Lo sentimos mucho pero hay que hacer una cesárea

800px-Cesarea

Hoy os presentaré uno de los episodios más dramáticos de la historia de la medicina, la operación cesárea en la gestante viva. Es un procedimiento cuyas raíces se pierden en el tiempo y en el que la mitología y la leyenda siempre la han acompañado.  En la actualidad es una intervención segura y se realiza casi hasta en el 20% de los partos (las cifras varían dependiendo los países y las zonas) y su práctica ha ayudado a disminuir la morbimortalidad perinatal en todo el mundo.

Según una leyenda, Cayo Julio César (100-44 a. C.) nació por esta vía y de ahí se originaría el nombre. Esta errónea afirmación se la debemos a Plinio el Viejo (23-79 d. C.) cuando hace referencia de este hecho en su Historia Natural. Hoy pocos dudan que no se refiere al nacimiento del general romano ya que su madre aún vivía cuando el conquistador estaba inmerso en su campaña de las Galias y lo más probable es que hubiera muerto durante la operación. Esta asociación se la debemos sobre todo al médico francés Francois Rousset, que a finales del siglo XVI afirma que la palabra César se relaciona etimológicamente con la intervención.

Hay otras explicaciones -menos convincentes todavía- que intentan explicar el nombre de César . Unas dicen que uno de los miembros de la dinastía mató a un elefante (César en lengua púnica significa elefante), otras que deriva de la palabra caesius, que significa azul grisáceo, y uno de los Césares tenía este color en los ojos, incluso se especuló que,  caesaries en sánscrito significa largos cabellos, y en aquellos tiempos llevar mucho pelo era signo de regia dignidad.

Dejando a César a un lado, ya se conocía la cesárea en el año 715 a. C. y en el libro más antiguo de la cultura hindú (Rig-Veda) se relata que el dios Indra quiso “salir oblicuamente por el lado”. En la mitología griega encontramos otros dioses nacidos por esta vía, como Asklepios (dios de la medicina) o Dionisos (dios del vino).

Pero claro, no era lo mismo hacer una cesárea en la mujer muerta que en una viva…

Digesto

Digesto

Respecto a la mujer ya muerta encontramos una primera regulación de su práctica en la colección de leyes romanas (Digesto) del emperador Justiniano (siglo VI) cuando dice:

“La Lex Regia prohíbe enterrar a una mujer que ha muerto durante el embarazo, antes de extraerle el fruto por escisión del abdomen. Quien obra en contra de esto, destruye la esperanza de un ser viviente”.

Podemos apreciar la influencia del Cristianismo en estas palabras y así fue durante los siglos posteriores. La Iglesia promulgó durante la Edad Media la Lex Regia por la que no se enterraría ninguna mujer que falleciera durante el trabajo de parto sin intentar extraer por “parto por corte” abdominal al feto para reanimarlo y bautizarlo.

Respecto a la cesárea en la mujer viva, la primera cesárea que se practicó con éxito la realizó en el año 1500 el castrador de cerdos Jacob Nufer a su propia mujer. Este hecho se recoge un siglo después (por tanto su veracidad puede quedar en entredicho) afirmando que tanto la madre como el niño sobrevivieron.

Sea cierto o no, lo que es incuestionable es el hecho de que nadie quería hacer esta intervención ya que implicaba la muerte de la madre. Será François Rousset el que publique en 1581 el primer libro sobre la cesárea en mujer viva. En él precisa las situaciones que aconsejaban su práctica y cómo debía hacerse. Su manual se difundió por toda Europa y se comenzaron a practicar cada vez con más frecuencia aunque la mortalidad por hemorragias e infecciones era elevadísima.

Durante el siglo XVIII comienzan a desaparecer prejuicios y se efectúan experimentos en perros y ovejas preñadas (Joseph Cavallini) y autopsias en mujeres a las que se habían realizado cesáreas (Lebas de Moulleron) descubriendo que los úteros no cicatrizaban espontáneamente tras abrirlos y por tanto el origen de las hemorragias internas era precisamente que no se suturaban. Puede parecernos extraño pensar que no se hubieran dado cuenta antes de ello, pero entonces se creía que el músculo uterino era capaz de controlar la hemorragia y cerrarse por sí solo sin necesidad de sutura.

El 27 de abril de 1876 una joven de veinticinco años llamada Giulia Cavallini (no tiene nada que ver con Joseph) fue asistida por el brillante ginecólogo de Milán Edoardo Porro (1842-1902). A consecuencia del raquitismo que padecía desde niña presentaba una importante deformidad en la pelvis que le impediría parir vía vaginal. Cuando se puso de parto, el profesor Porro decidió hacerle una cesárea, la anestesió con cloroformo y sobre una mesa de madera procedió a abrirle el útero. Tras sacar al niño procedió a extraer el útero a través de la pared, y con un lazo de alambre que ya tenía preparado, lo colocó en su parte inferior (cerca del cuello uterino) y extirpó el útero (histerectomía), suturando el muñón residual en la pared. La mujer sobrevivió y desde entonces se comenzó a utilizar esta técnica a la vez que se iba perfeccionando.

