La bebida energética de los gladiadores no era ni la cebada ni el Red Bull

En el siglo I a. C. en uno de los anfiteatros romanos y después de una encarnizada lucha, podíamos ver al esclavo tracio Espartaco, el famoso gladiador, ingerir una bebida tonificante al igual que hacen nuestros deportistas de élite. Como si fuera un Rafa Nadal, un Ronaldo o un Usain Bolt (bueno este último quizás no lo necesite), muchos de los gladiadores romanos se recuperaban del esfuerzo de la lucha o del agotador entrenamiento en la  escuela de gladiadores, con una misteriosa bebida. ¿Pero qué es lo que contenía? ¿Acaso Red Bull ya se comercializaba por aquellos tiempos?

Nada más lejos de la realidad. Un reciente estudio del departamento de Medicina Forense de la Universidad de Viena junto con la Universidad de Berna, y publicado por la revista Plos One, ha demostrado lo que ya nos decían los textos antiguos, entre ellos Plinio el Viejo en su Historia Natural al afirmar que tras los combates ingerían una bebida de “ceniza”. Según Fabian Kanz, uno de los autores del artículo, la bebida misteriosa a la que se referían los clásicos se componía según sus propias palabras de:

 “(…) ceniza obtenida en la quema de madera de cedro, pino y roble,  mezclada con vinagre y agua y endulzada con miel”. 

¿Cómo han llegado a esta conclusión? 

La ciudad de Éfeso, en la costa occidental de Turquía, era la capital de la provincia romana de Asia y contaba con casi un cuarto de millón de habitantes. En la ladera de una colina se erigía un imponente anfiteatro con capacidad para 25.000 personas donde se realizaban combates de gladiadores. En el año 1993 se descubrió en el recinto arqueológico de la ciudad, un cementerio con docenas de esqueletos y algunas tumbas. El estudio mediante espectroscopía permitió medir en 40 esqueletos el nivel del colágeno, la proporción de estroncio y el calcio de los huesos por un lado, y la de los isótopos de carbono, nitrógeno y azufre, por otro. Se compararon con los esqueletos de la población normal también encontrados allí y los resultados sorprendieron a todos.

Las fuentes históricas informaban que los gladiadores tenían una dieta especial a base de frijoles y granos, y tras comparar los huesos de los guerreros con los del resto de la población se pudo afirmar que su alimentación no era mucho más diferente, básicamente vegetales y poca carne. Pero algo llamó la atención de los científicos, los altos niveles de estroncio en los huesos de los gladiadores, concluyendo que consumían más minerales procedentes de una fuente rica en estroncio y calcio, la “ceniza” ahora descubierta.

No sé si ese Red Bull les daba alas pero esta bebida debía ser tan similar como la del calcio y el manganeso obtenido en nuestras farmacias, y de lo que no hay mucha duda es que, la ciencia, una vez más, ayuda a mostrarnos esa Historia tan lejana, tan misteriosa, tan apasionante.

Para saber más:

El estudio Plos One

Links fotos:

Dani_vrcaccamoviZZZual.com

79 comentarios en “La bebida energética de los gladiadores no era ni la cebada ni el Red Bull

  1. Hola Francisco Javier

    Curioso e interesante la dieta de los gladiadores. Te añadiria (a tu magnifico estudio) una papilla, llamada “puls” a base de trigo. Que no faltaba en casi ninguna mesa romana. Los romanos, de esa época, consumian arroz, zanahorias, lentejas, garbanzos, aceitunas y el gran aceite de oliva. No eran muy dados a la carne y el pescado. De este último hay que mencionar el “garum” una salsa (no creo que nos agradara hoy) a base de pescado y sal.
    Un saludo
    Antonio

  2. Tu que lo sabes todo Gran Tostado… donde podría comprar esas cenizas???? Esos romanos lo sabian todo…. y cuantas cosas aun hemos de descubrir de ellos. Ave, Gran Tostado, la que va a seguir con sus tareas te saluda!!!!!!!

