Un lugar de la Historia… la sal, el oro blanco de Cardona

Interior de la Montaña de sal de Cardona. Haz clic en la imagen para ampliarla.

“Una gran montaña de sal pura que crece a medida que se va extrayendo” (Marco Porcio Catón)

Así describía el cónsul romano a un fenómeno geológico único en el mundo situado en la población de Cardona, en el centro de Cataluña (España). Hace millones de años esta región se encontraba bajo las aguas saladas del océano y cuando se retiró se formó un mar salado que fue secándose hasta originar el actual Valle Salino.

Existen vestigios de la extracción de sal gema a cielo abierto en esta montaña desde hace más de 6.000 años, existiendo documentos de su explotación en época romana. A través de los puertos del Mediterráneo distribuyeron la sal, convirtiéndose en un negocio muy lucrativo gracias a su elevada demanda. Era costumbre añadirla en las verduras (de ahí el origen del nombre ensalada) y al vino (defrutum). Su uso se generalizó pudiendo encontrarse en cualquier mercado romano alimentos ya salados o como también se conocían, al gusto romano. La función de conservante de la sal era bien conocida (los celtas ya la utilizaban con anterioridad) y así fue con los salazones de carne y pescados. Pero su uso no quedaba restringido a la alimentación sino que también usaban ingentes cantidades de sal para arrasar los campos, vengándose así de sus enemigos. Adquirió tanta importancia que se la comparaba con el “oro blanco”, pagando con sal en algunas ocasiones los servicios de los soldados (de ahí el origen de la palabra salario), incluso se puso el nombre de Via Salaria a la calzada romana de Roma que parte desde la Porta Salaria de la Muralla Serviana. Los romanos extraían la sal de las minas de Germania (cerradas tras la caída del Imperio) e incluso de Britania, en Nantwich, para aprovisionar a las legiones que allí se encontraban.

IMG_7020

Entrada a la montaña de sal de Cardona. Haz clic en la imagen para ampliarla.

Volvamos a nuestra montaña. Durante la Edad Media, Cardona se convirtió en el centro de producción más importante de la Península Ibérica, partiendo del puerto de Barcelona hacia toda Europa, en especial a Génova, en un momento que rivalizaba con Venecia por la hegemonía comercial. Esto originó la guerra de Chioggia (1376-1381) que acabó por otorgar a la ciudad de Venecia la supremacía en el mercado salino.

Ascensor (en primer término) de la mina. Castillo de Cardona al fondo. Haz clic en la imagen par ampliarla.

Tras la aparición de la pólvora en el siglo XVIII, se abandonó el tradicional sistema de explotación a cielo abierto, y a principios del siglo XX, el ingeniero Emili Viader, hace un descubrimiento en su interior que revolucionaría la comarca: las sales potásicas. Se abrió el Pozo del Duque entre 1902 y 1905, la primera mina de sal subterránea. Esto transformó el pueblo agrícola y textil de Cardona en un pueblo minero. En 1923, la Unión de Explosivos Río Tinto (actual Ercros) compra los terrenos de las salinas al duque de Medinaceli, abriendo dos años después numerosos pozos y galerías. En septiembre de 1990 se termina la explotación de potasa habiéndose extraído casi 40 millones de toneladas de mineral y alcanzando los 1.308 metros de profundidad, la más profunda del país.

montaña sal cardona

Los tres tipos de sal presentes en el interior de la mina. Haz clic en la imagen para apreciarlos mejor.

Permitidme acabar con una recomendación: consumir la sal yodada para evitar la aparición del bocio (hipotiroidismo) que es más frecuente de lo que se piensa, incluso en zonas que son consideradas erróneamente como de bajo riesgo.

Un video: 

Está en catalán pero se puede entender y las imágenes merecen la pena.

