La Medicina Árabe, envidia de una época

árabe

Durante la Edad Media la Medicina en Occidente sufrió un gran retroceso pero gracias al mundo islámico se recuperó la ciencia antigua pudiendo seguir avanzando en ella. Los médicos de estos países islámicos gozaban de un justificado reconocimiento y el hecho de que su comunidad científica utilizara en sus inmensos territorios un mismo idioma, el árabe (similar a lo que pasa en la actualidad con el inglés) ayudó a dar a conocer todos sus conocimientos, trabajando juntos médicos de creencias distintas.

El emperador Justiniano al cerrar la academia de Atenas en el año 529 y la expulsión de cristianos en la ciudad de Edesa por los musulmanes, provocó una diáspora de médicos griegos y cristianos nestorianos hacia Gundishapur, en la Persia sasánida. Con la expansión del Islam, muchas de las ciudades griegas cayeron en manos musulmanas y con ellas todo el saber antiguo. Gracias a los traductores, durante el siglo IX y X se tradujeron al árabe muchos textos, teniendo un papel trascendental la Casa de la Ciencia en Bagdad concretamente durante el esplendor del califato abbasí de los siglos  X y XI. Aparecieron las madrasas a modo de escuelas en las mezquitas o junto a ellas, siendo muchas de ellas auténticas academias de medicina en estrecha relación con los hospitales, muchos públicos (bimaristán). El hospital de El Cairo, fundado en 1285 por el sultán al-Qalaun, tenía capacidad para ocho mil enfermos dispuestos en cuatro pabellones alrededor de un patio climatizado con fuentes, y el hospital de Damasco, fundado en 1154 por Nur al-Din… ¡sigue funcionando en la actualidad!

Medicina islámicaEntre los médicos que más brillaron destacan al-Razi (Rhazes), al-Majusi y Ibn-Sina (Avicena) con su Canon de medicina; y en Occidente, los médicos cordobeses Ibn Rushd (Averroes) y el judío Musa Ibn Maimón (Maimónides) médico personal del sultán de Egipto, Saladino.

En realidad la base teórica de la medicina árabe era muy similar a la griega y romana. La medicina humoral del siglo IV a. C. con los cuatro fluidos humanos básicos (sangre, flema, bilis amarilla y negra) en equilibrio/desequilibrio como causa de la salud/enfermedad, seguía vigente. Pero donde destacaron fue en el diagnóstico de las enfermedades y en el empleo del instrumental quirúrgico. Veamos una muestra de ello:

  • Al-Razi (siglo X) describe por primera vez el sarampión, la viruela y un tratamiento: frotar las pústulas con sándalo, arcilla armenia, agua de rosas, alcanfor y vinagre.
  • Abulcasis (siglo XI) usa espéculos para visualizar la vagina al reflejar luz en su interior cauterizando así las verrugas del cuello uterino. Podría considerarse el precursor de la cirugía endoscópica.
  • Ibn Zuhr (siglo XII) conocido también como Avenzoar, mejoró la traqueotomía y descubrió la causa de la sarna y la pericarditis, escribiendo además un tratado con pomadas y ungüentos para tratar afecciones de la piel, colirios, polvos dentales…
  • Ibn Nafis (siglo XIII) describe tres siglos antes que Miguel Servet la circulación pulmonar (la sangre pasa del corazón a los pulmones volviendo al corazón por la arteria venosa).
  • En anestesia utilizan la “esponja soporífera” aplicándola en la nariz del paciente empapada en una mezcla líquida de opio, mandrágora, beleño, euforbio e hiedra.
  • La balneoterapia era parte importante de la medicina al considerar que “abría los poros y extraía los humores superfluos”.
  • Los médicos musulmanes se fabricaban ellos mismos los medicamentos y perfeccionaron el alambique permitiendo destilar sustancias medicinales y el alcohol, componente importante de la farmacología.

    Operación quirúrgica en un manuscrito turco del siglo XV.

Toda esta medicina se abrió a Occidente y en el siglo XIV, Arnau de Vilanova, en el sur de Francia, tradujo del árabe algunas de estas trascendentales obras. En el año 1593, el Canon de Avicena fue editado por los Médicis enseñándose en las universidades hasta mediados del siglo XVII pero pese a ello Occidente solo descubrió cuarenta textos del millar de escritos médicos censados.

