El útero, ese animal irracional

Embrión de 7 semanas de gestación. Haz clic en la imagen para ampliarla.

¿Cuál puede ser el motivo por el que un hombre mientras copulaba se sujetara un testículo? ¿Se consideraba a las mujeres más calientes que a los hombres? ¿Por qué las hembras tienen los pechos más grandes que los machos? Puede que muchas de las mujeres (y hombres) que lean el artículo de hoy se sorprendan, pero estos pensamientos no se cuestionarían hasta pasado mucho tiempo. Lo primero que voy a hacer es explicar el porqué del título.

genitales internos femeninosLos hipocráticos desconocían la existencia de los ovarios y consideraban que el aparato reproductor femenino estaba formado por dos o más cavidades conocidas como vientre (sinónimo del útero). Según sus creencias, pensaban que podía desplazarse a cualquier otra parte del cuerpo: corazón, cerebro, vejiga, hígado… Lo consideraban como un “animal irracional” dentro del cuerpo en busca de satisfacción sexual y de un embarazo. Así explicaban que cuando la mujer no tenía relaciones sexuales o no menstruaba, esa sequedad que tenía provocaba que el útero fuera atraído por órganos más húmedos. Por contra, la humedad que originaba la relación sexual mantenía al útero en su sitio, creencia probablemente copiada de la medicina egipcia (Papiro Lahun). Sospechaban que existía una especie de tubo que conectaba la cavidad nasal con la vagina y, como los olores agradables atraían al útero, utilizaban aromas para corregir su localización. Con esta idea podían determinar si una mujer podía o no quedar embarazada: la sentaban encima de un preparado con fuerte aroma (muchas veces contenía ajo) y comprobaban si percibía el olor a través de su boca, demostrando así que el tubo no se encontraba obturado. ¡Cómo hemos avanzado en la actualidad con las pruebas que se hacen en los centros de reproducción asistida!

Grabado de Charles Laplante.

Volviendo a la pregunta con la que comenzaba el post, Aristóteles describe a hombres que mientras copulaban se sujetaban un testículo para producir descendencia femenina o masculina. Tenían la creencia de que el sexo del feto se determinaba por el lado del útero en que caía la semilla o por el testículo del que procedía. El semen procedente del derecho originaría probablemente un niño, aunque muchos pensaban que lo que realmente acabaría por decidir el sexo era la proporción entre el semen y el líquido menstrual. ¿Y por qué el derecho y no el izquierdo? La respuesta la encontramos ya con los pitagóricos (y después con Aristóteles) que ligaban lo masculino, lo bueno y lo caliente con la derecha, mientras que lo femenino se formaba en la parte izquierda del vientre. ¿Pero si asociaba el calor con el hombre… por qué mi segunda pregunta? Aristóteles consideraba que las mujeres eran más calientes debido al flujo menstrual. La sangre se identificaba con lo caliente y si las mujeres podían “perder” sangre en la menstruación era porque tenían más sangre que los hombres, es decir, eran más calientes. Aún queda una tercera pregunta por contestar: ¿porqué las mujeres tienen los pechos más grandes que los hombres? La respuesta la encontramos en que los senos de las mujeres tenían un exceso de humedad.

Los hipocráticos no aceptaban que una mujer podía embarazarse si no gozaba de la relación sexual, pero Aristóteles (que ya conocía la existencia del clítoris en la anatomía de la mujer) aseguró lo contrario. Consideró a las mujeres más similares a los hombres que en épocas anteriores aunque siempre manteniendo el principio de superioridad masculina. Se nacía mujer por un defecto en el semen paterno y la consideraban como un “hombre disminuido”.

Es sorprendente que hace más de 2.000 años tuvieran esa intuición acerca de la diferenciación sexual y la fecundación. Sin duda, eran sabios, aunque nos puedan haber sorprendido en algunas cosas, ¿no creéis?