En 1882 el ginecólogo alemán Max Sänger practicó la primera cesárea seguida del cierre del útero suturando la herida con hilo de plata y seda, de esta forma se podía conservar el útero. A finales del siglo cesárea incisiónXIX, con más de 50 casos publicados de cesárea-histerectomía, se consiguió reducir la mortalidad de la madre a un 58% y la del feto a un 86%.

Más tarde, en 1911, John Munro Kerr propone la incisión transversa baja del segmento del útero, disminuyendo las hemorragias y facilitando la operación, que junto a los avances  en anestesia, asepsia y la aparición de los antibióticos en el siglo XX, contribuyeron a mejorar y aumentar la supervivencia.

Y para terminar quisiera dejar en el aire esta pregunta… ¿no se está abusando en la actualidad de este tipo de parto? Según mi opinión, sí. Aquí os dejo este enlace a otro artículo del blog que trata este aspecto. Espero os guste y el debate está abierto.

Para saber más:

No dejes de leer este artículo: Tasa de cesáreas en el mundo

Cómo Brasil se convirtió en el país con más cesáreas en el mundo

Links fotos:

AstaffolaniAzoreg

Link información:

bvs.sld.cu

98 comentarios en “Lo sentimos mucho pero hay que hacer una cesárea

  1. De nuevo un estupendo artículo, Francisco Javier, enhorabuena.
    Desde luego, a mi mujer no le dejaron mucha opción, en cuanto el doctor intuyó una leve complicación, zasca, la rajaron… Y tampoco es que ella se negase: le tenía casi más miedo a las posteriores molestias y secuelas de una episiotomía que a la cesárea; así que en cuanto el doctor se lo propuso, aceptó la intervención.
    Por cierto, ¡qué valientes son las mujeres en el parto!, a mi me hacen la mitad de las cosas que le hicieron a ella y estoy todavía chillando…

    • Hola Alex,
      el momento del parto es único. Los padres lo recuerdan toda su vida y en ocasiones esos nervios pueden traicionar a más de uno. En una ocasión, en uno de mis primeros partos (hace ya unos cuantos años), el marido de una parturienta que era un militar de casi dos metros de altura, cuadrado como un armario y perteneciente al cuerpo de operaciones especiales (impresionaba verlo, de veras), tras dejarle entrar en el paritorio y al ver a su mujer tumbada, empezó a ponerse blanco y en tres segundos se desplomó. El golpe que se dió asustó hasta a su mujer que entre pujo y pujo se preocupó más de su marido que de empujar. El problema fue levantarlo después entre todos… 😉
      En cuanto a la cesárea no hay que banalizarla pues no deja de ser una intervención quirúrgica con las complicaciones que eso puede suponer. Está claro que en la actualidad disponemos de medios y personal cualificado para realizarla pero eso no quita que puedan surgir complicaciones (esperables y no esperables) en cualquier momento. Eso sin contar que el postoperatorio será más largo y molesto que en un parto vaginal.
      Un saludo y gracias por contar tu experiencia

  2. Pingback: Lo sentimos mucho pero hay que hacer una cesárea

    • Hola Antonio,
      quizás es algo más complicado que eso. La cesárea no está exenta de riesgos y es verdad que en ocasiones se practica sin seguir unos criterios médicos. Es cierto que se abusa en los países desarrollados (sobre todo en el ámbito privado) donde las cesáreas electivas (programadas) son una práctica frecuente. Un dato, en España se calcula según la OMS que se realizan 36.000 cesáreas al año que podrían haber sido partos vaginales.
      Me preguntas por el motivo, ¿comodidad del médico? No, no lo creo (que conste que no puedo personalizar) las causas son en la mayoría de los casos, para garantizar la salud fetal y para evitar acciones judiciales en el caso de las complicaciones que pueden surgir en un parto vaginal.
      Saludos y esperaba esta pregunta. 😉

  3. Pingback: Lo sentimos mucho pero hay que hacer una cesárea | yofumoenpipa

  4. Aunque se abusa de este método, en el caso que me tocó vivir, el de mi hijo mayor, no había otro remedio posible. De todos modos, sí que la medicina ha llevado el parto a su terreno meramente quirúrgico olvidando todo lo de natural que un parto tiene.
    Saludos.

    • Hola Bercian,
      … no hay duda de que las cesáreas bien indicadas han hecho disminuir la morbi-mortalidad fetal cuando este se presenta de nalgas o ante otra complicación (un sufrimiento fetal, una placenta previa…) pero hay que tener presente que ante la indicación de una cesárea en la que el feto está en cefálica (con la cabeza abajo) y en la que no hay ninguna incidencia obstétrica que la aconseje, puede aumentar el riesgo de morbi-mortalidad materna.
      Otro saludo para ti y me alegro que fuera todo bien.

      • Hola Javier, hola Bercianlangran, quiero comentarles que a mí me hicieron cesárea después de una semana de trabajo de parto, para mí que hasta se tardaron demasiado, poniendo en peligro la vida de mi bebé, pero afortunadamente todo salió bien, aunque ahí mismo decidí que mi hijo sería único.

