El primer anuncio publicitario

No, no es este. El primer anuncio es mucho más antiguo.

En la actualidad la publicidad invade nuestras vidas. Los medios de comunicación y las nuevas tecnologías hacen que en cualquier lugar del mundo estemos sometidos a una “presión incontrolada” por comprar y consumir. Hay personas que consideran a la publicidad como el arte de convencer al público para que gaste el dinero (que en muchas ocasiones no se tiene) en objetos que no necesita. El historiador inglés Hobsbawn calificó a la sociedad del siglo XX como la “sociedad de la opulencia” y es que esta necesidad de consumir rige nuestras vidas de manera consciente e inconsciente. Sin duda, los lujos de nuestros padres se han convertido en nuestras necesidades.

Pero la publicidad no es una cosa de hace pocos años sino que podemos encontrarla ya en los mismos orígenes de la civilización y del comercio. Desde que aparecieron productos para comercializar surgió la necesidad de darlos a conocer, siendo la forma más común de hacerlo la comunicación oral.

Dyehuty representado como babuino. Museo del Louvre (París). Haz clic en la imagen para ampliarla.

¿Y dónde encontramos los primeros anuncios? Deberemos retroceder al año 3.000 a. C. para localizarlos. En la civilización egipcia, el dios Dyehuty (Tot, en griego) era considerado el dios de la sabiduría y tenía autoridad sobre todos los demás dioses. Como inventor de las palabras confió su secreto a los escribas para que pudieran contar sus verdades en la escritura. Y como los dioses no mienten, la escritura se convirtió en divina.

Encontramos una publicidad propagandística (política y religiosa) en muchas de las inscripciones de los obeliscos e incluso en la Paleta de Narmer (actualmente en el Museo Egipcio de El Cairo). Aunque en el caso de la paleta, y según algunos autores,  el verdadero propósito es exponer el dominio del rey sobre el mundo en nombre de los dioses.

Paleta de Narmer (3050 a.C.). Haz clic en la imagen para ampliarla.

Muchos de vosotros habréis visto en muchos bajorrelieves a lo largo de la historia del Antiguo Egipto la imagen del faraón golpeando a sus enemigos con una maza. Es también una imagen simbólica propagandística del poder real. Pero el papiro se convirtió en un material mucho más manejable que la piedra para estos primeros  anuncios.

En la próspera ciudad de Tebas se encuentra el primer reclamo publicitario, el papiro del esclavo Shem. En él, un vendedor de tejidos llamado Hapu, ofrece una recompensa (una pieza entera de oro) para quien informe del paradero del esclavo Shem y lo devuelva a la tienda “donde se tejen las más bellas telas al gusto de cada uno”. De esta manera tan sutil hace constar lo bueno que es su género.

Actualmente podemos ver el papiro en el Museo Británico de Londres. Pero… ¿qué pasó con el esclavo Shem? ¿Acabaron encontrándole y fue devuelto a su amo? Pues no. Shem logró escapar de su destino. Nunca más se oyó hablar de él y según otros papiros Hapu amplió sus negocios con su efectivo reclamo.

Links fotos:

Felipe Gabaldón; Rama; Paleta Narmer-Wikipedia

 

 

 

24 comentarios en “El primer anuncio publicitario

  1. Como siempre, que razón tienes, yo no había caido en eso. La propaganda hace años que existe,me refiero antes de tener T.V. o radios, salian en los diarios anunciando jarabes de gran poder para esto y lo otro, y luego salieron los hombres anuncio, se colocaban unas tablas que estaban paretidas para introducir la cabeza y el anuncio se veia por delante y atras… creo recordar alguno…hace la tira de años. Pero actualmente nos invaden por todas partes y por supuesto inducen a la gente sentirse “desgraciada” si no comnpra tal coche, nevera u otros artículos. Hay personas que no saben franar sus impulsos y gastan lo que tienen y como pueden pagar con dinero NO en efectivo, se lanzan al artículo como si fuese el único de la tierra y lo triste es que a estas alturas ya no se puede frenar. Abrazos,

    • Hola Rosa,
      parece mentira que el consumismo en el que estamos inmersos en la actualidad sea tan monstruoso e ilógico en ocasiones. Un ejemplo que podemos ver en cualquier lugar del mundo: cuántas veces vemos a personas con móviles de última generación en las manos y que sin embargo no pueden disponer de otras necesidades básicas. ¡Increíble!
      Un abrazo

  2. Francisco, una vez más, nos sorprendes con un interesantísimo artículo. Como bien dices, la publicidad es algo muy antiguo y, claro está, comenzó a través de la comunicación oral. El ser humano siempre ha tratado de persuadir a través de la publicidad.
    Un abrazo.

    • Hola Héctor,
      como digo en el artículo no es una cosa del siglo XX. Lo triste es comprobar como esta “necesidad” compulsiva de consumir nos la imponen desde que tenemos uso de razón, ya desde niños.
      Abrazos

  3. Respecto el papiro del esclavo Shem, de qué época es? He intentado abrir el enlace y el documento parece medieval. Supongo que el papiro original estará en hierático ( o demótico si fuera relativamente más reciente), no? Excelente artículo, por cierto.

