El emperador Carlos, el monarca Universal (Plus Ultra)

Basílica de San Petronio en la Plaza Mayor de Bolonia. Haz clic en la imagen y amplíala.

Pocas personas en la historia han tenido el poder que acumuló Carlos I de España y V de Alemania. Era el soberano más poderoso de la Cristiandad y aspiraba a hacer realidad su lema Plus Ultra (Más Allá). Tras la muerte de su abuelo Maximiliano I, en 1519,  y dado que el título no era hereditario, no dudó en sobornar con 800.000 florines (“donados” por los banqueros Fugger) a los siete grandes electores del Sacro Imperio Romano Germánico, y así convertirse en el nuevo Emperador, Rey de las Españas y señor del Nuevo Mundo descubierto más allá de los mares. Francisco I, rey de Francia, quedó fuera de toda opción al trono enemistándose con el futuro Emperador. Pero al igual que Carlomagno, su título carolingio necesitaba de la dignidad papal para completarse. Debía ser coronado por un Papa, el papa Clemente VII, y así nadie dudaría de que su poder venía directamente de Dios.

Las tres coronaciones:

La elección debía ir seguida por tres ceremonias: la primera, la coronación como “rey de romanos“, que debía realizarse en la Capilla Palatina de Aquisgrán; la segunda era la de “rey de los borgoñeses” o “rey de Italia”, y no tenía un lugar establecido, y la tercera, la más importante, la imposición por parte del Papa.

El Emperador Carlos V con el bastón, por Rubens. Copia de un retrato de Tiziano. Haz clic en la imagen y amplíala.

Para la primera se fijó la fecha del 29 de septiembre de 1520, aunque la peste se cernía sobre Aquisgrán y muchos eran los que desaconsejaban celebrarla allí. Intentaron persuadir a Carlos pero era misión imposible, lo tenía decidido, debía ser en la ciudad donde se encontraban los restos de Carlomagno, la que poseía en su catedral el trono simbólico del fundador del Imperio y donde la tradición marcaba que debían ser consagrados los emperadores. Lejos de convencerle de los riesgos de la peste, Carlos solo consintió retrasar la fecha al 23 de octubre de ese mismo año.

Pero las otras coronaciones no iban a ser tan sencillas pues Francisco I decidió poner en entredicho su poder en Italia luchando por el estado de Milán. No solo perdió la batalla el rey de Francia sino que fue apresado y llevado a cautiverio a Madrid. Un año después firmó un humillante tratado para poder salir de la cárcel, aliándose con el papa Clemente VII y las ciudades de Florencia, Venecia y el ducado de Milán (Liga Clementina o Sagrada liga de Cognac). El objetivo era claro: aislarle de Europa y asfixiar su grandeza imperial. Las tropas de Carlos respondieron a la infamia saqueando en 1527 la Ciudad Eterna, debiendo refugiarse el mismo Pontífice en el castillo de Sant’Angelo (Saco de Roma) para después firmar las paces con el emperador, tanto el rey de Francia (Paz de las Damas) como el Papa (firmado en Barcelona).

Ahora sí se reunían las condiciones para formalizar su coronación divina. El papa Clemente VII (perteneciente a la familia de los Médicis) tras la humillación sufrida y en señal de duelo perpetuo, decidió dejarse crecer la barba. Se eligió la ciudad de Bolonia, perteneciente a los Estados Pontificios y próxima al ducado de Milán, ahora español. Carlos zarpó en julio del año 1529 desde Barcelona desembarcando en Génova el 12 de agosto. Mientras, la ciudad se transformó para acoger la magna coronación. El Papa llegó el 23 de octubre y diez días después entró Carlos. Su entrada a la ciudad fue espectacular. En la puerta de San Felice se levantó un arco con imágenes de los grandes emperadores romanos y en otro arco se evocaba a Constantino y a Carlomagno. Para hacer coincidir la ceremonia con el trigésimo aniversario del emperador se retrasó cuatro meses más la coronación.

El 22 de febrero de 1530 el papa le impuso (prácticamente en privado para no restar importancia a la gran ceremonia que se debía celebrar dos días después) la “corona de hierro” de los lombardos, que supuestamente tenía una banda de hierro hecha a partir de un clavo usado en la crucifixión de Cristo. Así era coronado como “rey de los borgoñeses” o ” rey de Italia”.

Altar Mayor de la basílica de San Petronio, a semejanza del de San Pedro en Roma. Autor CEphoto, Uwe Aranas. Haz clic en la imagen y amplíala.

