisivo para el fin de la guerra. Los aliados le conocían como Garbo, y  los alemanes como Arabal.

Dentro del complicado sistema de agentes dobles conocido como Doble Cruz, destacaban cinco que con su actuación hicieron creer a Hitler que la verdadera invasión aliada de Europa se realizaría más tarde y en Calais, en lugar de Normandía. Junto con Joan Pujol se encontraba Elvira Chaudoir, Roman Czerniawsli, Lily Sergeyev y Dusko Popov. Todos ellos eran unos personajes muy pintorescos: un peruano inestable, un polaco muy patriota pero bastante inconsciente, una francesa voluble, un serbio seductor y un catalán gerente en una granja de pollos.

Joan Pujol, el agente:

Siendo España un país aparentemente neutral durante la guerra, Berlín desplegó en Madrid una de sus más grandes embajadas. Allí se encontraban dos de los agentes más activos del espionaje militar en ese país, Eberhard Kieckebusch y Friedrich Knappe Ratey, mentor de Pujol como agente alemán.

Una de las dos fotos que se conservan de Joan Pujol.

Nacido en Barcelona, Pujol comenzó su animadversión hacia el nazismo y la Unión Soviética después de la Guerra Civil Española. Inicialmente se dirigió a la embajada británica en Madrid para ofrecer sus servicios, pero fue rechazado. Lejos de desanimarse decidió servir a los alemanes pero como espía doble para los aliados. Los alemanes cayeron en su trampa y lo aceptaron. Estableció una fictícia red de espías y volvió a ofrecerse al MI5 británico, siendo esta vez aceptado. El motivo de hacerlo ahora y no antes fue debido a que el servicio de inteligencia británico, tras controlarle, conocía su situación, aunque Pujol nunca nunca fue consciente de ello. Podríamos decir que esta vez él, era el espía espiado.

Operó inicialmente desde Lisboa, inventando informes y fingiendo viajar por Gran Bretaña mientras obtenía informacion, pero todo era falso. No será hasta la primavera de 1942 que llegó al Reino Unido operando como agente doble de la Doble Cruz. Esta se creó por iniciativa de la Inteligencia Británica basada en la captura de agentes alemanes y su conversión en agentes de contraespionaje. El principal cometido de Pujol fue convencer a los alemanes de que había reclutado agentes del Reino Unido. Para ello elaboró informes coherentes que no levantaran sospecha. A cambio, los alemanes le pagaban grandes sumas de dinero para mantener su fictícia red, llegando a gozar de gran credibilidad por parte de sus superiores (de los dos bandos), que le llevó a adquirir el status de Agente A1.

Su trabajo más importante fue el convencer a Hitler, en la conocida Operación Fortitude, de que la invasión aliada transcurriría en Calais, a 250 km. de Normandía. Los alemanes concentraron a sus tropas allí y, era tanta la credibilidad que tenían en Pujol que una vez comenzado el desembarco, todavía creían que no era más que una maniobra de distracción de los aliados para la verdadera invasión, en Calais.

Desembarco de Normandía (1944). Haz clic en la imagen para ampliarla.

Fue tan minucioso en su trabajo que solo se tienen dos imágenes de él: las de su carnet de oficial alemán y el británico. Además, es la primera y casi la única persona que fue condecorada con medallas de ambos lados de la contienda, obteniendo la Cruz de Hierro y la Orden del Imperio Británico.

Al finalizar la guerra se trasladó a Venezuela donde vivió anónimamente haciendo creer a todos que murió en África de malaria, en el año 1949. No es hasta la década de los años 80 que reaparece públicamente, muriendo en 1988 en Caracas y siendo enterrado en la población de Choroní.

Una máquina muy enigmática:

Desde Londres, se formó una red de espionaje por toda Europa y África del Norte, siendo la más importante la que operaba en Francia con 2.500 colaboradores que enviaron a la Central londinense más de 5.200 informes en sólo dos años, eso sin contar los sabotajes que realizaban a los alemanes. Pero si había una inteligencia de espionaje altamente preciada era la de los polacos que durante la guerra enviaron a los aliados más de 26.000 informes y miles de cablegramas alemanes descifrados.

