Olimpia de Epiro, la madre de un Dios.

Júpiter y olimpia

Júpiter seduce a Olimpia, fresco de Giulio Romano. Actualmente en el Palazzo Te (Mantova).

Casandro, con la ayuda de Antígono, se hizo dueño de casi toda Grecia. Olimpia, en un intento de expulsar al invasor partió hacia Macedonia con un ejército que le dio la victoria. Mandó ejecutar al hermano de Casandro, Nicanor, junto a un centenar de nobles macedonios. Pero en Macedonia era considerada una extranjera y no conseguiría el apoyo necesario. Casandro vio la oportunidad de librarse de ella sublevando al pueblo y buscando apoyo entre los parientes despechados de la esposa de Filipo III Arrideo, al no conseguir el apoyo de los soldados macedonios que no se atrevían a asesinar a la madre del gran Alejandro. Es así como pudo condenarla a muerte, lapidada, en el año 315 a. C. Olimpia no gritó ni imploró clemencia. Enfrente tenía el monte Olimpo y mientras cerraba sus ojos para ya no abrirlos nunca más, miraba las aguas de ese mar en calma que nunca llegaría a cruzar en vida para ver a su amado hijo, el mar Mediterráneo.

Olimpia de Epiro es conocida por ser la esposa principal del rey Filipo II de Macedonia y madre de Alejandro Magno. Nació en el año 375 a. C. y era hija del rey de Epiro, en el noroeste de la actual Grecia. Cuenta Plutarco que sería en la isla de Samotracia, cerca de Anfípolis, donde Filipo la vio por primera vez. Contaba solo veinte años y Olimpia quince, enamorándose al instante de ella por su “belleza, presencia y gran carisma”. Hay que decir que Filipo era muy enamoradizo y que ya estuvo casado en varias ocasiones antes de este encuentro, pensar que la poligamia era una práctica habitual en la corte macedónica que era utilizada políticamente para consolidar alianzas. Filipo II acababa de apoderarse de Anfípolis, rica en minas de oro que le resultaban imprescindibles para su política de unificación del mundo heleno, bajo su poder, claro.

Nos ha llegado muy distorsionada la verdadera personalidad de Olimpia. Los datos que tenemos de ella son en muchas ocasiones leyendas difundidas por sus enemigos, en especial Casandro. Neurótica, violenta, supersticiosa… son adjetivos muy utilizados para definir cómo era. Pero quizás habría que ponerse en su piel. Fue la madre de Alejandro Magno y la responsable de que pudiera llegar al trono de Macedonia. ¿Qué haría una madre por su hijo? Sería una de las primeras reinas helenísticas que influyeron desde su posición en la política y aprovechó su situación aunque acabaría por sufrir esa decisión.

Pero Olimpia no sería más que el nombre que recibiría en memoria por la victoria de Filipo en los Juegos Olímpicos (que coincidió con el nacimiento de su hijo Alejandro). De soltera se la conocía como Políxena (por la hija de Príamo) y al casarse con Filipo pasaría a ser Myrtale (como parte de la iniciación al culto mistérico). Con los años volvería a cambiarse el nombre por el de Estratonice, por la victoria obtenida en defensa de su nieto Alejandro IV frente a su rival Eurídice (aliada de los sucesores de Casandro). Pero aunque con nombres distintos, Olimpia siempre será Olimpia.

Mapa del reino de Filipo II

Mapa del reino de Filipo II a su muerte. Haz clic en la imagen para ampliarla.

Su matrimonio con Filipo garantizaba las buenas relaciones entre los dos países vecinos y la convertían en la reina más poderosa del país balcánico, y sus dos hijos, Alejandro y Cleopatra, se educarían con los otros hijos del rey. Siendo aún pequeño el “gran” Alejandro, sería informado por su madre de que su padre no era Filipo. Pero extraña pensar que nunca se mencionara el nombre del posible “amante” de Olimpia en unos tiempos donde la intimidad era inexistente. Plutarco es el que nos explica su pasión por las serpientes domesticadas y sus autoinducidas alucinaciones. El mismo historiador es el que describe cómo la noche anterior a la consumación de su matrimonio, soñó que un rayo caía sobre su vientre encendiendo un fuego. Este hecho y su pasión por las serpientes eran costumbres frecuentes entre las mujeres epirotas que se entregaban a estos rituales orgiásticos, cultos tracios primitivos. Las fuentes históricas apuntan que Alejandro no dudaba de su nacimiento sobrenatural pero Filipo tampoco lo hizo cuando la repudió en el año 337 a. C. exiliándose en Epiro.

Muchos la han considerado como la culpable del asesinato de Filipo al haber sido alejada de su papel de reina y al ser su hijo Alejandro el heredero oficial tras la batalla de Queronea, pero no debemos olvidar que el rey macedonio tenía muchos otros enemigos que le querían muerto. En el momento de su asesinato Olimpia no se encontraba en Macedonia y solo volvería tras conocer la muerte de Filipo, sin ocultar -eso sí- su satisfacción por la nueva situación. Según el historiador Justino, mandaría asesinar a la última esposa de Filipo y a su hijo, hecho que fue reprochado por el mismo Alejandro a pesar de que este ordenara asesinar a todos los miembros de la familia antes de regresar a Asia.

Entonces sucedió un hecho tan inesperado como trascendente, la muerte de Alejandro Magno. Esto comprometía a la reina pero hizo algo que no se le puede reprochar: apoyar a Alejandro IV, su nieto, o en su defecto, buscar un marido a su hija Cleopatra que fuera digno del trono.

Restes del teatre on va ser assassinat Filip II, a l'actual ciutat de Vergina.

Restos del teatro donde fue asesinado Filipo II (actual ciudad de Vergina).

