Los inicios del globo aerostático

Bartolomeu Lourenço de Gusmão. Óleo sobre lienzo 140x100cm. Autor Benedito Calixto (1853-1927). Actualmente en el Museu Paulista en Sao Paulo.

El hombre siempre soñó en volar. Quizás los intentos más serios comenzaron con los estudios sobre el vuelo de las aves de Leonardo da Vinci, pero fue en el siglo XVIII cuando el hombre pudo por primera vez elevarse del  suelo con éxito.

Hasta hace poco tiempo los hermanos Montgolfier eran considerados los precursores de la aeronáutica por haber demostrado públicamente en 1783 que se podía volar en un globo aerostático. Sin embargo hoy se sabe que, setenta y cuatro años antes, el inventor y sacerdote jesuita Bartolomeu Lourenço de Gusmao dio a conocer un aparato que consiguió elevarse cuatro metros del suelo.

Bartolomeu Lourenço de Gusmao

Nacido el año 1685 en un antigua colonia portuguesa en Brasil , destacó en sus estudios de física y matemáticas. Un día le llamó la atención que una pompa de jabón se elevaba cuando pasaba por encima de una vela y sus investigaciones posteriores le llevaron a crear un aparato que podía elevarse con el aire caliente. El 8 de agosto de 1709 hizo una demostración de su “globo de aire caliente” en la Casa de Indias de Lisboa frente al rey Juan V de Portugal  y su cuerpo diplomático. Todos quedaron impresionados y desde entonces se le conoció con el sobrenombre de Padre Volador.

El infortunio acabó con su carrera y el mismo Cardenal de Lisboa, que más tarde sería nombrado papa Inocencio XIII, advirtió del riesgo de incendio que podía ocasionar su invención y, tras ser declarado “socio del diablo”, fue difamado por la Santa Inquisición debiendo huir a España en 1724. A los 39 años falleció en Toledo a causa de unas fiebres.

 

Monumento a los hermanos Montgolfier en su ciudad natal, Annonay

Los hermanos Montgolfier

Probablemente su hazaña pasó al olvido por la actuación clerigal y no fue hasta que unos perspicaces hermanos franceses Joseph y Jacques Montgolfier, mientras jugaban cerca de una hoguera, observaron que unas bolsas de papel subían hasta el techo cuando pasaban cerca del fuego. El mayor era un soñador rebelde pero el pequeño, más serio, se convirtió en un exitoso empresario. Dedujeron que el aire caliente pesaba menos que el frío y diseñaron un globo de aire caliente aplicando el principio de los fluidos de Arquímedes entendiendo el aire como un fluido.

El 4 de junio de 1783 realizaron una exitosa demostración de vuelo en globo en un mercado francés, recorriendo dos kilómetros durante diez minutos a una altura estimada de 1600 a 2000 metros. En septiembre, en Versalles, y delante de más de 130.000 personas entre los que se encontraba el mismísimo rey Luis XVI y su esposa Maria Antonieta, hicieron la primera prueba con tripulantes.

Pero al igual que en la carrera espacial del siglo XX se contó con unos tripulantes muy especiales: un gallo, un pato y una oveja. Tras mantenerse en el aire ocho minutos, aterrizó apaciblemente a tres kilómetros de distancia. El gato, el pato y la oveja volaron sobreviviendo a la hazaña y, desde ese momento, a estos globos se les llamó montgolfiere en honor a sus inventores.

Subida del globo Montgolfier del Monsieur bouclé en los Jardines de Aranjuez (1784), óleo sobre lienzo (170 x 284cm.), de Antonio Carnicero. Museo del Prado.

Otras proezas con globos aerostáticos…

-El 21 de noviembre de 1783, Pilâtre de Rozier y Marquis d´Arlandes efectuaron el primer vuelo tripulado por humanos logrando una distancia de nueve kilómetros durante 25 minutos.

-José María Alfaro en Xalapa, Veracruz, México, se consiguió elevar en un globo en 1784.

-En España la primera ascensión de una persona lo intentó un francés llamado Charles Bouche el 6 de junio de 1784, en Aranjuez, aunque su intento fue fallido y resultó herido al desplomarse el globo durante su ascenso. Después el italiano Vicente Lunardi lo consiguió ocho años después en los jardines del parque del Buen Retiro de Madrid, sobrevolándolo durante una hora.

-González Torres de Navarra  en Venezuela el 20 de enero de 1785 hizo lo suyo para festejar el cumpleaños de su monarca.

-El intrépido André Jacques Garnerin saltó con un paracaídas sobre la ciudad parisina desde un globo, era el  22 de octubre de 1797.

-En la Plaza de Armas de La Habana, el francés Eugenio Roberston lo elevó en 1828 y doce años después, José María Flores, en Perú.

-La primera vuelta al mundo sin escalas -realizada en poco menos de 20 días- el 21 marzo de 1999  con Bertrand Piccard y  Jones como tripulantes.

Para saber más:

Historia de la aviación 

Links fotos:

Benedito CalixtoSequajectrof – Jacques Forêt ; kalipedia.com

34 comentarios en “Los inicios del globo aerostático

  1. Este tipo de ciencia recreativa fue muy del gusto ilustrado, al igual que otros experimentos de índole física, que se utilizaban a modo de recreo y espectáculo para entretenimiento de las élites de la época. Como bien puede verse en el cuadro de Antonio Carnicero, había bastante público interesado. Saludos Fracisco Javier.

