La abolición de la trata de esclavos

esclavitud negros

Representación de la tortura de una esclava por el capitán John Kimber, producido en 1792.

“No tenemos ningún derecho a hacer feliz a la gente contra su voluntad” (William Wilberforce)

Esta frase puede que nos extrañe pero adquiere todo su sentido en el contexto del que procede. A finales del siglo XVI se sufre una marcada disminución en la población local de las islas del mar Caribe y los europeos necesitaban mano de obra para explotar los recursos de sus nuevas conquistas. Es así que comenzarán a llevarse gente de África como esclavos, excusándose en que se les estaba dando la oportunidad de convertirse en cristianos. Se calcula que a mediados del siglo XVI se traían unos 10.000 esclavos al año y tras la posterior irrupción de los mercaderes ingleses y franceses la demanda siguió aumentando hasta que en el siglo XVIII, Gran Bretaña, obtenía casi diez veces más beneficios de la explotación de plantaciones de azúcar, tabaco, café, té y algodón de sus colonias del Caribe que de sus inmensos territorios Norteamericanos.

Es entonces que surgen voces contrarias a la injusticia del tráfico con seres humanos. Comienzan a propagarse opiniones en su contra como la del médico Granville Sharp, que la consideraba inmoral y aludía a que había leyes en el derecho inglés que la prohibían, o como Thomas Clarkson, que funda junto a Sharp el Comité para la Abolición de la Trata de Esclavos.

Los cada vez más numerosos grupos antiesclavistas recogieron 60.000 firmas para presionar al Parlamento a finales de 1788. Un año después, se publica un best seller literario que impactaría a la sociedad, la autobiografía de Olaudah Equiano (conocido también como Gustavus Vassa), escrita por él mismo y que le haría rico y famoso. Escrito en lenguaje culto, revela con gran realismo y compasión su propia vida.

equiano, esclavo

Olaudah Equiano

Nace en un pequeño pueblo perdido de Nigeria y a la edad de once años es capturado y vendido como esclavo:

­”Un día cuando toda la gente de nuestro pueblo andaba trabajando como siempre y solo estábamos mi querida hermana y yo cuidando de la casa, dos hombres y una mujer treparon nuestras paredes y en un solo instante nos capturaron a ambos. Sin darnos un momento para gritar o resistir, nos taparon la boca y salieron corriendo con nosotros hacia un bosque cercano. Ahí nos amarraron las manos y siguieron cargándonos lo más lejos que les fue posible hasta que cayó la noche (…) Lo primero que vislumbré al llegar a la costa fue el mar y un barco de esclavos (…) Inmediatamente algunos miembros de la tripulación me agarraron y me sacudieron para ver si estaba saludable. Fue entones cuando quedé convencido de que había entrado en un mundo de malos espíritus y que me iban a matar”.

Equiano fue comprado por el mercante de Filadelfia, Robert King, quien le enseñaría a leer y a escribir educándolo en la fe cristiana. Tras servirle eficazmente en sus actividades comerciales compra su libertad, viajando posteriormente por todo el mundo hasta llegar a Londres, donde se une al movimiento abolicionista que le animará a escribir y publicar The Interesting Narrative of the Life of Olaudah Equiano, or Gustavus Vassa the African (1789), uno de los primeros ejemplos de narración escrita por un africano.

Finalmente el diputado William Wilberforce se hace eco de todo este movimiento y en colaboración con Clarkson y su Comité, prepara un informe que enviará a votación en 1791, el resultado será de 163 votos a favor de la trata, y 88 en contra.

Las reacciones no se hacen esperar y la propia sociedad organiza un boicot en todo el país contra el azúcar caribeño. El seguimiento fue masivo, las ventas cayeron en picado y en poco más de un año la Cámara de los Comunes aprobaron la abolición aunque sería bloqueado por la Cámara de los Lores.

