¡Qué me dices! (VI)

Joseph Hyrtl 

Joseph Hyrtl (1810-1894) era un afamado anatomista austríaco que siendo todavía un estudiante de medicina fue nombrado prosector en anatomía con solo 23 años. Llamó enseguida la atención de sus profesores y pocos años después se le ofreció la cátedra de anatomía en la Universidad de Praga adquiriendo por toda Europa una gran reputación como profesor de anatomía. Durante aquella época, la medicina dependía en gran medida de los descubrimientos anatómicos, y en este campo el trabajo de Hyrtl fue fundamental. Su calidad y encanto como conferenciante no era mayor que su habilidad como disector y autor de manuales de anatomía.

Un día, el profesor Joseph Hyrtl estaba evaluando a candidatos médicos. Se acercó a uno de ellos preguntándole:

¿Qué nos puede explicar sobre la función del bazo?

El estudiante se puso rojo, nervioso y angustiado, y contestó tartamudeando:

Profesor, hace un minuto sabía la respuesta pero se me ha olvidado.

El profesor Hyrtl le contestó:

¡Miserable! Eras la única persona en el mundo que sabía la función del bazo y… ¡SE TE HA OLVIDADO!

Franz Joseph Gall

El alemán Franz Joseph Gall (1758-1828) fue también anatomista y fisiólogo. Convencido de que las funciones mentales se localizaban en regiones específicas del cerebro y que esto determinaba el comportamiento, asumió que el desarrollo de estas zonas se reflejaba en la forma del cráneo de cada persona. En 1810 publicó su primer libro donde por primera vez se identificaba a la materia gris como tejido activo y a la sustancia blanca como tejido conductor. Visitó prisiones, asilos y escuelas, midiendo la cabeza a todo el mundo intentando correlacionar su forma con su carácter. Así apareció una ciencia que se llamó organología para después conocerse como frenología.

Convencido de que podría conocer las tendencias criminales de una persona según la forma de la cabeza, en una ocasión visitó el manicomio de Bicêtre donde examinaba a los enfermos que se encontraban recluidos allí preguntando a uno:

¿Por qué está usted aquí? En su cráneo no encuentro ningún tipo de locura.

A lo que contestó el enfermo:

No le extrañe, doctor. Esta no es mi cabeza, es una que me puse para sustituir la que me cortaron durante la Revolución.

Para saber más:

El cráneo de Mozart

Preparados de Joseph Hyrtl

Link:

El anecdotario de Alfred

Links fotos:

Eduard KaiserZéphirin Félix Jean Marius Belliard

33 comentarios en “¡Qué me dices! (VI)

  1. Hola Francisco,
    No sé si empezar a mirarme la forma de la cabeza por aquello de por si… Aunque un gramo de locura, tampoco está mal ¿no?.
    Hoy me has hecho sonreír.
    Un beso de miércoles nubladillo…

  2. Que bueno!!!! quien no ha ducho en un examen…lo sabía… lo tengo en la punta de la lengua… y en cuanto a la cabeza quien más o menos tenemos algún grillo… jaja
    Besito para el nene guasón.—

  3. La pregunta sobre el bazo es simplemente genial. Tanto, que me la apropio para hacerla en otro contexto. Y es que Maléfica a mi lado no es más que una aficionada 😀

    • Hola Hesperetusa,
      se me ocurren miles de personas más maléficas que tú ¡ja, ja, ja! Como de bazos va el asunto recuerda que lo que es bueno para el hígado, es malo para el bazo. Y enlazando con el post anterior, ¿sabes que alimento es bueno para tener el bazo sano? ¡La levadura de cerveza!
      Un abrazo

  4. Jeje, me encanta cuando publicas ¿qué me dices? no sólo porque me alegra la mañana, sino porque aprendo muchísimo de temas muy alejados de mi área. Me ha llamado mucho la atención de Gall. Creo que tenía mucha razón en algunas cosas respecto al cerebro, pero se equivocaba al creer que la forma del cráneo podía revelar la personalidad del dueño, eso sólo tú me lo puedes confirmar. EN fin, genial entrada, y espero con ansia la siguiente.
    Enhorabuena y un cordial saludo.

    • Hola Jesús,
      es una sección del blog que intentaré potenciar en los próximos meses pues además de ser divertida encontramos esa anécdota histórica que seguro recordaremos.

      Más que la forma del cráneo, su medida (craneometría) fue usado como base argumentativa de la teoría de la evolución por Charles Darwin en “El origen de las especies”. Con el tiempo se trató de justificar científicamente la segregación de las razas, basándose en la supuesta superioridad intelectual de una raza u otra según su capacidad craneal. Y entrando en los temas que tan espléndidamente nos enseñas estas semanas sobre la Guerra Mundial, durante la primera mitad del siglo XX esta ideología fue uno de los causantes de la propagación de la eugenesia a raíz de la clasificación de la humanidad que hizo Lapouge. Según él la raza aria blanca tenía la cabeza larga y delgada (dolicocefalia) en contraposición de otras razas con la cabeza corta y ancha (braquicefalia).

      Otro concepto diferente es el de la frenología, que estudia la personalidad y el carácter, y la fisiognomía, que estudia las características faciales (ojos, boca, rostro…), aunque ambas intentan predecir de una manera pseudocientífica los rasgos de la personalidad o la inteligencia. Las personas que poseen rostro redondo son por lo general sumamente diplomáticas; el rostro en forma de corazón soñadoras y altamente sociables pero también poseen una gran capacidad de manipulación; las personas de rostro cuadrado poseen una equilibrada cordialidad en el trato con sus semejantes, pero a la vez están preparadas para sacar a relucir ciertos rasgos de agresión cuando se los confronta de una manera poco amable. En cuanto a los ojos dicen que son el espejo del alma y las personas que los tienen pequeños dicen que son más introvertidas y con más capacidad de concentración, mientras que los que los tienen grandes son espontáneos y extrovertidos.

