La medicina azteca, envidia de europeos

4379483934_0ca9fb6a94_z

Máscara azteca en el Museo Británico.

Cuando Hernán Cortés contactó con las civilizaciones mesoamericanas no solo se sorprendería por su cultura -tan diferente a la suya- sino que comprobó in situ la medicina que practicaban.  Lejos de ser tan primitiva como podía esperar era en muchos aspectos más avanzada que la del viejo continente.

Al llegar a Tenochtitlán descubriría que sus habitantes alcanzaban fácilmente los setenta años, gozando de buena salud y sin haber padecido enfermedades graves, situación que seguro le extrañaría porque a sus ojos eran gente salvaje y sin conocimientos. Otro hecho era que, lejos de estar sucios y mugrientos como en otras ciudades de la Europa del siglo XVI, se bañaban cada día incluso con un jabón hecho con el fruto del copalxocotl, limpiándose los dientes y la ropa, y disfrutando de baños de vapor (temazcalli), muy extendidos a lo largo de toda la cuencia del valle de México.

La ciudad disponía de agua potable suministrada por unas cañerías en perfecto estado limpias de detritus. Reciclaban los residuos orgánicos transportándolos fuera de la ciudad y la orina la reutilizaban para curtir el cuero, disponiendo de letrinas en el interior de los palacios. Todo esto, junto con el hecho de que las viviendas permanecían bien ventiladas gracias a la disposición de sus ventanas, evitaba muchas enfermedades así como su propagación.

Magia, religión y medicina estaban ligadas, y explicaban los males que sufrían como un desequilibrio de la fuerza vital del individuo (tonalli) y un castigo de los dioses. Al igual que los egipcios, sorprende la especialización de sus médicos (ticitl). Los había que tenían grandes conocimientos de la anatomía humana -gracias a los numerosos sacrificios que realizaban-, eran los cirujanos de guerra.

Ante una herida, los primero que hacían era limpiarla, orinando en ella – una manera de esterilizarla- o aplicando sustancias derivadas del huevo, al igual que hacía Ambroise Paré en Francia con su novedosa y eficaz mezcla de trementina, aceite de rosas y yema de huevo. Suturaban las heridas utilizando el propio cabello humano o con unas grapas que obtenían de las mandíbulas de las hormigas, algo que resultó ser muy eficaz aunque nos pueda parecer increíble a nuestros ojos.

Disponían de traumatólogos aunque no les llamaban así sino “componedores de huesos” que entablillaban y escayolaban las fracturas, realizando incluso injertos de huesos. Cardiólogos, otorrinolaringólogos, oculistas, dentistas… vaya, que el grado de especialización que adquirieron era envidiable e incluso disponían de un psicoanalista de los sueños (tetonaltih) que los interpretaba para conseguir ese equilibrio interior perdido así como de recuperar la salud psicosomática, eso sin contar la avanzada medicina preventiva que tenían relacionada con el embarazo y el parto.

Pero si en algo eran expertos era en preparar antídotos para tratar las mordeduras de serpientes, algo muy frecuente y mortal al encontrarse allí muchas de las especies más peligrosas del mundo. Para ello usaron maguey y tabaco, que por otra parte resultaba ser bastante eficaz, además del propio veneno del reptil, extraído tras adormecerlas con una hierba que les paralizaba (piciet).

Como decía antes, la medicina iba unida a la religión y a la magia, existiendo chamanes y sacerdotes que con el uso de alucinógenos y oraciones complementaban el tratamiento, aunque si adolecían de algo era en su instrumental, más bien rústico y hecho de piedra.

lossy-page1-397px-The_Florentine_Codex-_Insects_and_Inflammations.tif

Códice Florentino

Muchas de los tratamientos que se practicaban se conocen gracias al manuscrito conocido como Códice Florentino de la Historia de las cosas de Nueva España, de fray Bernardino de Sahagún.

Los hematomas provocados por los azotes (algo frecuente entonces) se curaban aplicando un antibiótico natural (popaualizpatli), en los casos de sífilis (mal de bubas) bebían agua de de la hierba tietlémaitl, mezclada con polvos de tialquequétzal o limaduras de cobre, y para la tortícolis prescribían baños, apretarse el cuello y en algunos casos aplicaban cataplasmas de plantas. 

Links fotos:

Ramón Cutanda LópezGary Francisco Keller 

Información basada en el artículo La medicina y la higiene en el mundo azteca, de la doctora en historia Isabel Bueno. N. G. Historia nº 85.

65 comentarios en “La medicina azteca, envidia de europeos

  1. A los pueblos americanos y norteamericanos, eran llamados “salvajes”, por qué? porque no se vestian como los europeos ni creian al dios cristiano?, para mi esa palabra está mal aplicada… seguramente eramos mas salvajes en Europa, ya se sabe, les llevamos infinidad de enfermedades, como la viruela y otras, y en cambio les robamos el oro, y a la fuerza se les hizo dejar de creer en sus dioses. Bueno, no descubro nada, eres tu Francisco quien nos da más información, gracias por ello.
    Un abrazo de una que se consideraría “salavaje” jejeje

    • Hola Rosa,
      en aquellos tiempos lo extraño y lejano de aquellas tierras, tan diferente a la cultura europea, no podía ser considerada como otra cosa que salvaje, y este post pretende ser una pequeña muestra de lo equivocados que estaban. Por desgracia, y a pesar del paso de los siglos, seguimos teniendo lo alejado a nosotros como raro y chocante.
      Otro abrazo “salvaje” para ti ¡Ja, ja, ja!