Sin cejar en el empeño, Wilberforce y Clarkson, consiguieron la abolición de la trata de negros en 1807. Tras ese precedente serían otros países los que acabaron rechazándolo aunque la erradicación total no acabaría aprobándose en Gran Bretaña hasta 1833, en Francia en 1848, en Estados Unidos en 1865, en España en 1880 y en Brasil en 1888.

No se sabe con exactitud el número de personas que llevaron desde África a América como esclavos. Unos dicen que pudo llegar a 100 millones, otros que no fueron más de 9 millones, pero cuatro quintas partes del total de esclavos africanos que llegaron al Nuevo Mundo fueron transportados en tan solo 150 años, desde el siglo XVIII hasta mediados del XIX.

Para saber más:

El parlamento y la trata de esclavos británico

Abolish Foreignness

Información basada en el artículo “La abolición de la trata de esclavos por Inglaterra”  del historiador Juan José Sánchez Arreseigor (N.G. History, nº95)

53 comentarios en “La abolición de la trata de esclavos

  1. Querido Francisco Javier,
    He leido con interés esta entrada como todas las que publicas. Aunque el tema es espinoso y controvertido siempre es bueno y me ha interesado conocer más sobre ello, por lo que te agradezco la referencia del libro sobre Equiano que desconocía. Por otra parte y por si te interesa profundizar en el tema, hay un libro que aunque no trata exclusivamente de ello, aporta una vision diferente y datos interesantes sobre la escalvitud, que me permito recomendar por ser de un querido profesor: Historia del África negra precolonial, de Manuel Corachán Cuyás, 2013
    Editorial Bernat. ISBN 9788469590621.
    Un saludo cordial y gracias de nuevo por tu blog.
    Jesús Almeda

    • Hola Jesús,
      te agradezco el aporte y con tu permiso añadiré otro que Mercedes Quiñones me acaba de recomendar por el FB “Historia de la trata de negros” de Daniel Mannix y M. Cowley. Alianza Editorial, 1968. Es un estudio de la trata de esclavos negros con destino a los mercados americanos desde la época del Descubrimiento en el que se evidencia que la fortuna obtenida con el tráfico de seres humanos fue la base del desarrollo manufacturero y comercial de Inglaterra.
      Saludos y gracias por seguir el blog cada semana.

  2. Pingback: Bitacoras.com

  3. Es inconcebible para la mentalidad actual la lacra que supone para las sociedades “civilizadas y avanzadas” la trata y esclavitud de la raza negra.
    Las consecuencias no son siempre bien señaladas: la flor de la juventud africana, fue arrancada de su tierra, la cual quedó sin cultivar, sin trabajar, sin avanzar. Esa es la principal causa del tremendo atraso del Africa actual. Y encima, con la excusa de “convertir y cristianizar” a los “pobres negritos”.
    Siento vergüenza y miedo, Francisco Javier.
    Vergüenza de pertenecer a la raza opresora y de haber crecido en un ambiente cristiano.
    Y miedo, porque aunque nosotros no lo veremos, no me cabe duda de que por justicia histórica, algún día la raza negra pasará factura a la raza blanca de todas las tropelías a la que les sometimos. Y ese día… no me gustaría estar en la piel de los blancos.
    Gracias por tu magnífico artículo y feliz semana, amigo mío.

    • Hola Luis,
      tantos siglos de injusticia no pueden borrarse en las sociedades de nuestro tiempo de la noche a la mañana pero se ha avanzado mucho respecto a aquellos tiempos. Las relaciones interraciales son cada vez más aceptadas (hecho que antes era impensable) y un ejemplo lo tenemos en el actual presidente Obama, con madre caucásica y padre africano y encima Presidente de los EE.UU. ¡Qué cara pondrían aquellos negreros si se enteraran!
      Tengo una duda que seguro alguien me resolverá y es el hecho de que en Estados Unidos la palabra “negro” se rechaza por su carácter racista pero no tengo tan claro si en América Latina también tiene esta connotación.
      Abrazos y creo que tu vergüenza es compartida por todos.

