Palmira, otra joya de la antigüedad amenazada por el Estado Islámico

Vista general de Palmira

Vista general de Palmira. Haz clic en la imagen para ampliarla.

La historia se repite. En esta ocasión, las milicias yihadistas del Estado Islámico (EI) que hace pocos meses pudimos ver todos destrozando los relieves y esculturas de Hatra y Nimrud en Irak, puede hacer lo mismo con los restos de la antigua ciudad de Palmira, Patrimonio de la Humanidad de la Unesco desde 1980. Hace pocos días que irrumpieron en los barrios del norte de la ciudad (a 240 kilómetros de Damasco) asesinando a decenas de civiles en su avance hacia la histórica ciudad, y los esfuerzos de la población local junto con el Ejército sirio no han sido suficientes para evitar que ayer cayera en sus manos. Palmira es considerada por El Asad primera línea defensiva contra los ataques del EI además de ser punto defensivo de los próximos campos de petróleo y gas, pero su importancia histórica trasciende a la de muchas otras ciudades antiguas.

Llegó a tener hasta 200.000 habitantes y sus restos no dejan indiferente a todo aquél que la visita (ahora ni se os ocurra ir): su columnata de 1.200 metros, el templo de Baal, el ágora, el teatro, el campamento de Diocleciano (también palacio de la reina Zenobia), los barrios, así como las necrópolis y el acueducto romano de su alrededor, nos transportan como ninguna otra ciudad de la antigüedad a esos tiempos pretéritos.

Decumanus Palmira

Restos del decumanus de Palmira. Haz clic en la imagen para ampliarla.

La Biblia la nombra como Tadmur, que significaría “ciudad de los dátiles” un nombre de lo más descriptivo de lo que fue, un oasis que sobrevino crucial en la ruta de las caravanas que transportaban sus mercancías entre Oriente y Occidente. Allí descansaban y se refugiaban los intrépidos viajeros que se aventuraban a cruzar el duro desierto. Esclavos, metales, especias… eran transportados hacia Roma para saciar las necesidades de sus ciudadanos, pasando a convertirse en ciudad fronteriza entre el Imperio romano y el parto.

Siria se convirtió en provincia romana a partir del siglo I d. C. siendo el emperador  Adriano quien otorgará el derecho de ciudad libre a Palmira. Desde entonces prosperaría como nunca antes lo había hecho al encontrarse en la encrucijada de la ruta de la seda.

El rey-gobernador de Palmira, Septimio Odenato, un árabe romanizado, defendió sus fronteras tras la captura de Valeriano en el año 260, en la guerra contra los sasánidas, convirtiéndose en el primer emperador romano en ser capturado por los bárbaros. Tras torturarle y matarle, exhibieron durante años su piel como trofeo. Odenato ambicionaba establecerse como monarca de todo Oriente pero una intriga palaciega acabó con su vida. Fue entonces cuando Zenobia, su viuda, convirtió la ciudad en su capital desafiando a Roma e iniciando una serie de campañas que extenderían su territorio hasta la actual Siria, el Líbano y Egipto, la provincia más rica de las sometidas a Roma, todo en  solo cuatro años (268-272).

Zenobia

“Zenobia in Chains”, de Harriet Hosmer (1859).

Mucho se ha escrito sobre la reina Zenobia. De belleza sin  igual, piel morena, ojos penetrantes, era capaz de entenderse tanto con los filósofos en griego como con los juristas en latín, incluso hablaba egipcio y sirio. Pero además de bella, culta y valerosa era también orgullosa, y eso es lo que probablemente le perdió. Claudio II Gótico, el siguiente emperador romano, no tuvo otra opción que reconocer la soberanía de Zenobia mientras se complicaba la vida y la de sus legionarios en guerrear contra los alamanes y godos, pero es entonces cuando aparece Lucio Domicio Aureliano, un curtido general al que sus legiones le proclamarían emperador en el año 270. Él, en persona, dispuso sitiar a Zenobia en su propia ciudad hasta que se rindió.

La reina, tras ser capturada, fue llevada a Roma muriendo decapitada o por alguna enfermedad que se desconoce, aunque algunos dicen que Aureliano se quedó tan impresionado por su belleza (¿quien no encuentra una analogía con Cleopatra?) que le perdonó la vida concediéndole un agradable retiro en la villa de Tívoli.

Será entonces cuando la magnificiencia de Palmira comenzaría a derrumbarse en el siglo III, siendo arrasada en el 273. Posteriormente Diocleciano la restauraría pero ya nunca más sería la misma. Desde allí defendió las fronteras de Roma contra los sasánidas y en el año 634 acabaría por ser ocupada por los musulmanes siendo destruida por un terremoto en 1089.

