Vomitorium: la confusión de un término

Mi amigo Jesús G. Barcala, admirador de la historia de Roma y autor del más que recomendable blog cienciahistorica.com, me insinuó en un anterior comentario la posibilidad de hacer un post sobre esa estancia que disponían algunas familias pudientes romanas llamadas vomitorium (vomitoria en plural). Es probable que oyéramos en más de una ocasión este nombre como el lugar donde, con la ayuda de una pluma de ave, vomitaban tras una opípara comida para poder seguir comiendo, pero también tiene otro significado menos conocido aunque más innegable.

Cicerón cuenta que Julio César logró evitar su muerte en una ocasión cuando enfermó después de una cena y en vez de ir a la letrina (donde le esperaban para asesinarle) fue al vomitorium. Probablemente esta anécdota es el origen de la confusión, aunque otras fuentes indican que el primero en usar esta palabra con el término equivocado fue Aldous Huxley en su libro Antic Hay (1923) cuando dice: “(…) aquí entró a zancadas, como un gótico en el elegante vomitorium mármol de Petronio, una demacrada y desaliñada persona (…)”.

Vomitorio del teatro romano de Cesaraugusta. Haz clic en la imagen y amplíala.

Lo cierto es que este término no aparece hasta bien entrado el siglo IV d. C., es decir, cuatrocientos años después de la muerte del César, aunque antes ya existían estos vomitorios pero con otro sentido: el de un pasillo que se encontraba debajo o detrás de una grada de un anfiteatro (o un estadio), utilizado para poder salir con rapidez al acabar el espectáculo (también se podía referir a la vía por donde los actores podrían entrar o salir del escenario).

El mejor ejemplo lo encontramos en el Coliseum de Roma (como no podía ser de otra forma) donde los vomitoria contaban con 76 entradas a nivel del suelo que en tan solo 15 minutos podían evacuar a… ¡50.000 personas!.

En nuestros tiempos también podemos encontrar algún teatro con estos vomitoria, incluso en el mismo Broadway en el Circle in the Square Theatre, que fue diseñado a imitación de los antiguos teatros griegos y romanos.

Volviendo a la estancia referida para vomitar permitidme explicaros algunos datos curiosos:

  • Los romanos comían y mucho. Se cuenta que el emperador Maximino en una sola comida llegaba a ingerir hasta 16 kg. de carne y 32 litros de  vino.
  • El emperador Albino fue capaz de comer durante un desayuno 500 higos, 10 melones, 100 melocotones, 48 ostras y 2 kg. de uvas.
  • Probablemente estas cifras no sean reales pero muestran la magnificiencia de sus comidas. Más cierto es el considerado como “mayor banquete de la historia” ofrecido por Julio César (otra vez él) para celebrar sus victorias en Oriente, donde invitó a 260.000 personas durante varios días comiendo en 22.000 mesas.
  • Otra muestra de la importancia que daban a sus banquetes lo encontramos en el emperador Nerón que enfriaba sus zumos de fruta y sus vinos con el hielo que le traían sus esclavos de las montañas. Quizás podría considerarse el inventor del sorbete aunque me pregunto: ¿cómo se lo traían? Recordemos que no existían los frigoríficos.

Las rosas de Heliogábalo de Alma-Tadema (1888), óleo en lienzo. México, colección particular. Haz clic en la imagen y amplíala.

Link:

Cienciapopular

Link foto:

Escarlati

46 comentarios en “Vomitorium: la confusión de un término

  1. Pingback: Vomitorium: la confusión de un término

  2. En la tragedia del Madrid Arena se comentaba que en el vomitorio se acumularon cientos de jovenes. Yo siempre había escuchdo la acepción de habitación para ir a vomitar y a raíz de el desafortunado incidente de Madrid busque el significado porque me llamó la atención. Buena aclaración para los que no lo saben.
    Un saludo

  3. Se hartaban, como siempre, no termina de pasar ese hartazgo… vomitando. Por eso estamos hartos. Gracias por este detalle tan actual. Un abrazo, dietético.