      • En Latinoamérica no tiene una connotación tan negativa como en el norte.
        Incluso es un apelativo cariñoso entre hombre y mujer “Mi negrito”, “Mi negrita”. sólo si se le da el tono desabrido del imperativo. ¡¡Negro!!, sí tiene connotación negativa, pues aunque mucho menos que en el norte, en el sur también hay racismo.

      • Un ejemplo de matrimonio interracial es el mío propio. Yo español y blanquísimo, claro. Mi mujer ecuatoriana. de madre blanca-india y padre negro.
        ¿Alguien da más?

  4. Uno de esos episodios de la historia que uno no se explica cómo pudo suceder, hasta que nos abstraemos de la mentalidad actual y empezamos a mirar con los ojos de entonces.

    Aún así resulta aberrante, así vino después la sangre que vino en Haití.

    Por cierto que, curiosamente, el primer dueño de un esclavo negro en la América colonial continental fue un negro libre, un tal Anthony Johnson.

    Un saludo!

    • Hola Enrique,
      ¡qué ironía! Cuando la sinrazón domina las mentes del ser humano nunca se encuentran respuestas que nos satisfagan ante las injusticias. Supongo que la maldad es intrínseca a todo el mundo, blancos, negros, amarillos, rojos, verdes… muestra de que todos somos iguales (también en lo negativo).
      Saludos

  5. Me conoces y sabes mi odio contra las guerras, violencias y por supuesto de la esclavitud. Todos nuestros ascentros en miles de años atrás, vienen de África, ese pais tan maravilloso y rico en sus tierras y que especialmente por la raza blanca (considerada superior), se vea tan mal.
    Excelente tu entrada, besos…

    • Hola Rosa,
      estos días estoy de vacaciones y puede que en lo que quede de semana esté un poco desconectado (aunque no del todo, espero) porque no sé cómo estará el tema conexión internet. Mis próximos dos artículos (el del miércoles y el viernes) recuperaré la sección de los refranes. Sé que te gustan y debo reconocer que a mí también. Espero que los disfrutes.
      Besos

    • Hola Elena,
      puedo comprobar que el tema de hoy “pica” la curiosidad a más de uno. ¡Ja, ja, ja! Me alegra saberlo.
      Un enlace de lo más documentado y te agradezco que lo incluyeras en mi blog. Me ha llamado la atención cuando dice que abolir la esclavitud no resultó ser una tarea fácil porque “atentaba contra el derecho de la propiedad privada de los señores, que también exigía respeto”. En ocasiones las leyes están hecha a conveniencia de algunos, no de todos.
      Saludos

  6. Siempre aprendo mas leyéndote, a veces me pregunto…..si este mundo, (que si lo miras en el inmenso espacio, es un pequeñito punto azul) puede albergar tanta inequidad..pero si lo fue, lo es y lo seguirá siendo hasta que algún día ( no se cuando) podamos evolucionar.Hoy día en mi país Argentina, existe otra clase de esclavitud… hacen trabajar a gente de Bolivia que viene a mi país, en talleres clandestinos, 24 horas sin parar, hacinados en pequeños lugares…… se denuncia siempre ..Y?……. nada, la justicia es sordomuda, en fin no sigo porque podría escribir un libro.Excelente tu artículo no conocía el libro que mencionas, sobre Equiano, me gustaría leerlo. Un abrazo, de lejos..porque estoy resfriada mal!!!!