Para saber más:

Médicos de Al-Ándalus, de Cristina de la Puente. Ed. Nivola, Madrid (2003).

Una novela:

El médico, de Noah Gordon. Ed. Roca Bolsillo, Barcelona (2013).

Información basada en un artículo de Víctor Pallejà de Bustinza del Instituto de Estudios Medievales.

Links fotos:

Aieman Khimji; (¯`·.¸¸.¤*¨¨*¤.๑۩۩۩๑Zeyneeep;  Wikimedia

64 comentarios en “La Medicina Árabe, envidia de una época

  1. Sin duda alguna debemos mucho a los árabes, tanto en medicina, cálculo y una lista muy larga, como construir acequias y muchas más……, lástima que la dichosa religión nos haya separado tanto debido a los obsesionados con las lecturas al igual que la Biblia como del Corán y “el hombre” ha ido traduciendo y cambiando a su placer con las traducciones. En Córdoba hay bustos de Averroes y Maimónides. Felicidades amigo, siempre nos das entradas magníficas, un abrazo que admira a los árabes de antaño.

    • Hola Rosa,
      los árabes mantuvieron vivo el saber mientras en Europa se vivían siglos de oscuridad. Ya con los primeros califas de Bagdad se pusieron al frente de su Casa de la Sabiduría a un astrónomo que se rodeó de los científicos más sobresalientes. Cuidaron las bibliotecas y almacenaron todo ese saber de la antigüedad. Córdoba, pero quizás más Toledo, serían la puerta de entrada de toda esa cultura árabe. Eruditos de todos los países acudieron a ella para buscar esa sabiduría y entre ellos destacaría a Gerardo de Cremona. Eso sin olvidarnos de lo mucho que le debemos al rey Alfonso X el Sabio que promovió y protegió las traducciones de las obras y quiso convertir su corte en centro de las ciencias y las artes.
      Un abrazo y el próximo va de una curiosidad precisamente de Córdoba 😉

  2. Ay! no lo he corregido y hay un par de faltas de conexión… pero tu me entiendes.. verdad? Nuevo abrazo de “una” que…

  3. Como siempre, excelente entrada. Enhorabuena por ello. Estoy de acuerdo con Rosa Ave Fénix, que maravilla ese diálogo y traslado de conocimientos entre culturas. Qué doble pena que sea precisamente la religión la que genera tantos fanatismos e incomprensiones!

      • Gracias por tu amable, y tu siempre ponderada contestación. Totalmente de acuerdo contigo en todo, en lo de que la convulsión y la violencia no son nuevas, incluso creo que hubo tiempos mucho peores, en en la responsabilidad de las personas y no de las ideas, en este caso las religiones. De hecho yo soy creyente cristiano, por eso me parece doblemente triste esa perversa manipulación de la religión.

  4. Pingback: La Medicina Árabe, envidia de una época | yofumoenpipa

    • Hola Isabel,
      la trilogía de Noah Gordon es para leerla y disfrutarla, aunque en mi opinión, la segunda (Chaman) no supera a la primera, y la tercera (la doctora Cole) tampoco a la segunda.
      Saludos y gracias a ti

  5. Muy buen artículo, Francisco Javier, como siempre.
    Es curioso que ya en la antigüedad ya tenían mala fama los médicos cara a los pacientes.
    Recuerdo todavía el refrán que, al parecer, se decía en la época: ç
    Mas mató una cena
    que curó Avicena.
    Un saludo, como siempre. Estos temas me fascinan.

    • Hola Luis,
      en época musulmana se podían encontrar a la entrada de las universidades españolas una inscripción que dice mucho de ello:

      “el mundo está sostenido por cuatro pilares: el conocimiento de los doctos, la justicia de los mejores, las oraciones de los virtuosos y el valor de los valientes”.

      Como podrás ver, la primera es la sabiduría, y no debería sorprendernos cuando el Islam la elogia ya en el Corán cuando dice:

      “la tinta del hombre erudito es más preciada que la sangre del mártir y que afirma a los creyentes a buscar la sabiduría aunque tengan que ir hasta China para encontrarla”.

      Los musulmanes fueron fieles a ello y podríamos decir sin temor a equivocarnos que pocos pueblos han contribuido tanto al progreso del hombre como los árabes en los primeros siglos de la Edad Media.

