Las mujeres con cuello de jirafa

mujeres jirafa

Hace tiempo publiqué el artículo “Una madre no puede amar a su hija y a sus pies al mismo tiempo…” en el que hablaba de la tradición china del vendado de los pies, en los comentarios muchos de vosotros aludisteis otra curiosa tradición que realizan las mujeres de algunas minorías étnicas, las “mujeres de cuello de jirafa” también conocidas como padaung, un nombre que por otra parte rechazan.

Aunque no es exclusiva de la tribu Kayan (Karenni), localizada en la frontera entre Tailandia y Birmania, sí es donde es más conocida. No quedan más que doce aldeas, situadas en el estado de Kayah tras ser obligados por los birmanios a desplazarse a las montañas de Myanmar oriental. Pero encontramos sus orígenes 2.000 años antes en el desierto de Gobi, en la actual República de Mongolia.

El motivo de esta tradición no hay que buscarlo como una forma de evitar la mordedura de los tigres (abundantes por aquellas zonas sobre todo en otros tiempos) ni tampoco para afear a la mujer y evitar así que fueran esclavizadas por los malhechores birmanos. Más bien es una cuestión de estética, de belleza al querer imitar a un dragón (no a la jirafa), un animal muy estimado por ellos. Por eso las mujeres que se someten a este alargamiento se muestran orgullosas de ello y consideran  estos collares como joyas y símbolos de riqueza.

Actualmente no quedan más de 120 mujeres con collares enteros y algunas complementan su atuendo con aros también en manos y pies. Encontramos el caso extraordinario de una anciana que llegó a tener 27 collares con un peso de nueve kilos, consiguiendo un alargamiento de diez centímetros… ¡el récord!

Este estiramiento del cuello es forzado y lejos de lo que podemos pensar, los collares (de cobre, bronce o latón) no producen una separación de las vértebras cervicales sino una opresión de las clavículas hacia el tórax. Esto se puede ver en un artículo de National Geographic de 1979 donde se muestra la radiografía de una mujer kayan en que las vértebras del cuello no se encontraban separadas. Llega a ser tal la malformación ósea que si se llegaran a retirar todos los anillos les provocaría su desnucamiento por la gran atrofia muscular que les impide mantener la cabeza erguida o incluso la asfixia, siendo uno de los castigos que imponen a las mujeres en caso de adulterio el retirárselos, viéndose obligada a vivir tumbadas o sujetándose la cabeza con las manos el resto de sus vidas. Para evitar otra consecuencia médica han de limpiar el collarín dos veces al día evitando que el metal erosione la piel así como la formación de moho y su oxidación, que produciría heridas fácilmente infectables.

mujeres jirafaEl primer collar lo colocan el mismo día que cumplen cinco años de edad en una ceremonia de iniciación en el que todo el pueblo se engalana para celebrar una gran fiesta. Durante una hora las niñas hacen girar el cuello en todas las direcciones para después aplicar un ungüento (cuya fórmula es secreta) mientras lo masajean. Es entonces cuando colocan la primera pieza de diez centímetros de ancho. Esta ceremonia la repiten cada dos años añadiendo una anilla en cada ocasión empleando una técnica que hoy solo conocen unas pocas ancianas kayan:

” (…) durante una noche de Luna llena, se emplea una aleación química cuya fórmula es secreta, ensanchando a la fuerza el aro hasta lograr sacarlo hacia arriba por la cabeza. Se calienta en fuego y al ponerse al rojo vivo pierde su forma de muelle. A la mañana siguiente se limpian los aros frotándose con una pasta y después con limones, volviéndose a colocar sobre la cabeza y doblando lentamente durante una hora hasta que adquiere su forma original”.

9454291392_c6f15a99cb_zCuando su cuello ya no da para más ya no podrán moverlo nunca más, y las anillas no se las quitarán ni para lavarse, ni para dormir, ni incluso a la hora de parir. Esto les limita acciones tan sencillas como poder ver a sus hijos mientras dan de mamar o verse los pies sin agacharse.

En la actualidad son parte de la atracción turística del lugar a pesar de que el gobierno birmano trató de eliminar esta tradición sin éxito pues sobreviven en parte a los donativos que reciben de los turistas por observarlas. Quizás deberíamos pensar que la verdadera atracción es verlas trabajar mientras tejen sus bellas telas y bordados con las que elaborarán gorros y monederos, más que mirar sus cuellos adornados, unos adornos con consecuencias fatales para su salud.

