El nódulo de la hermana María José

clínica mayo

La Clínica Mayo (Joseph Hospital) es considerada como uno de los mejores hospitales del mundo. Fundado en 1889 por William W. Mayo y sus hijos, Charles Horace y William James, en sus primeros días contaba con trece pacientes y cinco enfermeras. Hoy no hablaré de los prestigiosos cirujanos sino que lo haré de una de esas pioneras enfermeras, la hermana María José.

hermana-maria-jose

Hermana María José

Se llamaba Julia Dempsey pero se la conocía como hermana María José desde que con 22 años se ordenó en la Congregación de Nuestra Señora de Lourdes, en Estados Unidos.

En 1883 un tornado asoló la ciudad de Rochester aportando la orden el dinero suficiente, 2.000 dólares de la época, para fundar un hospital, encargándole dicha tarea al ya prestigioso cirujano William Worral Mayo. Se inauguraría seis años después, contando entonces con la hermana María José, quien daría mucho que hablar en el futuro de la clínica por ser una mujer inteligente, organizada y con gran capacidad para el trabajo pero también por descubrir algo que quedaría en los anales de la medicina.

A las pocas semanas de llegar fue nombrada jefe de enfermeras (claro, eran solo cinco así que no lo tenía tan difícil) pero su labor sería  recompensada tres años después con el cargo de superintendente del hospital. No solo se dedicaba a sus funciones de gestión y de enfermería sino que ayudaba al profesor en las operaciones siendo la encargada de hacer la primera incisión y de cerrar la herida tras la intervención. Su confianza en ella era total, aunque otro motivo podría ser el que sus pequeñas manos podían introducirse en las incisiones donde el Dr. Mayo no podía.

La actividad era frénetica y durante el primer año se realizaron 300 intervenciones que pasaron a duplicarse en 1906. Incorporaron las novedades de la época tanto en anestesia como antisepsia así como nuevos métodos para evitar las hermorragias. Este último hecho les permitió realizar intervenciones intraabdominales que hasta entonces nunca se habían realizado y en poco tiempo se convirtieron en centro de referencia.

mayo

William Worrell Mayo y sus hijos: Charles Mayo (derecha) y William James Mayo (izquierda).

Observadora como era, un día, mientras preparaba a los pacientes antes de operarles se fijó en que algunos presentaban un pequeñito nódulo alrededor del ombligo, concretamente los que presentaban un cáncer intraabdominal avanzado cuya esperanza de vida no superaría los 6 meses. Mayo publicó un artículo posteriormente que lo describía como “ombligo en botón de pantalón” pero sin mencionar a la hermana. Quizás por pensar que sus colegas médicos no repararían en un artículo donde era una mujer la que describía ese signo (recordemos que en esa época la sociedad era muy machista) o quién sabe sino por envidia, no será hasta que Hamilton Bailey la nombraría en la undécima edición de su libro Physical Signs in Clinical Surgery, muchos años después.

En la actualidad pocos son los médicos que han visto ese nódulo en alguno de sus pacientes, incluso entre los oncólogos es algo difícil de ver, y el motivo no es otro que el diagnóstico más precoz del cáncer intraabdominal que evita que esté tan avanzado como para  que aparezca una metástasis en el área periumbilical. Entre los cánceres que pueden originarlo encontramos que en un 52% son de origen digestivo y en un 28% de causa ginecológica siendo otras localizaciones menos frecuentes. En la mayoría de las ocasiones se desconocía que el paciente estuviera afecto de un cáncer antes de que apareciera este signo y solo en el 40% de los casos son expresión de una recidiva de un cáncer previamente conocido.

nódulo hermana maría josé

Mujer de 62 años que se presentó a la consulta con este nódulo umbilical ulcerado y sangrado vaginal. La biopsia del nódulo reveló que era una metástasis de un cáncer endometrial.

Cuando vemos un nódulo en esa zona hay que hacer un diagnóstico diferencial con las pequeñas hernias umbilicales (tranquilos, si os notáis algo al tocaros el ombligo lo más probable es que se trate solo de eso) pero también con un cáncer originado en el área umbilical (aunque esto último es también muy poco frecuente).