    • Hola Rosa,
      ¡ja, ja, ja! ¿Yo saberlo todo? No sé si te habrás dado cuenta que en ocasiones meto la pata. Sin irme más lejos, en el post de hoy, al compartirlo por las redes sociales, lo hice con un error que me pasó inadvertido hasta que un amigo lo comentó en un comentario del Facebook. Ponía en el primer párrafo que Espartaco luchaba en el Coliseum de Roma cosa que no podía ser pues todavía no se había iniciado su construcción.
      Como te podrás dar cuenta, ya lo corregí y agradezco a cualquiera que pueda observar en los articulos algún “error” que lo diga sin ningún problema, de eso se trata. En ocasiones, y por mucho que revise los artículos que publico, el cansancio y la noche, hace que pasen estas cosas.
      Un abrazo

  3. Si había una bebida energética seguro que existirían sustancias dopantes. Al final va a estar todo descubierto.
    No tenía ni idea de esta historia. Muy interesante, como siempre.
    Un saludo.

  4. Caramba, que entrada mas interesante. La vida ( corta por principio) de los gladiadores , encima estaba encorsetada por una serie de preceptos entre los que estaban, claro está , su preparación física Vamos , que tras lo que me has descubierto ya me los veo en plan anuncio de la tele echándose al coleto una bebida tras ” la tarea”. Gracias por hacerme tan amenos los lunes

    • Hola Maite,
      me alegra haberte hecho ameno el primer día de la semana aunque sea solo durante ese ratito de lectura. 😉 A veces comparamos a esos gladiadores con nuestros deportistas de élite pero en pocas cosas eran iguales. Los gladiadores luchaban por su vida y por su libertad pero nuestros deportistas no “luchan” precisamente por esa misma causa, ¿no crees?
      Saludos

  5. Es el brebaje resistente para correr descalzo, atropellando piedras, sin sentir. La “Chía”, el secreto de los Tarahumaras, bebida de los dioses para subir montañas sin siquiera sentir calambres, mucho menos cansancio. Beberlo, significaba jugar tres partidos sin siquiera sudar. ¡ Lo que me temía ! Parecían autómatas, no como el gran “Bolt”, corredor natural de los cien metros. Ahora, con esa milagrosa poción, todos eran uno solo, como él. No podía dar crédito a lo que mis ojos veían, eran espaciales, extraterrestres. Había que ganar a toda costa, para demostrar que contra ellos no se puede. Nadie. ¡ Qué persistencia ! Recurrieron, sin dudarlo, a su mejor repertorio. Todo, en materia de consuelo para su pueblo y, de orgullo enaltecedor. Preparados para lo que se venga, saboreando “Chía”, decían los Tarahumaras. Muchos, lo vieron como algo natural, al decir de los angelitos, desorientando con sonrisas. Eran cartas extraídas de la manga, ocultas, con todo el naipe en sus manos. Cartas marcadas, no revisadas ni por el croupier. De ahora en adelante, dijeron, ¡ vamos hacer todo lo necesario ¡ !Entendés! , para estar seguros que de aquí hasta el siglo XI, este anfiteatro obtenga otra copa con tan corpulentos gladiadores, tomando su agüita de coco. Gracias, FJ, por traer recuerdos de anfiteatros. Un abrazo, fortalecido, con brebajes tremendos.

    • Hola Marimbeta,
      yo no conocía esa “poción mágica” llamada Chía. Son tantas las culturas y tan diversas y separadas en el espacio las que se han servido de la Naturaleza para conseguir esas milagrosas sustancias. Remedios que, por otra parte, la industria farmacéutica moderna han seguido utilizando y perfeccionando.
      Un abrazo nada rebajado.

