Unos trenes de mucha altura

El tren es un medio de transporte que tiene muchos adeptos por necesidad o simplemente por el mero hecho de viajar en él. Descubramos los trenes más altos del mundo, donde la aventura se encuentra en el propio viaje más que en su destino final. La belleza de sus paisajes, la dureza de sus caminos y la proeza de su construcción no son más que algunos de los muchos motivos que encuentra el viajero que se aventura en subir en ellos (haz clic en las imagenes para ampliarlas):

1. CHINA (Quinghai-Tibet)

Parte de la estación de Pekín oeste (la más grande de Ásia) y finaliza en Lhasa (Tíbet), a tres mil kilómetros de distancia, empleando dos días completos en llegar. La primera parada la hace en Golmud, a 2.800 metros, y desde ahí inicia su ascensión debiendo superar dos mil metros más. La altitud por la que circula hace que sean necesarios generadores de oxígeno dentro de los vagones (www.chinatibettrain.com).

2. PERÚ (Lima-Huancayo)

Una vez al mes parte de la estación de los Desamparados, a orillas del Pacífico, para adentrarse en el corazón de los Andes. Su recorrido es de trescientos kilómetros efectuándolo en doce horas. A 3.300 metros salva el río Ricmar gracias al puente conocido como El Infernillo (el nombre lo dice todo), y a 5.000 metros se llega al túnel Valera donde se realiza una parada en la que puede aparecer el soroche o mal de altura. (www.ferrocarrilcentral.com.pe).

3. ARGENTINA (Las nubes de Salta)

Conocido como el Tren a las nubes, sale de la estación de Belgrano hasta alcanzar una altura de 4.200 metros a través de la cordillera de los Andes tras atravesar el vertiginoso puente de La Polvorilla. Cuando llega a su destino, un sinfín de llamas dan la bienvenida al viajero en el poblado de San Antonio de los Cobres. (www.trenalasnubes.com.ar).

4. SUIZA (Jungfraujoch)

Es el tren cremallera más alto de Europa y alcanza los 3.454 metros de altura a los pies del glaciar europeo más largo, el Aletsch. (www.jungfrau.ch).

5. EE.UU. (Pikes Peak)

A 16 kilómetros de Colorado Springs, su recorrido muestra muchos lugares de interés como el cañón Englemann, las cascadas de Minnehaha, la Puerta del Infierno, el parque de los Venados…  (www.cograilway.com).

Otros ferrocarriles “de altura”:

En Suiza (Glacier Express) un tren une los Alpes orientales y occidentales suizos a 2.033 metros de altitud, finalizando en Davos, la ciudad más alta de Europa. (www.glacierexpress.ch).

En Ecuador (La nariz del diablo) en la provincia de Chimborazo, en cuyo trayecto a 3.604 metros podemos encontrar el Museo del Agua y la Senda del Hielo, que discurre hacia el volcán nevado Chimborazo a 6.310 metros. (www.trenecuador.com).

En Francia (Tren de Artouste) un tren para viajar con toda la familia a 2.000 metros de altura, en el suroeste de Francia, en el valle de Ossau. (www.train-artouste.com).

En EE.UU. en Leadville (Colorado) encontramos el legendario tren Southern Railroad que sale de una antigua población minera y que transita durante tres horas a más de 3.000 metros de altura. (www.leadville-train.com).

En Noruega podemos viajar en el tren que une Oslo y Bergen. Durante las siete horas de su recorrido podemos disfrutar de los renos, las auroras boreales y de un sol casi perpetuo que junto a la belleza del fiordo Sorfjord, hace de este viaje uno de los más bellos. Finaliza en la estación de Myrdal donde se puede coger otro tren que tiene el honor de ser el ferrocarril que circula por la vía de mayor pendiente del mundo. (www.visitnorway.com/es).

Links:

Viajes-National Geographic.