Los méritos de la hermana María José no se acaban aquí pues también estableció la formación reglada para las enfermeras que tenía a su cargo, abriéndose en 1906 la Escuela de Enfermeras del Hospital Saint Mary.

Murió con 82 años, el 29 de marzo de 1939, y su modestia le llevó a rechazar los honores que se le ofrecían, pudiendo visitarse su tumba en el cementerio de la ciudad. Aún se reconoce ese nódulo como de la hermana María José pero en la actualidad también se da el nombre de esa pionera enfermera a la Clínica Mayo, una de la mejores del mundo: el Joseph Hospital.

Para saber más:

Clínica Mayo.org

Historia de la medicina.org

Links fotos:

Medicina interna; Epónimos- infomed;  Wellcome Library, LondonNephron

Link información

Epónimos

40 comentarios en “El nódulo de la hermana María José

  1. Pingback: El nódulo de la hermana María José | yofumoenpipa

  2. Muchas veces a las enfermeras no se les da importancia,pero creo que son los ojos del facultativo, y cuando este se compenetra con sus subordinados nace el éxito.
    Tengo la suerte o desgracia de vivir con una enfermera y se de sus momentos de gloria,desesperación pero de agradecimientos de pacientes y médicos.

    Saludos.

    • Hola Francisco,
      ¡cuánta razón llevas en lo que dices! Su labor es fundamental y requiere de mucho esfuerzo y sacrificio en ocasiones poco valorado. Su relación con el paciente es incluso mayor que la que pueda tener el médico y su implicación hace que en muchas ocasiones lleven esa preocupación a casa. Entiendo que digas que tienes suerte o “desgracia” de vivir con una enfermera. 😉
      Saludos

  3. Pingback: El nódulo de la hermana María José.

  4. Por supuesto que sabía de la Clinica Mayo, especialemente por la gran cantidad de artistas que alli van. Pero como siempre, personajes tan importantes como esa monja que tanto ayudó a la mejora de la medicina y que sin desearlo le ha dado tanta fama a la clínica, ella ha pasado casi en último término. Buena aportación la tuya para darnos a conocerla. Abrazos…

    • Hola Rosa,
      en la actualidad tiene una sede central y dependencias destinadas a la investigación situadas en distintas ciudades de los EE. UU. además de hospitales y clínicas en Arizona y Florida que trabajan de manera asociada con otras más pequeñas en Iowa, Wisconsin y Minnesota. En total, la Clínica Mayo tiene más de 3.700 médicos y científicos que trabajan con un apoyo de 50.000 personas. Cifras que impresionan si tenemos en cuenta que estamos hablando de un centro sanitario.
      Otro abrazo para ti.

    • Hola Isabel,
      que conste que lo que presento hoy es algo excepcional en la medicina y, como digo en el artículo, ni tan siquiera muchos especialistas en oncología lo han visto. Pero bueno, la historia merecía la pena contarla, ¿no crees?
      Abrazos

    • Hola Luis,
      me alegra haberos acercado esta conocida clínica por algo que no sea el tratamiento de gente “famosilla”. Y que conste que existen en el mundo otros hospitales y clínicas igual de punteras que la Clinica Mayo. 😉
      Saludos

  5. Muy interesante como siempre. Todo un descubrimiento. Sabías que hoy no habría canción jejejeje.
    No hay cosa que me de más grima que tocarme o que me toquen el ombligo, no lo soporto. Con solo pensarlo se me encoge la tripa.
    Saludos.