Links fotos:

Ed Uthman, MDluckymojo.com; Wikipedia

78 comentarios en “El útero, ese animal irracional

  1. Fantástico!!!!!!! Muy interesante y muy curioso, como se ha adelantado en todo, aunque hay un detalle, que les daría la razón completamente, tu como ginecólogo sabrás a que me refiero. Y queda aclarado la pregunta que una vez te hice, gracias.
    Ya ves que no me pierdo ni una de tus entradas. Beso de una fan que a pesar de sus años, cada día aprende.

    • Hola Josep,
      por suerte, ¿no crees? Considero que son pocas las mujeres dispuestas a sentarse encima de una buena ración de ajos y mucho menos que viniera una persona a comprobar su olor bucal. ¡Ja, ja, ja!
      Saludos

  2. Genial articulo Francisco Javier. Como siempre he aprendido mucho con él. Los avances, en ese campo, como en otros, son formidables.
    Un saludo
    Antonio

    • Hola Antonio,
      reconozco que el post de hoy pueda haber sorprendido a más de uno pero este pensamiento se consideró correcto durante siglos. No somos conscientes de lo que ha evolucionado la ciencia y en concreto la Medicina en el último siglo, y mucho menos lo somos al imaginarnos lo que nos espera en el futuro. Seguro que dentro de 100 años la genética lo habrá revolucionado todo.
      Saludos.

  3. Interesantísimo Francisco, sobre todo me ha llamado la atención esa creencia del útero como ser irracional atraíd. Por los órganos húmedos, y aunque hayan pasado 2000 años que trabajo nos cuesta considerar a la mujer como un igual, el hombre y la mujer se complementan, cada uno en su género son indispensables para la procreación. Felicidades, me ha encantado y besos.

  4. Pingback: El útero, ese animal irracional | FRANKYSPOILER´SCRT

  5. Nuestros antepasados creían que al subir el útero hasta el estómago producía ansiedad y sofocos. De ahí el nombre de “histeria” ( del griego= hysterós = útero) para definir a esa enfermedad caracterizada por neurosis y síntomas físicos y psíquicos sin causa orgánica que se creía propia del sexo femenino.
    ¡ Con la de hombres histéricos quhe conocido!
    Como siempre gracias por estas pinceladas de amena historia

    • Hola Maite,
      buen apunte. También pensaban que su desplazamiento a los otros órganos eran causa de algunas de sus enfermedades. En cuanto a la histeria masculina pienso que en nuestros tiempos abunda más que antes. El hombre es más inmaduro, dramatiza más y quizás la actitud histriónica de más de uno se debe a la situación socioeconómica. Algunos psicólogos van más allá diciendo que el hombre se encuentra frustrado frente a la mujer y a su mayor grado de independencia. No sé, si será así, pero alguno habrá.
      Un saludo

  6. Tremendo. No tenía ni idea de ninguna de esas antiguas creencias. Anda que, lo de la cavidad vaginal con las fosas nasales tiene tela.
    Me ha encantado.
    Un saludo.

    • Hola Salva,
      bueno, simplificaron las estructuras internas del cuerpo humano a su mínima expresón. ¿Para qué complicarse más?
      Saludos.
      P.D.: Hoy añadiría yo una canción tras leer el comentario de Maite sobre la histeria: Def Leppard – Hysteria (1987). Por cierto, para quien no los conozca, el batería es manco.

      Saludos

  7. Cuanto más me conozco y más miro en mi interior, más miedo me doy, Francisco Javier. Aprender, aquí, es poco. Aquí se obtiene formación multidisciplinar. Gracias pñor la lección de hoy.