Un libro:

La sal en la Hispania romana, de Julio Mangas Manjarrés, María del Rosario Hernando Sobrino

Para saber más: 

Visita el parque cultural de la Montaña de sal en Cardona 

Links información:

Wikipedia; Wikipedia (II)

Links fotos:

Angela Llop; Angela Llop (II)

62 comentarios en “Un lugar de la Historia… la sal, el oro blanco de Cardona

    • Hola Salva,
      lo de la sal yodada es algo más importante de lo que se puede pensar a simple vista. Hay estudios que demuestran su déficit en la alimentación incluso en España. Esto se corrige con algo tan sencillo como adquirir en el supermercado la SAL YODADA. Su déficit en los niños es especialmente importante porque puede afectar a su desarrollo psicomotor e intelectual (según la OMS, la carencia de yodo es la principal causa de lesiones cerebrales en la infancia). Incluso en los último años aconsejamos administrar a las embarazadas un suplemento de yodo, de la misma forma que damos hierro y ac. fólico.
      Un abrazo yodado.

      • Una duda personal. Los pacientes oncológicos en los que no esta aconsejado el consumo de sal, es mejor o peor la sal yodada. O directamente es mejor evitarla.

      • Primero deberíamos saber de qué tipo de cáncer estemos hablando. Si es una neoplasia de tiroides (órgano que produce hormonas entre ellas la tiroxina que contiene yodo) sí que tendría acción en ella el consumo de sal yodada. Existen evidencias epidemiológicas como para poder afirmar que la dieta tiene un papel importante en el desarrollo y prevención del cáncer gástrico y colorrectal. Incluso podría decir que puede haber una asociación entre el cáncer de estómago y el consumo de carnes rojas saladas, alimentos ahumados o en salazón. Existe una relación directa entre el consumo diario de sal y la incidencia y mortalidad por cáncer de estómago aunque la sal afectaría más en la hipertensión arterial y consecuentemente en los accidentes cerebrovasculares y cardíacos que se pueden sufrir ya tengas o no un proceso neoplásico.

        … pero ya sabes que esta no es mi especialidad médica.

      • Es simple curiosidad. Leo mucho sobre el tema y los propios medicos a veces no parecen ponerse muy de acuerdo.
        El cáncer del que te hablo es un cáncer de mama. Mi mujer lleva todo a rajatabla en lo que respecta al consumo de azúcar, sal etc. De echo sal no consume, por eso te comentaba.
        Pero bueno, mejor hablemos de historia y rock.
        Un saludo

      • En principio ni el yodo ni la ingesta de sal estarían contraindicados en el antecedente de una neo de mama. Pero mejor que hablemos de otras cosas (esto no quita que si quieres cualquier otra consulta al respecto no dudes en hacérmela pero quizás por otra vía) Un abrazo

  1. Me ha gustado mucho el video, pues casi me da vergüenza de decir que viviendo cerca, no las he visitado. Interesantes las explicaciones. En cambio si he estado en las minas de de Wieliczka, Polonia, (una maravilla) y otras menos importantes en otros lugares del mundo. Aplico el refrán “En casa del herrero cuchara de palo”. De nuevo gracias, abrazos,

  2. Entrar a esa capilla de Cardona en busca de la sal del mundo es adentrarse en el Iceberg formado en miles de años. Caminar profundidades sudando sal, oliendo a sal, casco a la cabeza, desprendimientos. Mirar asombrado después de recuperado, impresionado por infinidad de estalactitas pendiendo chorreando agua con sabor de vida, espectáculo de sal. Vetas caprichosas onduladas punteadas sabiendo a sal. Percibir en su interior tres tipos de sal concentrada, blanca, amarilla y bermellón en rugosidades es observar tonalidades comunes, de tabla y potásicas. Adentro de la cueva, se ha silenciado el viento y extinguido la penumbra del atardecer no hay brisas vagando sólo cuerpos humedecidos de sal esparcida. La mar se seca dejando su sal, existiendo en Cardona y, para toda Catalunya. Gracias, FJ, por impregnarme de sal. Un abrazo, salado.

