La destrucción del Partenón

Partenón de Atenas de noche. Haz clic en la imagen.

En el año 480 a. C. la ciudadela de Atenas fue arrasada por los persas y destruyeron el antiguo Partenón. Treinta y tres años después Pericles encargó a su amigo Fidias la construcción de un nuevo templo, inaugurándose durante el festival de las Panateneas en 438 a. C.

Fidias Mostrando el friso del Partenón a sus amigos, óleo sobre lienzo de Lawrence Alma-Tadema (1868). Se muestra a la izquierda el friso Norte losa XLVII y las losas del friso oeste visibles a la derecha. Entre los espectadores, los críticos han identificado Pericles, el hombre de la barba frente Fidias. Al lado de él su amante, Aspasia. En el primer plano se encuentra Alcibíades y Sócrates. Haz clic en la imagen para ampliarla.

Pocos monumentos históricos han sobrevivido el paso del tiempo y el Partenón es uno de ellos. Los ataques que ha sufrido son numerosos: el dominio romano; el terrible incendio del siglo III d. C; la llegada del cristianismo a finales del s. IV prohibiendo el culto a los dioses “paganos”. Convertido en iglesia bizantina, después católica y al final mezquita, se conservó casi intacto hasta que sufrió el acto más terrible y vil, el que lo dañó irremediablemente: el bombardeo veneciano de 1687.

La Guerra de la Liga Santa

Durante los siglos XIII y XV, la Acrópolis de Atenas estuvo en poder de distintos invasores procedentes de Europa occidental, desde catalanes hasta francos, acabando en manos de los Acciaiuoli, unos banqueros florentinos. Sería en 1456 que el sultán Mehmed II tomaría la ciudad estableciendo allí un fuerte y convirtiendo el Partenón en una magnífica mezquita. Así permanecería cerrada durante siglos a los extranjeros. El poder otomano perdido en los siglos anteriores se recuperó durante el siglo XVII gracias a los visires de la familia Köprülü, y en 1684 estallaría la conocida como Guerra de la Liga Santa, un conflicto que enfrentaría a los reinos cristianos (Sacro Imperio Romano Germánico, la República de Venecia, la República de las Dos Naciones y el Zarato ruso) frente al Imperio Otomano y sus aliados (Tártaros de Crimea, Cosacos de Zaporozhia y los Estados vasallos de Moldavia, Valaquia y Transilvania). Durante el asedio de Atenas por parte de la flota veneciana (1687), los turcos convirtieron el Partenón en almacén de la pólvora y las armas pensando que quedarían a salvo de los cañones cristianos. Nada más lejos de la realidad. El general veneciano, Koenigsmark, lo bombardeó sin ninguna contemplación y un obús de artillería destruyó muchas de las esculturas de Fidias, el techo del Partenón saltó por los aires y treinta columnas reducidas a escombros. Pocos meses después los venecianos abandonaron Atenas que fue nuevamente ocupada por los turcos, permaneciendo las ruinas del templo de Atenea expuestas al deterioro y al pillaje. La Acrópolis sufrió otros asedios como el de 1827 en el que se planeó volar el Partenón, pero eso nunca sucedió.

El saqueo de lord Elgin

El embajador británico en la corte del sultán, Lord Elgin, entre 1801 y 1811 se apropió de restos del Partenón los cuales vendió al Gobierno inglés por 35.000 libras. Desde el año 1962 se pueden admirar en la galería Duveen del Museo Británico, pero la controversia está servida. Unos dicen que esta actuación privó a Atenas de su tesoro, pero otros opinan que este traslado los puso a salvo. Grecia es independiente desde 1831 y desde entonces ha cuidado sus restos arqueológicos inaugurando en 2009 el Museo de la Acrópolis donde hay una sala esperando el regreso de lo que por historia le pertenece.

La guerra finalizó con el Tratado de Karlowitz abandonando los turcos su último intento de expansión por Europa, pero la Humanidad tuvo que pagar también un alto precio: la destrucción del Partenón.

Link:

Información basada en el artículo de National Geographic El destino del gran templo de Grecia, Partenón, de Carlos García Gual, catedrático de Filología Griega de la Universidad Complutense de Madrid.