    • Hola Jordi,
      tengo que volver a contestarte la pregunta que me haces. Tras contactar con Teresa Salem, me confirmó que la foto de ese enlace corresponde a un pergamino con una carta de San Francisco de Asis. En el enlace que te dejé en el comentario anterior, a pesar de nombrarlo en numeroso sitios como el papiro de Shem, parece ser que no es así sino que corresponde a la colección de papiros de la universidad de Heilderberg, es egipcio, del siglo III a C y contiene un fragmento de la Iliada. Según ella es copto. Lo curioso es que en la página web del British Museum tampoco hay ninguna imagen del papiro de Shem. Sigo la búsqueda… si finalmente doy con él, te lo comunicaré. ¡Es intrigante!
      … y Teresa, mil gracias.
      P.D: Dejo el primer enlace al que te referías ya que actualicé el artículo tras tu pregunta para no incurrir en confusión.
      http://educacioncivica.carpetapedagogica.com/2013/03/el-primer-acto-de-publicidad.html

  4. Hola Francisco,
    no cabe duda que dar a conocer un mensaje es una necesidad humana, ya sea por medio de gestos, palabras, iconos o grabados como los que mencionas en este artículo con el que hoy nos asombras. La necesidad de comunicación surgió en un periodo muy temprano de la historia, y Egipto, como en otras muchas cosas, destacó en ese arte.
    Ahora bien, espero que Hapu no haya conseguido su propósito y el esclavo Shem haya podido disfrutar de su libertad…;)
    Muchas gracias y enhorabuena Francisco, cada día me gusta más tu blog.
    Un cordial saludo.

    • Hola Jesús,
      se piensa que a Shem no le volvieron a ver. Quizás consiguió su objetivo, quién sabe.
      Dejo esta viñeta del gran Forges. Como es habitual en él, en una imagen dice mucho…

      Saludos y gracias por tu gentil comentario 😉

  5. ¡ Crea demanda y te harás rico ! Ahí está la clave de quienes inventaron el consumismo. No importa cómo. Engañar es la clave. Embaucar a moros y cristianos es el fin último. La Publicidad, como parte de la Mercadotecnia, es una guerra. El enemigo es el consumidor final, quien siempre paga, hasta con IVA. Adoptar bienes es una manía enfermiza de consumo. Es un virus que invade al mundo, indetenible. Es que, desde siempre, los dioses del mercado no mienten. Los nuevos medios de comunicación son el aliado incondicional para comunicarse con esa demanda consumidora insatisfecha. Lo comercial y propagandístico es fundamental para formar opinión en la gente. “Y sin embargo se mueve”, dijo aquel que lo acusaron de hereje por la sabia propaganda utilizada por la iglesia de entonces. ¿ Cuántos, en la actualidad, no hay que sigan el mismo camino publicitario ? Poderosa arma utilizada para desinformar en todo. Gracias, FJ, por el anuncio publicitario. Un abrazo, productivo en afectos.

    • Hola marimbeta,
      la publicidad es una (falsa) invitación a adquirir, a tener, a comprar. El profundo impacto que tiene en la sociedad es difícil de cuantificar pero fácil de imaginar. Será en Francia, en 1845, cuando nace la primera Agencia de Publicidad, se llamaba “Societé Géneérale des Annonces”, y desde entonces miles de ellas prestan sus “servicios” a los anunciantes y a los medios de comunicación, con el único objetivo de vender, de aumentar el consumo y de enriquecerse.
      Abrazo sin intermediarios.

  6. Pingback: El primer anuncio publicitario

  7. Menos mal, el primer anuncio no era ni cola-loca, ni pipsi, ni na por el estilo. Respiro relajado, pero sin taza de café en la Sun Gate.
    Muy bueno ¿cómo siempre?

  8. It seems that there’s something the Pharaoh could learn from the Shem: how to make the business grows while still being discreet.

    That will sure keep any opposing characters in the dark. 🙂

  9. Interesante dato. Soy mercadóloga y honestamente desconocía esto. Definitivamente concuerdo con que la publicidad fomenta el consumismo, pero no todo es coca-cola y budweiser.
    Yo creo que en esta vida, todo se relaciona con ventas, o más bien intercambios, para quitarle la etiqueta de lucro. El artista no podría vivir sin vender su obra y para darla a conocer requiere que sea visible y atractiva, el profesionista ofrece sus servicios a cambio de un salario, y si su currículum, apariencia y experiencia no son atractivas, nadie lo contrata.
    Las relaciones interpersonales, las religiones, las escuelas… todos se rigen por las mismas leyes.
    Me ha encantado tu página.
    Un abrazo desde el Caribe

    • Hola Silvia,
      todos estamos interconectados. Lo que hace o dice una persona en un pueblo, en una ciudad, en un cualquier país influye en otra que se encuentra a miles de kilometros. Muestra de ello es que tú y yo estemos comunicándonos ahora mismo. 😉
      Me alegra que descubrieras este blog y espero que sigas encontrando artículos de tu interés.
      Otro abrazo desde la otra punta del mundo, España.

  10. Pingback: El primer anuncio en televisión, un Bulova “bueno, bonito y barato” | franciscojaviertostado.com

  11. Es cierto que la publicidad nos invade, si hubiera un control, un ápice de humanidad, de honestidad en él, yo también lo consideraría un arte. Después de tantos milenios en nuestra sociedad ¿Cómo no serlo?
    Interesantísimo artículo, como siempre.

  12. Pingback: Una publicidad de otro siglo | franciscojaviertostado.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s