Las enfermedades de Carlos V y su abdicación

Carlos V a caballo en Mühlberg por Tiziano.

“Jesús” fue la última palabra que pronunció Carlos I de España y V de Alemania antes de morir. Un mes antes, en el verano de 1558, comenzó a sufrir episodios bruscos de fiebre alta acompañada de sudoración, debilidad y pérdida de su habitual y voraz apetito. Pese a las sangrías y purgantes, empeoró, y el 21 de septiembre de 1558 falleció a los 58 años, aunque parecía un hombre más viejo que apenas podía caminar.

El sabio profesor Gregorio Marañón le diagnosticó hasta… ¡21 enfermedades distintas!: hemorroides, estreñimiento, indigestiones, amigdalitis, epilepsia… y hasta una dificultad respiratoria ocasionada por una estrechez de sus conductos nasales que podría ser causa de algunos de sus numerosos desmayos en su juventud, siendo la causa final de su muerte la malaria transmitida por la picadura de un mosquito. Así describía a Carlos V el embajador veneciano Federico Baodaro:

Su estatura es mediana, y su aspecto grave. Tiene la frente amplia, los ojos azules y de expresión enérgica, la nariz aguileña y un poco torcida, la mandíbula inferior larga y ancha, lo que le impide unir los dientes y hace que no se entienda con claridad el final de las palabras que pronuncia. Los dientes de delante son escasos y cariados; su tez bella, su barba corta, erizada y canosa (…).

Retrato del joven Carlos V, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico. Autor Barent van Orley (después de 1515). Musée de Brou.

… y es que su mandíbula no pasaba inadvertida para nadie. De hecho dio origen al término “mandíbula de Habsburgo” por presentar dicha deformidad -incluso más llamativa- en las generaciones posteriores debido a la endogamia en la línea familiar de los Habsburgo. Esta prominente mandíbula no le ayudaba a masticar correctamente la comida ocasionándole también frecuentes indigestiones. Pero su mayor dolencia no era ninguna de estas sino la gota que le llegaba a producir tanto dolor en insoportables crisis agudas que en los últimos años de su vida no podía ni escribir sus propias cartas. Y es que su gran afición por los relojes (que también la tenía) no era mayor que su gula por la comida, especialmente un tipo de perdiz de la zona extremeña de Yuste, donde se retiró tras abdicar.

Presentación de don Juan de Austria al emperador Carlos V, en Yuste, por Eduardo Rosales, 1869. Haz clic en la imagen para ampliarla.

El mal de la gota era considerada como una enfermedad de ricos y poderosos por sus excesos de comida y bebida, y Carlos V no dudaba en cubrirse de amuletos para alejar la enfermedad: piedra azul contra la gota; piedras engarzadas en oro, contra las llagas que le supuraban, y brazaletes de oro contra las hemorroides. Sabemos de sus padecimientos ya de joven por una carta que escribió a su hermana María de Hungría a los 28 años en la que le describía cómo sufría de “ataques de gota”, y en 1552, un ataque gotoso retrasó el intento de atacar la ciudad de Metz.

Lo cierto es que no hizo mucho caso del consejo de Luis Quijada cuando recomendaba que “la gota se cura tapando la boca”.

La momia del emperador Carlos y la malaria:

Julián de Zulueta, médico que pasó 25 de sus 85 años trabajando con malaria para la OMS, vio en 1936 una foto publicada en un diario francés en el que se veía a un miliciano abrazado a una momia bien conservada, la de nuestro Emperador. Esta foto no la olvidaría hasta que un día, ya jubilado, leyó un trabajo de un médico estadounidense capaz de trabajar con tejidos momificados. Fue entonces que pensó en encontrar alguna prueba en sus tejidos que confirmaran la sospecha de malaria en la causa de su muerte. Tras solicitar permiso al rey Juan Carlos I para abrir el sarcófago y obtener muestras de la momia, este no lo autorizó. No sería hasta hace pocos años que le llegó la notícia de la existencia en una urna de la sacristía de El Escorial, de un dedo meñique del emperador Carlos V fuera del sarcófago, el cual fue sustraído de su cuerpo por uno de los guardianes de la cripta que tras ser sobornado con la suma de 20 reales, lo adquirió el Marqués de Villaverde.

En esta ocasión el rey Juan Carlos no se opuso a que se estudiara y Julián de Zulueta contactó con uno de los mejores expertos en malaria, el español Pedro Alonso del Hospital Clínic de Barcelona, que actualmente está ensayando una vacuna en Mozambique. Junto con otros investigadores coordinados por el Dr. Jaume Ordi, en el año 2004 comenzaron su estudio confirmando biológicamente este diagnóstico por primera vez en la historia al encontrar “gran cantidad de tofo de gota con depósitos de urea”, y las radiografías del dedo mostraron la erosión del hueso por dichos cristales de urea y su extensión a los tejidos adyacentes, confirmando la extrema gravedad de la enfermedad artrítica del Emperador. Fue un hallazgo único en paleopatología, publicado en la revista New England Journal of Medicine.