      Si me preguntas por mi opinión personal creo que yo no asociaría estos rasgos a un tipo determinado de personalidad pues influyen demasiados factores en la misma como para ser tan simplistas.

      Un abrazo

      • Gracias a Dios tenemos a los científicos, y todas esas teorías no son más que pesadillas del pasado, o casi.
        Me alegra que potencies esta sección, creo que muchos de tus lectores te lo agradecerán, pues no hay mejor manera de aprender que haciéndolo con una sonrisa.
        Te agradezco mucho esas sonrisas, pero te tengo que dejar, me voy a ir a ver la cara al espejo…;)
        Un abrazo.

  5. Dos maneras bien distintas de poner a gente en evidencia, la primera es más disculpable a mi juicio, me da que muchos han, hemos caído en esa trampa 🙂

    Ahora, lo de la segunda historia… es de esas que te dices “te jodes, por listo”.

    Abrazos

  6. Pingback: ¡Qué me dices! (VI) | ale

  7. Otra vez pasó, si pasó un ángel que me hizo leerte otra vez, FJT. Tus artículos atraen al lector, a mi, al menos, me pasa.

  8. Vivimos despertando de este sueño sabiendo lo que somos, cayéndonos desconociendo nuestro cuerpo, descendiendo, conociendo toda nuestra oculta verdad. Anatomía del cuerpo vedada por el espíritu y el olvido. Gracias, un abrazo, asombrado.

    • Hola marimbeta,
      la vida es esencia para el espíritu pero este a su vez le da ese significado a la vida que en ocasiones falta en muchos de nosotros. Es un placer leer tus comentarios, siempre tan profundos, siempre tan inteligentes.
      Otro abrazo no menos admirado.

  9. Una maravillosa idea, sin duda, la de poder ir sustituyendo la cabeza según la va perdiendo uno, cosa que ocurre más de lo que pensamos, mucho más a menudo…
    Y lo del bazo, es que fue preguntado en mal momento y justo a la única persona que sabía su funcionamiento… qué mala suerte… jejeje

    Un a bazo…

    • Hola Juan Ignacio,
      y pregunto yo… ¿sabes por qué la cabeza es redonda? Pues para cambiar de dirección nuestros pensamientos aunque como bien dices, muchos pierden la cabeza muy a menudo junto con sus pensamientos.
      Otro a bazo para ti. 😉

  10. Cuantas veces a uno le gustaría tener aunque más no fuera una locura transitoria, para poder contestar!
    Un loco auténtico, genial…
    Un abrazo.
    Hasta pronto.

    • Hola Stella,
      una pizca de locura no es mala. De hecho todos deberíamos tenerla para emprender esas aventuras en la vida que después, con el paso de tiempo, nos podemos arrepentir de no haberlas iniciado.
      Un abrazo grande.

  11. Increíbles las anécdotas. Como siempre, nos presentas hechos históricos, poco conocidos en muchas ocasiones, que no dejan de sorprendernos. Gracias por avivar nuestra curiosidad.
    Un abrazo.
    Héctor Castro Ariño

    • Hola Héctor,
      me consta que te gusta esta sección del blog pues en alguna ocasión lo hemos comentado. Tal como dices, estos personajes históricos presentados con un poco de humor, se retienen mejor en nuestra memoria.
      Un abrazo

  12. Buenos días Francisco. Me has hecho sonreír con tu entrada que bueno lo del alumno, que excusa más…. Y lo de manicomio a sido genial 😊😊😊
    Un fuerte abrazo
    P.d. Te debo tu entrada no me olvido, es que estoy liada, tengo a mi madre ingresada y sólo pasó la noche en casa

  13. Releyendo a Hyrtl, olvidando la función del bazo encontré una de tantas explicaciones en Jaime Sabines contando “Algo sobre las muerte del Mayor Sabines”. Primera parte, VIII, dice “En tu pecho vacío no podrás morir. En tu boca sin fuego no podrás morir. En tus ojos sin nadie no podrás morir./ En tu boca sin llanto no podrás morir./ Enterramos tu traje, tus zapatos, el cáncer; no podrás morir. Tu silencio enterramos. Tu cuerpo con candados. Tus canas finas, tu dolor clausurado. No podrás morir…” Ese no acordarse forzado es demasiado cruel como para ser verdad que la cabeza de un enfermo acepte como desatención selectiva cuando tampoco recuerda la función del hígado. Despiadada imagen humana que sustituye su cabeza dejándolo morir, sin poder hablar ni poder decir el final de esa revolución, muriendo cuerdo. ¿ Es que no tienen hígado ? Gracias, FJ, por recordar estos renglones torcidos de Dios. Un abrazo escrito con el corazón, que aparte malos pensamientos y rescate la razón.

    • Hola marimbeta,
      lo desconocía y me parece fantástico. Gracias por compartirlo con todos aunque esperemos que podamos morir (algún día muy lejano, claro) pero en paz con todos y con nosotros mismos pues eso querrá decir que hemos aportado ese granito de arena en el mundo que dejamos.
      Otro aBAZO ( 😉 ) (lo siento, no he podido evitarlo)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s