Precisamente la inteligencia polaca fue la que envió a los aliados al principio de la contienda la réplica de la máquina criptográfica “Enigma”, que permitía descifrar estos cablegramas criptados alemanes. Esto tuvo su importancia sobre todo en la Batalla de Inglaterra, la Batalla del Atlántico y en la posterior invasión de Europa.

Una máquina enigma Typex británico. En la exhibición en Bletchley Park, en Inglaterra. Fuente: Tom Murphy VII

Aparentemente Enigma era una máquina de escribir pero no imprimía precisamente letras en un papel (al final del post dejo un enlace donde se describe con detalle su funcionamiento).

Creo que las guerras no solo se ganan en los campos de batalla y buena parte de las victorias se deben a la labor oculta de estos personajes anónimos. Claro está que las grandes batallas como Stalingrado, El Alamein y tantas otras, han relegado en un segundo plano la historia del espionaje, pero este siempre ha sido un tema de interés para muchas personas, novelas y películas.

Es ahora que podemos entender la frase del escritor Ben Macintyre cuando dijo:

A mí me enseñaron que Gran Bretaña ganó la guerra porque éramos nobles y buenos. Actualmente sé que ganamos en buena medida porque éramos malos y mentíamos.

Novelas:

El hombre que nunca existió, de Ben Macintyre.

Garbo, el espía, de Stephan Talty.

Juan Pujol, el espía que derrotó a Hitler, de Javier Juárez.

Un video:

Para saber más:

Máquina encriptadora Enigma

Artículo de Javier Juárez en El Mundo

Links fotos:

Tom Murphy VII

28 comentarios en “El espía que engañó a Hitler

  1. No tenía ni idea de esta historia, bueno, sí sabía de la existencia de la máquina Enigma y de su papel en la Segunda Guerra Mundial, pero el mundo del espionaje me es muy desconocido excepto el caso de tres o cuatro espías muy famosos.
    Hay también una curiosa historia de espionaje relacionada con la Segunda Guerra Mundial, en este caso con Estados Unidos y creo que centrada en el desciframiento de mensajes de los japoneses, pero también podría haber abarcado a los alemanes, porque hace tiempo que vi el documental. Es el papel que jugaron los indios navajo en el desciframiento de mensajes. El asunto es que estos soldados indios eran en los años cuarenta todavía ciudadanos de segunda clase de manera legal, y además no pudieron revelar nada de su papel fundamental en la guerra. Su trabajo sólo se ha reconocido muchos años después.
    En efecto, las guerras no se ganan sólo en el campo de batalla. Para los griegos esa era la tarea del dios Ares, la guerra con la inteligencia es cosa de Atenea.

    • Hola Hesperetusa,
      haces muy bien en recordarnos el papel que tuvieron estos indios en el desciframiento de mensajes alemanes. Concretamente eran indios navajos que se unieron a las Fuerzas Armadas de los EE.UU., y que fueron utilizados como operadores de radio hablando su lengua nativa, la cual era imposible de comprender por los japoneses. Ejemplo de ello lo encontramos en la película protagonizada por Nicolas Cage, Windtalkers.
      Un saludo

  2. The Indian code-talkers spoke in code between Allied units so that the Japanese could not decipher the orders. The spying done by the Allies on Japanese messages was through the “Magic” or “Purple” decoding machines or Nisei soldiers translations. But, spies were everywhere – on both sides.

    • Hola gpcox,
      como bien dices los espías estuvieron en ambos lados de la contienda. Tal como mencioné contestando el comentario de Hesperetusa, creo que la película de Windtalkers describe muy bien el trabajo de estos “héroes” quizás poco reconocidos por la historia. En ella se relata como a finales de 1942 se entrenaron a varios centenares de indios navajos para la misión de descodificación de mensajes.
      Un saludo

  3. Yo si la conocía. La narró con todos los detalles Fernando Rueda en el programa de radio “La Rosa de los Vientos” y también hicieron un documental sobre el en la 2.

    ¡Menudo tío!, les engañó con total descaro.