Links fotos:

Tomasz SienickiJan ReurinkCamera; Jorge Gobbi; Brenda Fernández; Salamanamanjaro;  A.amitkumar

42 comentarios en “Unos trenes de mucha altura

    • Hola Julia,
      el tren es algo más que un simple medio de transporte, es como la vida misma. Nacemos (nos subimos en el tren) y nos encontramos con nuestros padres a quien creemos que siempre estarán a nuestro lado (pero en alguna estación se bajarán y nos quedaremos sin su compañía). Después otras personas, también muy especiales, subirán y bajarán a este tren, pero antes o después dejarán vacío su asiento permaneciendo su recuerdo en él.
      Las imágenes son impresionantes, sin lugar a dudas, pero este post pretende ser un viaje a través de la vida, a través de la Historia. La vida se asemeja a este viaje en tren: sus estaciones, sus cambios de vía, sus accidentes, sus alegrías, sus tristezas… Vivamos de tal forma este viaje que cuando llegue el momento de desembarcar en alguna estación más o menos cercana puedan pensar de nosotros que disfrutamos del viaje.

      Un saludo y buen finde también para ti.
      PD:siendo haberme puesto tan filosófico, pero me apetecía hacerlo. 😉

  1. Impresionante la ingeniería humana, te mandaré algo que hice en 2008. Me gustaría viajar en el transiberiano y el que va a Tibet… pero me conformo con poder ir el Ave… Todo muy interesante. un abrazo de “altura”

    • Hola Rosa,
      gracias por enviármelo. Me lo he mirado (y disfrutado) con calma (tal como te dije) y realmente me das envidia.
      No es lo mismo viajar en el “pájaro” (AVE) que en transiberiano pero… ¡qué narices!, el tren es para disfrutarlo.
      Un gran abrazo y mil gracias 😉

      • Me gusta muchísimo lo que has escrito a Julia… ´que verídicas son esas palabras, gracias por escribirlas no me lo había planteado, pero tan cierto como el día tiene 24 horas.

  2. Yo desde luego procuraría no viajar en ninguno, aprensión a las alturas llámalo, o que soy un poco cagueta.

    De todas maneras las imágenes son espectaculares.

    abrazos.

  3. Viajé en el tren de Pekin (Quinghai-Tibet) a Lasa. Realmente es como dices en tu escrito para Julia, Su recorrido de 3000 Km. es impresionante, difícil de expresarlo con palabras el paisaje, la gente.
    uffff ohhhhh com m´agrada el teu blog

    • Hola Rosa,
      puedo comprobar que muchos de vosotros sois unos veteranos viajeros. Sin duda, el conocer otros países y culturas diferentes al nuestro nos enriquece sobremanera. Yo no he podido hacerlo en ninguno de estos trenes pero al menos me consuela verlos en las fotos.
      Per cert, m´agrada que t´agradi el blog. ¡Ja, ja, ja!
      Un petó.

  4. Tren o ferrocarril, medios de transporte de avances industriales mundiales. Cuando se hablaba del tren de la globalización, todos apostaron por subirse en él, aunque sea en el último vagón, como ahora. Gracias por esta información. Un abrazo.

    • Hola marimbeta,
      a pesar de tener actualmente estos avanzados y magníficos trenes pocos ganan en “glamour” a las primeras locomotoras de vapor. ¡Cómo debían de impresionar (y aterrar) a ojos de los primeros que las vieron circular!.
      Un abrazo también para ti.

      • Si te quieres a ti, súbete al tren de la vida. No lo dejes pasar. ¡ Ah, el placer de subirse al tren ! Recuerdos que no se olvidan, te los llevas contigo, en tu corazón, al morir. Verás paisajes sucesivos escuchando pasar al viento, fascinante trayecto. Imágenes externas que llamamos paisaje, inolvidable. Se siente como estar en el cine con horas representadas. Actores son los árboles; unos parados quietos sin moverse sin hablar parecen ciegos viendo pasar el tren. No es que sean viejos es que se terminó su esplendor, sin sentirse acariciados por la brisa, no la escuchan. Otros, se agitan, como en el circo, muchos colores, con dinamismo si fin: Úneteles, en tu trayecto por esta vida, de ida y de regreso, no pierdas el feliz disfrute de gozar tu tren, de la vida. Súbete, aunque sea en el último vagón…antes que sea tarde. Gracias, FJ, por traer de nuevo los viajes en tren. Un abrazo reconocido, por ese mundo interior que algunos desconocen.