Haz clic aquí y podrás ver un video de esta tradición (cuellos de avestruz) en Ndebele (Suráfrica).

Y otro video (en inglés)

Para saber más:

Unos consejos para viajar a Tailandia

Radiografía cuello mujer jirafa

Link:

elmundo.es

Links fotos:

Mark Lehmkuhlercollection of old photoscollection of old photos (I)

36 comentarios en “Las mujeres con cuello de jirafa

  1. “Atracción turística”, “sobreviven en parte a los donativos que reciben de los turistas por observarlas.”

    Siento pena y vergüenza al leer esto. Mientras cualquier ser vivo deba sufrir para goce o beneficio de otro, es que algo funciona muy mal en el cerebro de nuestra especie.

    • Hola Martes,
      puede que al principio, en sus orígenes, fuera algo interesante y exótico para aquellos aventureros que arriesgaban sus vidas cruzando medio mundo desconocido. Hoy, se publicitan en cualquier agencia de viajes como simples atracciones turísticas, como si de un zoo se tratara. No deja de ser un abuso y explotación turística con consecuencias fatales e irreparables.
      Un saludo

  2. ¡Qué bárbara estética!, mayormente sufrida por las mujeres. No puedo imaginar el padecimiento que supone llevar el collar encima toda una vida, aunque el ogullo sea grande. Veré los videos con calma. Un abrazo
    PD.: Aún me acuerdo de tu artículo de los pies al que haces referencia y me siguen doliendo, como quien dice.

    • Hola Antonio,
      mientras preparaba el de hoy no podía dejar de pensar tampoco en el de los pies de loto. Da igual el punto de vista con que miremos estas tradiciones, son simplemente una modo de tortura para estas mujeres.
      Saludos

  3. Pingback: Bitacoras.com

  4. Son tradiciones duras que poco a poco se van erradicando, pero también son curiosas y se han fraguado a lo largo de los siglos.

    Saludos.

  5. Hace años visité esa parte de Tailandia. Las niñas no son escogidas al azar, deben de haber nacido en luna llena y creo -no recuerdo bien- el septimo mes después de de una noche de luna llena. A nosotros los occidentales nos parece una aberración, pero yo que he tenido ocasión de hablar con ellas -no me pregunteis en que idioma… algo de inglés- están orgullosas de haber sido escogidas y desde que empizan con los aros ya poseen una gran dote. Actualmente algunas madresy ya no lo permiten para sus hijas, También las vi en Birmania. Es lo que tiene el viajar… el poder tener las experiencias de primera mano. Yo no se si decir si me gusta o no, hay muchas tradiciones arraigadas por el mundo que nos guste o no, pero se han de respetar.
    Otra magnísica entrada Francisco. Abrazos…

    • Hola Rosa,
      siempre es de agradecer la opinión de alguien que ha tenido la oportunidad de estar con ellas. Como le decía a Francisco en el comentario anterior, a nuestros ojos europeos es difícil de entender que se mantengan estas tradiciones aunque como por lo que explicas, algunas de ellas las mantienen con orgullo, lejos de las imposiciones.
      Abrazos

  6. Nada que añadir a tu artículo, Francisco Javier, pues es muy completo y da todas las pautas para los que quieran profundizar en esta execrable costumbre, una muestra más del maltrato a la mujer que, adquiriendo diversos modos, según la zona (vendado de pies, infibulalación, ablación…)
    Gracias como siempre por tu valiosa información.
    ¡Por cierto!, ni respeto ni admito la apelación a la tradición, costumbre o cultura, aunque me traten de intransigente y extremista. Si lo admitiéra, también sería perfectamente admisible el canibalismo ritual.
    Un saludo y feliz día.

    • Totalmente de acuerdo contigo, Luis.
      Tras los sustantivos poco menos que considerados sagrados de “tradición”, “cultura” y “costumbre” se suele esconder, generalmente, incultura, desinformación y oscurantismo.
      Y no se debe olvidar que la mayor parte de esas tradiciones, si se busca, tiene tras de sí un componente de sometimiento, barbarie, miedo… que ya nadie recuerda (o quiere recordar) y aun así se sigue practicando y, en general, suele ser la mujer la más perjudicada.
      En este caso, probablemente, esos aros impedían a las mujeres valerse por sí mismas y así las tenían controladas. Si no se veían los pies, no podían ir a ninguna parte ni escapar. Era más sencillo, barato y efectivo ponerles collares de perro que encerrarlas.