  4. Muy interesante esta aportación. Tenía noticia de Pujol. Se ve que en el siglo XIX hubo un antecedente bajo el nombre de Ali Bey, un personaje enigmático, vividor y caradura, que sin saber una palabra de árabe se coló en alguna que otra corte musulmana.
    Hay una historia apócrifa en torno al espionaje y el radar. Los alemanes no tenían conocimiento del uso del radar por parte de la RAF y cuando intentaron averiguar el cómo de la efectividad de la RAF en condiciones de visibilidad adversas, les colaron una leyenda que ha perdurado hasta hoy: Nuestros hombres comen mucha zanahoria, que va bien para la vista.

  5. Un articulo muy completo y meticuloso Francisco, como es habitual en ti , tengo un propuesta para ti que creo que sabrás desarrollarla como tu sabes, te propongo que hables de Juan March creo que es un personaje interesante del que se sabe muy poco a pesar de que fue el culpable de gran parte de la historia de España mas reciente.

  6. Tan interesante como siempre, Francisco Javier. Pero permíteme que hoy brinde por un mundo en el que los espías queden relegados a artículos como éste. Para ti, y para todos: ¡Feliz Año Nuevo!

  7. Hola Francisco,

    Enhorabuena por este artículo tan interesante, con el que nos permites cerrar el año!!!
    Es curioso como la acciones de Pujol tuvieron un papel tan importante en este conflicto militar. La verdad conocía algo de la historia, como que Pujol fue condecorado por los dos bandos, pero no sabía que fue capaz de montar todo ese tinglado en base a un gran bluf.
    ¡Muchas gracias y feliz año nuevo!

    • Hola Marc,
      como ves lo prometido es deuda y he hecho este post pensando en ti. ¡Ja, ja, ja!
      Creo que las guerras, las batallas no solo las ganan los tanques y las armas, sino también el trabajo de esas personas, muchas anónimas, que permanecen en la retaguardia.
      Un saludo y feliz Año Nuevo.

  8. Pingback: Stalingrado: la batalla más sangrienta de la historia | franciscojaviertostado.com

  9. Reblogueó esto en y comentado:
    Os recomiendo este gran artículo de mi colega Francisco Javier Tostado sobre un personaje muy pintoresco que consiguió una de las más grandes hazañas durante la Segunda Guerra Mundial, en línea con mis anteriores artículos “El Hombre Que Nunca Existió, pero que salvó miles de vidas” y “Enigma, la clave para la derrota de loa nazis”. Agradezco desde aquí nuevamente a Francisco por su colaboración.

  10. Creo que no hay que ser un genio para tener brillo personal y ser exitoso. El carisma sobre todo, el don de gentes, es lo que hace que este tipo de personas como Pujol tengan éxito. Pero ¿cómo puede ser que haya engañado a tantos? En eso reside su genialidad en verdad. No su coeficiente intelectual, sino su influencia en la gente, en cómo logra hacer que el resto le crea sus mentiras, que gire alrededor de sus maquinaciones y manipule tan magistralmente a los demás. Una vez leí que para ser un gran mentiroso tienes que creerte tus propias mentiras, haciéndolas tu realidad, para que no te atrapen. Creo que tras eso hay una gran verdad, triste peor real.
    Gracias por el articulo y por el video, muy instructivo.
    Saludos

    Gaby

    • Hola Gaby,
      nunca me paré a pensar esto que dices aunque tengo que reconocer que es una gran verdad. Hitler y otros tantos han movido masas y llevado hasta el extremo sus locuras. Locuras que para ellos eran ciertas.
      Un saludo también para ti 😉

  11. Pingback: Un James Bond muy pájaro | franciscojaviertostado.com

  12. Pingback: ¡Todo el mundo en Alemania sabe que el Grial está en Montserrat! | franciscojaviertostado.com

  13. Hay una película, «La Cruz de Hierro», no recuerdo ahora si está basada en una novela, cuyo final hace reír en plena guerra sobre el asunto de las guerras y sus absurdos. (No viene muy a cuento de los «espías» pero este artículo me la recordó y aquí queda ese «recuerdo»)

  14. Pingback: La inexistente Inteligencia nazi. - Ciencia Histórica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s