La iglesia de San Petronio fue la elegida y se levantó un puente de madera que unía el palacio Pubblico (donde se alojaban el Pontífice y el Emperador) con la escalinata de la basílica.

(…) en el día señalado, la ciudad se encontraba adornada de forma increíble. Por las ventanas del palacio papal se arrojaban constantemente frutas, bizcochos y tortas de varias clases para la gente; del pecho de dos leones dorados manaba constantemente vino blanco y del de un águila brotaba vino tinto; en un rincón de la plaza de San Petronio se asaba un buey entero, relleno de cabritos, conejos y otros animales silvestres (…) Extracto de la novela El castellano de Flandes, de Enrique Martínez Ruiz.

Precediendo al rey, cuatro nobles romano-germánicos, los duques de Saboya, Urbino y Baviera, y el marqués de Monferrato, llevaban las insignias imperiales: la corona de oro, la espada, el orbe y el cetro, respectivamente. Sostenía la cola del manto el conde de Nassau. Fue entonces cuando ocurrió algo inesperado. Algo que muchos interpretaron como un mal augurio, un castigo de Dios por el Saco de Roma. Justo después de pasar el rey, el puente se hundió por el peso del gentío que allí se agolpaba ocasionando tres muertos y numerosos heridos graves. La comitiva continuó y al entrar en la iglesia, Carlos fue ungido con los santos óleos por el cardenal Farnesio (futuro papa Paulo III). Después, en el altar mayor, el papa Clemente VII le entregó la espada que le confería “los derechos de guerra” para defender la fe, colocó el cetro en su mano izquierda y en la derecha la esfera dorada que representaba al mundo, después ciñó sobre su cabeza la diadema de oro de los emperadores (corona de los césares).

Carlos se arrodilló y besó el pie del papa, trasladándose al trono imperial que tenía dispuesto. Desde la plaza llegaba el estruendo de las salvas de artillería y los sonidos metálicos de las trompetas; las tropas allí reunidas gritaban: ¡Imperio! ¡España! ¡España!.

Poco pudo disfrutar Carlos V de los honores recibidos pues pronto tuvo que enfrentarse a quienes querían frenar sus ambiciones: los príncipes alemanes, Francisco I y los turcos otomanos. Tras veinte años de reinado, cansado y desengañado, renunció al título imperial a favor de su hermano Fernando, retirándose al monasterio de Yuste. Afecto de una dolorosa gota, el 21 de septiembre de 1558, murió de paludismo tras un mes de fiebres causadas por la picadura de un mosquito de las aguas de uno de los estanques que allí habían. En la actualidad podemos ver su ataúd en la Cripta Real del Monasterio de El Escorial, en el Panteón de los Reyes, pero dejo para otro post este increíble lugar.

Para saber más:

Castillo de Sant’Angelo

Basílica de San Petronio

Monasterio de Yuste

Memorias del Saco de Roma, de Antonio Rodríguez Villa (1875)

Links:

Diversas fuentes y propias del autor.

Links fotos:

Tango7174CEphoto.UweAranasJuan Pantoja de la Cruz-Wikimedia

39 comentarios en “El emperador Carlos, el monarca Universal (Plus Ultra)

    • Hola Eduardo,
      no lo tuvo fácil y está claro que supo retirarse a tiempo. La oposición a su reinado y política se sumó a su frágil salud. Tengo preparado un post que trata de sus enfermedades (espero que te guste). El sabio profesor Gregorio Marañón le diagnosticó hasta… ¡21 enfermedades distintas!: hemorroides, estreñimiento, indigestiones, amigdalitis, epilepsia… y hasta una dificultad respiratoria ocasionada por una estrechez de sus conductos nasales que podría ser causa de algunos de sus numerosos desmayos en su juventud.
      Un abrazo

  1. Me gusta la historia y de este rey-emperador he leído bastante, pero desconocía muchas cosas que con tu “pluma” excepcional nos hace conocer. Una vez más me quito el sombrero delante de ti…(no es que lo lleve, paro es una manera de alabarte). Un gran saludo…

    • Hola Rosa,
      imagino que no llevas sombrero para quitártelo pero yo tampoco trabajo con una “pluma” ¡Ja, ja, ja! De hecho, utilizo tanto el teclado del ordenador, que si cojo un simple bolígrafo creo que no sabría escribir (es uno de los inconvenientes de las nuevas tecnologías).
      Un saludo mayor para ti.