  8. Criador y dador de vida. Vida es entrar y salir del útero, atravesando un largo camino iniciado hace meses, tarea de dos, compartida, tarea de hombres y mujeres, ida y vuelta. Lugar acuoso. Iniciado con un trabajo delicado que tiene su premio al final. Ver la luz, gritando, no de miedo sino de alegría. Descubrir ese exterior por ver, nuevo amanecer. Respirar. Nacer de allí es cubrir superficies, poblar, llenos de expectativas esperanzadoras… ¿Cómo será allá afuera después de ese lento salir, deslizándose, suavemente, del útero? preguntan sin decirlo los embriones. Si sembrar y germinar se hace con amor, dichoso el nuevo ser. Vendrán días no extraños, habitables, armónicos. ¿ Se extrañará aquel hábitat húmedo producto del amor de dos ? Por qué se siente nostalgia cuando añoramos algo. Es acaso, esa imprecisa nostalgia la que nos hace regresar por los mismos caminos. El recuerdo de haber vivido, acogido y expulsado en tan acogedor sitio hace que quede una imprecisa nostalgia. Para calmar, las madres, nos dan ese precioso sedante alimento que nos hace dormir tranquilos cuando regresamos a sus pechos. Después de alimentarnos, es entonces cuando giramos hacia otro lado de la cama, dormidos. Gracias, FJ, por presentar lo que es el origen y el regreso de vida, el útero. Un abrazo, que conserve el corazón en buen estado.

    • Hola marimbeta,
      ¿puede haber algo más maravilloso, misterioso y desconocido que la propia vida? Desde la fecundación, con sus 200 o 300 millones de espermatozoides depositados en la eyaculación de los que solamente entre 300 y 500 llegan al punto de fecundación, y solo uno será el “agraciado” con el premio de fecundar el óvulo; el embarazo, con todo ese cambio que se produce en el cuerpo de la mujer al albergar esa nueva vida; hasta el propio parto, experiencia única e inolvidable. ¿Sabías que todavía no se sabe cuál es el mecanismo exacto por el que se inicia el trabajo de parto? ¿Cuál es la llave que abre el mecanismo por el que una mujer se pone de parto? Quien lo descubra puede que se lleve el Nobel en Medicina.

      Por cierto, el sexo lo determina siempre el hombre al aportar su cromosoma Y. Así que, las parejas que solo tienen niñas y van buscando el niño sin aparecer… ¡la culpa no es de la mujer!

      Dejo un video sorprendente y divertido del momento de la fecundación:

      Otro abrazo bien vivo.

      • Gracias, FJ, por ampliar conocimientos. De seguro, las parteras de antaño tenían la precisa visión como para poner a trabajar a las parturientas a su tiempo y, para el éxito en el alumbramiento. Va otro abrazo, agraciado.

      • Señor Marimbeta, me ha encantado su comentario, y, por supuesto la muy informativa nota….doctor, si los sabios pensaban eso de la fecundacion….que pensaba el pueblo en general de como se “hacian los niños”? No se si tendra la respuesta pero seguro sera muy interesante.
        Un abrazo desde el alma

  9. Un tema muy interesante esto de la diferenciación de sexo. Imagina lo complicado que debía ser tener relaciones para un hombre sosteniendo uno de sus testículos para introducir la porción de semen indicado.
    Abrazos Francisco.

  10. Muy bueno tu artículo, para mi un tema atrapante y desconocido
    Un placer aprender contigo.
    Un abrazo y hasta pronto.

    • Hola Stella,
      como siempre el placer es mío. Creo que en un blog de Historia es difícil a veces hablar de algún tema que en algún momento no se hablara con anterioridad. Dar a conocer estos aspectos curiosos de la Historia, aunque sea en su vertiente médica, es parte importante del blog.
      Otro abrazo y te adelanto que tengo uno preparado sobre la menopausia…

  11. Hola Javier, efectivamente como dices en un comentario arriba, el éxito de tu blog es que combinas la historia con la medicina y tienes un habilidad extrema para presentar asuntos importantes de manera muy interesante.

    Lo que nos compartes en este post me parece increíble, creo que la mayoría de las personas no nos ponemos a pensar cómo hemos llegado a saber lo que ahora sabemos y las creencias del pasado.