  5. ¡Muy interesante, Francisco! Voy a enviar tu artículo a una persona muy allegada a mi que vive en Brasil, donde creo que se abusa (y mucho) de esta práctica. Saludos

  6. En mi opinión ,sí se abusa con este tipo de intervención,y cuento el caso de mi esposa,que cuando iba a dar a luz a mi primer hijo, el médico que la trataba desde un principio mostraba su interés y nos cortaba la conversación cuando le hablábamos del parto,como quien quiere persuadir mediante la omisión.No obstante mi esposa y yo estamos más que claros que iríamos a parto y no a cesárea.Imaginamos que así mismo le habrá ocurrido a muchas mujeres que tal vez pudieron haber tenido un parto normal ,y fueron cesareadas injustamente.También hay que aclarar que algunas mujeres que el parto y sus visicitudes la aterra,y prefieren un cesárea sin mayores complicaciones.A mi juicio ,lo ideal sería que parieran,pero es decisión de índole familiar que muchas veces va ligada a la filosofía de su médico.Finalmente cambiamos de médico y ella parió rapidísimo y sin mayores complicaciones.Y con modestia lo digo: sin aplicación anestésica.Luego vino el otro hijo,sin complicaciones también y somos felices.Hay que aclarar que algunas mujeres se someten al parto huyendo de las molestias post operatorias de una cesárea.Gracias Francisco por hacernos llegar cada día estas interesantísimas lecturas.Un abrazo.

    • Hola Estik,
      gracias a ti por querer compartir tu experiencia. Es un tema complicado en el que pueden haber tantas opiniones… Está claro que según la experiencia de cada uno (y a posteriori) determina nuestra idea del parto aunque quizás no se trata tanto de determinar qué vía es la mejor (sin duda el parto vaginal es más fisiológico y eutócico) sino de indicarla correctamente según criterios estrictamente médicos.
      Otro abrazo para ti.

  7. Magnífico!!!!! Lo volveré a leer!!!! también creia que cesarea era por Cesar, desconocía las otras definiciones. Actualmente que es peor, una cesárea o forceps?. Gracias y abrazos.

    • Hola Rosa,
      el fórceps no es malo pero como las cesáreas debe estar bien indicado. Es un instrumento que facilita la salida de la cabeza cuando surgen complicaciones y en la actualidad se usa de forma segura y en casos muy concretos. Para indicarlo se deben tener una serie de condiciones: el cuello del útero debe estar completamente dilatado, la bolsa amniótica rota y la cabeza del feto en el tercer plano de Hodge (esto quizás no lo voy a explicar aunque sí decir que es cuando la cabeza está lo suficientemente baja). En estos casos y cuando hay que extraer al feto inmediatamente (o con cierta premura) por ejemplo cuando el expulsivo se prolonga ya sea por agotamiento de la madre o por sospecha de sufrimiento fetal, es cuando se debe aplicar. Ha salvado muchas vidas…
      Abrazos

      • Te lo preguntaba pues cuando nació mi hija fue con forceps…. y fue más que horroroso, mira si lo pasé mal que cuando me dijeron que ers una niña, por lo visto mi cabeza pensó que ella como mujer tambien sufriría mucho, al igual que mi madre me tuvo a mi, tuvo buenas infecciones… y dije casi en un susurro…”Una niña… otra desgraciada”

  8. Excelente, Maestro, y si se me permite opinar,creo que la cesarea solo deberia ser opcion de urgencia, y no rutina ni eleccion de la parturienta, pero, es bien cierto que la episiotomia es muy molesta, y muchas veces, inevitable, pero, creo que no deberia existir la eleccion “por cesarea o parto natural?” Eso lo debe decidir el medico ante un problema real en el momento del parto. Un saludo, y mis respetos cono siempre

      • En parte coincido, pero por ejemplo, si la decisión es del medico, no entiendo el consentimiento informado para la prueba de parto tras cesárea. Que decida el obstetra y asuma la responsabilidad también. Se habla aquí de comodidad de la madre. Pero no se habla de que cuando se da a elegir a la madre, en lo primero que piensa una es en lo que será mejor para el niño, y en que te hacen decidir sobre algo para lo que una no está preparada ni por conocimiento ni por el.momento en que se decide, pero si que tienes que asumir la responsabilidad si algo va mal. Me parece dejar a la parturienta en una posición un poco delicada. Hablo como madre y como médico

  9. Sí, sí, en Francia se reconoció (y denunció me parece )que se practicaban mucho más (curiosamente) en fechas señaladas (navidades, vacaciones estivales….
    Por lo visto es como contratar un seguro para que no te chafen el viaje… :-/ ).
    Lo comento como de broma pero va totalmente en serio.

  10. Pues verás, Francisco Javier, en mi opinión de profano, también. Está tan perfeccionada hoy la técnica de la cesárea, que implica menos riesgo de complicaciones que el parto vaginal. Y desde que se han multiplicado las denuncias por mala práxis, y la consiguiente responsabilidad civil, e incluso penal del médico, estoy convencido de que algunos prefieren practicar una cesarea, antes de enfrentarse a otro tipo de posibles complicaciones.
    Perdóname si he dicho una tontería, pero ten en cuenta que no soy médico.

