Refranes médicos (XIII)

El doctor (1891) de Luke Fildes.

El médico ha de ser prudente; el enfermo, paciente, y el servidor, diligente.

Cabeza fría, pies calientes y culo corriente, dan larga vida a la gente.

Quien al mear no hace espuma, no tiene fuerza en la pluma.

¡Qué mejor almohada que no saber de mañana!

A la mujer primeriza, primero se la parece la preñez en el pecho que en la barriga.

Link foto:

Luke Fildes

24 comentarios en “Refranes médicos (XIII)

  1. Muy reales todos, yo como paciente (por desgracia lo he sido y soy bastante), tengo mucha paciencia…. pero todos tienen su sentido!!!

  2. Estos refranes parecen surgidos de la más profunda sabiduría popular. No sabía el de la espuma pero claro, soy mujer (¿hay alguna variante para nosotras?) 🙂
    Un abrazo.

  3. Hola, ¿me permitirías una aportación? Este refrán lo decía mucho mi padre, que era médico, por cierto. Espero que te guste, a mí me han encantado los tuyos. Ahí va:”mea mucho y pee fuerte y te ríes de la muerte”
    Gracias y saludos

    • Hola Paloma,
      ¡y tanto que te permito! De hecho me encanta que lo hagas ya que en muchos países podemos encontrar algunos que nunca los oíremos a no ser que los compartamos. Creo que el que nos dices es sabio, sabio… Nuestros intestinos y vías urinarias nos lo agradecerán y por otra parte son síntoma de que funcionan correctamente. Mira, igual hasta me los apunto para decirlo a algún paciente (aunque no sea mi especialidad) 😉
      Un abrazo agradecido.

  4. ¿ Curarán de espanto los refranes médicos ? Alguien dijo que sí, llevando la alegría ilesa, alegrando a la gente, cumpliendo con la gente, sonriendo. Quienes son aprendices de muchos oficios, se vuelven maestros de maldita cosa. Buscar médicos por grandes males es ir por grandes remedios. Es terrible saber, pero es mejor ver y conocer el hoy, porque lo veo, porque en mañana, poco creo. Por todo eso, a más doctores, más dolores. Se debe no abusar porque puede ser un mal usar, de todo, hasta de escribir. Y así, si quieres vivir sano, anda bien abrigado, come poco y duerme en alto. Gracias, FJ, por estos refranes tan claros, no como el caldo. Un abrazo, de su paciente.

    • Hola marimbeta,
      curar no sé si curarán pero cumpliéndolos seguro que viviremos mejor, más sanos, menos enfermos. Aunque el que nos dejó Paloma en su comentario deberíamos tenerlo presente pero tampoco abusar de él. Hay situaciones y situaciones… 😉
      Otro abrazo refranero

    • Hola Jesús,
      son ingentes la cantidad de refranes que existen. Siempre intento seleccionar los que pienso que pueden ser más “sabios” aunque está claro que en esto pueden haber opiniones sobre todos los gustos.
      Un abrazo

    • Hola Leyla,
      sí, pienso que son de los mejores que he presentado. Lástima que del tercero, los hombres ya con cierta edad (yo ya llegaré antes o después), no nos reíremos tanto al leerlo. ¡Ja, ja, ja!
      Un beso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s