    Un abrazo

    • Hola Silvia,
      los artículos como este en los que combino la Historia con la Medicina, son los que más satisfacción me dan. Entiendo que pueda ser un tema que en ocasiones no sea lo que busque en este blog muchos lectores (más ávidos de la Historia de personajes, hechos históricos…) pero creo que es uno de los atractivos de mi espacio al no existir tantos blogs en la red que lo traten.
      Abrazos

  12. Hola de nuevo Javier, estoy frustrada, he querido dejarte comentarios en tus posts “Método Ogino Knauss” y “Salvado por la Campana”, pero no se puede, pensé que por ser antiguos, pero en “salvado” tienes 43 comentarios, pero no encontré dónde poner el mío 😦

    Abrazo triste

    • Hola Silvia,
      ¡Ostras, la culpa es mía por no avisar! Debido a que en ocasiones se me hace difícil gestionar los comentarios, hace unas semanas decidí cerrar la posibilidad de dejar comentarios en los artículos más antiguos. Creo que así me podré centrar mejor en los publicados más recientemente.
      Dos abrazos, uno entonando la “mea culpa” por no avisar y otro más para alegrarte. 😉

      • Hola Javier, Ok, lástima, porque a veces me pongo a buscar posts antiguos en tu blog, pero te entiendo totalmente, a veces yo no puedo con tanto comentario en los 3 blogs y en facebook, bueno, pues ya sólo leeré los que vayas publicando.

        Dos abrazos (no me voy a quedar atrás, jajaja)

  13. Lo que aprendemos con tu blog, Francisco, datos y historias muy llamativas, especialmente para los neófitos de algunos temas, como un servidor. Me sorprende cómo nuestros antepasados buscaban y encontraban explicaciones a lo que para ellos eran misterios de la vida, y cómo pudieron mantenerse en el tiempo. Curiosidades humanas, explicadas de manera interesante y entretenida.
    Enhorabuena y gracias por una nueva entrada tan interesante.
    Un cordial saludo.

    • Hola Jesús,
      y sigue siendo uno de los misterios más fascinantes que existen. Hoy en día, a pesar de las nuevas tecnologías y conocimientos adquiridos a lo largo de los tiempos aún estamos a años luz de poder entenderla. Creo que fue Tales de Mileto el que dijo una frase muy apropiada al caso: “cuanto más sabemos, más grande es nuestra ignorancia”.
      Saludos

  14. ¡Sorprendido! Efectivamente, conmigo has acertado. Y, a la vez, esperanzado… Porque solo hace falta tiempo para cuestionar pensamientos que, aunque todavía vigentes, tienen mucha pinta de estar ya caducados.
    ¡Muy interesante, Francisco!
    Un abrazo

  15. El útero, siempre estará ahí, dicen los médicos; así como los blogs más vistos en los últimos días. Todo ello, por no pereder interés y actualidad. Pienso como serunserdeluz, que se abrieran para poder comentarlos, como “los retratos de la muerte… “, tan parecidos, al momento, días después de muertos. Gracias por permitir solicitudes, FJ. Un abrazo, actualizado.

    • Hola marimbeta,
      solicitándomelo así, cómo me voy a negar. Tienes razón en lo que dices, el que lo lee por primera vez también tiene derecho a dejar su opinión pues aunque el artículo no sea nuevo para el blog, sí lo es para él. No obstante, no sé si podré contestarlos… o quizás, sí. No sé, soy tan cabezota que seguro que sí.
      Otro abrazo, obstinado.

  16. Pingback: El útero, ese animal irracional

    • Hola Aquileana,
      … y es que Aristóteles da para mucho. Conozco a una persona que me dijo en una ocasión algo que no olvidaré nunca: ¡daría un año de mi vida por poder conversar una hora con Aristóteles!
      Otro beso.

  17. Consoladora intuición de Aristóteles: tranquiliza saber que una viene del esperma alojado en el testículo izquierdo. Gracias una vez más por tus investigaciones, tan amenas e ilustrativas.

  18. Acojonante artículo este, muestra de que la historia muchas veces sirve mejor que cualquier monologuista para hacerte sonreir, lo del ajo es una pasada, pero andar ahí apretándote un huevo u otro para hacer niño o niña…

    Abrazos mozo.