    • Hola Luis,
      en lo primero quizás no estaría muy de acuerdo pues como dije en algún comentario anterior la cesarea no deja de ser una intervención quirúrgica con lo que eso comporta. En cuanto a lo segundo, yo no lo hubiera expresado mejor. De tonteria nada, real como la vida misma. Y me pregunto yo, ¿esta es la medicina que queremos? ¿Una medicina defensiva y no basada en el buen criterio médico? Te puedo asegurar que yo y muchos otros profesionales sanitarios no la queremos, pero las circunstancias y los tiempos actuales obligan a ello.
      Saludos

  11. Ni mi opinión ni la suya, doctor, son válidas, porque somos varones. Murphy Brown dijo que el parto natural es como hacer salir a una persona de un auto por el caño de escape.
    ¿Es 100 % segura una cirugía de ese calibre?

    • Hola Jordi,
      bueno, eso me hace venir a la mente un recuerdo de esos que no se olvidan fácilmente.

      Un día, de guardia en el hospital, se puso de parto una colega ginecóloga. Cuando entró por la puerta de urgencias venía con dolores de parto y cuando me la encontré le dije medio en broma (la confianza da asco) Venga, venga, que no será para tanto (que conste que le dije lo que le dije porque ella era de las que se lo decía a sus parturientas 😉 ) Entonces, tras mirarme con unos ojos que parecían salirse de sus órbitas, frunciendo el ceño y cogiéndose la barriga con las dos manos, me dijo: Francisco, ¿qué opinarías si alguien te diera una patada en los huevos cada dos minutos?
      Al instante ya me ves buscando al anestesista, claro. ¡Jo, que daño!
      Saludos

      • Caballeros, me parece que, aunque sean hombres, pueden opinar, pero no acabadamente claro, pero, si parir fuera una cosa tan dramatica…como es que el mundo esta poblado por 7000 millones de personas, que creo yo, salieron, de similares formas, en el agua, sentadas, acostadas, cesarea…para eso estamos preparadas y gustosas de llevar a nuestros niños en el vientre, y es la sensacion mas maravillosa del mundo….

      • azulilusion4, debe ser mágico engendrar vida, pero por lo que vi en películas duele demasiado. Si la cesárea es segura, ¿por qué no?

        Francisco, no comparto ni remotamente tu curiosidad por experimentar esa sensación.

  12. Francisco Javier, es la primera vez que participo en tu blog, pero lo sigo habitualmente. Me parece muy interesante la mezcla de historia y actualidad.Enhorabuena.
    En el caso que nos ocupa, yo quiero romper una lanza en favor de los ginecólogos, y más por los de ámbito privado (parece siempre que el médico que hace sanidad pública es un héroe y el que hace privada es un villano).
    Para un servicio de Ginecología las complicaciones a final de año son un número estadístico, y se puede considerar “aceptable” una cantidad determinada. Pero para unos padres que van al hospital a tener un hijo, el riesgo se puede transformar en un sufrimiento fetal y una parálisis cerebral, de las que cualquier número es inaceptable, en sanidad pública o privada.
    Es evidente que siempre hay casos particulares, y siempre hay algún villano suelto, pero la cuestión es hasta dónde estamos dispuestos a arriesgar para jugarnos un posible sufrimiento fetal. Además, las complicaciones de la cesárea suelen ser menores y tener mejor pronóstico que las de un parto vaginal.
    Personalmente soy de la opinión de parto vaginal si va todo bien. Ante cualquier complicación, cesárea. Y mi mujer y mi hijo sanos y salvos a casa.

    • Hola ddte74,
      te agradezco doblemente que te animaras a comentar en el blog, primero por seguirlo y segundo por ser médico. Estamos entablando un “debate-opinión” en este artículo de lo más interesante tanto desde el punto de vista del paciente como del profesional. Y te animo a que si quieres seguir comentando en otros posts lo hagas, serás igual de bienvenido.
      Un saludo

  13. “Ave, Caesar, moriituri te salutant”, frase latina muy recordada. Casi muere por cesárea. ¿ Será por eso que los que van a morir lo saludaban ? El feto se siente aislado en esas profundidades queriendo abrir su corazón. No es una soledad absoluta, sino una soledad dentro de un activo y animado círculo de elementos en los que flota en ese líquido amniótico que le permite moverse en su interior. Las diferentes complicaciones a la hora del parto forzado puede provocar muerte anticipada, más, si la criatura, trae enredado el cordón umbilical en el pescuezo. No hay peligro del feto mientras está en el útero, flota en ese líquido. El problema mayor, es cuando hay poco líquido amniótico, debido a pérdidas constantes vertidas hacia abajo, mojando. Habrá que tener cuidado con estos partos inducidos, como el del César, por las infecciones que provocan y, por las conocidas dilataciones y el trabajo del parto. Las más de las veces, cuando se produce la muerte, lo erróneo se centra en el efecto más que en sus causas por los miles de factores que impiden dar con ellas. Gracias, FJ, por dar a conocer la manera cómo se esquiva la muerte por parto de recién nacidos con peligro de la muerte de la madre cuando las condiciones imperantes son riesgosas. Un abrazo, abusador, dejándolo a la suerte de nuevas tecnologías médicas.