Carlos V murió en septiembre y fue enterrado en un lugar fresco y seco, bajo el altar del Monasterio de Yuste. Así se momificó naturalmente al deshidratarse su cuerpo rápidamente.

Aunque la gota la sufrieron también miembros de la dinastía Carolingia, Pedro de Medici, el Rey Sol e incluso Enrique VIII, la causa de la abdicación del Emperador más poderoso de todos los tiempos no la encontramos en la derrota contra alguno de sus enemigos, ni en la crisis del Imperio, ni en las intrigas de sus sucesores, sino en sus enfermedades, especialmente en la dolorosa gota, por lo que es más que probable que el sufrimiento que padeció durante toda su vida influyera también en muchas de sus decisiones, decisiones que afectarían al futuro de muchos otros países.

Para saber más:

Estructura territorial y política de España en tiempos de Carlos I

Fundación Artritis

Malaria y Médicos Sin Fronteras

Vacuna contra la Malaria

Malaria en el mundo

Links:

El País; El Mundo; svreumatologia;  Españaeterna

Links fotos:

El Museo del PradoEl Proyecto Yorck; Museo del Prado (II)

40 comentarios en “Las enfermedades de Carlos V y su abdicación

  1. Hola Francisco Javier,
    Genial articulo sobre uno de mis “favoritos” protagonistas de nuestra historia pasada. Aunque tengo muchisima documentación sobre él, siempre se aprenden cosas que no conocia. Lo del dedo, por ejemplo y sobre todo una imagen de su momia. Con este personaje (para mi) comienza el reinado más “surrealista” de toda la historia de España. Te animo a “seguir” con los Austrias.
    Un abrazo
    Antonio

    • Hola Antonio,
      sin duda fue uno de los protagonistas más importantes y de hecho tengo preparado otro post pendiente de publicar que también lo encontrarás interesante sobre el Panteón de Reyes del Escorial (la próxima semana lo podrás leer) . Me alegra haberte dado algún dato que desconocías, pienso que la historia de su dedo es de lo más curiosa e interesante a la vez que ignorada por muchos. Tomo nota respecto a los Austrias…
      Un abrazo también para ti.

  2. Tampoco yo sabía lo del dedo y ahora sé más … cuando era pequeña no comprendía como podía ser Carlos I de España y V de Alemania. creo te dije me interesa la historia de la que tengo -en algunos episodios de nuestra Historia. pero leerte para mi es una gran satisfacción. Continua… porfa…
    Lo de la gota no me extraña que la llamaran enfermedad de ricos y poderosos, ¿cómo la iban a tener el pueblo si apenas podían comer para vivir?
    Gracias por lo mucho que me informas. un abrazo.

  3. Hola Francisco, sabía que Carlos estaba muy maltratado en sus últimos años, pero ignoraba hasta que grado. Tampoco sabía que su momia había sido rescatada. Es todo un caso para estudiar, y un magnífico ejemplo de cómo la medicina y la historia comparten espacio entre nosotros. Gracias por explicarlo tan bien.

    Un saludo.

    • Hola Jesús,
      ¡y tan maltratado! Aunque muchos de sus males (o al menos los más dolorosos) se debían a su afición por comer “bien”.
      Gracias a ti. Por cierto, muy interesante el post que has colgado hoy en tu blog, un placer leerte. 😉

      • Imagino que eso nos pasará a los que le damos mucho al jamón y las cañas…ay! si hiciéramos caso al doctor…;)
        Gracias a tí por todos tus excelentes artículos, en poco tiempo aprendo mucho…
        Un saludo.

  4. Yo no debería andar por aquí, simplemente dejar como mucho el “me gusta” porque no hay tiempo en mi caso para estas cosas pero…
    Que la enfermedad que llevara a la muerte a Carlos V fuera paludismo o malaria, parece bastante claro. el emperador eligió un sitio aislado, para fastidio de sus acompañantes que se aburrían mortalmente en Yuste, pero con sol…, desgraciadamente cerca de humedales donde los mosquitos campaban felizmente. Manuel Fernández Álvarez en su biografía de Carlos V (que no consulto ahora por la falta de ídem) ya deja claro que contrajo unas fiebres provocadas por los mosquitos. Lo que no tengo claro es que una enfermedad tropical o que yo asocio a lo tropical como la malaria, fuera la que acabara con Carlos V. Es decir no tengo clara la diferencia entre paludismo y malaria.