Gran parte de sus restos y piezas se encuentran en Museos de todo el mundo, sobre todo en el Louvre, donde se guarda el relieve de Maliku y la tríada divina de Baal. Esperemos que Palmira, esta joya de la antigüedad con tanta Historia, sobreviva al fanatismo del EI del mismo modo que se resistió a desaparecer durante estos 2.000 años.

Una novela:

La prisionera de Roma, de José Luis Corral. Ed. Planeta (Barcelona, 2011)

Links fotos:

Eustache DIEMERT (Karo)Hans Splinter; Zeledi

48 comentarios en “Palmira, otra joya de la antigüedad amenazada por el Estado Islámico

  1. Pingback: Palmira, otra joya de la antigüedad amenazada por el Estado Islámico | yofumoenpipa

  2. Es una lástima que estos bárbaros la puedan dañar de manera irremediable…
    Cuando uno ha estado en un lugar que puede quedar destruido y no por un cataclismo como en Nepal, sino por la mano del “hombre sin cerebro” da más pena y me atrevería a decir dolor, claro que nunca comparable a dolor de ver a gente asesinada y desplazada de sus hogares sin nada entre las manos.
    Un abrazo.

      • Alguien dijo que nunca se han cometido tantos asesinatos y ytopelías como en nombre de Dios y de la Libertad (normalmente sólo de unos cuantos). Comparto contigo mi preocupación.

      • Todo lo del Islam da terror , lastimosamente las acciones estan llenas de odio , ni la vida se respeta, en nombre de una idea cubren con el manto de la religion tantas cosas que no se comprenden no me sorprenderia ….

      • … de todas formas no deberíamos generalizar, el Islam, al igual que cualquier otra religión, no debería equipararse a estos grupos de terroristas. Cualquier religión es buena de principios, de base, son las personas las que pueden hacerla mala.

  3. No puedes imaginarte como se me llenan los ojos de lágrimas cuando veo los desastres tan horrorosos que están haciendo en Siria. Estuve allí hace 11 años y creem que quedé encantada de todo el país, todas sus ciudades eran una maravilla Danasco, Alepo, Homss… sus gentes y que decirte de Palmira, fascinante y conociendo sus historia y la vida de Zenobia, cuando vas andando entre las ruinas, columnas y muchas otras ruinas… en algunos momentos yo misma me sentia la misma reina.
    Siempre las religiones… cuanto daño hacen al mundo cuando se cree que ellas sn las portadoras de la paz…irónico verdad? No popdias olvidar de hacer una entrada con Palmira…Abrazos Francisco.

    • Hola Rosa,
      normalmente preparo los artículos con muuuucha antelación, repasándolos y añadiendo o quitando cosas, pero en esta ocasión, desde que vi en las noticias el pasado fin de semana que el EI estaba en las puertas de la ciudad, no pude evitar ponerme en ello. Los próximos días serán cruciales para salvar estas ruinas. Los yihadistas son conscientes de que el mundo entero les está mirando (y eso les gusta) y por desgracia lo aprovecharán para destruir algo que no les pertenece a ellos solos sino a toda la Humanidad o quizás la expolien y pongan en venta sus tesoros a coleccionistas sin escrúpulos para seguir subvencionando su guerra sinsentido.
      Otro gran abrazo y me consta tu sentimiento ante ello.

  4. Es imperdonable lo que las hordas salvajes y fanáticas están haciendo con Palmira. Eso por un lado.
    Pero lo realmente grave a mi entender, es que el destruir los monumentos y tesoros históricos irremplazables parece que se está convirtiendo en una especie de moda en los últimos tiempos, si bien la insensibilidad hacia ellos viene de antiguo: el ejemplo más cercano fue el bombardeo del Partenón de Atenas.
    La ONU ha declarado estos daños como crímenes de guerra. ¿Y eso de qué vale?.
    Empiezo a pensar de que si no somos capaces de proteger los tesoros históricos que a todos pertenecen (que es como decir que a nadie, en la práctica), incluso por la fuerza, castigando pública y ejemplarmente a los responsables, es porque no nos lo merecemos. Y no puedo evitar manifestar esto con los ojos arrasados de lágrimas de pena, rabia, indignación e impotencia.