    • Hola marimbeta,
      nadie se acuerda de su paso por el vientre materno pero durante esos nueve meses ocurren cosas maravillosas: nos formamos célula a célula, intercambiamos sustancias e incluso emociones con la madre, nuestros sentidos se desarrollan y nuestro cerebro se desarrolla y madura ¿puede haber un vínculo más fuerte entre dos personas? Sí, no es una soledad absoluta, de hecho nunca esta solo.
      Abrazo de vida

  14. Se esta discutiendo mucho esa cuestión y como dicen, cuando el río suena…..Tú como profesional conocerás mejor los pros y los contras. Ya he leído tu respuesta al respecto más arriba.
    Muy interesante la entrada como siempre pero me estás vacilando de malas maneras, así no hay quién ponga una canción 🙂

      • Bueno, así es demasiado obvio. Como siempre, buscaré algún detalle para hilarlo con música.
        Que grandes Sangre Azul. Seguro que no sabías que uno de los prieros integrantes de la banda era paisano mío. Tocaba en un grupo d aquí, División Azul y se fue a buscar suerte a Madrid y formó Sangre Azul, pero no estuvo en la formación final.

  15. Francisco, a propósito de éste tema me gustaría conocer su opinión sobre la serie americana THE KNicke, que no me la he perdido y me gustaron los capítulos de la primera temporada, donde, la serie comienza con un caso experimental de ésta práctica quirurgica. Saludo tandilero.

  16. Hola Francisco,
    Muy aleccionadora tu entrada, como siempre. Veo que la mayor parte de respuestas son de hombres 🙂 y eso me hace sonreír.
    He oído muchas veces que existen algunos médicos que según sus intereses (vacaciones, trabajo, etc.) realizan una cesárea o no, pero me parece que es una decisión tan importante que, no sé si me lo puedo creer.
    Yo creo que no se puede generalizar y también pienso, que si confías en el médico, debes aceptar su decisión.
    Un gran abrazo…

    • Hola María,
      eso es lo principal cuando uno acude a un médico, la confianza que te inspira. En cuanto a que somos mayoría los hombres en los comentarios podría decirte que a esta hora cuento una proporción de 12 a 5, contigo inclusive. ¡Aclaparadora mayoría masculina! ¿Qué pasa con las mujeres? ¡Si sois las protagonistas del artículo! Venga animarse a comentar.
      Abrazos

  17. Mi único hijo nació con cesárea en el 72 … todo un drama. Vi todo el parto desde una cabina, en esa época, (en la Clínica del Pilar), no dejaban entrar al padre al quirófano. Una experiencia inolvidable
    Magnífico artículo FJ.

    • Hola Enrique,
      que quieres que te diga, una cosa es el parto vaginal en el que va todo bien pero lo de dejar entrar al padre al quirófano en una cesárea como que no. Llámame de la vieja escuela pero…
      Saludos quirúrgicos

  18. Fabuloso post, como todos los que publicas, Francisco Javier.. 🙂 .. Mi experiencia es buena al respecto, ya que mis dos hijos nacieron gracias a esta intervención quirúrgica, porque de otra forma hubiese habido sufrimiento fetal e incluso otras complicaciones más graves… Afortunadamente todo fue genial en ambas .. Abrazos de luz

      • Los excesos nunca son buenos, por eso creo que todo tiene que tener su justa medida y su equilibrio, en cualquier espacio de la vida.. 🙂 Abrazos de luz amigo

  19. Yo nací mediante una cesárea programada, ya que antes que yo, nacieron dos hermanos; mi hermano, el mayor, por parto natural, (peso mucho al nacer), y ello había dejado a nuestra madre bastante perjudicada, tanto, que una niña que debería haber nacido unos años después de mi hermano nació muerta por asfixia y tuvieron que hacerle una cesárea a mi madre para sacarla ya muerta.
    Por ello, en su tercer embarazo del cual yo soy el resultado, le practicaron una cesárea programada y gracias a eso puedo estar ahora mismo escribiendo éste comentario…

    Mi único hijo también nació por cesárea, aunque no programada. El médico que nos atendió dijo que estaba cumplida y que el niño tenía que nacer, así que me ingresaron en el hospital para provocarme el parto. Estuvieron intentando provocarme dicho parto con oxitocina y otros compuestos en gel, (que no se exactamente que son), desde el viernes por la mañana hasta el domingo por la noche, en que, dado que el niño empezó a dar síntomas de aceleración cardíaca el doctor optó por no arriesgar y practicarme una cesárea. Gracias a lo cual, mi hijo y yo estamos estupendamente. De ésto han pasado ya veinte años.

    Creo que es una intervención que ha salvado muchas vidas aunque quizá alguna vez se haga por comodidad o prevención, aún así, es algo bueno y beneficioso tanto para niños como para las madres.

    Hay quien dice que si no lo has parido de forma natural te lo han ‘regalado’, es una afirmación muy popular que he escuchado muchas veces.
    Ignorantes hay y ha habido siempre, por desgracia y para desgracia de la ciencia.

    Saludos y una vez más enhorabuena por el blog!

    • Hola Pilar,
      si no hay un motivo para programar una cesarea creo que lo lógico es intentar hacer un parto vaginal. Si en el transcurso del trabajo de parto o durante la expulsión apareciera alguna incidencia para finalizarlo mediante cesárea pues bienvenida sea, pero que no quede por intentarlo.
      Saludos y gracias a ti por seguirme y animarte a dejar el comentario. ¡Bienvenida también!