    • Hola marimbeta,
      además de gélida tienes la sensación entrar en la Capilla Sixtina (de hecho tiene una sala que la llaman así). Cuando te adentras en las entrañas de la montaña te vienen a la cabeza épocas pasadas (lejanas pero también más cercanas). En tiempos remotos debió ser durísimo trabajar allí al saber que podía ser la última vez que entrabas con vida, por culpa de un desprendimiento o un traumatismo fortuito, iluminados con las tenues luces de unas antorchas. Sí, entrar en la montaña es hacer un viaje al pasado, un tunel del tiempo que te transporta 2.000 años atrás.
      Un abrazo salado y enriquecido con un poco de yodo.

  3. Al que es así majete, simpático, se le dice “Salado”, al que no, “Soso”, lo bueno es “la sal de la vida”, mil ejemplos de la importancia de la sal, a la que soy gran aficionado si está acompañada de gambitas 🙂

    Abrazos mozo.

    • Hola Dess,
      a todo hay que acostumbrarse aunque coincido contigo en lo de las gambitas o en una ensalada “nada salada”, o en un huevo frito soso… Y más si se acompaña de una buena cervecita, ¿no crees?
      Abrazos

    • Hola Alejandra,
      de todas formas a veces es difícil encontrarla en los supermercados o en las tiendas de alimentación. Parece mentira que se puedan encontrar patatas fritas, ganchitos, helados de todos los sabores, mil marcas de leche con soja, sin soja, con vitaminas, sin vitaminas… pero algo tan sencillo como tener sal yodada no esté tan fácilmente disponible. En ello deberían tomar parte las políticas sanitarias.
      Un abrazote.

  4. Magnífico, Francisco Javier. Sal de Cardona es, para mí, una frase muy, muy, conocida. Creo que aún tendré familia por allí. Cuanta belleza y cuanta riqueza existe alrededor de la Sal. Las historias … miles de ellas, buenas y malas, son para recordar siempre.
    Un abrazo-e.

  5. Pingback: La sal, el oro blanco de Cardona

  6. Esta historia sobre “el oro blanco de Cardona” me ha traído a la memoria la que fue la mayor fábrica de salazones en su tiempo, situada en la ciudad romana de Baelo Claudia (hoy se conoce el lugar como Bolonia, donde existe una de las playas más bonitas de Andalucía, por cierto). Allí se salaba el atún (todavía se consume así por aquí con el nombre de “mojama”) y se elaboraba el “garum”, un exquisito y caro manjar para los romanos (a pesar de su composición). Por si alguien tiene interés en saber algo más al respecto me permito dejar el siguiente enlace:

    http://www.historiacocina.com/paises/articulos/baelo/

    Gracias, y un salado abrazo.

  7. Pingback: Un lugar de la Historia… la sal, el oro blanco de Cardona | yofumoenpipa

    • Hola Isabel,
      ¡bienvenida a este blog! Espero que encuentres artículos sobre la Historia (teniendo a la medicina muchas veces presente) que te interesen. Verás que en la sección de comentarios tenemos muchos amigos que saben y tienen muchas ganas de compartirla. A partir de ahora este blog es también un poquito tuyo.
      Un saludo y gracias por comentar. 😉

  8. Bon any, por lo menos así se dice por la parte de Marina Alta (Alacant), la escritura es otro decir.
    Ya que estás tan “salado” (jeje) podrías aclararme o “nos” la diferencia entre estas minas y su producto y la sal marina. Pero sin profundizar mucho en palabros químicos que me ponen los pelos como escarpias. Para mi la sal, o su producción, es sinónimo de salinas marítimas.
    Mi infancia y las salinas gaditanas es lo mismo.