      Saludos y sí, temas fascinantes y quizás no muy recordados.

  6. Me gustan muchos los temas de medicina antigua y de como se curaban enfermedadesl!!!! No sabia que los árabes eran precursores en tantas cosas, saludos

    • Hola Maria Carlota,
      precursores de muchas, no lo dudes. Fueron la astronomía y las matemáticas las primeras ciencias en las que se fijaron, y en ellas destacó Hassan Ibn Haitan, que escribió un tratado sobre óptica que serviría de base siglos después para los trabajos de Bacon y Kepler. Como curiosidad te diré que incluso propugnó la construcción de una presa en Aswan para elevar el nivel del Nilo (visionario lo era un rato). Las tablas astronómicas de Alfonso X (Las Tablas Alfonsinas) se basaban en gran parte en los trabajos árabes (prácticamente las copió). En aritmética, todavía utilizamos los números y el método de contar inventado por los árabes. Algunos atribuyen a los árabes la invención del álgebra aunque quizás sea la trigonometría la rama de las matemáticas donde más se aplicaron (ten presente que la utilizaban en astronomía). A ellos les debemos los conceptos de seno, coseno y tangente que tanto hemos “odiado” de estudiantes (al menos yo, claro). Y no olvidemos la invención del “cero” por Mohammad Ben Ahmad en el año 976. Revolucionó las matemáticas aunque en Occidente tardarían aún siglos (siglo XIII) en asimilarlo.

      Destacaron en muchas otras ramas de la ciencia y si me lo permites te diría que incluso contribuyeron al descubrimiento de América. Me explico: en una carta escrita desde Haití y fechada en octubre del año 1.498, Cristóbal Colón nombra a Averroes, como uno de los autores que le condujo a adivinar la existencia del Nuevo Mundo.

      Como ves, mucho les debemos.
      Saludos

  7. Uno escucha en america latina sobre la medicina en los Estados Unidos y los hospitales especializados para cancer, quemaduras, etc. Sigue siendo destacada la medicina Arabe??

  8. Pingback: Bitacoras.com

  9. Ser poseído por vándalos despojados de sus máscaras ocultando sentimientos y emociones de los conquistados es enfrentarse a las grandezas y miserias del alma de quienes sólo quieren vivir tranquilos, sometidos. El médico, esa novela de Gordon, sucede cuando la necesidad de curar emerge, desde muy adentro; es esa locura de experimentar la libertad de tocar a la gente sabiendo que morirá tarde, sanando. No se admiten pretextos ni se debe ocultar nada. ¿ Hace falta ser comprendido ?, no, pues al comprender a la gente que quiere sanarse la encasillan, esclavizando parte de su ser. Es deuda. Despojamientos y, poner al descubierto lo más hondo y subjetivo de cada uno. Gracias, FJ, por darnos a conocer El médico, parte de la trilogía. La obra se completa con Chamán y La doctora Cole, mujer que ejerce la profesión médica con dedicación absoluta. Un abrazo, sorteado.

    • Hola marimbeta,
      para mí, el verdadero protagonista de la novela es el médico Ibn Sīnā (Avicena). Se le conocía como “el primero de los sabios”, “el más grande de los médicos, “el Maestro por excelencia”, o el tercer Maestro (después de Aristóteles y Al-Farabi). Puede que tuviera esa necesidad de curar mucho más adentro de lo que pudiera parecer en el libro.
      Otro abrazo con sabiduría árabe.

  10. Un trilogía estupenda, Francisco. Como tú dices, ninguna supera a la otra.
    Yo, me hago la misma pregunta que, imagino, se hacen muchas personas… ¿y donde quedó aquel pueblo que amaba la belleza, la sabiduría…?
    Me encantan tus entradas!!!
    Un abrazote.

    • Hola Alejandra,
      … y entre ellos destacaría a Avicena, que dejó más de doscientas obras de temas diversos (medicina, filosofía, teología, ciencia, etc.). Entre ellas el Canon, cima de la medicina medieval. Rhazes fue otro de los más grandes, agudo observador de los signos y síntomas de las enfermedades y de hecho muchos piensan que fue mejor clínico que Avicena.La descripción que hace de la viruela y el sarampión es considerada como la mejor de toda la Edad Media.
      Saludos

  11. Magnífico artículo, FJ. Te diré que cuanto más leo sobre las grandezas y excelencias, del mundo islámico en la antigüedad, menos me explico como han podido retroceder tanto y tanto, hasta llegar hasta hoy. ¿Cómo pasó? ¿Cuando empezó ese declive?
    Saludos.