  20. No has pedido debate??, pues no puede estar más abierto, tienes opiniones para todos los gustos, veo muchas opiniones de hombres que ante la disyuntiva la respuesta casi siempre es “si usted dice cesárea amén”. La que tiene que dar el consentimiento es la mujer, que el cuerpo es el suyo, pero la mayoría de las mujeres (aunque cada vez es más consiente de lo importante de su integridad anatómica) cuando inician el comienzo del parto e ingresan en la maternidad, suelen llegar donando su cuerpo, fe ciega en los profesionales,!! cuando entenderemos las mujeres que el parto es “nuestro”!!!, tu cuerpo, tu hijo, preparación y conocimientos y ya. Si el embarazo está bien llevado, no hay ninguna anomalía ni materna ni fetal dejemos a la naturaleza actuar, si aparece alguna complicación para eso están los profesionales. Existen aún en muchas maternidades protocolos de cesáreas electivas obsoletos (por cesárea anterior, por nalgas, por gemelar incluso por primigesta añosa). La tasa de cesárea en el 2013 (aún no tenemos los del 2014) están en el 21,8%, es decir uno de cada cinco parto es una cesárea, esto en la sanidad publica, si hacemos la media con la privada sube al 24.9%, cuando la OMS recomienda no pasar del 15%. Me encanta debatir esos temas, cuando quieras seguimos Francisco J. Abrazos sin debate ni protocolos.

    • Hola María Isabel,
      pueden haber protocolos y yo siempre he sido de la opinión de que en ocasiones hay que saltárselos pues nunca hay dos situaciones iguales y el sentido común siempre ha de imponerse delante de otras opciones. Hay que tener presente que en la obstetricia y en los partos en particular pueden presentarse situaciones de urgencia e imprevistas (incluso en los embarazos considerados de “bajo” riesgo) que requieran una actuación rápida y eficaz. Esta premisa es indispensable.
      Abrazos respetuosos

  21. Es duro enfrentarse a la vida y un buen negocio para las empresas de seguos que saben cómo obtener beneficios de la salud, y si a esto añadimos que cualquier error o desgracia puede aparecer en el momento del parto y con ello se puede echar la culpa a los doctores, pues no es de extrañar que ellos se curen en salud y aconsejen llevarla a cabo. Por eso han subido tanto los porcentajes de cesáreas. Pienso que una buena sanidad pública que ampare a médicos y pacientes por igual, sería la mejor solución para evitar las innecesarias.
    El artículo, muy bueno, bien documentado. La anécdota del militar, genial. A los militares los enseñan a matar, no a hacer frenta a la vida. Lo del capador de cerdo, buenísmo: un ejemplo más de cómo aprendemos con la naturaleza.
    El momento del parto es dantesco, creo que deberían enseñarlo en la escuela para que no fuéramos tan ignorantes cuando nos llegara la hora de parir.
    Me ha gustado mucho, F.Javier
    Saluditos grandes

    • Hola Popota,
      te puedo asegurar que la anécdota del militar nos dejó a todos los que allí estábamos, alucinados. Espero que en su caso fuera por la impresión por ver a su mujer en esa situación porque si fue por ver un poquito de sangre… no sé, pero en una batalla creo que debería estar en la retaguardia. ¡Ja, ja, ja!
      Saludos enoooormes.

  22. Por aquí se hizo un estudio, porque había un número mayor de cesáreas en las Instituciones privadas en en el servicio público ::? Da para pensar.
    Yo creía que el nombre venía de César..
    Entretinido e ilustrativo como siempre tu sitio.
    Un abrazo y hasta pronto

    • Hola Stella,
      un tema histórico pero muy actual como puedes comprobar. Me alegra que esté teniendo tan buena acogida por las redes sociales y como siempre estoy supercontento por todos los comentarios, educativos, personales y lo más importante, todos respetuosos.
      Abrazos

  23. Decía San Agustín, de forma muy gráfica: “Inter faeses et urinas nacimur”. (Entre excrementos y orinas nacemos). La cesárea, sin duda, resulta menos escatológica. Pero yo, nacido por cesárea muy a mi pesar, doy gracias a los que descubrieron la anestesia, la asepsia y los antibióticos, permitiendo que disfrutara de mi mamá durante un buen número de años.

    • Hola Pablo,
      ¿puede haber un acto más grande de amor y hermoso que parir a tu hijo?Yo, como hombre, nunca lo podré experimentar en primera persona aunque sí debo decir con gran satisfacción que “en parte” también parí los mios. 😉
      Saludos

      • Seguro que sí, Doctor. Tiene usted motivos más que sobrados para sentirse orgulloso. Gracias también, por tanto, a todos los obstetras, matronas y demás personal que, con ciencia y algo más… contribuyen a que se repita cada día (aunque creo que los niños tienen la curiosa costumbre de presentarse más bien de noche)… Me disperso. Decía que gracias a ustedes por contribuir a que se repita el “milagro” de la vida. 🙂
        Saludos afectuosos.

  24. Pingback: Bitacoras.com

  25. Excelente artículo y muy ilustrativo.
    Una cesárea “por gusto” me parece una aberración, ya sea por parte de la madre o del médico porque, como muy bien dices, se trata de una operación quirúrgica.
    He vivido dos partos, los dos naturales, sin epidural ni oxitocina, sintiendo cada instante y por nada del mundo los hubiera cambiado por una cesárea, salvo que mi médico lo hubiera considerado necesario, por supuesto.
    Sentir como, poco a poco, tu hijo llega a ver la luz es la experiencia más fascinante y amorosa que he vivido jamás.
    Besos.