    • Yo conozco la chía como unas semillitas negras que se añaden a diversos alimentos ( o se hidratan con agua) y que utilizo para aumentar mi ingesta de fibra. Chulo que además me ponga a tono

  6. Parece como si estuviéramos redescubriendo el mundo pues cada vez está más cerca la teoría de los negacionistas de lo nuevo cuando dicen que todo está inventado y que lo único que hacemos es redescubrir lo que no supieron hacernos llegar nuestros más lejanos antepasados. Tuve dudas cuando me contaron que el Real Madrid ya ganaba la Liga en la edad de piedra, pero pensé que no podía ser, los remates de cabeza hubieran sido mortales.
    Bromas aparte, Francisco Javier, como siempre, me ha gustado tu artículo.

    • Hola Enrique,
      hay tantas cosas por descubrir todavía. Cuanto más sabemos más ignoramos, seguro.
      Un abrazo.
      Por cierto, ¿y si les dieran a los futbolistas un poco de esa “poción mágica” romana antes de los partídos? Quizás más de uno se pondría más las pilas.

  7. Estos romanos son la leche Francisco, lo sabían todo hasta tenían su propio Red Bull para reponer a sus deportistas de élite, eran unos crac tío, seguiremos asombrandonos con post como este. Besos.

  8. Hola Francisco, tienes razón, la historia apasiona y mas cuando se descubren aspectos tan impresionantes como este. El red bull de los gladiadores, me gustó el símil que usaste, excelente post.
    Abrazos y buen inicio de semana.

  9. Absolutamente inteligentes e ingeniosos. Está claro que daba resultado, porque de no ser así, no habrían continuado con la preparación y subsiguiente ingesta. ¡¡ Cuanta sabiduría !! Felicidades por el curioso post, Francisco Javier !!

    • Hola Fran,
      el hábito de su ingesta debió de extenderse por todo el Imperio y seguro que persistió durante muchos años. Una muestra es que los historiadores clásicos lo mencionaran en sus escritos.
      Un saludo.

  10. Pingback: La bebida energética de los gladiadores ...

  11. Pingback: La bebida energética de los gladiadores no era ni la cebada ni el Red Bull

  12. yo solo me pregunto si esa bebida de ceniza en realidad surtiría el efecto de energizar a los gladiadores??? que sentían?? tiene sentido que se sintieran energéticos, es decir, tiene la ceniza alguna propiedad??? que curioso!

    • Hola Maria Carlota,
      según los científicos que han estudiado y elaborado el tema, es por el estroncio y los minerales que podían obtener de ella. Cuidado, esto no quiere decir que empecemos a ingerir las cenizas de la hogera… ¡ja, ja, ja!
      Un saludo y gracias por comentar

  13. Hola Francisco,
    sabía que los participantes en los juegos olímpicos de la antigüedad bebían “pócimas” secretas para aumentar su rendimiento, algo así como las sustancias dopantes de la actualidad, pero ignoraba que también los gladiadores romanos tuvieran su secreto. Muy interesante la receta, y hasta me apetece probarla, pero viendo sus efectos secundarios, creo que me quedaré con la duda….;)
    Magnífico artículo. Muchas gracias y un abrazo.

    • Hola Jesús,
      pues te dejaré que la pruebes primero y luego me digas a qué sabe. Yo, lo del sabor a ceniza, no sé, no me llama mucho. ¡Ja, ja, ja! Quizás con un buen filete conseguimos el mismo objetivo
      Un abrazo

  14. Hay que ser bien humilde al conocer estos descubrimientos, era grande y avanzada la civilización romana y le debemos mucho. Nos han dejado poco margen para los “inventos” y además eran de una calidad superior a la nuestra. Pocos puentes se les han caído, sin embargo los de ahora…

    Un saludo.

    • Hola Gemma,
      no sé si dentro de 2.000 años quedará alguno de los puentes recientemente construidos y considerados como modernos en pie, pero es más que probable que las construcciones romanas lo seguirán estando.
      Saludos

  15. Tenía leído sobre la dieta de los gladiadiores, hasta escribí hace mucho al respecto. También que debían de parecerse más a los luchadores de sumo que a esa imagen de tipos cachas que nos ha mostrado el cine y la tele.

