¡Qué me dices! (XIII)

rameras

En otras ocasiones he tratado algunos aspectos de la prostitución, concretamente en la Antigua Roma y en la Edad Media. Es un tema del que podríamos hablar durante semanas y mi intención hoy es acercaros el origen de la palabra “ramera”, uno de los tantos nombres con los que se conocían y conocen a las prostitutas.

Encontramos por primera vez referencia escrita en La Celestina (1499) cuando dice:

Esta mujer es marcada ramera, según tú me dijiste, cuanto con ella te pasó has de creer que no carece de engaño. Sus ofrecimientos fueron falsos y no sé yo a qué fin.

Será el filólogo español Joan Coromines quien en su Diccionario crítico etimológico castellano e hispánico apunta que era costumbre en la Edad Media, concretamente en el siglo XII, que las mujeres que decían ejercer la prostitución de manera independiente y sin estar sometidas a las normas de los burdeles colgaban un ramo de flores en la puerta de sus viviendas para así llamar la atención de los clientes.

… y no penséis que la prostitución está restringida al homo sapiens pues entre los animales también existe. Se da el caso de una especie de pingüino de la Antártida, los Adelia, que construyen sus nidos con algo muy escaso por esas latitudes: las piedras. Para obtenerlas, y cuando su pareja está alejada, prestan favores sexuales a otros machos (solteros, eso sí) a cambio de piedras más grandes. Los científicos dicen que lo hacen para mejorar la especie, no sé, puede que sí, pero el caso es que no son los únicos. En la República de Guinea hay unos chimpancés que roban la fruta (principalmente la papaya) para dársela a sus hembras a cambio de sexo.

Mating_adele

El apareamiento de pingüinos Adelia en el cabo Adare en Mar de Ross , la Antártida.

En fin, también en el panteón romano existía una diosa menor de la agricultura que era conocida como “Puta”, pero esto es solo una coincidencia pues literalmente significa “poda”. 😉

Links:

cienciapopular.com; yaestaellistoquetodolosabe; xatacaciencia.com

Link foto:

Brocken Inaglory

35 comentarios en “¡Qué me dices! (XIII)

  1. Pues no era sobre Sergio Ramos, no… jajaja
    No conocía esta historia, me resulta curiosa. Y lo de los animales, aún más curioso, lo que concluye que no solo pertenece a la condición humana, ¿no?
    Ah, bueno, es verdad… Que antes que humanos, somos animales, que no recordaba…

    Buena entrada.
    Un abrazo, Francisco Javier.

  2. Interesantes anotaciones, ayudan a ubicarnos donde corresponde, como una especie más que precisa también cubrir sus necesidades más básicas, y… el sexo es una de ellas, no veas, Francisco Javier, la de gente con mal carácter que hay por sufrir de dicha carencia.
    Abrazo afectuoso.

    • Hola Óscar,
      hay mucha gente enfadada por el mundo debido a esta carencia (aunque también la hay sin que les falte). Como que en el blog trato la historia y la medicina aquí dejo algunos “beneficios” para nuestra salud en lo que a la práctica del sexo se refiere (cuidado, no entraré en el tema de las enfermedades de transmisión sexual ni en otras consideraciones 😉 )

      – De media se queman cinco calorías/minuto con la práctica del sexo (bueno, unos más que otros).

      – El orgasmo, mediante liberación de determinadas hormonas y neurotransmisores, es capaz de bloquear el dolor ocasionado por otros motivos como las cefaleas… y nos ayuda a quedar dormidos más rápidamente (por la liberación de la prolactina).

      – Las personas más activas en el sexo refuerza su sistema inmunológico al secretar más anticuerpos que el que no lo practica, sufriendo menos resfriados… (cuidado, no quiero decir con esto que no puedan adquirirse otras enfermedades)

      – Las relaciones sexuales disminuyen la presión arterial sistólica aunque la masturbación no, y tener relaciones sexuales al menos dos veces/semana reduce un 50% las posibilidades de morir de una cardiopatía (esto puede sorprender a más de uno y sino que se lo digan al Presidente francés de fines del XIX, François Félix Faure, aunque creo que ya será demasiado tarde para que se entere).

      -En el caso de los hombres disminuye el riesgo de tener un cáncer de próstata. Hay un estudio de la prestigiosa revista Journal of the American Medical Association que relaciona el eyacular al menos 21 veces al mes con su disminución. En este caso la masturbación también sirve. ¡A ver hombres, tampoco os paséis ahora!

      – Refuerza el suelo pélvico que son el conjunto de músculos que evitan la incontinencia urinaria, problema especialmente relevante en las mujeres.

      – Se alivia el estrés y aumenta la autoestima.

      Podría seguir…

      Otro abrazo para ti.

  3. Pingback: ¿De dónde viene la palabra "Ramera"?

  4. Jeje, las flores siempre son agradables, y me parece una idea muy sensata usarlas para atraer clientes. Lo que no sabía era lo de los pingüinos, es lo que tiene la naturaleza…
    Muy interesante y entretenido Francisco. Muchas gracias y un abrazo.

  5. En este artículo he aprendido muchas cosas nuevas, como en todos los tuyos.
    Lo cierto es que la prostitución, entendida como favores sexuales a cambio de alimento u otros regalos, es un caso relativamente raro en el mundo animal, aunque como tu señalas, se dan casos, sobre todo entre los primates en general, no solo entre los chimpancés.
    Otra cuestión es la infidelidad. Esta sí está generalizada.
    Como ejemplo, se ha comprobado que se dan casos entre las palomas. la hembra se las arregla para copular con otros machos, en las ausencias del macho-cónyuge de la pareja, a pesar de que siempre se las había puesto como ejemplo de la fidelidad. Pues ya vemos que no.
    Seguramente sea un mecanismo natural para mejorar la diversidad de los genes.
    Gracias como siempre, Francisco Javier.