  12. Hay muchos mitos interesados con respecto a la llamada “Edad de Oro” del mundo islámico. Mientras se glorifica a unos (“salvadores del saber”) se reduce a otros al falso cliché de “la edad oscura” donde todo estaba destruido y, al parecer, no había centros del saber.

    Cuando se discute sobre el islam y su influencia en el mundo moderno, nunca falta gente de cultura limitada (o incluso intelectualillos) que sacan el tema de la maravillosa “Edad de Oro del Islam”. De hecho, la mitificación y distorsión de la realidad histórica llega a tales extremos que hay incluso gente afirmando que el Califato de Bagdad fue el periodo más brillante de la Historia humana o de cualquier región, fuente de todo lo que es bueno hoy en día.

    Veamos el asunto con un poquito de sentido crítico. Lo primero, las mitos sobre la Edad de Oro del Islam comenzaron en la Europa de la Ilustración, como reacción y critica contestataria a otros mitos del pensamiento hegemónico cristiano. Por medio de ese mecanismo – el de elevar la imagen de los imperios islámicos como faros de luz y sabiduría – se podía hacer comparaciones odiosas contra la iglesia. Se contrastaba así las presuntas virtudes de los primeros con el palpable obscurantismo de los segundos. Según esta narrativa, la iglesia habría sido la responsable de los “obscuros siglos” de la alta Edad Media, frente al florecimiento de las artes y el conocimiento en los vastos territorios no-cristianos.

    Hoy en día, hay otras razones interesadas detrás de la perpetuación interesada de los mitos o exageraciones en torno a la “Edad Dorada del Islam”: la doctrina del multiculturalismo, el rechazo a lo Occidental, o el paulatino crecimiento musulmán en Occidente. Otro razón, que se complementa con las anteriores, es el discurso religioso-nacionalista musulmán frente al lamentable estado actual de las culturas y sociedades islámicas. Su producción tecnológica e intelectual está muy atrasada con respecto a otras culturas. Los pocos premios noveles concedidos a musulmanes han sido para musulmanes desarrollando su carrera en “tierra de infieles”, trabajando para instituciones y empresas no islámicas.

    Con respecto a este último punto, se podría decir mucho de cómo los valores y planteamientos filosóficos de las culturas islámicas han ahogado su progreso intelectual y destruido su potencial creativo en todos los campos del saber hasta el día de hoy. Las aportaciones al saber humano del mundo islámico son (o han sido durante siglos) cada vez más escasas y limitadas a ciertas ramas. Más aún cuando el resto del mundo ha acelerado su evolución a sociedades más racionales y libres de dogmas religiosos. Esta realidad lleva a la perpetua invocación etno-centrista de la Edad Dorada, la época de máximo esplendor de un imperio que se expandió de forma explosiva en cuestión de décadas, haciéndose con los legados de la cultura greco-romana, persa, o Bizantina, controlando las rutas del comercio y el saber con África y Asia (el resto del mundo), y básicamente arrinconando a Europa por siglos venideros.

    Es cierto que los musulmanes, en su expansión militar, adoptaron, preservaron y mejoraron buena parte del conocimiento de los lugares conquistados (al igual que Romanos o Persas habían hecho anteriormente). Pero tampoco es menos cierto que también destruyeron buena parte del legado material y cultural que cayó en sus manos. Para los “intelectuales” y propagandistas de hoy en día ¿qué tiene de “dorada” la expansión religiosa y militar del Islam? Este historicismo sentimental y cargado de connotaciones ideológicas es solo comparable a los cuadros de los pintores mas delirantes del romanticismo neoclásico.