    • Hola Eulalio,
      que conste que no sé más de sales que lo que pueda saber otro. Recuerdo cuando hice la visita guiada hace ya unos meses, que en esta mina en concreto extraen tres tipos de sales (las de la foto) Cloruro de sodio(Halita), Cloruro de potasio (silvina) y Cloruro de potasio y magnesio (Carnalita). La sal marina es la que se obtiene de la evaporación del agua del mar y posee un 86% de cloruro de sodio (similar a la Halita) pero con un 15% de otros elementos como manganeso, yodo, potasio, calcio… Es decir, la composición es diferente que la que se obtiene en esta mina en concreto, siendo más apreciadas en alimentación las sales marinas por su sabor más agradable.
      He hecho un poco de búsqueda y encontré que en el litoral mediterráneo española destacan tres salinas marinas: En Cataluña están las salinas de la Trinidad (se obtiene la flor de sal que se ve que es una variedad “gourmet” de la sal marina), las de Alicante son las salinas de Bras del Port y en Murcia las salinas de San Pedro del Pinatar.
      Bueno, ya sabemos todos un poquito más sobre las sales. ¡Ja, ja, ja!
      Bon Any, amic.

  9. Impresionante artículo.

    EXCELENTE.

    ¡Que completo!

    Un viaje en el tiempo con la historia y la geología, como se fue formando esta prodigiosa y majestuosa montaña salina.

    Una belleza indescriptible, se manifiesta en el interior de esta montaña de sal.

    El color, textura y la geometria adoptada por la sal, con el paso del tiempo, es maravillosa de observar en el video.

    Me apasiona el tema de la sal de sobremanera por su vinculo con el mar, con el agua.

    Tengo una duda, en una de las fotografias se ve tres tipos de sal, los tres son CLORUROS DE SODIO, POTASIO Y MAGNESIO.

    No entiendo el catalan, tal vez la explicacion esta en el video.

    ¿No hay BICARBONATOS DE SODIO, POTASIO Y MAGNESIO?

    ¿LAS TRES SALES PREDOMINANTES SON CLORUROS?

    ¡Cuanto he aprendido!

    ¡Gracias Antonio por compartir este articulo.

    Te felicito por el blog.

    Gran contenido desarrollado en cada post.

    Hacia tiempo que lo habia visitado y no habia podido publicar ningun comentario.

    Un saludo fraternal y cordial.

    Pat

    • Hola Pat,
      pues me alegra que publicaras el comentario y te invito a que lo hagas siempre que lo consideres. Como ya mencionaba anteriormente, visitar la población de Cardona es adentrarse en la Historia y es un viaje que merece la pena. Esta mina es la guinda del pastel. El bicarbonato de sodio se puede encontrar como mineral en la naturaleza o se puede producir artificialmente pero tengo entendido que no se encuentra en esta mina, al menos cuando hice la visita no lo mencionaron y tampoco encontré en la búsqueda que hice para preparar el artículo.
      Un gran saludo.

      • Muchas Gracias por responder a mi pregunta, Antonio.

        Mira mas estaba interesada en el bicarbonato de magnesio y en el bicarbonato de potasio.

        El bicarbonato de sodio, es el bicarbonato que mas abunda en el mercado y todavia no ha sido silenciado completamente por el sistema. Pero los otros dos bicarbonatos si.

        Por eso te lo pregunto, porque eres medico y tienes mucho mas conocimiento cientifico que yo.

        Nuestra estructura molecular esta hecha a base de carbono.

        Con sentido comun, observo que siempre nos dan los cloruros en vez de los carbonatos.

        No sabes como luché con la medicina veterinaria, para dar un suero electrolitico con sales minerales rehidratantes para una de mis gatitas. No hubo manera de conseguir que no fueran cloruros, en vez de carbonatos.

        De hecho, cuando te dan suero en un hospital, para hidratarte, la solucion fisiologica que te dan esta a base de cloruro de sodio, en vez de bicarbonato de sodio.

        Trabajo en un grupo de investigacion del PH, haciendo traducciones a donorem, y he aprendido la importancia del equilibrio del ph en nuestra salud y lo indispensable y esencial que es la mineralizacion en nuestro organismo para su buen funcionamiento en todos los sentidos.

        Bueno, te aliento, a que sigais publicando estas entradas tan enriquecedoras.

        He recomendado tu sitio a mis conocidos en Argentina y lo seguire haciendo con otros de otras latitudes del mundo.

        ¡Gracias!