Para saber más:

Museo de la Acrópolis

Friso del Partenón

Museo Británico

Links fotos:

Juanpdp-WikimediaAndrew Baldwin

37 comentarios en “La destrucción del Partenón

  1. I love this not only from a purely selfish point of view – my favourite area of the past – but for the quality, the sheer quality you bring, Francisco.
    My best to you

    john

    • Hi John,
      we have always seen the Partenon in ruins but rarely have we stopped to think about the real causes of its destruction. This is the reason for the post, I think it can be very interesting for many to find out.
      Best regards

  2. Qué bellos recuerdos me traes! Estuve en abril 2008 un viaje por casi toda Grecia, que hermoso el Partenón, lástima que como siempre las guerras tengan que destruir tales bellezas. No sabía ni la mitad de lo que explicas, lo que me choca es el nombre del general veneciano Koenigsmark, suena a alemán…estuve tambien en el museo aunque oficialmente no estaba inagurado… necesitas horas para visitarlo.
    Son un placer tus entradas.
    Abrazo helénico.

    • Hola Rosa,
      otro destino que tengo marcado en mis propuestas de futuros “pero no sé cuando” viajes. ¡Ja, ja, ja! Creo que si un día lo hago aprovecharía también para ir a Creta. ¡Hay tanta Historia por ver!
      Un abrazo minotáurico.

  3. Triste destino para una de las 7 Maravillas del Mundo Antiguo. Es una lástima que ni turcos ni vénetos hubiesen pensado en el valor del Partenón como la joya arquitectónica y arqueológica que es, pero ya no se puede hacer nada. O mejor dicho, casi nada. En Nashville, Tennessee, hay una réplica a escala real del Partenón en la que se puede admirar cómo era el original hace 2.300 años. Se que no es lo mismo, pero al menos los turistas pueden darse una buena idea de sus dimensiones y belleza.
    Por cierto, estoy de acuerdo en que Lord Elgin le hizo un favor a los griegos cuando se llevó los frisos, pero también creo que Grecia ya puede hacerse cargo de ellos perfectamente y que deberían ser devueltos, aunque no creo que esto suceda en el futuro próximo.
    Un artículo muy interesante y estupendamente bien explicado, como viene siendo tu costumbre Francisco. Enhorabuena y muchas gracias por compartirlo.
    Un afectuoso saludo.

    • Hola Desirée,
      gracias por la nominación y por supuesto que te lo permito, ¡no faltaría más! Y desde aquí déjame que recomiende tu magnífico blog, un blog donde expresas ese superpoder que tienes, la palabra.
      Un saludo

    • Hola Enrique,
      no pretendo tampoco ser muy docente (hay comentaristas aquí que me dan mil vueltas en ello, tenlo por seguro) pero lo que sí intento es mostrar la Historia desde ese punto de vista interesante, curioso y siempre objetivo No sé si lo consigo pero lo intento. 😉
      Un saludo

    • Hola José Antonio,
      no me lo había parado a pensar pero tienes toda la razón. El Coliseo de Roma, la ciudad de Palmira en Siria, el Machu Picchu, la zona arqueológica de Palenque en México, las ruinas de la antigua capital Ayutthaya en Tailandia… bellos sin duda. Y si me lo permites, déjame felicitarte por tu blog “cuadernodeoriente” en el que nos acercas algo tan lejano como desconocido (al menos para mí) y en el que como dices, haces un viaje interior a un arte lejano.
      Un saludo y gracias por el comentario

  4. El Partenón está muy reconstruido. Las columnas han tenido que ser montadas de nuevo. Lo que vemos siempre con andamios (h estado dos veces en la Acrópolis en dos viajes distintos) y cada vez hay más andamios), y sometido a la terrible contaminación de Atenas, el el puzzle que a lo largo de los años van rehaciendo los arqueólogos. Por cierto ese tipo de restauración, donde cuando no se encuentra una pieza se pone una moderna que quede claro que lo es, se llama anastilosis.
    Entre cristianos, musulmanes, venecianos y Lord Elgin queda una sombra de lo que fue. Los Propíleos por cierto fueron el harén o serrallo del gobernador turco de Atenas, y también el Erecteion sufrió muchos cambios.
    La Acrópolis y otros lugares arqueológicos de Atenas son una fuente de ingresos importantes para la ciudad, lo que se ha dicho en los últimos tiempos de que Grecia venda la Acrópolis al mejor postor (Grecia está enajenando territorio y por lo tanto soberanía, algo que puede tener consecuencias nefastas en el futuro) es una de las múltiples canalladas que está provocando esta crisis con la situación en lo que solo vale lo que se puede comprar y vender.