    • Hola Luis,
      sin negar que coincido en tu reflexión (y en la de Martes) no sé si esta tradición de ponerse aros en el cuello y en las piernas deben considerarse igual que la ablación del clítoris y los pies de loto (quizás sí desde el punto de vista de que se causa un traumatismo físico irreparable y de que la “sufren” las mujeres). No sé, quizás los tatuajes que se hacen ahora también deberían considerarse una agresión al cuerpo aunque la consideración que tienen ahora no es la misma que años atrás, o los anillos que se ponen en los labios y en las orejas los hombres de ciertas tribus del Amazonas también lo son.
      Saludos

  7. Yo no sé qué pensar. Quizás esas costumbres le dan sentido a la vida de esa gente. Lo que a nosotros nos parece inaceptable puede ser para otros razón de la existencia. Pero no estoy segura.

    • Hola Amira,
      dejo este pensamiento de Montaigne que puede ayudar a expresar lo que dices:
      “nada hay de bárbaro ni de salvaje en esas naciones; lo que ocurre es que cada cual llama barbarie a lo que es ajeno a su costumbre”.
      Saludos

  8. Siempre impresiona leerte, FJ. Hoy … hoy mucho más.
    Disculpa si no me ves en tu platea con mayor asiduidad, últimamente, pero estoy con ocupación permanente con los asuntos internos, tanto que me absorbe casi todo el tiempo
    Un abrazo

  9. Un ejemplo más de los conflictos que tantas veces se plantean entre la tradición, por un lado, y la modernidad y el sentido común por otro. A veces no hay más remedio que luchar contra las tradiciones.
    ¡Abrazos!

    • Hola Paco,
      el hecho de ser culturas tan diferentes, con valores y pensamientos tan distintos, hace que el conflicto siga sin resolverse.

      Encontré otras tradiciones difíciles de entender:

      -En Brasil y Venezuela (no sé si Nicolás Maduro la puso en práctica con Hugo Chávez), en la tribu Yanomami, las personas se comen las cenizas de sus muertos pensando que así se salvará el alma de la persona y de todos los que participen en el “festín”.

      -La tribu africana de los Masai, escupen a sus conocidos, además de escupir la mano al saludar a los ancianos y salivar sobre los niños para darles un buen futuro.

      -En la India, lanzar a los recién nacidos desde una altura de 15 metros para traer prosperidad e inteligencia, es de lo más normal (no me preguntes cómo aterrizan).

      -Una tradición muy extendida entre los habitantes de la República Checa es la de que los hombres golpean el lunes de pascuas (tranquilo, suavemente) con una vara, la cual, aporta fertilidad.

      Pero no hemos de extrañarnos tanto de estas costumbres porque nosotros también tenemos algunas que a sus ojos pueden parecerlos igual de raras, por ejemplo la de lanzarse tomates por todo el pueblo, la famosa Tomatina.

      Otro abrazo

  10. Hola F.J.
    es como lo que le dijo un occidental a un chino, porque le pones una taza de arroz en la tumba si no la va a comer.. . Y el chino le contestó , y ustedes piensan que va a poder oler las flores ?
    un abrazo

    • Hola Deimos,
      ¡ostras, pues es verdad! Por cierto, la costumbre de dejar flores en las tumbas viene de muy lejos, de la antigüedad. En aquellos tiempos, se dejaban en la intemperie a los cuerpos mientras eran velados y como se descomponian colocaban incienso y les ponían flores encima para disimular el mal olor. Con el paso de los siglos se fue conservando la tradición de dejar flores sobre las tumbas.
      Abrazos