  5. Wonderful post! I love trains and travel on them as much as I can. I want to also apologize for not visiting your blog lately. I have been having computer trouble and it has caused me to fall behind. I have a new computer coming so hopefully I will get back on track very soon. 🙂

  6. Magnifico articulo y fotos impresionantes. Es, como tú ya has respondido, para ponerte un poco “filósofo”. Recomiendo leer, aunque un poco antigua, la novela de Eduardo Zamacois : Memorias de un vagón de ferrocarril .
    Un abrazo
    Antonio

  7. Como gran aficionado a los trenes, tengo que agradecerte de manera especial este artículo Francisco. Todos los que citas son grandes obras de la ingeniería y ejemplos del ingenio y el valor humano. Lo malo es que, hasta ahora, no he podido subirme a ninguno de ellos, a ver si con esta espoleada tuya me animo…
    Gran artículo y preciosas fotos. Muchas gracias nuevamente y un cordial saludo.

  8. Me gusta mucho viajar en tren, y ver pasar a los trenes. Impresionantes los que nos has preentado. . Así como el trabajo de ingeniería que supuso su construcción. Gracias Francisco. Como siempre, más que interesantes tus artículos.

  9. Hola Javier, maravillosos trenes y paisajes, de ellos sólo había leído del de China.

    Me hubiera gustado que hubieras incluido a “CHEPE”. el tren Chihuaha-Pacífico de México, también tiene unos paisajes preciosos e impresionantes de la Barranca del Cobre, ya lo publicaré en estos días, me diste la idea. Un abrazo

      • Hola Javier, sí, es cierto, a veces tiene uno que elegir lo que publica para no alargar los posts (cosa en la que no me va muy bien, jajaja). Espero pronto publicar sobre el CHEPE, ya está en mi larga lista de pendientes.

        Un abrazo

  10. Muy rico, como que es historia en reparto de grandes áreas de actuación humana. Una vía esencial, que escala todo y no se deja ganar facilmente el terreno de la comunicación que no deja de progresar. Se te agradece tu atención e imágenes.
    Un buen abrazo.

  11. Fantástica entrada, Francisco,
    Me encantan los trenes. Cuando viajo en ellos siempre tengo una sensación de aventura. Ya sé que es una tontería, pero siempre me pasa. Mira que me voy a León dentro de un par de semanas y en vez de ir en avión (1 hora), me voy a ir en tren (7 horas).
    Aunque, también tengo que decirte que en alguno de los que nos muestras, me daría algo de yuyu. Tengo algo de vértigo.
    Un abrazo y un placer leerte…

    • Hola María,
      pues por lo que cuentas… sí que te gusta viajar en tren. ¡Ja, ja, ja! A mí también me gusta poder pisar el suelo cuando viajo.
      Un abrazo y da recuerdos a la magnífica catedral de León de mi parte.

    • Hola Ojo Del Rincón,
      gracias por creer que mi blog es merecedor de esta nominación. Como te decía en un comentario estas nominaciones siempre son un estímulo para continuar el camino emprendido.
      Un saludo también para ti.

  12. Que maravilla de viajes nos propones, cualquiera de ellos deben ser precioso, si me tuviera que decidir por uno cogería Pekín Tíbet.
    Saludos.

    • Hola Maribel,
      pues ya sabes, todo es cuestión de proponérselo. Eso sí, si un día lo haces no dudes en explicarnos tu experiencia. Por cierto, mañana colgaré en el blog un artículo sobre China, concretamente su muralla y un “ingrediente” secreto utilizado en su construcción. Te invito a que lo leas pues veo que te gusta esa zona del mundo 😉
      Un saludo

  13. Pingback: Unos trenes de mucha altura

  14. Pingback: Thomas Cook y el origen de las agencias de viaje | franciscojaviertostado.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s