        Pat

      • Como habrás podido comprobar contesto con gusto todos los comentarios. Es una sección importantísima del blog y muchos de los que lo siguen lo saben. Como he dicho en anteriores ocasiones, se dejan comentarios magníficos que complementan el artículo a la perfección. Solo una cosita (y no te molestes que te lo diga), no me llamo Antonio sino Francisco. 😉 ¡Bienvenida!

  10. Perdon, Francisco, estoy vistando demasiados blogs en estos ultimos tiempos.

    Too many for me…sorry…

    No recorde tu nombre, pero tu blog, lo tengo en mi memoria desde hace bastante.

    Memorable para mi el contenido que difundes y como lo entregas.

    Tienes un blog excelente en todos los sentidos, Francisco.

    Muchas Gracias por la cálida bienvenida.

    Pat

  11. Es curioso. Mientras más escucho de Barcelona y sus alrededores, más ganas me dan de visitarla. Conozco sil el sur de tu país y Andalucía aún me hace suspirar después de más de una década sin visitarla. Esta mina será una parada obligada en mi siguiente viaje.
    Muchas gracias por compartir datos tan interesantes.
    Un abrazo desde el Caribe y muy Feliz 2015 Francisco.

    • Quedas invitada a venir cuando quieras, creo que no te defraudará. Tengo en borrador una serie de artículos sobre lugares curiosos históricos de la ciudad de Barcelona que espero te gusten y te acaben de animar a venir. Creo que en las próximas semanas los iré colgando…
      Abrazos desde una ciudad que te espera con los brazos abiertos.

      • Pues aún no tengo destino de vacaciones, ni fechas, pero ya son muchas señales, y me gusta escuchar al instinto cuando habla 😉
        Espero que 2015 sea el año de Barcelona y sí, agradeceré toda la ayuda e información posible, que animada ya estoy.

  12. Impresionante Francisco! Sabía de la existencia de una importante mina de sal en Cataluña, pero no conocía los detalles. Tengo que decir que, siendo hipertenso, tengo una relación de amor odio con la sal, y es que me gusta mucho, pero debo moderarme en su consumo.
    Imagino que las minas en Germania a las que haces referencia son las de Salzburgo, cuyo nombre quiere decir precisamente “Ciudad de la Sal”, y cuyas minas siguen siendo explotadas. Pero por lo que nos cuentas en este tan interesante artículo, las de Cardona son más grandes. No veas las ganas que tengo de visitarlas, pues desde hace mucho tengo una gran curiosidad por este tipo de yacimientos.
    Muchas gracias por esta excelente entrada. Enhorabuena y un cordial saludo.

    • Hola Jesús,
      comparto contigo esa relación amor-odio salina, en fin. Cuenta conmigo para hacer esta visita si finalmente te animas a venir por mis tierras, aunque debo advertirte que después de ella comeremos en un buen restaurante y quizás le pongan un poquito de sal (o mucha).
      Abrazos

    • Hola Yuliana,
      en realidad no se sabe con certeza cuando se empezó a emplear la sal como ingrediente para las comidas o como conservante de las mismas. El origen se remonta a tiempos lejanos y en todas las culturas (por muy lejanas que estuvieran entre sí) se consideró la sal como algo muy preciado. En Europa Central existen yacimientos en los que confirman que en la Edad del Hierro ya se usó la sal (cultura de Hallstatt). En el antiguo Egipto se empezó a curar la carne en sal y se elaboraron las primeras salazones. Es en las cercanías del delta del Nilo que se encuentran salinas y en Europa, las extracciones de las minas de Hallein (cerca de Salzburgo, que significa ciudad de la sal), es de donde constan las primeras aportaciones europeas al comercio de la sal.
      Un saludo y gracias por seguir el blog y animarte a comentar.

  13. Hola Javier tengo internet para ver tus articulos e instruirme con tus conocimientos eres magnifico gracias por estar y darnos tus conocimientos con amor

  14. Pingback: Lapis specularis, el cristal del Imperio | franciscojaviertostado.com

  15. Pingback: El origen valenciano de los “castellers” | franciscojaviertostado.com

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s