    De forma pareja a su poder militar, su posición geo-estratégica les permitió, por una parte, controlar el comercio de despojos y productos valiosos del África negra (trata de esclavos infieles negros a gran escala incluidos) y, por otra parte, controlar y beneficiarse del conocimiento llegado de los confines asiáticos. Es en este contexto donde conviene señalar que muchos de los logros o avances atribuidos a los musulmanes de la época son en verdad conocimientos adquirido de terceras culturas a través de la fuerza militar y del monopolio de contactos comerciales con países como China o India. (Ejemplos son el número cero, invención hindú, el secreto de la fabricación del papel – apropiado de prisioneros de guerra chinos)

    • Hola Unai,
      dejando a un lado las consideraciones propiamente no históricas de tu reflexión (que seguro generarán un interesante debate), donde no puede haber mucho margen de duda es en que se convirtieron en el centro científico del mundo conocido hasta entonces, la modernidad de aquellos tiempos. Todo escrito científico que quisiera tenerse en cuenta debía ser redactado en árabe (en la actualidad pasa algo así con el inglés). Quizás su principal mérito fue haber sido los primeros en dar a la Ciencia esa internacionalidad que hasta entonces no tenía. Los ejércitos musulmanes, avanzaron en sus conquistas en los siglos VII y VIII por la Península Arábiga y desde Persia hasta España, pero su verdadero logro fue asimilar los trabajos de esos sabios griegos. Un saber que el Occidente latino lo tenía en su mínima versión y que el Islam le supo dar la importancia que tenía.

      Saludos y gracias por animarte a comentar, eres bienvenido.

  13. En la serie Cosmos también le dan un espacio a reconocer la grandeza y amor por la ciencia de las sociedades Islámicas, por cierto ¿Qué locura la del estado Islámico? No hay duda de lo peligrosos que son los fundamentalistas sean del credo que fueren.

    Saludos.

    • Hola Martin,
      el EI son la sinrazón, la venganza y la crueldad injustificada. Pero ellos tampoco representan el mundo musulmán. Es como si aquí en España, la banda terrorista ETA, nos representara a nosotros a ojos del mundo.
      Un saludo

  14. Realmente dorada ha sido, fueron la base de muchos, muchísimos de los inventos modernos, segun el video de Abdo Tounsi: el reloj, astrolabio, los aviones, las cámaras..Sabía que su cultura era y había sido muy amplia y sólida, pero no tanto como en realidad fue. Tal vez ahora les toca vivir una época más deslucida, lucha de imperios:oriente-occidente, fanatismos religiosos y económicos.
    Pienso que todo lo que sea bueno para la sociedad es de agradecer, venga de árabes, indios, chinos, rusos o mandarines…
    Muy buena tu aportación F.Javier.

    • Hola Aquileana,
      todo lo que escribió lo hizo en árabe excepto una obra dirigida a los judíos sobre la Torah. Después, con el paso del tiempo, se tradujeron al latín y al hebreo. Influyó tanto que se le considera el principal pensador científico judío de toda la Edad Media, influyendo incluso en Tomás de Aquino. Dentro de unas semanas pasaré por Córdoba (donde nació) en donde se encuentra esta estatua suya

      Saludos y buen finde.

  15. Una gran cultura, sin duda.
    Siempre que he buscado información sobre temas de fotografía, temas históricos, los árabes siempre han estado por delante, lo que pasa es que en su día, por la falta de información entre las distintas culturas, no se sabía, y se pensaba que los europeos estaban por delante, pero no era cierto.
    Buena entrada, Francisco Javier
    Un abrazo

  16. Bueno, creo que Unai tiene algo de razón en que se ha exagerado un poco la Edad de Oro del Islam, pero no quita que la humanidad, y en especial las ciencias, le deba algo a los árabes, al menos por preservar y divulgar el conocimiento de las antiguas civilizaciones. Lástima que la religión de Mahoma haya degenerado en un sinfín de fundamentalismos en el mundo moderno, pues muchos de los que se dicen seguidores del Islam, están haciendo lo contrario de lo que se hizo en Bagdad y Toledo, destruir nuestro legado y hundir al mundo en la barbarie.
    Excelente artículo Francisco, muy competo y, como siempre, bien documentado. Me ha dejado mucho en qué pensar.
    Muchas gracias y un cordial saludo.