    Pero vaya, que no sabía yo que se metían ese red bull 😀

      • La entrada es muy interesante, me ha encantado leerla.
        Sólo comentar que compararla con las bebidas energizantes actuales induce a error conceptual. No soy ninguna experta, pero creo que lo que persigue cada “mejunje” (RedBull frente a la Bebida de cenizas) es diferente: mientras en primero pretende mantener un estado de alerta en el individuo (sobreexcitación por la cafeína -molécula que proviene de los granos del café como todos sabemos y tan natural como beber cenizas 😉 ) y por lo que he leído de la posible composición del segundo, imagino que pretendería obtener más un efecto reparador de tejidos óseos, ya que el Sr sustituye al Ca en la formación de tejido óseo. Imagino que durante las luchas se romperían muchos huesos y también imagino que sería difícil acceder a lácteos de forma tan fácil como ocurre en la dieta actual, así que imagino que de una forma empírica verían que las fracturas se recuperaban antes con este tipo de preparados.
        Saludos.

      • Hola Julia,
        gracias por pasarte por aquí y animarte a dejar el comentario. Tienes razón en lo que dices y no quisiera con el post dar a entender que las bebidas energizantes actuales sean similares a lo que ingerían en aquellos tiempos (ni lo son en composición ni probablemente se ingería para el mismo fin) Quizás habría que quedarse con el hecho de que ya entonces elaboraban sustancias (bebidas, alimentos…) con la misma “intención” que en nuestros tiempos. No disponían ni de la ciencia ni medios que en la actualidad pero se las ingeniaban para ello.
        Un saludo y ¡bienvenida!

  16. Pingback: Thinking on Gladiators, Ashes, and Red Bull | Thinking Like the Ancients

  17. Pingback: ¡Escucha gladiador! Lucha y suda, pero sobre todo suda | franciscojaviertostado.com

  18. Gracias por el post. He aprendido con él algo nuevo, como siempre. No teníia ni idea de lo del estroncio, y tiene su lógica si lo pensamos.
    Sobre todo porque el vinagre era muy utilizado en el mundo antiguo, sobre todo en el Imperio Romano.
    Por ejemplo, la bebida refrescante usada por los legionarios romanos, la apreciada “posca”. mezcla de agua y vinagre.
    Como curiosidad, esta bebida fue en la que empaparon una esponja pata dársela a Jesús en el calvario cuando dijo que tenía sed. Por eso contra lo que se piensa, no fue un acto de crueldad, sino todo lo contrario. El legionario empapó la esponja en la bebida que ellos estaban consumiendo. Fue un acto de caridad y lástima hacia el reo.

    • Hola Luis,
      ¿te imaginas que saliera una bebida con agua y vinagre en nuestros tiempos? No creo que tuviera mucha salida… Vamos, que la Coca-Cola podría estar tranquila.
      Un saludo y gracias por tu aportación, muy interesante.

    • Hola Nená,
      mil y una gracias, lo cierto es que reconocimientos como el tuyo son los que me animan a continuar y hacen que el esfuerzo que representa mantener vivo cada día el blog se desvanezca y quede más que recompensado.
      Un abrazo

  19. Buen día Francisco! Por aquí las 8 de la mañana . Siempre cuando leo sobre los Romanos, Griegos, Egipcios y todas aquellas civilizaciones por los años que sean antes o después de Cristo, me es inevitable pensar que por este continente Suramericano estábamos en chozas, o a la interperie viviendo de la caza, la pesca y recolección, sin ningún tipo de tecnología; sin embargo me complace saber de la bondad e inocencia de casi todos nuestros indios, en el caso de venezuela . Sin dejar de admirar cada civilización por sus logros. Te cuento de una bebida muy famosa y deliciosa que fue ritual de los pobladores indígenas de la América precolombina. Durante siglos, la receta de esta espumosa bebida a base de maíz, piña y papelón, para luego dejarla fermentar fue transmitida de indios a indios y luego a españoles y criollos. Hoy en día es conocida en mi país como chicha andina ( de donde eran mis abuelos paternos ) desde la época prehispánica se elaboraba en países de latinoamérica, era preparada por la mayoría de las tribus que ocupaban lo que hoy es territorio venezolano. Pero ya en épocas mas cercanas a nosotros, se redujo su elaboración y consumo a la región andina, siendo hoy una bebida que no puede faltar en tu visita por los andes ya que es muy rica pero cuidado te puedes embriagar! Jajajajajaja. Un abrazo indio