  6. Más de alguno, puede confundir los misteriosos nódulos del pasado observados por la Hermana María José en la renombrada Clínica Mayo, con el Onfalocele o hernia umbilical. No hagas mucha fuerza cuando asistas al retrete, decía mi madre cuando era un niño. ¿ Por qué, madre ? Se te puede saltar el ombligo, hijo. No sé si será por la manera cómo se ata el cordón umbilical a la hora de separar al recién nacido, causa principal de nódulos en esa zona del cuerpo humano. Claro, la evolución del comportamiento de ese botón es cosa de tiempo. El color rojo es determinante para saber, tal como María José observó, si se trata de metástasis. Vivir con cáncer corporal en nuestros días es cosa común, ya no causa sensacionalismos, son meros prototipos de la forma cómo nos alimentamos y las condiciones de vida de cada sociedad. Muchos, ignorantes de ese fenómeno corporal, se asustan o los asustan, como mi madre me asustaba a mis cuatro años amenazándome con quemarme el ombligo para que se me escondiera. En América y África, son más comunes estos ombligos saltados, de colores diferentes según color de piel. Lo importante es saber que se pueden sanar con los avances médicos y discutidos por ellos en congresos e investigaciones. Interesa que los pacientes con esta sintomatología puedan llevar una vida tranquila. Gracias, FJ, por mostrar botones peri umbilicales de fácil tratamiento. Un abrazo atado, de vida, con raíces humanas.

      • Gracias, FJ, por este ilustración de la Patología Umbilical frecuente en neonatos, Hospital de León. Quedé fascinado. Pude leer que todo se ocasiona por varias causas, una está relacionada con el cuidado del cordón umbilical, otras, por malformaciones abdominales congénitas en el añillo umbilical primitivo, producidas al crecer la cavidad amniótica a expensas de la cavidad coriónica y el amnios que envuelven el pedículo de fijación y el saco vitelino; esto provoca una falla en la formación del cordón umbilical uterino primitivo. Por eso, esa unión feto-placentaria no debe sufrir alteraciones para el futuro cumplimiento de funciones nutritivas, respiratorias, excretoras, hormonales, y muchas más del feto y posterior ser humano dado a luz. Interesante saber también que del cordón umbilical se extraen células madre para su estudio. Lo más importante es revisar constantemente y de manera adecuada los protocolos del cuidado del cordón umbilical. Un abrazo retribuido, por quitar esa ceguera de mis ojos, informado técnicamente.

      • Una acción tan simple como donar la sangre de cordón umbilical por parte de la madre que acaba de parir puede salvar vidas. Aunque todavía no se puede hacer la recogida de dicha sangre de cordón en todos los hospitales, tras la expulsión del recién nacido y antes de que se desprenda la placenta, se recoge para poder ser procesada y extraer “células madre” que pueden ser beneficiosas si se trasplantan a otros pacientes cuya médula ósea esté enferma.

  7. Hola Francisco Javier,
    Me ha encantado esta entrada, porque me aporta un conocimiento totalmente nuevo y ayuda a saciar mi curiosidad respecto a temas tan neofitos para mí como la medicina, más en concreto la cirugía de la zona intraabdominal. También sé que como ginecólogo te ha venido como anillo al dedo hablarnos del nódulo de la hermana Maria José, nunca mejor ligada la praxis con la teoría en este caso, por eso agradezco enormemente tu aportación.
    Por otra parte, la hermana protagonista del artículo es un digno ejemplo de abnegación, entrega y trabajo. Es curioso, pero muchas veces las personas más valiosas en muchos sentidos, son las que representan mejor las vocaciones sencillas y desinteresadas, rechazando el afán de protagonismo y la notoriedad. Sin embargo que el nódulo y la clínica Mayo lleven el nombre de ella, creo que es de justicia.
    Un abrazo

    • Hola Marisa,
      … de justicia, seguro. Espero que todas las personas que lean este post puedan pensar a partir de ahora que la Clínica Mayo es el centro de referencia que es en la actualidad gracias a estos pioneros (y ya no me refiero solo a la hermana Maria José) que con su tenacidad y buen quehacer revolucionaron la cirugía y sentaron las bases para que la medicina siguiera avanzando.
      Abrazos

    • Hola Alejandra,
      …y cuántas enfermeras, doctoras y profesionales deben estar trabajando hoy en día en dicho centro sin conocer la historia de la hermana Maria José. Seguro que más de las que nos imaginamos. Es justo que se hable de ella.
      Saludos también para ti.