    • Hola Jesús,
      lo cierto es que ver las imágenes de esos extremistas destruyendo esa Historia milenaria a martillazos es algo que quedará en nuestras mentes por siempre. No quisiera dar la razón a los que defienden que todo ese patrimonio histórico debe acabar en algún museo europeo o americano, pero al paso que vamos…
      Saludos

  17. La religion como arma para dividir al mundo fue utilizada por occidente, y como siempre ha logrado su objetivo , la siguen utilizando en especial en oriente medio para dividir mas y debilitarlos. Esta claro que persigue EEUU y Europa ( dominadas por los sionistas) pprotección de Israel y las riquezas. Tienen a sus gerdamenes Arabia Saudita y los titeres de golfo, todos con bases militares de EEUU,para que no se les ocurra cambiar de bando.
    El EI fue creado por los mercenarios entrenados por estos países que lo único que tienen de árabe y musulman es su fisico pero no su cultura ni su conciencia. En los mercenarios del EI hay y que supuestos musulmanes de todas los países europeos. Asiaticos y americanos.
    DJVIDE Y VENCERAS ES LO QUE HACE EL IMPERIALISMO EEUU Y EUROPEO Y EL SIONISMO.

    • Hola dia,
      en el fondo, las religiones no son malas. Las personas son las que las distorsionan para sus propios intereses, las que las manipulan para obtener sus objetivos, las que las distorsionan de lo que verdaderamente son.
      Un saludo

  18. Fantástica entrada. Es fascinante el tema que tratas. Los árabes también fueron grandes en otros muchos campos. En la gramática, por ejemplo, fueron también grandes pioneros. su estela fue seguida por los judíos, que copiaron la metodología y la aplicaron a su lengua.

  19. A mí este artículo tuyo, Francisco, me lleva a pensar en la Escuela de Salerno, quizás la primera universidad europea, fundada en el siglo XI. Y en una de sus figuras más destacadas, el monje Constantino el Africano, cartaginés de nacimiento y por tanto de lengua materna árabe, que recuperó algunos escritos cásicos traduciéndolos de esa lengua. Salerno nació de la unión de culturas.

    http://www.sld.cu/galerias/pdf/sitios/histologia/historia_de_la_medicina_5.europa.pdf

    Abrazos salernitanos.

    • Hola Paco,
      como siempre magnífico tu aporte. Aunque he tratado el tema del inicio de las universidades, la figura de Constantino la tengo en mente para desarrollar en el futuro.
      Un abrazo y que tengas una muy buena Semana Santa.

  20. Pronto hará un año de mi visita a Córdoba y creo que te comente de lo fascinada que me quede al descubrir la gran cultura en todo los sentidos que llegamos a tener, estas dos figuras fueron unos grandes pilares, donde las culturas y religiones vivían y evolucionaban a un nivel muy importantes que nos dejo una buena base. La pena es que llegara la conquista, la inquisición y su oscurantismo, destruyendo siglos de sabiduría y educación.

      • Envidia sana me das, disfruta plenamente de todo y ves a la torre de la Calahorra, tiene una exposición de instrumental médico fantástica y te adentra con las explicaciones del audio guía a poder valorar aquel tiempo de explendor y a estos personajes que fueron tan importantes en la historia.
        Ves también a la casa de sefarat en el barrio judío cerca de la pequeña sinagoga, tuve la suerte que mientras la visitaba estaban dando un recital de música sefardie para escuelas,solo pude escuchar, pues era cerrado, pero el sonido fue todo un regalo, acompañando lo que iba descubriendo de la casa.
        Me alegra mucho que vayas

  21. Hola Francisco, qué duda cabe que debemos tanto no solo a la cultura árabe, si no además al ingenio de la gran civilización romana. En el caso de la árabe, me pregunto si el freno impuesto por la mal llamada “Reconquista” hubiéramos podido disfrutar más si cabe de los grandes pensadores, matemáticos, médicos que vivían en grandes urbes. Me supongo que como todo, el hombre en su afán de conquista y ambición deja a un lado lo realmente importante, lo que aporta como persona a la sociedad y no lo que destruye como soldado a su paso. Un esplédido artículo como siempre. Como bien han explicado algunos contertulios, el Islam como la cristiandad ha servido de excusa en pro y en contra de ciertas ciencias. Qué duda cabe que los árabes bebieron de muchas de su entorno como los persas, india (con la expasión de lslám, el caúcaso…).
    un abrazo

    • Hola Miguel,
      una gran reflexión a la que me uno de principio a fin. Un ejemplo lo tenemos en Alejandro Magno y en sus conquistas por medio mundo. Tuvo la suficiente inteligencia como para ir adquiriendo esos conocimientos de las civilizaciones que conquistaba.
      Abrazos

  22. Pingback: [La Medicina Árabe, envidia de una época] | Ultimate Wanker Press

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s