    • Hola Lili,
      si todas pudiéramos tener el privilegio que tienen los astronautas de ver nuestro planeta por unos minutos (o mejor unas horas) desde el espacio, puede que muchos regresaran a la Tierra siendo mejor personas. Hay un dato que no incluí en el artículo (tampoco quiero alargarlos demasiado con cifras y datos que luego se olvidan) y es la mortalidad que existía en los barcos negreros. Su tripulación la formaba lo peor de la sociedad inglesa y el capitán solo se movía por dos objetivos: sobrevivir y conseguir los máximos beneficios. En el trayecto de África al meercado americano fallecían entre el 15 y el 30% de los embarcados y como de sacar rendimiento se trataba, embarcaban un tercio más de esclavos que el número de licencias obtenidas, así, se aseguraban el negocio. Un negocio de seres vivos del que pocos se atrevieron a denunciar. Ahora, en nuestros tiempos, esta esclavitud que describes no puede ser silenciada. Callar es ser cómplice de ella.
      Abrazos y ya sabes, leche calentita, miel y a la cama. 😉

  7. No puedo precisar el artículo donde lo leí pero quizás alguien más leyó sobre este asunto. La esclavitud negra ya era práctica habitual entre las propias tribu africanas quienes convertían a mujeres y niños de pueblos rivales en sus siervos. Creo recordar que los primeros esclavos fueron vendidos por los propios negros africanos a europeos y en cierto modo “liberados ” de su opresor (para pasar a otro diferente en las colonias con la excusa de la evangelización )

    • Hola Pilar,
      interesante aporte. Aunque con un impacto social menor que cuando se traficó con esclavos a través del Atlántico como bien dices la esclavitud en el continente africano existe desde mucho antes. Quizás sus inicios aparecen cuando se realizaba a lo largo del Nilo y más tarde el transahariano en el siglo X, en el que aumenta el número de esclavos que se envían al introducir los camellos provenientes de Arabia.
      Quizás no habría que considerarlos iguales esos esclavos que los de las Américas pues, los esclavos en África del Norte eran sobre todo sirvientes, un tipo de servidumbre que encajaba en la sociedad y el sistema africano. Al llegar los europeos es cuando pasa a convertirse en un sistema de explotación que acabó imponiendo nuevas estructuras en la sociedad africana.

      Saludos

  8. Para nosotros los peruanos consideramos a Ramón Castilla el mejor Presidente de nuestra historia porque él abolió la esclavitud, que por mucho tiempo mantuvo a negros y asiáticos viviendo en condiciones infrahumanas. Excelente tu Post, como siempre. Saludos… Patricia

  9. 1880, en España. Mi amigo Pepe, el sindicalista, cuando se lo he leído me ha dicho: “Dile a tu amigo que eso no es cierto … la esclavitud se terminó cuando se fundó la UGT”
    Ya ves, FJ, tener amigos para esto.

  10. Muy interesante el tema de la dinámica de esclavitud y lo que significó su posterior abolición, Francisco aportas algunos datos que tomaré cuenta para mis clases, gracias, citando tu página como fuente claro está.

  11. Aún queda tanta esclavitud por el mundo…
    Pensamos en ello como algo que ocurrió hace muchos años, pero la realidad es que sigue ocurriendo aún en tantos sitios que es difícil pensar en que desaparezca algún día.
    Creo que en el fondo todos somos un poco esclavos de muchas cosas, pero no nos damos cuenta de ello.

    Gran entrada, Francisco Javier.
    ¡Por un mundo libre de verdad…!
    Fuerte abrazo

    • Hola Juan Ignacio,
      tienes toda la razón en decirlo, me uno a tu reivindicación y seguro que muchos millones de personas más también. El problema está en que no somos conscientes de lo “esclavos” que somos.
      Abrazos

  12. Es despreciable la esclavitud, una lacra histórica que traspasará vergonzosamente la memoria de los actos cometidos por el hombre blanco contra sus propios semejantes.
    Quiero remarcar también que aunque hacia finales del XIX las leyes y la presión popular consiguiesen abolir la esclavitud oficialmente, como muy bien presentas en los datos, una de sus consecuencias, el racismo, sigue estando presente, a veces de manera muy hostil, dentro de la sociedad norteamericana y, no hace tanto, en el propio corazón de las instituciones surafricanas con el régimen del Apartheid.