    • Hola Hesperetusa,
      al no conocer in situ la Acrópolis no puedo opinar con conocimiento real sobre lo que nos dices, pero el Partenón no pertenece a los griegos sino a la Humanidad. Deberían haber leyes supranacionales para proteger estos monumentos y así evitar que en épocas de crisis o por cualquier otro motivo se puedan lastimar. Una triste muestra la encontramos en Irak y en Egipto. ¡Una desgracia!
      Un abrazo

    • Hola Dess,
      Hesperetusa es un valor añadido al blog, sus comentarios siempre aportan ese “algo” que falta en mis artículos y nunca se lo agradeceré suficiente. Pero todos aportamos de una manera u otra un poquito de ese “algo”. Entre todos aprendemos y nos enriquecemos mutuamente. Ese es el lujo de la comunidad en la que participamos.
      Un abrazo

  5. El colapso de joyas antiguas tiene sus diversas causas. Estas bellezas, arrasadas, derribadas o devastadas por quienes prefiriendo atesorar rosas, despojan a la patria. La vida, dicen los antropólogos, no cansa, ella se cansa, mientras los hombres siguen siendo los mismos, históricos. Con el tiempo, ¿ importará, lo que ya no importa, que uno destruya y otro construya; si el alba raya siempre ? Nada cambia. Cada año aparece la primavera, cayendo hojas que el otoño desaparece. Un abrazo, con estas hojas huidizas, recordando el Partenón.

    • Hola marimbeta,
      seguro que cuando ya no estemos en este mundo nadie se acordará de nosotros ni tampoco sabrán lo que hicimos en él dentro de un siglo, somos demasiado insignificantes. Pero después de cien primaveras y después de cien otoños, habrá alguien como nosotros que se preguntará por la sociedad en la que vivíamos , en nuestra manera de pensar, en nuestro día a día. La Historia también se repetirá.
      Un abrazo de presente.

  6. Pingback: Hipócrates, padre de la medicina | franciscojaviertostado.com

  7. Muy interesante, como todos los temas con que nos ilustras.
    En mi manifiesta ignorancia sólo recordaba vagamente que los turcos lo convirtieron en un polvorin…
    Seguiré aprendiendo de ti.
    Besos

  8. Tengo que ir a Atenas antes de que los griegos vendan el Partenón, para verlo “in situ”, no vaya a ser que se lleven lo que queda… Me gusta donde está. Y, teniendo en cuenta quien maneja dinero en estos tiempos, no me apetece verlo en la estepa rusa, ni junto a la Gran Muralla china, ni mucho menos -y sería lo más probable- en el desierto… También el desierto me gusta así: desierto. 😉

  9. FJ, sin duda le pertenece ese propio legado a Gracia… pero me inclino por lo peor, porque la historia y el comportamiento a que se debe sigue tozuda.
    Bonita entrada. Un abrazote.

  10. Los vestigios que griegos y romanos nos han dejado son espectaculares. Desde construcciones simples a edificaciones sofisticadas, todas tienen un encanto especial. El Partenón de Atenas es, sin duda, uno de los templos más bellos que existen y, si pudiéramos contemplarlo en su época, seguro aún nos impresionaría mucho más.
    Un saludo.
    Héctor Castro

    • Hola Héctor,
      existen reconstrucciones en 3D y en color que muestran lo que debió ser originalmente. Si en este estado ruinoso ya nos impresiona, imagínate cómo debía de hacerlo a sus contemporáneos.
      Un saludo también para ti.

  11. Alguien dijo que la inocencia se pierde en 28 de diciembre, pero la historia queda, como recuerdo de lo pasado. Feliz año, FJ. Un abrazo, del recuerdo, sin olvidos.

  12. Pingback: Agnódice de Atenas, la primera mujer ginecóloga… ¿o quizás no? | franciscojaviertostado.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s