  26. las cesáreas es negocio del médico y del equipo médico y obvio la cómplicidad de la mujer que no quiere pasar por las molestias de las contracciones y trabajo de parto normales
    pero hay casos en que sí se justifica

    salutos y gracias por tus likes

  27. Muy buena la información de la historia de la cesaría y muy bueno el debate que se a creado y buena parte de hombres jjjj. Yo he tenido tres hijos con parto natural, alguno ayudado y final con ventosa y mis nietos los dos han nacido con cesaría, pues en el momento de nacer a sí lo creyeron oportuno. Creo que lo importante es llegar a buen término no de la manera como naces y si sentir llegar a tu hijo es el momento más intenso de tu vida, pero no tiene que idializarse.
    Muy bueno el debate que se ha formado.
    Un abrazo Francisco

    • Hola Cristina,
      experiencia tienes entonces ¡ja, ja, ja! Estoy muy contento de la difusión que ha tenido este artículo por las redes sociales y también por el debate tan sano que ha suscitado. Contamos con gente maravillosa por aquí (te incluyo a ti también, claro). Creo que prepararé algún artículo más sobre temas similares…
      Otro abrazo y un beso.

  28. Francisco, me has echo reir con el comentario de tu colega dando a luz. No se como son los dolores de parto porque mi primer hijo venia sentado, y por ser yo operada del corazón (nací con tetralogía de Fallot y fui operada en Houston dos veces, a los 2 y 5 años), mi doctor no quiso ponerme a pasar por un trabajo de parto que ya por si seria muy dificil. En realidad después me confeso que por ser su primera paciente operada de TF, no sabia como iba a pasar mi embarazo y estuvo sumamente pendiente de mi durante el mismo. Siendo judío creo que rezo para que no se me presentara un parto normal jeje y cuando mi bebe se sentó pienso que fueron oídas sus plegarias) Yo me sentí estupendamente, nunca me he sentido limitada por esto, he llevado una vida perfectamente normal y solo tuve dos advertencias por mi cardiólogo cuando aun era pequeña: no fumar y no tomar pastillas anticonceptivas Por tanto mis otros dos hijos fueron cesáreas planeadas. En mi caso particular, no dudo que fueron acertadas, pero aquí en venezuela el numero de cesarías sobre partos normales es muy superior. Creo que los médicos no quieren tener riesgos ni complicaciones en los partos y si esto se traduce en niños mas sanos, creo que esta bien. Sin embargo, como bien dices, es una operación, con todos los riesgos que esto conlleva. Saludos y gracias por recomendarme este post. En realidad me estoy poniendo al día con todos los atrasados, ya que estuve como 2 semanas sin poder leerlos. Un abrazo

    • Hola Maria Carlota,
      gracias por tu testimonio que muestra cómo es de difícil en ocasiones el decidir la via de finalización en un parto. Valorar riesgos/beneficios en un acto médico no siempre es fácil y en ocasiones la decisión tomada, a pesar de ser meditada, consensuada y con criterio médico puede tener consecuencias no esperables (en medicina 2+2 no siempre es 4) En el caso de la tetralogía de Fallot, una de las cardiopatías congénitas más frecuentes (5-10% de todas ellas), suele tener muy buen pronóstico a largo plazo (tú eres un ejemplo 😉 ) Además, uno de los grandes avances que se han hecho en Medicina es precisamente el del diagnóstico prenatal que permite diagnosticar estas cardiopatías fetales intraútero pudiendo adelantarnos en su diagnóstico y tratamiento (algunas incluso prenatalmente).
      Otro gran saludo para ti

  29. No te di el detalle que tengo 52 años, por lo tanto fui operada los primeros años de estos avances. (Me opero Denton Cooley, uno de los primeros en hacer estas operaciones) Cuando tuve mi primer hijo tenia 30. Aunque esto es congénito y no hereditario, me hicieron ecos del corazón del bebe mientras yo estaba embarazada, afin de saber si ellos tenían esta cardiopatía y tomar las previsiones al momento del nacimiento. En mi primera cesárea tuve un cardiólogo a mi lado, ya con las otras dos, estaban todos mas relajados. Yo como si nada, ya te digo que nunca me he sentido diferente. Lo único que se me ha impedido, fue que quise ser aeromoza y me rechazaron por haber estado operada. Me dio tanta rabia que mas nunca viaje en esa linea aérea jajajaj (esto a modo de anécdota) . Un abrazo.!!

    • Hola Maria Carlota,
      permíteme felicitarte por este espíritu de superación y en cuanto a la aerolínea… ellos se lo perdieron por no contratarte, dejaron perder a una persona tenaz, positiva y como diríamos por aquí… “con un par”.
      Abrazos sinceros

      • Gracias por tu encantadora respuesta. Me disculpo con lo demás lectores por detalles que poco importan al tema o no vienen al caso. Pero como eres ginecólogo ademas de un estupendo blogger, me “apeteció” como dicen ustedes, contarte mi anécdota personal. Seguimos….