  19. Me ha echo gracia el metodo para saber si la mujer podía o no quedar embarazada. También ha llamado la atención que ya en esa época suponían que era el hombre quien determinaba el sexo. Porque entonces en el siglo pasado todavía había la creencia en algunas culturas que era culpa de la mujer si no nacía el esperado varón que perpetuaría el apellido???

  20. Hola, saludos 🙂

    Estudio Historia del Arte y buscaba información sobre un tema muy similar a este.. Me gustaría aportar un granito de arena diciendo que ésta creencia se mantuvo hasta el Renacimiento y por consiguiente la Edad Moderna. No fue ya hasta el siglo XVIII y XIX cuando se abandona del todo, y es que la mujer tenía un papel muy inferior políticamente, tanto, que el Renacimiento para ellas supuso un atraso. Con el gusto por lo clásico, lo griego y lo romano, el hombre -refiriéndome a persona, no a varón- renacentista recupera los conocimientos y los pone de manifiesto sin correcciones ni nuevas lecturas, sin actualizar. Por ello, durante muchos siglos se creyó por tanto que la mujer tenía un útero que no era sino un animal con capacidad olfativa y de movimiento.

    ¡Muy buena entrada y muy interesante blog! Besos.

    • Hola Moria,
      te agradezco tu aportación y eres bienvenida a los comentarios del blog. Por supuesto estás invitada a que siempre que quieras compartas con nosotros aquello que desees contarnos. Debes saber (quizás ya la conozcas) que hay una sección en el blog “Medicina y Arte” en el que seguro que tú podrás enseñarnos mucho.
      Otro beso para ti.

      • Ohh bueno, de medicina poco podré aportar, y de arte… menos da una piedra, ¿no? Jajaja. De lo que sí estoy segura es de lo mucho que voy a estar leyendo por aquí… Tienes información muy útil e interesante. 🙂 Mi sitio no es tan activo y fascinante pero… Te lo dejo, por si te apetece echar un ojo http://www.irethnenmacil.tumblr.com

      • Aunque pienses que puedes aportar poco al blog, estás equivocada. Tu opinión ya puede ser de interés y como digo siempre, lo hacemos entre todos. Gracias por el enlace a tu blog, lo miraré seguro. 😉

  21. Lo del calor-frío no es del todo cierto. Se suele asociar, de hecho, el frío a la mujer. Si produce sangre menstrual no es porque tenga más o sea más caliente, sino precisamente porque es más fría y produce un residuo al no ser capaz de “cocer” todo el alimento. De hecho, eso permitiría que en el embarazo el feto se alimentar de ese residuo, o que luego la mujer pudiera producir leche.
    “Por naturaleza, y hablando en general, los machos son más longevos que las hembras, y la causa es que el macho es un animal con más calor que la hembra”.
    Aristóteles. Acerca de la longevidad 466b.

    Por eso mismo, creía que solo había un esperma real, ya que el hombre puede cocer la sangre y convertirlo en esperma, pero la mujer no.
    “Pero el macho y la hembra se distinguen por una cierta capacidad y una incapacidad (es decir, el que es capaz de cocer, dar cuerpo y segregar un esperma con el principio de la forma es el macho. […])”
    Aristóteles. Sobre la generación de los animales. IV 765b

    Y por eso la hembra, al ser más fría y más débil, era una especie de “macho defectuoso” para Aristóteles… ya que no era capaz de alcanzar el calor adecuado.
    “Y es que las hembras son más débiles y frías por naturaleza y hay que considerar al sexo femenino como una malformación natural. Pues bien, en el interior la hembra se va diferenciando lentamente por causa de su frialdad […]; sin embargo, en el exterior, por causa de su debilidad alcanza rápidamente la madurez y la vejez; pues todas las cosas inferiores llegan a término más rápidamente”.
    Aristóteles. Sobre la generación de los animales. IV 775a

    En cuanto a las fumigaciones para atraer al útero, evidentemente eran fumigaciones vaginales, no es que se quemara para olerlo. Los egipcios si creían en una conexión del útero con otros órganos, pero no especialmente con la nariz, sino más bien con la boca… por eso los test sobre fertilidad eran fumigando o introduciendo sustancias olorosas en la vagina y viendo si luego se podía oler en el aliento la sustancia.