Puede que su imagen de princesa vengativa se alimentara por la persecución que hizo contra la viuda de Filipo, motivos tenía. Ordenó ejecutarla a ella y a su hijo pequeño así como a sus enemigos en las luchas sucesorias, Filipo III y Eurícide, tras la muerte de Alejandro Magno. Pero aunque culpable de ello, no ordenó asesinarlos con la crueldad que se le atribuye.

Olimpia, madre de un dios, puede que no fuera más violenta y neurótica que cualquier otro rey o reina de su tiempo.

Para saber más:

Identifican los restos de Filipo II de Macedonia

Las mujeres de Alejandro

Link foto:

Marsyas

18 comentarios en “Olimpia de Epiro, la madre de un Dios.

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Apasionante la historia ( mezclada en gran parte con leyendas) de la madre de Alejandro Magno. A pesar de todos sus nombres (se ha llegado a decir que su figura engloba a varias esposas de Filipo de Macedonia, aunque yo no lo creo), ella siempre será Olimpia, princesa de Epiro. Es digna de la más dramática y truculenta de las tragedias griegas. No en tiendo cómo alguno de los grandes dramaturgos no compuso una.
    Sí parece que participó en el asesinato de su marido, seguramente por venganza.
    Sus intrigas para la sucesión de Alejandro, creo que se debieron no sólo a la prematura muerte de su hijo, sino a la situación sucesoria que se produjo en ese momento y que dio lugar al reparto de su imperio entre sus generales: Sus dos herederos más claros eran, en principio, su hermano que no podía gobernar por ser retrasado metal, y su hijo. Pero aún no había nacido, pues su esposa Roxana estaba a punto de dar a luz.
    Su muerte fue, como su vida: Digna de una reina y trágica.
    Gracias por este instructivo artículo, como todos los tuyos, Francisco Javier.
    Que tengas una feliz semana.
    Un saludo.

    • Hola Luis,
      imagino que el hecho de ser mujer pudo ser uno de los motivos por los que Olimpia no fuera la protagonista de más tragedias griegas. Por suerte para Alejandro Magno su madre tuvo coraje, personalidad y decisión. ¡Qué diferente habría sido la Historia si no hubiera sido así!
      Saludos

  3. Pingback: Olimpia de Epiro, la madre de un Dios

  4. Buen repaso y ante todo aprendizaje de la Historia, tan importante. He de volver a leerlo al menos dos veces. Gracias.
    Abrazos…

    • Hola Rosa,
      te explico algo que también te interesará. En una excavación arqueológica realizada en la tumba de la colina de Kastá en Macedonia (Amfípolis) hay una osamenta en la que se identificaron a dos hombres de entre 35 y 40 años, un recién nacido, un hombre incinerado y a una mujer. Y aquí surge la polémica. El enterramiento corresponde al último cuarto del siglo IV de Cristo y se trata de un mausoleo de importancia donde están enterrados personajes de relevancia, y la mujer que se encontraba dentro del sarcófago tenía 60 años, 1,57 metros de altura y una cadera rota. Nadie se atreve a afirmarlo pero muchos piensan que se trata de Olimpia.
      Abrazos

      • Si pudiesen hablar las piedras… cuantas sorpresas nos llevaríamos!!!! de nuevo gracias.

  5. Me encanta leer todo sobre la historia antigua, la conocemos tan bien (o eso espero creer) que me deprime ver que en la actualidad estamos obrando mucho peor cuando la historia nos ha dado muchísimos ejemplos para cambiar nuestra manera de ser y hacer lo correcto.

    • Hola bestasalvaxe,
      como dicen… “la importancia de la Historia no radica tanto en explicar hechos pasados sino en que nos ayuda a entender los actuales”,
      Un saludo y esperemos que todos (incluidos nuestros dirigentes políticos) miremos un más poco más atrás.

  6. Cuando leo historias de la antigüedad, de sus personajes, hombres o mujeres, no sé si nos los inventamos acomodándolos a cualquier personaje de la Serie Scandal, por ejemplo, o es que realmente el ser humano mantiene la estupidez desde sus orígenes. Estas historias que nos atraen, sin duda, al hacerlo no hace más que confirmar que en nuestros genes llevamos los mismos que ellos llevaban entonces, solo que ahora lo hacemos detrás de la cortina casi todo, bueno, todo, menos lo de La Púnica, La Gurtel, El Palau, Bankia, Los papeles de … bueno, “Vostè ja m’entén … Veritat?” (Usted ya me entiende … Verdad?)
    Feliz lunes noche FJ.

  7. Personaje muy discutido por los historiadores, para unos una maravilla para otros un elemento de cuidado.
    En el fondo todos nos transmiten lo mismo. Era una persona con mucho carácter, no tenía un pelo de tonta y estaba dispuesta a masacrar a quien fuera con tal de conseguir su objetivo.
    Su hijo Alejandro no estaba muy bien de la cocorota, no creo que eso necesite mucha discusión, y ella debiera de ser bastante irresponsable de dicho asunto. ¿Se creería ella en serio eso de que el papi de Alejandro era Zeus transformado en forma de serpiente?
    Claro que hay otros que se creen algo de una paloma y han quemado a muchísima gente por no estar de acuerdo. Y se dedican a la pederestia con el beneplácito de las autoridades, y no pasa nada. ¿Por que no se iba a creer ella lo de Zeus? Acabo de decidir que, puedo afirmar y afirmo que Zeus Olímpico era el único y verdadero papi de Alejandro.

      • Pues es cuestión de coger su ADN y el de Zeus y comparar. No tiene más mérito. Que te lo tenga que decir yo. Que lo más cercano a la medicina, es mi larguísima parentela médica. Dos de tu especialidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s