    • Hola Luis,
      ahora que nombras las palomas debo reconocerte que, para mi desgracia, este año se me han instalado una “colonia” de ellas en mi casa (dentro no, claro). He podido observarlas durante meses (casi soy un experto en su modo de vida) y copular no sé, pero ruido de estar contentas/os, mucho.
      Saludos y gracias a ti, te dejo que creo que ya empiezan…

      • ¡Hay, amigo mío, cómo te compadezco!. Hace tiempo alquilamos un apartamento que parecía ideal para pasar las vacaciones. Hasta que no nos instalamos no descubrimos el palomar. Solo diré que decidimos toda la familia, de común acuerdo, acortar las vacaciones.
        Por eso digo que te comprendo.
        Por cierto, el siguiente inquilino solucionó el problema, según me contaron, adoptando a unos gatos callejeros a los que ponía comida al pie del palomar. No se sabe si los gatos acabaron con las palomas, o ellas decidieron emigrar ante la presencia de un enemigo natural.
        Te lo cuento, por si te sirve la idea.
        Por cierto, en el poco tiempo que ocupé el apartamento, yo sí pude observar la visita de un palomo ajeno con motivo de la ausencia del “titular”.
        Un abrazo y suerte con tu problema.

  6. Recoger un crisantemo de esas cestas colgadas a las ventanas colectados del jardín por preciosas muchachas, dejándolos sin flores, quizá sea el último… es buscar amor. Es tanta la ilusión de los buscadores de amor fingido que al retirarse, satisfechos, se llevan el crisantemo apretado a su boca durante el trayecto de regreso a casa. Con los días, la ilusión se seca, guardando secretamente el crisantemo marchito. Prostitución es renovación, dicen quienes se prostituyen; es cansarse del aspecto moral por decepciones o carencias. Surgen cóleras, simuladas, fingidas al principio… el cuerpo las acepta de manera camaleónica, maneras de vivir. Con el tiempo, la práctica asimilada se vuelve costumbre aceptada por la sociedad, no asusta, se pierde el miedo a que el alma sufra, siendo prostitutas, como los pingûinos Adelia de la Antártida. Gracias, FJ, por presentar estas formas de amar. Un abrazo, sin ficciones.

    • Hola marimbeta,
      me alegra que aportes tu siempre esperada visión del tema (y más después de los mis comentarios anteriores). Creo que entre todos estamos consiguiendo tratar el tema desde toda su perspectiva. ¡Qué bien!
      Y desde otra perspectiva muy diferente, pero AMOR con mayúsculas al fin y al cabo, dejo esta frase de la Madre Teresa de Calcula “ama hasta que te duela. Si te duele es buena señal”.
      Otro abrazo fuerte, muy fuerte.

  7. la primer imagen me encanto.. 🙂 la segunda me dejo con cara de.. que bueno que no fui pinguino jejee 😛
    Te dejo un abrazo y feliz Fin de Semana

  8. Ay la pera a ver si ahora voy a tener que podar los geranios de la ventana jajajjajjaj ahhhh no que eran ramos de flores….te digo yo que alguno vio un tiesto y allá que fue y escobazo que te crió jajjajjajjja
    Lo de los animalillos ¡¡¡mira que pillos!! eso no me lo esperaba yo
    Muy curiosa tu entrada, me ha gustado mucho la verdad
    Besos con alas para tí

  9. Hola Javier, muy interesante, como siempre, lo de las ramas sí lo sabía, lo de los pingüinos y chimpancés no, pero ¿no te parece que es ampliar mucho el concepto de prostitución, si a esas vamos, todas las hembras seríamos consideradas prostitutas, incluso las esposas ¡! (en el pasado cercano, no tanto en el presente)

    Como antropóloga, creo que está en los genes masculinos el dar y en los femeninos el recibir, ya los enredos socioeconómicos de la sociedad humana es otra cosa y por supuesto que no es lo mismo la mujer que se alquila a muchos, que la se que casa con uno solo y ahora ya no se estila que el hombre mantenga a la esposa, pero se dio por mucho tiempo, debido a la discriminación sexual y ya me estoy metiendo en muchos temas, lo principal que quería decir, es que me gustó tu post y me parece muy interesante, preciso y conciso, como siempre.

    Abrazos

    • Hola Silvia,
      no, no, no me malinterpretes con lo de los pingüinos, ni mucho menos. Pero con los animales tenemos una muestra más de que en esto del sexo son las mujeres las que tienen la voz cantante, las que deciden (cuidado, con esto no quiero decir que no sean explotadas…)
      Abrazos

  10. Genial tu escrito, y tus respuestas a los comentarios, tan graciosas algunas..
    Te pasaste, como se dice por acá.
    Abrazos..

    • Hola Stella,
      ya sabes que doy tanta importancia a la sección de los comentarios como del artículo en sí, aunque en ocasiones no quisiera expandirme más pero por falta de tiempo…. Según los temas me permite añadir ese punto de medicina que considero importante en mi blog y si además lo puedo hacer con un puntito de gracia, pues mejor, ¿no?
      Otro gran abrazo para ti.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s