  22. Sabios no estoy del todo seguro, creo que los tenemos en exceso idealizados, pero desde luego eran tremendamente curiosos, observadores y críticos…y esas son las cualidades indispensables que forman a un cinetifico. Buen post

    • Hola Siray,
      imagino que habría que trasladarse a esa época para poder considerarlos sabios. Por otra parte, ¿qué considerarán de nosotros dentro de 2.000 años? No sé, quizás nos llevaríamos alguna sorpresa. ¡Ja, ja, ja!
      Saludos

  23. Muy interesante y sí, hemos -como humanidad- evolucionado mucho. Los sabios griegos eran el equivalente de nuestros científicos actuales y quien sabe y algún día en el futuro las teorías de Einsten sean derribadas por otros que se acerquen más a la “verdad”. 🙂 Gracias por compartir conocimiento, me gusto mucho el blog.

    • Hola Lucrecia,
      no sé si acabarán rebatiéndose las teorías de Einstein pero de lo que estoy seguro es que muchas de las cosas que damos por ciertas en la actualidad, en un próximo futuro, la ciencia acabará por sorprendernos.
      Un saludo y gracias a ti por animarte a comentar, eres bienvenida a este blog que también pretende ser un poquito tuyo 😉

  24. Pingback: El aborto según las religiones | franciscojaviertostado.com

  25. Pingback: La Medicina en el Arte: Pintura- Un caso de histeria | franciscojaviertostado.com

  26. Pingback: Christine de Pisan, el feminismo antes del feminismo | franciscojaviertostado.com

  27. Si en Enseñanza Secundaria de mi país, y creo de muchos otros, leyeran artículos, como el tuyo y los comentarios respectivos, y se diera un debate sobre los mismos, uniendo a los profesores de diferentes materias, sería muy beneficioso, para la adolescencia, tan carente de amena información.
    Llego tarde, pero no con las felicitaciones por tu post.
    Un abrazo montevideano.

    • Hola Stella,
      hay temas que propongo que en ocasiones son más propicios que otros para el debate y puede que este sea uno de ellos. Dices algo que es importantísimo cuando mencionas que los adolescentes están desinformados, y es aquí donde las políticas sanitarias deberían emplear muchos de sus esfuerzos para corregirlo. Enfermedades de transmisión sexual y embarazos no deseados son algunos de muchos otros problemas fácilmente prevenibles y que, además de la problemática que ocasiona a la (o a el) que lo sufre, representa un gasto sanitario elevadísimo si lo comparamos con simples campañas de información en los colegios…
      Abrazos barceloneses (imagino que son iguales que los montevideanos ¡ja, ja, ja!)

  28. Pingback: La Medicina en el Arte: Escultura – La Capilla funeraria de los Médicis | franciscojaviertostado.com

  29. Siiii jajaj en dos puntos me sorprende,que el ajo seguro lo olían todas,y que para tener niño o niña hicieran eso,pero hablando un poco más serio ,para embarazarse no sólo es por medio de una relación sexual completa,es decir; no sé como decirlo…Pero tu eres médico,ósea se puede embarazar sin penetración… Gracias por tu artículo… 🙂

    • Hola Laura,
      hay que decir que el líquido seminal, antes de la eyaculación, también posee espermatozoides que pueden fecundar un óvulo y producir un embarazo. Está claro que debe haber penetración pero no necesariamente eyaculación, no sé, supongo que te refieres a eso, ¿verdad?
      Un saludo

  30. Hola Francisco: Excelente artículo, muy ilustrativo del paulatino avance del conocimiento humano. Somos animales racionales pero nos cuesta creerlo, no somos más que monos pensantes, sometidos a los mismos ciclos de la naturaleza que nos rodea. Todas las religiones son respetables pero no resisten el contraste de la ciencia. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s