    Excelente entrada que he leído con gran interés, como siempre.
    Un abrazo

    • Hola Marisa,
      hace unos años pude visitar Ciudad del Cabo y la prisión donde permaneció encerrado durante tantos años Mandela. No puedes imaginarte lo que puede llegar a impresionar entrar en esas cuatro paredes y por un momento intentar sentir lo que sufrió en ella, prisionero de sus ideas y de sus pensamientos, horrible.
      Abrazos

  13. Quizás esto demuestra que no existe “Progreso” que no esté bañado con la sangre de seres oprimidos. Me vino a la mente el genocidio que los belgas cometieron en el Congo, mayor aún que el holocausto judío, que sirvió para adornar Bruselas con hermosos palacios.

    • Hola Calixto,
      … y ¿quién quiere un progreso bañado en sangre? Probablemente pocos serán los que respondan con un sí aunque cada día, todos hacemos uso y disfrute del mismo sin ser conscientes de ello.
      Saludos

  14. Un tema apasionante por su propio interés en cuanto al contenido, en todas las épocas siempre han existido personas que se han preguntado…¿ y cómo se hicieron de dinero esta familia?, en fin así volverá a ocurrir en el futuro, igualmente.

    La historia de William Wilberforce es apasionante, vemos como siempre las personas inteligentes y bondadosas han tenido sus dificultades, esta película basada en su obra es magistral y la canción una belleza…” Amazing Grace”.

    Todo un Himno Universal esa música y bellísima con el sonido de las gaitas.

  15. Por desgracia, aún se contabilizan alrededor de 36 millones de esclavos en el mundo. Al respecto, puede ser interesante la lectura del siguiente informe:

    http://d3mj66ag90b5fy.cloudfront.net/wp-content/uploads/2014/11/Global_Slavery_Index_2014_final_lowres.pdf

    Pero volviendo atrás, me pregunto que pensaría Juan de Pareja, el esclavo de gesto altivo y seguro que su dueño, Diego Velázquez, retrató con la dignidad que supo dar siempre a todas las personas, independientemente de su condición:

    https://es.wikipedia.org/wiki/Juan_de_Pareja

  16. Francisco, vivo en Los Angeles, California hace ya 48 años y aunque vivo una vida relativamente “hispana” (colombiana), tengo mente <>; pienso mucho, principalmente en el tema migratorio y por años me he preguntado, cual es la diferencia entre un inmigrante italiano o polaco, que vino muerto de hambre hace 100 años y un mexicano que se “mete” a través de la frontera, también muerto de hambre, hoy en día. No hay diferencia entre el uno y el otro; la diferencia la hacen los hij… El americano es tan racista, como lo fueron los belgas, alemanes, portugueses y españoles de aquella época. El racismo ha sido una enfermedad, como la gripe. Para qué sigo.

  17. Francisco, en USA hay un poder enorme, promoviendo la “restitución” hacia el negro, tratando de “reparar” el pasado. Estoy expuesto a un sentimiento muy generalizado, que siente que la raza negra “descansa” sobre esto. Lógicamente, no lo vas a leer en la prensa o la red, pero lo oigo en mi vida diaria. Casi que lo siento.
    Please, no me juzgues.
    Para terminar, en mi tierra Colombia, el negro es ciudadano de cuarta categoría, a no ser que sea tremendo deportista. Ahí sí lo aman y lo ensalsan!

  18. Excelente muy interesante, tristemente hoy leí un artículo que en mi país México, se quitó el presupuesto vs trata de personas, entra otros desastres en este pobre país.

  19. Cierto hemos avanzado, pero tristemente la esclavitud continua en estos tiempos y no sólo a negros, también mujeres, niños, blancos, indios, etc, etc.
    Un abrazo y un beso, Francisco

  20. Pingback: El guaraná, esa “fruta como los ojos de las personas” | franciscojaviertostado.com

  21. Pingback: La plaza del Rey de Barcelona | franciscojaviertostado.com

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s