    • Hola marimbeta,
      ellos veían el acto de vomitar como algo natural. En la actualidad hay enfermedades como la Bulimia-Anorexia en la que también se provoca el vómito pero por otro motivo: ante la comida manifiestan un deseo difícil de reprimir pero después vomitan para no aumentar el peso. Probablemente en aquellos tiempos no existía esta enfermedad (o al menos no como en la actualidad) y lo hacían por el simple placer de seguir comiendo.
      Un abrazo bien alimentado

  4. Supe el significado de inmediato, en diseño de edificios deportivos es una de las primeras cosas que debes calcular, cuantos vomitorios necesitas según el numero de asientos.

    Saludes

  5. Fueron desmedidos en todo . Diría superlativos, hasta en la mordida. Mangia che ti fa bene.
    Linda e instructiva crónica, tan actual.!
    Un abrazo.
    Hasta pronto.

    • Hola Stella,
      estos romanos nunca dejarán de sorpendernos, ¿verdad?. Existen muchas otras curiosidades “romanas” que espero poder ir preparándolas para colgarlas. No tienen desperdicio.
      Un abrazo también para ti.

  6. Por supuesto con esos estragos… cómo no iban a vomitar como unos bestias? en algún ñugar de la mansión o como en el Coliseo (que tambien hoy en día te puedes encontrar con algún regalito) Lo que no sabia era lo de 260.000 personas, sus mesas y lo de Nerón “sí, inventor se los sorbetes”
    Una vez más amplias mis conocimientos, gracias y beso.

    • Hola Rosa,
      en aquellos tiempos no se preocupaban del colesterol, de las grasas, del alcohol… Era el placer por el placer. En cambio, hoy en día, intentamos controlarnos, nos hacemos análisis, nos preocupamos por las grasas que acabamos de ingerir… En fin, los romanos sabían cómo vivir.
      Un beso

  7. Siempre he creido que ene sa época vivían de exceso en exceso, y la gula no podría ser pasada por alto. Lo que sí no tenía presente el asunto este de las habitaciones destiandas a los vómitos, siempre pensé que lo hacían en vasijas y seguían con lo suyo, sin importar demasiado qué pensaban los demás.
    Gracias por darme este pedacito de historia y ampliar mis conocimientos sobre el tema.
    Saluti

    Gaby

    • Hola Gaby,
      en las casas acomodadas podían permitirse las estancias para ese uso aunque en otras menos pudientes, y cuando organizaban algún banquete más “familiar”, seguro que más de uno lo hacían en dónde podían. 😉 De lo que estoy seguro es que no les importaba que les vieran, todo lo contrario.
      Un saludo

  8. ¡Muy curioso…!

    Pues ya tienes otra entrada, Francisco, la de saber cómo se transportaba el hielo antiguamente sin neveras y sin transportes rápidos… Seguro que será igual de interesante…

    Saludos.

      • Se hace con sal. Es cierto que la sal puede evitar que el agua líquida se congele, pero también baja la temperatura del agua al momento de disolverse.
        Entonces, mandas a los esclavos al monte con un saco de sal cada uno y una carreta. Los esclavos ponen en la carreta un bloque de hielo. Mientras van bajando, el hielo comienza a derretirse. En este punto, empiezan a cubrirlo de sal; la sal se disuelve en el agua que ya se derritió, con lo que baja la temperatura, generando un ambiente frío que protege el resto del bloque.
        Llegando donde el amo, los esclavos raspan el bloque para quitarle la sal y lo parten en cubitos para ponerlo en los refrescos.

  9. REalmente creo que todo es lo mismo, yo te digo lo que pensaba, y pienso.

    Evidentemente vomitorio siempre lo asocié con esa vía rápida para evacuar un recinto cerrado, de hecho los vomitorios de entrada, y salida, de las gradas se llaman así, “vomitorios”, pero es que para mí tiene lógica asociarlo al tema escatológico, porque qué manera hay más rápida de evacuar que una vomitona o una pirrilera 🙂

    Abrazos.

  10. Estimado Francisco, me siento muy honrado de ver mi nombre en tu blog, y agradezco de todo corazón hayas añadido un enlace en tan interesante artículo. No se si fui yo quien inspiró el tema, pero me alegra que hayas sido tú quien se puso manos a la obra, pues yo no podría haberlo escrito tan bien.
    Siempre me llamó la atención el hecho de que en los estadios de fútbol españoles a las salidas les llamaran vomitorios, pues desconocía el origen de la palabra, pero el estudio de Roma me desveló el secreto. Ahora el secreto ya no es tal, pues tú magistralmente lo has desvelado a miles de tus lectores.
    Muchas gracias nuevamente por el detalle y enhorabuena por la entrada.
    Un abrazo.