    • Hola Raúl,
      creo recordar que en la exhibición de Monsieur bouclé en los Jardines de Aranjuez (que representa el cuadro) acabó por ser fallida pues se precipitó al suelo. ¡La cara de susto que se les debió quedar a todos los presentes!
      Un saludo

  2. Como aficionado, no practicante, de todo lo que tenga que ver con el vuelo, los Hermanos Montgolfier siempre estuvieron en la lista de mis favoritos. Desconocía, eso sí, la identidad y contribución del Padre Bartolomeu, a quien pienso investigar más a fondo, gracias a este genial artículo.
    Muchas gracias Francisco por presentarnos a estos hombres ilustres de la historia, y por recordarnos que no siempre los más famosos se merecen todo el crédito.
    Un cordial saludo.

  3. Magnífico artículo, como siempre. Gracias por descubrirnos tantos detalles acerca de este apasionante tema. Me encantan los aviones de pasajeros, los militares, los globos aerostáticos (y el dirigible de Zeppelin), el ala delta, las alas del propio Ícaro… en fin, todo lo que guarda relación con volar 🙂 Un saludo.

    • Hola Rachael,
      no, si a mí también me gusta, de hecho me maravilla que algo se pueda elevar por los cielos, pero de eso a subir en ellos… ¡Ja, ja, ja! Veo que eres un As de la Aviación, me alegra haber dado con un artículo a tu altura. 😉
      Un abrazo

  4. Sabía poe supuesto los trabajos de los hermanos Montgolfier, pero desconocía todo lo demás que explicas. Me gusta volar en avión, lo he hecho bastante, también en helicóptero, pero me ha quedado el gusanillo del globo, cuando estuve en Turquía tuve la oportunidad, pero era bastante caro y no subí, estoy más que arrepentida. A los otros vuelos… ni intención de haceerlos!!!!!!
    Yo digo siempre que no debemos perder buenas oportunidades y mira por donde yo no seguí mi consejo.
    Buena entrada, sigo aprendiendo… abrazos,

  5. Volar siempre fue un sueño que muchos sueñan. Volar en sueños es querer abandonar situaciones desagradables de la vida; es un despegar de la tierra hacia arriba, como aves, buscando nuevas emociones, voluntarias. Es querer escapar de la realidad aquí en la tierra, sin poder aletear. ¡ Ah ! si pudiésemos volar escapándonos de la realidad… llevando esa ilusión dentro del ser. Los hombres, al no poder volar, inventan aparatos que luego se descubre el horror de conocer semejantes cosas, haciendo cosas, sin ser. Gracias, FJ, cuando más profundamente pensamos, más sabemos, más nos desconocemos… volando cerquita de las nubes, donde se forman las torrenciales lluvias. Un abrazo de volada, despertando de esos sueños.

    • Hola marimbeta,
      esperaba tu inspirado comentario, esas palabras llenas de inteligente poesía. Todos pensaban que surcar el cielo era algo imposible por las limitaciones del ser humano, pero a pesar de ello ese deseo ha estado siempre presente con el devenir del paso del tiempo. Dioses y leyendas hicieron soñar con lograrlo. Ícaro y Dédalo, que encontrándose prisioneros en la isla de Minos, se construyeron unas alas con plumas y cera para poder escapar. Lástima que muriera en su intento al precipitarse al mar tras derretirse sus alas al acercarse al Sol. El andalusí Abbás Ibn Firnás que se lanzó desde el minarete de la Mezquita de Córdoba, el monje benedictino Eilmer de Malmesbury, Da Vinci… y tantos otros. La perseverancia e inteligencia del hombre consiguió al final su objetivo, volar, demostrando que no hay nada imposible. Es entonces cuando me pregunto ¿por qué será que somos capaces de hacer posible lo imposible y en cambio, lo fácil lo convertimos en quimérico?
      Otro abrazo, desconcertado.

  6. Interesantísimo. Más cosas, mas madera, para mis tertulias cultas. Les cuento lo que leo aquí y se quedan pasmados. No hay peligro, son negados para la informática.
    Saludos.

    • Hola Enrique,
      pues tengo preparados algunos artículos que a tus amigos (y con una cervecita en la mano) les encantarán y tú fardarás como nadie. ¡Ja, ja. ja! No te haré esperar demasiado, solo unas semanitas más.
      Un saludo

  7. No lo sabía, muy interesante. Alguna vez me he interesado por la utilización de globos en el ejército. Leí hace tiempo que la primera vez que se les dio un uso militar (observación) fue en la guerra de secesión americana (por el Ejército de la Unión). Poco después conseguí el montaje del director de la película “Bailando con lobos”, con escenas no estrenadas, en la que puede verse, en la batalla del principio, un globo aerostático derribado a balazos por los sudistas. Es muy curioso.

    • Hola Al,
      ¡qué curioso lo que explicas! En cuanto a lo de sobrevolar la Capadocia en globo seguro que fue impresionante. Supongo que el hecho de estamparos casi con el árbol queda como la anédocta del viaje siempre que solo fuera eso, un susto. ¡Ja, ja, ja!
      Un abrazo.

    • Hola Paloma,
      perdona que te responda con tanta tardanza pero me acabo de dar cuenta que tu comentario estaba como spam en mi escritorio del WP. Bueno, una vez recuperado te contesto y permíteme que lo haga con una frase que siempre he tenido en mente “solo hay una cosa que hace a un sueño imposible de alcanzar. El miedo al fracaso”, y sin duda el ser humano alcanza y sobrepasa esos sueños.
      Otro saludo para ti y gracias por comentar.

  8. Pingback: El vuelo de los hermanos Wright | franciscojaviertostado.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s