    • Hola Luis,
      entiendo perfectamente tu rabia que también es la mía y seguro la de muchos de nosotros.
      Con tu permiso aprovecho la contestación a tu comentario con la trascripción de los apartados III-V-VI de la Declaración de la UNESCO relativa a la destrucción intencional del patrimonio cultural que se elaboró tras la destrucción de los Budas de Bamiyan:

      III – Medidas para luchar contra la destrucción intencional del patrimonio cultural 1. Los Estados deberían adoptar todas las medidas necesarias para prevenir, evitar, hacer cesar y reprimir los actos de destrucción intencional del patrimonio cultural, dondequiera que éste se encuentre. 2. Los Estados, en la medida en que lo permitan sus recursos económicos, deberían adoptar las medidas legislativas, administrativas, educativas y técnicas necesarias para proteger el patrimonio cultural y revisarlas periódicamente con el fin de adaptarlas a la evolución de las normas de referencia nacionales e internacionales en materia de protección del patrimonio cultural. 3. Los Estados deberían esforzarse, recurriendo a todos los medios apropiados, por garantizar el respeto del patrimonio cultural en la sociedad, en particular mediante programas educativos, de sensibilización y de información. 4. Los Estados deberían: a) adherirse, si todavía no lo han hecho, a la Convención para la Protección de los Bienes Culturales en caso de Conflicto Armado (La Haya, 1954), sus dos protocolos de 1954 y 1999 y los protocolos adicionales I y II a los cuatro Convenios de Ginebra de 1949; b) promover la elaboración y la promulgación de instrumentos jurídicos que establezcan un nivel superior de protección del patrimonio cultural; y c) promover una aplicación coordinada de los instrumentos actuales y futuros que guarden relación con la protección del patrimonio cultural.

      V – Protección del patrimonio cultural en caso de conflicto armado, comprendido el caso de ocupación De estar implicados en un conflicto armado, sea éste o no de carácter internacional, comprendido el caso de ocupación, los Estados deberían tomar todas las medidas oportunas para llevar a cabo sus actividades de manera que quede protegido el patrimonio cultural, de forma acorde con el derecho internacional consuetudinario y los principios y objetivos enunciados en los acuerdos internacionales y las recomendaciones de la UNESCO referentes a la protección de dicho patrimonio durante las hostilidades.

      VI – Responsabilidad del Estado El Estado que, intencionadamente, destruya patrimonio cultural de gran importancia para la humanidad o se abstenga de adoptar las medidas oportunas para prohibir, prevenir, hacer cesar y castigar cualquier acto de destrucción intencional de dicho patrimonio, independientemente de que éste figure o no en una lista mantenida por la UNESCO u otra organización internacional, asumirá la responsabilidad de esos actos, en la medida en que lo disponga el derecho internacional.

      Dejo el link a toda la declaración aquí

      Un saludo

  5. Como demasiado a menudo, los fanatismos político-religiosos son los responsables de la destrucción de gran parte del patrimonio humano, como si temieran los fantasmas del pasado, como si creyeran que un pasado glorioso pudiera eclipsar el presente. Los fanatismos de no importa qué cultura son pasionales, y las pasiones ciegan el entendimiento.

    • Hola Carlos,
      ¿cómo pueden ser tan ciegos estos fanáticos? ¿Qué no saben que no pueden destruir toda la cultura de la Humanidad? ¿Piensan realmente que con sus brutales acciones no hacen más que condenarse a ellos mismos y a sus ideas? Sí, ciegos de entendimiento.
      Saludos

  6. Pingback: Bitacoras.com

  7. Otra excelente lección. Respecto a esos energúmenos, si permitimos que acaben con la historia poco podremos hacer por impedir que hagan lo mismo con el presente. Este asunto empieza a asustar.

  8. No sé si se dan cuenta que con sus salvajes ataques están destruyendo no sólo iconos artísticos y culturales sino también la historia de un pueblo y sus gentes, con miles de años de historia, y cuando un pueblo pierde su historia pierde su pasado y lo más probable es que se les niegue un futuro.
    No he estado en Siria, pero tenía grandes deseos de conocer Palmira, ahora no sé si podré verla algún día 😦

  9. Qué tristeza que sean las religiones en su lado más extremo las responsables de la destrucción de la cultura, los cristianos con la biblioteca de Alejandría, los católicos con 8 siglos de literatura maya y podríamos seguir haciendo un recuento. Es una lástima que perdamos tanto por tan poco.
    Un abrazo Francisco. Como siempre un placer aprender contigo.

  10. Hola Francisco, que gran tristeza he sentido esta semana al ver las noticias, la verdad es que ultimamente no hay muy buenas noticias, los recates de pateras, los asesinatos……, pero esta noticia de Palmira me hizo pensar en la gran riqueza cultural que han perdurado durante tantos siglos, se pierda por estos extremistas en nombre de una religión, de una mala interpretación.
    El mundo ultimamente este perdiendo grandes riquezas, vidas, cultura, historia……
    Una gran tristeza.
    Un gran abrazo y espero que pronto nos veamos

    • Hola Cristina,
      da la impresión de que en los últimos años estamos apretando el acelerador en lo que a pérdidas de incalculable valor se refiere. Esperemos saber ponerle freno porque sino…
      Abrazos y hasta pronto. 😉

  11. Acabo de leer la noticia de la destrucción del patrimonio de Palmira, lo cual me parece una atrocidad, una barbarie de personas cegadas por ambiciones egoístas. He leído sobre Zenobia y su fortaleza para dominar Palmira. Y si, tienes razón, hay un analogía entre ella y Cleopatra. Muy buen post
    Abrazos.