    Para Rosa Ave Fénix, amiga de mi blog. Se suele decir “y V de alemania” pero eso es un eror como la copa de un pino. Carlos fue Emperador de Sacro Imperio Romano Germánico entidad política importantisima que existió en Europa ente el 972 y 1806 (se lo cargó Napoleón como también se cargó la República de Venecia entre otros estados) Alemania como tal no existe hasta ¡1871! pero… claro decir “y V del Sacro Imperio Romano Germánico” es muy largo, aunque sería lo correcto. Quede claro que yo en clase, para eso estoy allí 🙂 , no digo nunca “y V de Alemania”.

    La gota, vamos a ver. “la gota se cura cerrando la boca” por lo que en mi ignorancia médica deduzco de lo que he leído sobre enfermedades que han afectado a personajes históricos la gota la tenía la gente pudiente (reyes, nobleza, ricos comerciantes) por exceso de proteínas animales y carencia de fibra vegetal y de fruta fresca y verdura. Tengo algunos libros en que se cuenta que la gente pudiente es cierto que comía más (más cantidad de calorías está claro) pero no comía mejor, dado que los hábitos alimenticios distaban de ser saludables. Datos que tengo de España en los siglos XVI y XVII a las lentejas y las acelgas, por ejemplo, se les llamaba “comidas viles” y también por las biografía de los Austrias parece que ni Carlos I ni su hijo Felipe II apenas probaban la fruta fresca, solo confitada…, que ya es algo. Los dolores de las articulaciones y los tremendos problemas políticos, más la tristeza de perder a sus seres queridos haría que Carlos I quisiera retirarse y tener unos años, que no fueron muchos, de tranquilidad. Como dato artístico aporte que en su lecho de muerte Carlos miraba de forma constante dos cuadros de Tiziano: el retrato de su esposa Isabel y la llamada “Gloria de Carlos V” en el que él, la emperatriz, su hijo Felipe y su hermana María aparecen como almas que piden y suplican la entrada en el Paraíso. Ambos cuadros están el Museo del Prado (ahora no me gusta dónde los han puesto, en el pasillo central casi en un rincón) y no pongo el enlace a ellos para que el comentario no se vaya a spam.

    Pero Francisco Javier dices que ahora hay muchos enfermos de gota ¿se le sigue llamado “gota”? ¿o tiene un nombre mas “cientifico” que no asociamos a la historia pasada?

    Lo de la momia, ni idea que había sido fotografiada, pues Felipe II llevó a El Escorial los restos de sus padres, así que significa que en algún momento del siglo XX el sarcófago se abrió. Lo del dedo momificado en poder de alguien dice mucho de la necrofilia sobre los personajes famosos en este país nuestro. Algo que traté de refilón en mi entrada sobre la tumba de Garcilaso.

    Y cuando puedas, pero que sea cuando yo tenga tiempo de comentar (un mes) porque ahora no puedo, dedica una entrada a ser posible a Felipe II y su salud y terrible fin. Algo sobre lo que tengo muchas dudas.

    Perdona el rollazo 😀

    • Hola Hesperetusa,
      …pues si no llegas a tener tiempo… ¡Ja, ja, ja! de todas formas no quiero llevarme la mala conciencia de “robártelo” (aunque siendo egoísta me alegra haberlo hecho). No voy a extenderme más de lo que tan bien nos has explicado pero quizás me centraré en la parte médica que es lo que me preguntas.

      La MALARIA y el paludismo son la misma enfermedad. La palabra paludismo se acuñó en 1869 y viene del término “paludis” que significa “pantano o cenagal” y vendría a significar “enfermedad de zonas pantanosas”. Las fiebres periódicas que ocasionan ya se mencionan en el año 2700 a. C. en China, y en escritos griegos, romanos… y se le conoce también como malaria, que significa “aire malo o envenenado” por las “miasmas” o efluvios que se desprendían de los pantanos, que saturaban el aire y producían la enfermedad según las explicaciones antiguas. Por supuesto esto no era así y con el paso del tiempo pudo conocerse su causa, la picadura del mosquito “Anopheles” portador del parásito causante de la enfermedad, el “Plasmodium”. Se piensa que la mitad de la población mundial corre el riesgo de padecer paludismo y aunque la mayor parte de los casos se registran en el África subsahariana, también se ven en Asia, Latinoamérica, Oriente Medio y algunas zonas de Europa. Estos mosquitos solo necesitan para crecer agua dulce de poca profundidad (charcos, campos de arroz, huellas de animales…) y que el clima sea caluroso.