  8. Pingback: Bitacoras.com

    • Hola Enrique,
      en este post podemos ver unas cuantas “grandes” vidas. La familia Mayo y la hermana Maria José son muestra de tenacidad, esfuerzo y gran capacidad de trabajo, un trabajo al que dedicaron toda su vida.
      Abrazos

  9. Nunca te acostarás sin saber una cosa más. No tenía ni idea, ni de la clínica tan famosa, ni de la enfermera tan eficiente. La labor de la gente sencilla, observadora y tenaz es importantísima, aportan los avances y abren caminos.
    Gente guay.

  10. Hola Francisco,
    gran historia sobre uno de esos personajes olvidados que merecen todos los homenajes. Que gran mujer! y que gran enfermera! no se conformó con hacer su trabajo, sino que fue más allá incluso descubriendo el nódulo cancerígeno, lástima que en su tiempo no le hayan dado el crédito que merecía. Pero estoy seguro que a ella eso de los premios le daba igual, seguro su única recompensa era ver curados a sus pacientes.
    Por cierto, una vez estuve en la Clínica Mayo, acompañando a un amigo (Barcelonés) que tenía ingresada a su esposa para un trasplante de médula. Ella no superó el tratamiento, pero él siempre quedó agradecido por el gran trabajo del personal del hospital.
    Muchas gracias por tan interesante artículo. Un cordial saludo.

    • Hola Jesús,
      gracias por tu testimonio de primerísima mano. Estoy seguro de que la hermana María José no estaría mucho por los reconocimientos, su mejor recompensa sería la de sanar a esos enfermos. Una labor encomiable.
      Saludos

  11. Sí, la Mayo tiene fama de ser la mejor, pero podría ser que la fama se debe como en los restaurantes a … un cocinero que hace mucho que ya no está. Aquella clínica se entiende muy bien con los periodistas y hasta con los blogueros, Al parecer ahora han creado como un consejo que confiere a los blogueros que lo deseen un certificado de “board examined”. — Genial.

    El “board” es un tablero, una mesa, un organismo adminitrativo

    • Hola Anagasto,
      puede que tengas razón aunque en parte, según mi opinión. Un centro hospitalario para ser de referencia mundial hoy en día (ya no me refiero solo al centro Mayo) tiene que ser pionero en los últimos avances y ser el que abandere el progreso mundial de la Medicina. De todas formas matizaría una cosa y es que no hablaría tanto de ser el mejor hospital o no, sino que hablaría por especialidades o técnicas en concreto. Hay hospitales que son y tienen a los mejores especialistas en el tratamiento del cáncer, otros que lo son en transplantes, otros en cirugía cardíaca… La medicina ha avanzado tanto que ya no podría hablarse (como tiempos atrás) de un hospital como mejor sino que sería más justo decir que un determinado centro es el puntero en algo en concreto.
      No sabía eso de los blogueros… ¡Ja, ja, ja! bueno, las nuevas tecnologías de comunicación son el futuro, ¿no crees?
      Saludos

      • Ooops … se ha escapado lo que había escrito, y es que soy de lectura muy lenta. Desconozco los dos autores que mencionas. Esoy siempre leyendo los mismos libros.

      • No sé si te conté que fui traductora del Medical Information Dept en la farmacéutica de Basilea, pero después apareció el ordenador, y me parece que destruye la medicina como ciencia. Si existen mil proteinas distintas o cien tipos de asma — ¿cómo va a distinguirse dentro de unos años el médico del charlatán?

  12. Pienso que ahora en medicina hay un caos debido al ordenador. En otras sciencias puede que pase o mismo, pero no con las mismas consecuencias. Si antes un médico conocía, digamos, tres tipos de pulmonía y ocho tratamientos, ahora sabe que hay ¿cuántos? tipos de pulmonía y mil y pico tratamientos con las farmaceuticas luchando por un mercado que en la prensa corriente, no especializada, viene definido en términos $$$. ….

    ¿Sabes? Ahora los médicos hablan en coro como los gorriones y casi con igual decoro. Quieres saber por ejemplo si el spiriva vale o no vale en casos de asma. Las respuetas dependen de ataduras industriales. — Además, si hay mil y pico tratamientos con datos que cambian todos los dias, ¿cómo puede haber verdad o error?

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s