La Medicina en el Arte: Pintura – Juan Calabazas

El Enano Don Juan Calabazas, llamado Calabacillas. Diego Velázquez (1637 y 1639). Óleo sobre tela, 106 x 83 cm. Museo del Prado (Madrid). Haz clic en la imagen para ampliarla.

El cuadro:

Vemos a un personaje en el que no hay que ser demasiado observador para fijarnos que sufre un retraso mental (oligofrenia). Su cara de bobo hizo que se le conociera erróneamente como “el Bobo de Coria” hasta bien entrado el siglo XIX aunque su verdadero nombre es el de El bufón “Calabacillas”, un retrato del genial Velázquez.

Los frecuentes retratos que se hacían en la Corte se convierten en verdaderos documentos científicos de la época siendo nuestro protagonista uno de los bufones de la corte de Felipe IV. Se le identificó en 1885 con Juan Calabazas, conocido como Calabacillas y El Bizco, por la calabaza que tiene a su izquierda. Desde 1632 hizo de bufón y gozó de una excelente reputación en su trabajo a juzgar por el sueldo y beneficios que percibía.

Lo vemos en una posición rara, sentado sobre unas piedras de poca altura, con las piernas cruzadas y frotándose las manos. Pero lo que más llama la atención es su cara, una sonrisa vacía y una mirada bizca (estrabismo) con gesto estúpido, que Velázquez acentúa con el desenfoque del rostro. Viste un traje de paño verde con mangas bobas y delante tiene un vaso (cuesta de ver) y a los lados una calabaza y una cantimplora dorada que muchos han identificado también como una segunda calabaza. Se encuentra en un habitación, solo, aislado, reforzando así su deficiencia.

El cuadro fue pintado de forma rápida a pinceladas ligeras y, como era habitual en Velázquez, las rectificaciones que hace después de pintarlo son visibles en la cabeza y en la calabaza de su izquierda. El cuadro -junto con la mayoría de las obras del autor- se encuentra desde 1819 en el Museo del Prado.

Su autor:

Casa natal de Velázquez en Sevilla. Haz clic en la imagen para ampliarla.

Diego Rodríguez de Silva y Velázquez (Sevilla, hacia el 5 de junio de 1599 – Madrid, 6 de agosto de 1660), pintor barroco y calificado como “pintor de pintores”, “el más grande pintor que jamás ha existido”. Pasó sus primeros años en Sevilla desarrollando un estilo naturalista de iluminación tenebrista (algunos dicen que por influencia de Caravaggio aunque es improbable que llegara a conocer sus cuadros en ese tiempo). Ya destacaba su calidad artística con 18 años trasladándose a Madrid seis años después. Felipe IV fue nombrado rey en 1621 y desde el inicio de su reinado se apoyó en un noble de familia sevillana, Gaspar de Gumán, conocido después como el conde-duque de Olivares. Probablemente por su origen andaluz, Olivares apoyó para que la corte estuviera formada sobre todo por andaluces y así hizo los contactos oportunos para que Velázquez fuera presentado al rey. En su primer viaje a Madrid (1622), concretamente a El Escorial, no pudo retratar al rey para demostrar su valía aunque hizo un retrato del poeta Luis de Góngora (capellán del rey). Mientras estuvo en Madrid pudo visitar las colecciones reales de pintura reunidas por Carlos I y Felipe II: Tiziano, Tintoretto, Veronès… y entonces comprendió que debía salir de Sevilla para no quedar limitado en su progresión como artista. Tras la recomendación de Juan de Fonseca, capellán real, se consiguió que el Olivares volviera a llamar a Velazquez para esta vez sí, retratar al rey. El joven monarca apreció de inmediato su calidad y en 1623 se le nombra pintor del rey con un sueldo de veinte ducados al mes, y cuatro años después es ascendido al cargo más importante entre los pintores de la corte, una labor que dedicaría toda su vida: pintor de cámara. Con el tiempo realizaría dos importantes viajes a Italia donde transformaría y maduraría su estilo buscando más luminosidad en sus obras. En la elaboración de sus cuadros no solía hacer dibujos preparatorios, como mucho un bosquejo de líneas, y como decía anteriormente, eran frecuentes las correcciones que incluso pueden apreciarse a simple vista.