      En cuanto a la GOTA decirte que también se le conoce con el nombre de “enfermedad gotosa” (no es mucho más científica) y es un tipo de artritris en la que su causa es ese depósito de cristales debido al aumento de ácido úrico en el organismo. ¡Y tanto que es muy frecuente! Se calcula que afecta a entre el 1 y el 2% de la población en algún momento de la vida, siendo más frecuente en varones de edad media. Así que tenemos bastantes números de padecerla aunque te parezca mentira, todo dependerá de nuestra alimentación.

      Un gran abrazo y gracias dobles (o triples) por compartir tantos datos interesantes y más cuando no dispones de tanto tiempo en esta época de exámenes.

      P.D.: me apunto lo de Felipe II, seguro que antes o después prepararé algo.

  5. Un artículo redondo, donde se une pasado con presente, y el porqué del sufrimiento, y de muchas decisiones tomadas por el rey.
    Por si faltaba algo, tienes unos seguidores que conocen tanto, y aportan desde dudas, hasta certezas.
    Buenísimo tu sitio.
    Un abrazo.
    Hasta pronto.

    • Hola Stella,
      siempre he dicho y sigo manteniendo, que los comentarios del blog pretenden ser una sección en sí mismo por la interacción que podemos hacer entre nosotros y por la calidad de los mismos. Tanto si conocemos el tema en concreto como si no pero queremos saber algo más, encontraremos comentarios extraordinarios y esto me llena de orgullo porque significa que los temas que expongo interesan.
      Un abrazo amiga.

  6. No soy médico, pero he leido con atención esta información del paludismo y malaria, que es una enfermedad de las zonas tropicales, asi como también es las zonas que se siembra arroz, como es el caso de nuestro pais PERU SOBRE TODO EN LA COSTA NORTE Y EN TODA LA SELVA PERUANA que hay charcos o aguas detenidas donde viven estos zancuidtos, y cuidado que su aguijon lo pasa a la ropa hasta los jeanes. interesante ilustración sobre el sufrimiento de gota o artritis del rey de España, que se concluye que todo depende de la alimentación que uno tiene, entonces diríamos que los que comen bastante carne como los Argentinos, estarían muy propensos a ésta enfermedad?’ SALUDO Y FELICITO A TODOS LOS COMENTARISTAS..

    • Hola dantesito,
      gracias por dejar tu comentario que ilustra todo lo que hemos ido diciendo desde un punto de vista más directo que el nuestro, sin duda. Respecto al consumo elevado de carne y su relación con el mayor riesgo de padecer de gota podría decirte que hay algunos tipos de carne como las carnes rojas y vísceras pero también los mariscos y pescado azul que si se consumen de forma importante tienen más propensión a padecerla debido a que son ricas en purinas. Pero no debemos olvidar otros factores como los estilos de vida poco saludables, la obesidad y la ingesta excesiva de alcohol. Aunque ten en cuenta que TODO ESTO PUEDE ACTUAR COMO DESENCADENTANTE DE UNA CRISIS GOTOSA, pero no son la causa última de la enfermedad pues TAMBIÉN ESTÁ CONDICIONADA POR FACTORES DE ORIGEN GENÉTICO en la mayor parte de los casos.
      Un saludo

  7. Me apasiona este tema, Francisco. Tú, como ya nos tienes acostumbrados, lo has expuesto de forma magistral… y algunos comentarios, como el de nuestra común amiga Hesperetusa con tu correspondiente respuesta ya lo elevan a alturas olímpicas (me refiero al monte, morada de dioses). Gracias a todos.
    De momento, me dedico a difundir esta joya por todas las redes sociales que pueda.
    ¡Un abrazo!
    P.D. Me habéis picado… 😉 y ya que estás con el principio de la dinastía, Carlos (y veo que más pronto que tarde Felipe) me pido el final… es decir, el desgraciado Carlos II, que me parece que nos puede dar juego. Me pongo en ello. 🙂

  8. Descubrir este blog es una de los menores regalos que me ha tráído el dos mil catorce. Aprendo mucho aquí y eso me encanta.
    Muchas gracias por difundir cultura.
    Un saludo.

    • Hola Laura,
      que consideres este blog un “regalo” es una de las cosas más grandes que me han dicho del mismo y a la vez es un motivo más para seguir manteniéndolo vivo. Soy yo quien te da la gracias. 😉
      Un saludo

  9. Pingback: La agonía de Felipe II | franciscojaviertostado.com

  10. Pingback: Luis XIV, el ocaso del “Rey Sol” | franciscojaviertostado.com

  11. Pingback: Habla de la paja, prestadle atención xke es un académico – COSAS

  12. Pingback: … y Andrés Vesalio sentenció: ¡Tú, Galeno, que te dejaste engañar por tus simias! | franciscojaviertostado.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s