  11. A mí estas “costumbres” (casi siempre femeninas ¿casualidad?) me ponen los pelos de punta y encima van turistas a verlas ¡¡no puedo con esto!!…y no me sirve eso de que lo hacen orgullosas y de forma voluntaria, porque si ellas viven con una única “verdad” no son libres de elegir, asi que en mi humilde opinión son sometidas de cualquier forma…pero aprovecho para deciro que en nuestro mundo maravillosamente perfecto hay otras “costumbres” que sin ser tan llamativas ya se van acercando, mira primero eran..tacones de 11 cm o más para estilizar…luego , operaciones de estética, lo último es que se está implantado un nuevo sistema para adelgazar que consiste en coser ¡¡¡coser eh??!! en la lengua una malla que llaman quirúrgica (para que suene bien) y así solo puedes durante un mes tomar líquidos porque no puedes doblar la lengua y por consiguiente no puedes ingerir nada sólido…después del mes te quitan los puntos y la malla y después de una semana de descanso si no has logrado el peso deseado te la vuelven a coser….¡¡estamos locos!!!????
    En fin que los cánones de belleza , ni las costumbres, ni las religiones pueden justificar el sufrimiento de las personas y especialmente y durante siglos de las mujeres ¡¡ya está bien!! y yo soy de las que me gusta arreglarme pero dentro de unos límites…
    Venga que me enrollo más de la cuenta…
    Un beso

    • Hola Leha,
      había (y conozco) técnicas para adelgazar, pero la de coser una malla en la lengua no la sabía. En ocasiones la irracionalidad del ser humano es increíble.
      Otro beso para ti y puedes “enrollarte” todo lo que quieras 😉

  12. Hola Francisco, impresionante estas tradiciones, había visto fotos y me has ampliado la información. Es curioso de ver, pero no se si estoy muy de acuerdo en estas tradiciones que al fin y al cabo van mutilando en este caso a la mujer.
    Saludos

  13. Pobres mujeres, que dolor de espalda!!!!!!! Como duermen o descansan?? Entiendo que a nuestro ojos occidentales sean casi imposibles de entender, pero asi como la ablacion, los pies de lotto y otras, deberia haber una lucha seria por eliminarlos. Al menos antes de ser sometidas a esto, explicarle a los padres de las niñas las consecuencias para su salud. Pero a sus ojos esto seria tan discutible como los piercing y los horrorosos tatuajes. Saludos FJ

    • Hola Maria,
      en este caso los padres son bien conscientes de las consecuencias médicas y personales de por vida que tiene mantener esta tradición. Supongo que les pesa más el hecho de seguir con ella y el status que adquieren dentro de su comunidad.
      Otro saludo

  14. Estoy con todo lo escrito por Leha. Agregaría ignorancia, de las consecuencias.
    Las conocía de ver sus fotos, fué abrumador saber todo lo que sufren. Pobres mujeres!
    Un abrazo y hasta pronto.

  15. Los cánones de belleza no sólo tienen que ver con el cuerpo.

    En otras partes del mundo, como en algunas tribus africanas, los senos femenino flácidos y caídos casi hasta la cintura, son un símbolo de belleza. En otras se insertan aros en los lóbulos de las orejas o los labios, y se clavan en diversas partes del cuerpo huesos de animales. En numerosas culturas de la Polinesia, como por ejemplo Nueva Zelanda, con la tribu de los maories, y en países asiáticos como Japón, China o la India, el uso de los tatuajes eran y continúan siendo símbolos de belleza.

    En Oriente Medio las mujeres se embellecen pintándose partes del cuerpo o empleando sustancias aromáticas elaborados con productos naturales, como: la henna, que en forma de polvo y mezclada con distintos líquidos, es utilizada para producir tatuajes o teñir el pelo; el rojo de Farsi es un mineral que se muele finamente y se usa para pintar los labios con la ayuda de un pincel; aceite de oliva aplicado sobre el cabello limpio hace que el cabello esté brillante.

    En Tailandia, el agua de arroz es empleado aplicándose sobre la cara para evitar el exceso de grasa. En Polonia, las mujeres utilizan la miel de abeja como un exfoliante natural para tener un cutis suave y terso; además, se untan un poco en los labios para suavizarlos, etc…

    Cada vez me alegro más de haber nacido en España………

    Gracias por el excelente post Francisco.

    Un abrazo.Suso.

    • Hola Suso,
      ¡cuánto aportas siempre en tus comentarios y cuánto te lo agradeceré siempre! Queda claro que los tatuajes es algo que se ha extendido por todo el mundo y es buena muestra de que los cánones de belleza pueden ir cambiando en una misma región con la influencia de otras culturas y con el paso del tiempo.
      Abrazos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s