    • Hola Jesús,
      pues sí, tú me diste la idea aunque lo del otro significado de vomitorium lo desconocía hasta que empecé a prepararlo. Esto es una muestra más de que un comentario puede enseñarnos algo que desconocíamos y he aquí la importancia de esta sección en el blog.
      En cuanto a lo de que te sientes honrado… ¡Buf! soy yo quien se siente premiado de seguir tus publicaciones.
      Un abrazo (ya nocturno).

  11. No hablen de los excesos en tiempo pasado. Los invito a darse una vuelta por estas latitudes y verán que los excesos de nuestros políticos son otros y más caros, mucho más caros.
    Un abrazo desde este lado del charco.

  12. Conocía el significado. Lo he escuchado en acontecimientos deportivos, conciertos en estadios, etc. Lo que no sabía era esa asquerosa costumbre romana de vomitar para seguir comiendo. Muy interesante, como siempre. Saludos!

  13. Muy gustosa entrada… si se quita, jejeje, semejantes bestialidades… 🙂
    El hombre puede estar siempre rozando lo excesivo. Puede ser un tremendo bruto.
    Mi contenido y ameno amigo FJ: un fuerte abrazo.

  14. Buenos días Francisco:
    Soy una amante de la historia de Roma y de los romanos, me ha encantado este post.
    Gracias por pasarte por mi humilde blog.
    Me encanta este lugar lleno de cultura.
    Feliz fin de semana.

    • Hola Carmen,
      la historia de Roma es parte importante de este blog (como no podía ser de otra manera) y espero que descubras hechos históricos que te sorprendan. En cuanto a lo de tu humilde blog, permíteme decir que es fantástico y muy personal. Gracias a ti.
      Buen finde.

  15. Yo aun no sé que creer acerca de los vomitoria (en su significado más sorprendente). En algunos libros aseguran que es cierto la existencia de este tipo de salas, mientras en otros (e incluso en mis clases de la facultad) lo negaban. Sea lo que sea, es una curiosidad interesante y es genial que plantees la cuestión.
    Un saludo.

    • Hola Ana,
      personalmente creo en su existencia. La antigua Roma nos ha sorprendido en más de una ocasión con cosas similares, entonces ¿por qué no pensar que las familias pudientes pudieran tener estos lugares reservados para ello? No obstante, de eso se trata, generar debate. Seguro que antes o después aparecerán más pruebas que hagan inclinar la balanza hacia uno u otro lado.
      Un saludo también para ti.

  16. Pingback: ¡Escucha gladiador! Lucha y suda, pero sobre todo suda | franciscojaviertostado.com

  17. Estupenda entrada. La rapidez de la evacuación de esos espacios públicos en los que se reunía tantísimo público es señal de lo mucho y bien que pensaban los romanos. Y sin duda refuerza la idea de su espíritu práctico. Saludos cordiales.

  18. Saludos, encontré muy interesante su artículo, me gustaría mucho si usted pudiera recomendarme alguna bibliografía donde leer más de la ammbiguedad del término vomitorium, especialmente aquellos que apoyan la tesis de que hayan sido lugares para vomitar después de comer pues actualmente estamos investigando la obesidad y los trastornos alimentares y esa es una muestra que ya existían en aquellas épocas de la antigua Roma, nos gustaría hacer referencia. También pensé en la posibilidad de que esos pasadizos para salir de un lugar reciban ese nombre en referencia a aquellos cuartos para vomitar pues en su sentido más básico al “vomitar” se EVACÚA el estómago.Saludos!

    • Hola Yselvy,
      ciertamente es un término confuso pero en mi opinión factible en las dos situaciones siendo probablemente más precoz en el tiempo el que se refiere al pasillo del anfiteatro. No obstante, y aunque no soy especialista en el tema, creo que esa práctica romana no se asociaría con ningún tipo de trastorno alimentario (bulimia, anorexia…). Siento no poder ayudarte más con alguna bibliografía al respecto pero me alegra que formularas este comentario, muy interesante.
      Saludos y bienvenida al blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s