    • Hola Maigualida,
      ¡qué interesante lo que nos explicas de la chicha andina! Aunque tengo algún artículo sobre la Historia de América reconozco que no son muchos e intentaré subsanarlo en el futuro, seguro. Por cierto, ¿qué es el papelón?
      Otro abrazo para ti con señales de humo (por la distancia) ¡ja, ja, ja!

    • Hola! Mi querido Francisco, como siempre tan pendiente de nosotros, tus lectores. El papelón es el jugo de la caña de azucar evaporado por cocción, divino, divino y con limón es una bebida súper refrescante y sabrosa! En cuanto a nuestra historia, si te das un paseito por la vida de Francisco de Miranda, ilustre venezolano te quedarás encantado de lo interesante del personaje . Un beso

  20. Ceniza y no había ceniceros, ni tipos cenisos (zos) Al ver los sitios que venden esos plasticos gigantes con alimentos para desarrollar gluteos y otras cosas… pero ceniza. Estimado amigo ¿te has pasado a la ficción? (es broma)

  21. Reblogueó esto en runglazy comentado:
    La boisson énergisante des gladiateurs a été découverte : composée de cendre de cèdre, de pin et de chêne, de vinaigre et d’eau et aromatisée au miel, c’était un peu la “Red Bull” de l’époque !

  22. Pingback: Recordando a un clásico, importante difundirlo | Ultimate Wanker Press

  23. Bueno, seguramente los romanos carecían de tantas cosas que teníamos en América y que desconocían los europeos como tomates, patatas, y hablando de energizantes, las hojas de coca, que tanta energía daban a los guerreros incas. Saludos, estimado.

    • Hola Hermelo,
      la hoja de coca tuvo y sigue teniendo un papel importante en las sociedades andinas. Sus virtudes medicinales como estimulante y anestesiante, entre otros, sigue protagonizando un rol importante en la sociedad y en las ceremonias religiosas. La hoja de coca más antigua fue hallada en el norte del Perú y data del 2500 a. C., nada menos que casi 5000 años. Precisamente, hace unos meses un residente de familia que estuvo conmigo en la consulta durante un mes rotando en su especialidad, me explicó que en Bolivia, su país, muchos estudiantes siguen masticándola durante los exámenes al ayudarles a mantenerles más despiertos. Por cierto, me dio una hoja de coca -nunca la había tenido entre las manos- y la tengo visible en la consulta… espero que no vengan a detenerme ¡Ja, ja, ja!
      Saludos

      • Es muy cierto, la hojita de coca aún se sigue utilizando por acá (en Perú) y no solo en las comunidades andinas, pero cada vez más en zonas urbanas dado el conocimiento de sus propiedades energéticas y antioxidantes, solo que se consume en forma de mate y no como “chactado”, que es como se le dice a su forma masticada y más potente. Esto desde hace unos años abrió el debate sobre si se debía eliminar o restringir la zonas de cultivo de este producto, porque como sabemos, lamentablemente también es materia prima para otras “sustancias”, desde luego muy dañinas.
        ¡Saludos!

  24. Es interesante conocer cómo cada época se las ha agenciado para estar siempre “pilas”, en el caso de los romanos no pudo haber sido distinto; aunque sinceramente no me veo tomando aquel brebaje por lo de seguro extraño de su saborcito.
    Saludos cordiales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s