    • Hola Alejandra,
      en aquellos tiempos tener el valor/osadía de enfrentarse a la todopoderosa Roma es de tener muy en cuenta. Quizás, lo que más sorprende de Zenobia es que además expandió su territorio conquistando provincias ya romanas.
      Abrazos

  12. ¿Cuando la barbarie humana dejara de imponerse al arte y la cultura?
    Cuantas maldades se hacen en nombre de dioses que no las aceptarian o dejarian de existir por la verguenza de ver actuar a sus fieles.

    Un saludo

  13. Discutía, precisamente anoche, con unos amigos del cuaternario, todos sesentones, sobre si lo del ISIS o como se llamen, solo nos ,o tomábamos en serio cuando afectaba al patrimonio cultural y para nada nos preocupara lo que estaban haciendo con la población que no se les sometía. Concluimos que bienvenido sea cualquier motivo para despertar las conciencias del mundo que impida tal y cual barbarie.

  14. Por mucho menos, en cantidad de barbaries humanitarias y culturales, las alianzas internacionales han intervenido de manera terminante en otras ocasiones; cabe preguntarse, por lo tanto, porqué ahora no se está haciendo, ¿qué intereses se están protegiendo? ¿Quiénes NO están interesados en acabar con el estado islámico de los c*****? ¿A quién beneficia que no se acabe con ellos de una vez?
    Quizá me esté poniendo demasiado “conspiranoico”, pero yo creo que en este tema ahí algo más que, de momento y a mi por lo menos, se me está escapando…
    Felicidades por el artículo Francisco Javier, porque aparte de remover conciencias, ilustra magníficamente lo que se puede llegar a perder la humanidad.
    Un saludo

    • Hola Álex,
      ciertamente sorprende porqué los dirigentes y la comunidad internacional no ha actuado con más eficacia en ello. No sé, yo no entiendo de política internacional pero como en tantas otras ocasiones, debemos aprender del pasado para que no volvamos a cometer los mismos errores en el presente.
      Saludos

  15. Pingback: [Palmira, otra joya de la antigüedad amenazada por el Estado Islámico] | Ultimate Wanker Press

      • Gracias, Javi, no podrán borrar la memoria de nuestra especie porque existe gente como tú.
        Derrotaremos a la puta cómplice ONU.
        (te ruego elimines “puta” si es requerido, desconozo el protocolo)

      • Jordi, a quien hay que derrotar es al EI porque por desgracia son muchos los cómplices. Quien no hace nada (y puede hacerlo) para solucionar el conflicto debe ser también considerado culpable.

      • Lo siento, Javi, es imposible eliminarlo a “Él”, nuestra especie parece necesitar un “Él”, prefieren creer sin luchar l@s pajer@s que tienen recursos para luchar.

  16. No nos tenemos que confundir con el nombre, ya que estas ruinas y tantas otras han estado en paises musulmanes, y nada les ha pasado. De hecho les debemos una gran parte de los aportes culturales, el problema es como puede el ser humano en desembocar en odio que no podemos imaginar. Que es lo que pasa en determinados momentos en distintas sociedades que pueden dar como resultado este cancer humano.
    Un abrazo F.J.

  17. Muy acertado y detallado el artículo que nos brindas. Sobre Palmira y su situación actual, quizás, además del hecho de la barbarie cultural y humanitaria que están llevando a cabo estos “personajes”, me resulta más atroz el bolsillo, por decirlo así que financia a estos grupos. Sea quizás para sorpresa de muchos, aquellos países que hoy ponen sólo el grito en el cielo por lo que ocurre. Si además añadimos la parsimonia con respecto a la situación de los civiles por parte de los organismos internacionales, no esperemos más por “ruinas”. Hoy en día que se habla mucho de refundación de partidos políticos, deberiamos hacer una llamada para la refundación de los organismos internacionales en muchas materias. Hoy mi comentario parece más un discurso político, pero no va más allá de un razonamiento cansino y repetitivo de ¿a donde vamos a llegar? y ¿donde está el límite de las acciones de nuestros vecinos? sea musulmán, cristiano o judío. Como bien decía Aldous Huxley “Quizá la más grande lección de la historia es que nadie aprendió las lecciones de la historia.” Ya solo nos queda imaginarnos a Zenobia pasear por los restos de lo que fue Palmira.
    Un abrazo

    • Hola Miguel,
      dices grandes verdades y estoy completamente de acuerdo contigo. Precisamente ayer leí en la prensa que el EI manifestó que no destruiría las ruinas de Palmira aunque sí las representaciones humanas que encuentre. Bueno, aunque también triste, esperemos que lo cumplan, la otra alternativa es aún mucho peor.
      Abrazos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s