    • Hola Verónica,
      entre todos aprendemos la Historia. Yo soy un simple aficionado y estoy convencido de que muchos de vosotros podríais explicar con más detalle muchas de los temas que propongo. Es por esto que siempre os animo a que en los comentarios, además de las opiniones, ampliéis información y dejéis links que puedan resultar interesantes.
      Un abrazo

    • Hola Cristina,
      como dije en el comentario anterior a Eduardo, Carlos V fue uno de los grandes personajes de la historia y creo que merece más de un artículo. Piensa que era español por su madre Juana de Castilla y por sus abuelos Fernando e Isabel, los Reyes Católicos; alemán, por su abuelo paterno el emperador Maximiliano; borgoñón por su padre Felipe I el Hermoso y por su abuela María de Borgoña.
      Con esta familia…¿qué se podía esperar de él? ¡Sólo grandes cosas!.
      Un saludo

  2. Cuando leo artículos tan detallados como el tuyo de hoy sobre cuestiones hispanas o de personajes hispanos, de la Hispania en este caso, es cuando creo que lo de ser español al menos, alguna vez, fue algo grande, muy grande e influyente en la política mundial. La pregunta que se hace cualquiera es la de ¿Cómo hemos llegado hasta aquí? … tan abajo.

    Magnífico y enriquecedor artículo, FJT-

    Feliz noche

    • Hola Enrique,
      perdona que te conteste tu comentario con tantos días de retraso pero me acabo de dar cuenta que wordpress lo puso como spam¿?. Tras recuperarlo lo publico y te lo contesto, ¡No faltaría más!
      Pues sí, totalmente de acuerdo con lo que dices. Me imagino que todos los imperios tiene fecha de caducidad (aplicable esto también a los actuales) y el español no se libró de esto. Pero bueno, cuando llegas abajo solo te queda una opción que seguir, levantarse.
      Un abrazo y perdona el retraso en contestarte …

  3. Querido amigo, mi afecto por esta entrada, que de paso me ha abierto imágenes de no pocos lugares importantes por los que se movio este monarca real Emperador de dos continentes.
    Un buen abrazo FJ.

  4. Pingback: Two beer, or not two beer | franciscojaviertostado.com

  5. Pingback: La Medicina en el Arte: Pintura – Pejerón, el bufón | franciscojaviertostado.com

  6. Pingback: Una taza de chocolate, por favor | franciscojaviertostado.com

  7. Pingback: La Medicina en el Arte: Pintura – Juan Calabazas | franciscojaviertostado.com

  8. Pingback: El descubrimiento de Ambroise Paré | franciscojaviertostado.com

  9. Pingback: Andrés Laguna, médico oculto en El Quijote | franciscojaviertostado.com

  10. Pingback: La conversión de Ignacio de Loyola | franciscojaviertostado.com

  11. Pingback: Un lugar de la Historia… ¿Catedral o Mezquita, Mezquita o Catedral? Córdoba: crisol de culturas. | franciscojaviertostado.com

  12. Pingback: Un emperador, un poeta y sus dos Isabeles | franciscojaviertostado.com

  13. Pingback: Tomás Moro, servidor del rey y de Dios | franciscojaviertostado.com

  14. Pingback: … y no, Miguel Servet no fue el primero (tampoco Harvey) | franciscojaviertostado.com

  15. Pingback: Un rayo, muchas indulgencias y la Reforma de Lutero | franciscojaviertostado.com

  16. Pingback: Felipe II “El Señor del Mundo” | franciscojaviertostado.com

  17. Pingback: Un cuadro, un príncipe, el duque de Alba y su Historia | franciscojaviertostado.com

  18. Pingback: Ni muerto descansó Cortés | franciscojaviertostado.com

  19. Pingback: El mercurio de las minas de Almadén | franciscojaviertostado.com

  20. Pingback: El mercurio de las minas de Almadén ⋆ Scrivix

  21. Pingback: Cronistas de la Historia | franciscojaviertostado.com

  22. Pingback: Cronistas de la Historia ⋆ Scrivix

  23. Pingback: ¡Flamenco, guitarra y olé! | franciscojaviertostado.com

  24. Pingback: El Manuscrito Voynich, el libro imposible | franciscojaviertostado.com

  25. Pingback: ¡Qué me dices! (XX) | franciscojaviertostado.com

  26. Pingback: Santa Teresa y la Casa de Alba | franciscojaviertostado.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s