¡Qué me dices! (V)

Óxido de Zinc.

Una expresión que utilizamos a menudo es la de “…no hay tutía” refiriéndonos con ella a la dificultad o imposibilidad de realizar o conseguir algo. Equivaldría a decir “no hay manera” o “imposible”. Y sí, se escribe junto y no separado pues sino daría a entender que es la tía de alguien.

Tutía es una variante de atutía, que procede a su vez de la palabra árabe hispánica attutíyya, que era un ungüento medicinal elaborado a partir de la capa que, tras la fundición de óxido de zinc (atutía) mezclado con otras sales metálicas, quedaba adherida a las paredes de los hornos y de sus chimeneas.

En la medicina árabe se aplicaba como tratamiento de enfermedades oculares y como cicatrizante. Con el paso del tiempo fue tal su prestigio que se amplió su uso terapéutico hasta llegar a convertirse en una especie de remedio universal, y en época de Cervantes, la expresión tutía comenzó a usarse como equivalente a “remedio”.

Es por ello que cuando no había un tratamiento o cura, para una determinada dolencia, se decía “no hay tutía“, no hay remedio, no hay solución.

Link foto:

Walkerma

26 comentarios en “¡Qué me dices! (V)

  1. Me acuerdo que, en cuarto de Farmacia, en mis prácticas de Farmacia Galénica tuvimos que preparar una pomada de óxido de zinc para las quemaduras. Me acabas de recordar lo mayor que soy …

  2. vaya!!! me gusta saber de donde provienen todos los dichos, algunos -pocos- lo se. de este no sabía ni pum! Gracias una vez más.

  3. Amigo Francisco eres “de los que no hay” desde luego jamás me hubiese ocurrido que la expresión “no hay tutía” viene de una medicina árabe, mil gracias. Gracias… Salam

    • Hola Abdo,
      la historia nunca nos dejará de sorprender, sin duda. La medicina de hoy en día debe mucho a la medicina árabe.

      Un abrazo también para ti y permíteme el atrevimiento de felicitarte por tu blog, un blog que sirve para tender puentes entre culturas. Eso es el progreso, eso es la cultura y eso es el respeto.
      Dejo el link para quien quiera asomarse http://abdotounsi.com/

  4. Yo no es solo que ignorase que “tutía” venía de una medicina árabe, es que directamente ignaraba que tuviera un origen histórico 🙂

    Abrazos mozo, parece que me lees el pensamiento, acabo de terminar un texto sobre el origen “histórico” de “tener más paciencia que el santo Job” 😀

  5. Para algunas cosas “no hay tutía”…, y nos resignamos. Para otras, “Si hay tutía”… y luchamos. Saludos. Un abrazo, esperanzador.

  6. No tenía idea de su orígen. El dicho lo aplicamos, y no solamente para lo que no tiene solución, lo decimos también como para cortar un diálogo. ” No hay tutía, y a otra cosa”
    Gracias por enseñar.
    Un abrazo y hasta pronto.

  7. Jajaja, Elena Fernández me ganó el comentario,esa frase también la utilizaba mi papá cuando no me iba a cumplir alguna petición o me obligaba a hacer algo, y yo entendía también, que mi tía no me iba a ayudar, jajajaja.

    De lo que me entero en tu blog ¡buenísimo!

    Un abrazo

    PD Ignoro si mi papá tenía idea de lo que estaba diciendo o sólo lo usaba imitando a alguien mayor ¿algún tío? Jajaja.

      • Cierto, aquí en México tenemos dichos que pocos saben cómo surgieron y qué quieren decir como “va hecho la mocha” (va muy rápido) o “fuma como chacoaco”
        (fuma demasiado), yo descubrí su origen hasta hace poco, pero los dejo con la duda, porque me gustaría escribir sobre esos dichos que no sabemos ni de dónde vienen.

  8. Este dicho o refran me resulta familiar,seguro seguro de niña se lo escuche a mi abuelo,aunque desconocia su procedencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s