Su reconocimiento como gran maestro fue tardío, dos siglos después, quizás motivado porque la mayor parte de su carrera la consagró al servicio real y casi la totalidad de su obra se quedó en los palacios reales.

Un video:

rtve

Links:

Museo del Prado; Wikipedia

Link foto:

Anual

25 comentarios en “La Medicina en el Arte: Pintura – Juan Calabazas

  1. De vez en cuando es muy bueno refrescar la vida de nuestros maestros pintores en los siglos pasados. Muy buena la descripción del cuadro de el bufón Calabacillas.
    Un abrazo de la mañana…

  2. Hola Francisco,
    he visto este cuadro en varias ocasiones, pero no conocía en lo más mínimo su historia. Probablemente una vida desdichada la que sufrió el personaje, pero en la pintura se le ve feliz, lo que demuestra su inocencia. Y trágico como puede parecer, sospecho que pinturas de este tipo de personas ayudan a la ciencia médica a estudiar las prácticas del pasado y a comparar los tratamientos con los de ahora.
    Respecto a Velázquez poco más puedo decir, pues bien es conocido su arte, su talento, su maravilloso pincel que tantas obra de arte nos dejó.
    Genial entrada Doctor, muchas gracias por compartirla.
    Un cordial saludo.

    • Hola Jesús,
      cualquiera que mire el cuadro se da cuenta del difuminado de la cara de su protagonista. Los que entienden de pintura dicen que ni el mejor de los pintores expresionistas consiguió plasmar lo que el maestro Velázquez con esa cara, quizás patética. Su risa no es como otras. De lo que él se rie, quizás nosotros no lo haríamos.

      Aprovecho el comentario para explicar una cosa que puede interesar. Este cuadro se le conocía también como “el Bobo de Coria” y he aquí la explicación: en la localidad de Coria (Extremadura), cerca de la frontera entre España y Portugal, se construyó en aquellos tiempos un puente por el que debajo no había nada, por no haber no había ni río. Y es que el puente se levantó sobre el río Alagón pero cuando aconteció el terremoto de Lisboa, en el siglo XVII, la corriente cambió de curso dejando al puente sin río. Y claro, ni el bobo de Coria pasaba por el puente.

      Un saludo también para ti y recuerda, si vas a Coria no pases por el puente.

      • Estimado amigo, te sigo continuamente y cada vez me gustan muchísimo tus explicaciones históricas, pero referente al tonto de Coria, la leyenda que yo he seguido, he escuchado a sido la siguiente,( me gustaría que si no opinas que pueda ser verídica me lo indicaras ) La leyenda es la siguiente ..
        En Coria en el siglo XIX robaron de la Iglesia una Custodia y nadie sabia quien la robó, preguntaron por el pueblo y nadie sabia nada, hasta que un día una persona del pueblo de las que todos se reían, pues como Calabacillas, sufría un retraso mental dijo que el conocía a los ladrones, llamaron al Sr. Obispo. y este, inmediatamente le llamo para que le indicara quien fue el que robo la Custodia, el ” tonto” dijo que no podía decirlo en aquel momento, ya que se tenia que decirlo en una ermita que estaba bastante retirada del pueblo y la tenían que hacer en santa procesión y un determinado día.
        Todo el pueblo de Coria y pueblos limítrofes estaban esperando ese momento, en conocer quien eran los ladrones, se preparo toda la comitiva
        la gente atrás los monaguillos en el centro mas adelante los sacerdotes de la diócesis, las autoridades, y presidiendo el Sr. Obispo y por supuesto en la cabeza de la procesión ” el tonto de Coria “. comienza la procesion, todo el pueblo y aledaños diciendo… ¡dinos tonto de Coria ¿quien a robaooo la Custodia ? y respondia el “tonto” mad adiba, mad adiba lo dide,subían la cuesta otros quinientos metros y le interrogaban de nuevo ¡dinos tonto de Coria ¿quien a robaooo la Custodia ? y respondia el “tonto” mad adiba, mad adiba lo dide ¡dinos tonto de Coria ¿quien a robaooo la Custodia ? y respodia el “tonto” mad adiba, mad adiba lo dide lo dideeee subían mas camino hacia la ermita y seguían preguntando adiba lo dide y llegando ya a la ermita después de estar fatigadisimos todos le preguntan ¡dinos tonto de Coria ¿quien a robaooo la Custodia ? y el bueno del “tonto” dijo LOS DADRONES….LOS DADRONES……( el fin de esta leyenda,aun no se como termino, pero se comenta que nuestro querido protagonista termino en el río )