  30. Poco sabía yo sobre el tema Francisco, pues ni tengo hijos ni ninguno de mis 5 hermanos o yo nacimos por ese método, pero te agradezco nos hayas ofrecido esta magistral lección de historia médica. Si conocía las diferentes versiones del nombre de “cesárea”, pero aún no estoy seguro cual es la verdadera. Lo bueno es que deja trabajo para los historiadores.
    No sé si mi opinión cuente de mucho, pero sí he oído que algunos doctores programan cesáreas no porque sean necesarias, sino por su comodidad o la de la madre, y me parece un abuso en toda regla. Creo que lo que debería primar es la salud del bebé.
    Muchas gracias Doctor por tan interesante artículo. Un cordial saludo y buen inicio de semana.

    • Hola Jesús,
      … de hecho en obstetricia se producen situaciones de urgencia en las que la pronta actuación puede salvar o no la vida del recién nacido, incluso se presentan casos en los que la decisión se centra en salvar a la madre o al feto/recién nacido. Una especialidad hermosa, sin duda, pero no apta para médicos que sufran del corazón…
      Saludos

  31. Hola, Francisco Javier, yo también tuve ocasión de presenciar como en un parto de los llamdos”de gitana”- salió el crio en un periquete-, nosotras, entonces estudiantes de medicina, aguantamos estoicamente el trance, no así un compañero, ya médico él, de una conocida familia catalana, que acabó en el suelo completamente mareado…He sido madre tres veces, las tres por via vaginal, (el tercero se resistía a salir, pero no tuvieron que recurrir a cesárea) y pienso que si es factible, conviene el parto vaginal, pero como tu sabrás mejor que nadie, si existe indicación, allí está la técnica y vosotros para llevarla a cabo. Su abuso me parece una auténtica pena. Tendrá algo que ver la protección ante posibles demandas???. Un abrazo.

    • Hola lurda,
      no lo dudes. Por desgracia los médicos estamos sometidos a una presión ante posibles demandas que, según las especialidades, no te puedes llegar ni a imaginar. Por un lado tenemos que hacer un buen uso (y no abuso) de los medios asistenciales que disponemos y por otro, hemos de conseguir esas garantías de eficacia que se nos exige. Pero como ya he dicho anteriormente, en ocasiones en medicina 2+2 son 5.
      Abrazos y gracias por comentar.

  32. Ante todo felicitarte por tu blog. Los artículos que he leído hasta ahora me parecen muy interesantes y tratados con rigor. Respecto a este en cuestión, estupendo por cierto, comentar que mis dos hijas nacieron por cesárea. En el caso de la primera, parece justificado, porque la niña venía sentada y ya en el octavo mes, mi ginecólogo me advirtió que seguramente me practicaría una cesárea. Casualmente yo también nací de nalgas y a mi podre madre, después de un parto de más de un día de dolor, no le practicaron esta intervención. En mi segundo embarazo, la niña estaba bien colocada pero…. el ginecólogo me explicó que me volvería a practicar de nuevo una cesárea. ¿Por qué? Me alegó varios motivos, uno de ellos fue que con 30 años de carrera no quería correr ningún riesgo de que hubiera un desgarro en el momento del parto, etc, etc.. Otro fue la Semana Santa. Si, si, eso he dicho. La niña tenía que nacer en Semana Santa o justo después. Para evitar problemas, me organizó el nacimiento de mi hija 10 días antes de la fecha prevista. Sigue siendo mi médico ginecólogo y es un buen médico, siempre me ha atendido muy bien y no tengo ninguna queja. En los dos casos me recuperé muy rápido. Yo le he manifestado mi inquietud respecto a que creo que el segundo podría haber sido un parto natural, que me hubiera gustado que la niña hubiera nacido cuando tocaba y no cuando a él por cuadrar su vida profesional con la personal le iba bien, pero no le da importancia. ¿Realmente la tiene? Yo me sentí indefensa, sin elección. Pero después con el tiempo lo minimizas. Al fin y al cabo, todo salió bien.

    • Hola Gloria,
      te agradezco que te animaras a dejar el comentario y explicar tu experiencia. Aunque el objetivo del artículo era más histórico que científico, entiendo (y por otra parte me alegra) que se quiera compartir ese momento único que es el parto, el tema da para eso y mucho más. En cuanto a lo de practicar una cesárea cuando el bebé se presenta de culo (nalgas) o podálica (pies), en la actualidad se ha protocolizado que así sea (al menos aquí en España). Por un lado se minimizan los riesgos que representa el parto vaginal de nalgas aunque por otra parte debo decirte que se pierde ese “arte” de partear (ahora hablo desde el punto de vista de la profesión médica).
      Como dicen… bien está lo que bien acaba.
      Saludos y espero que sigas animándote a comentar 😉

  33. Según los médicos, querido Francisco, la cesárea es la vía menos traumática para el nacimiento del bebé, así que no, yo no creo que se esté abusando.

  34. Pingback: Una prueba sencillamente genial: el test de APGAR | franciscojaviertostado.com

  35. Pingback: La cesárea, ¿uso o abuso? | franciscojaviertostado.com

  36. Pingback: La cesárea, ¿uso o abuso? ⋆ Scrivix

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s