      • Hola Jesús,
        te agradezco que sigas cada día el blog y aún más dejando comentarios tan interesantes como este. No conocía esta anécdota aunque supongo que al igual que la mía debe ser cierta. Seguro que habrán muchas otras pues el pueblo de Coria tiene puesta la “etiqueta” desde hace muchos años. Debe ser como lo de los chistes de Lepe…
        Un saludo y mil gracias.

    • Hola Cabre,
      dejo la imagen del cuadro (además del enlace que nos comentas)

      Y si me lo permites dejaré el cuadro de Velázquez que para mí es su obra maestra (no es de bufones, en este caso es el Cristo Crucificado) Impresiona tenerlo delante, a dos metros, el cuerpo sale del cuadro.

      Un saludo pictórico.

  3. Uno se maravilla más que asombrarse viendo a Velásquez. Sólo por verlo vale la pena viajar tan lejos. La sonrisa del Bizco cautiva diría Michel Foucault en su libro “Historia de la locura en la época clásica”. Esa mirada del Bufón Calabacillas hundida en su tajante realidad de lo más expresivo, siempre eludida, estalla como un confín y, al mismo tiempo, se cierra como una peligrosa transparencia bajo las líneas de fuerza de su pobre razón dominante. Aquellos que lo conocieron como “el Bobo de Coria” quizá fuesen los mismos que lo identificaban como “El Bobo de la Yuca”, queriéndose casar, invitando a todo el mundo pa´ la catedral. Y además, “Va pasá su luna de miel comiendo trapo, comiendo papel”. Canción interpretada con mucho ritmo bailable antillano por Daniel Santos y la Sonora Matancera hace más de 50 años. Gracias, FJ, por traer desde El Prado, este estremecedor cuadro, pintado poco antes de su muerte en 1639. Un abrazo, recordando el estilo de Juan Calabazas, sin vacíos. Llena de afecto.

    • Hola marimbeta,
      debo reconocer que “abuso” mucho del Museo del Prado y me comprometo a preparar otros artículos en esta sección del blog con grandes obras maestras de otros Museos. Pero… ¡cuántos genios hay en las paredes de museo madrileño!
      Abrazo rítmico y castizo como el chotis madrileño.

  4. Impresionante pintor e impresionante obra. Es capaz de conseguir un retrato físico y psíquico fiel de su modelo.
    En este caso nos permite uin diagnóstico del bufón, pero permíteme que te remita a la que yo ( que no soy experta en el tema aunque lo ame) considero su mejor obra: el retrato de Inocencio X, donde técnicamente avanza estilos que consideramos muy posteriores ( impresionismo) así como nos enseña el poder moral y real del personaje sin disimular sus imperfecciones estéticas, que era la práctica en la época.Gracias por recordárnoslo

  5. Interesantísimo el análisis científico. Con el “maestro” Velázquez, solo cabe de decir, sublime. Un abrazo

    • Hola Miguel,
      creo que todos nos hemos fijado en alguna ocasión en algún cuadro de él. Ya seamos expertos en pintura o no, su calidad como pintor sorprende. Ese realismo, esos trazos, ese sentimiento… ¡Un genio entre los genios!
      Abrazos

  6. Qué buen artículo, y espléndidos comentarios. Te digo Francisco, ésto es puro lujo, como se merece don Diego Velazquez.
    Desde muy lejos un abrazo.
    Hasta pronto.

  7. Formidable gracia y talento pictórico para retratar la bobalicona mirada del pobre elemento, objeto de burlas y escarnios, empero colaboraban a llenarle la panza (como en el lenguaje mundano se decía).

  8. Pingback: La Medicina en el Arte: Pintura – Un matrimonio (parece ser) bien avenido | franciscojaviertostado.com

  9. Pingback: La Medicina en el Arte: Pintura – La Venus del Espejo | franciscojaviertostado.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s