    • Rosa Ave Fénix, me gustó tu comentario, es bueno ver que aún hay personas objetivas (como tú y nuestro amigo Francisco) que reconocen que las cosas no eran necesariamente como fueron registradas durante la conquista y la colonia en Mesoamérica. Saludos

  2. No hay mayor riqueza cultural y humana que respetar la idiosincrasia de los pueblos… Estamos ubicados en un planeta donde hay tanta diversidad que aún hoy me sigo quedando extrañada del por qué se desmonta y oprime al que es “distinto” en vez de dejarle un espacio para expresar todo su potencial para beneficio de todos y no como objeto de explotación y lucro de unos pocos… Así somos y así seguiremos por muchos siglos que pasen.. Maravilloso todo lo que has contado… Cuánta sabiduría tenía el pueblo azteca!!.. 🙂 Abrazos infinitos de luz, Javier

    • Hola Mamen,
      en saber aceptar esta diversidad está el enriquecimiento de las personas. Las distintas culturas y etnias, las distintas formas de ver, vivir la vida y entender el mundo, hacen que seamos más humanos. Dejo esta frase de Eduardo Galeano… dice mucho:

      “En 1492, los nativos descubrieron que eran indios, descubrieron que vivían en América, descubrieron que estaban desnudos, descubrieron que existía el pecado, descubrieron que debían obediencia a un rey y a una reina de otro mundo y a un dios de otro cielo, y que ese dios había inventado la culpa y lo vestido, y había mandado que fuera quemado vivo quien adorara al sol y a la luna y a la tierra y a la lluvia que la moja”.

      Abrazos

      • Pues lo siento por Eduardo Galeano, pero se lució. Los indios sabían perfectamente que estaban desnudos, porque algunos de sus tejidos despertaban la admiración. Y esa imagen de la india de turno en bolas, queda reducida más bien a la Amazonía. Ninguna mujer inca o azteca iba desnuda.Sabían perfectamente que existía el pecado, porque en sus religiones ya existía ese concepto, y de hecho, algunos infiernos indígenas, como el de los aztecas, eran más aterradores que el judeocristiano. Ya debían obediencia a reyes extranjeros, por los menos los indios tlaxcaltecas u otros, que estaban esclavizados por los aztecas o los tributarios de los incas, que obedecían a un señor inca o azteca extranjero. Esos gobernantes incas o aztecas obligaban a los tlaxcalas a entregar a sus hijos para ser sacrificados a dioses extranjeros que no eran los suyos. Y respecto a quemar vivo, lo que no es nada divertido, los aztecas hacían cosas aún más divertidas, como despellejarte viva y dejarte agonizando tres días enteros al sol o arrancarte el corazón sin anestesia. Futesas, bagatelas….

        Pero tras leer textos como ese, o textos como los que le he leído en alguna ocasión, hablando de Sumeria, como este otro de su libro “los hijos de los días”

        “Edehuana vivió en el reino donde se inventó la escritura, ahora llamado Irak,
        y ella fue la primera escritora, la primera mujer que firmó sus palabras, y fue también la primera mujer que dictó leyes, y fue astrónoma, sabia en estrellas, y sufrió pena de exilio,
        y escribiendo cantó a la diosa Inanna, la luna, su protectora, y celebró la dicha de escribir, que es una fiesta, como parir, dar nacimiento, concebir el mundo.”

        Enheduanna (mal escrito, don Eduardo) existió y fue el primer escritor de la historia. Ahora bien… no fue astrónoma, ni dictó ley alguna, ni sabía de estrellas ni fue exiliada. Y en el panteón sumerio no hay ninguna diosa de la luna Inanna, sino una diosa de Venus, Inanna, y un dios de la Luna Nannar (su padre), y la diosa Inanna no fue protectora de Enheduanna, sino su padre Nannar, del que era gran sacerdotisa.

        Leyendo textos como estos, es fácil llegar a la conclusión de que que el señor Galeano sabía mucho de escribir, pero de historia cojeaba bastante. Aunque eso sí, hubiera ganado el Nobel de la demagogia.,

      • Hola Javier, hermoso pensamiento de Galeano, en verdad, así pasó, los habitantes de estas tierras “descubrimos” muchas cosas en el siglo XV, pero lo bueno es que en estos tiempos ya hay muchas personas en Europa que piensan como tú, bueno, después de 500 años, ya era de esperarse. Un abrazo de luz

      • Hola Ana Martín, siento decirte pero el maestro Eduardo Galeano tenía la razón, Inana es la Diosa Istahr y es el equivalente de Venús para los griegos o Astarté para los fenicios. Inana la Diosa del amor, la guerra y pmatrona de Uruk y fue hija de Ningal, la luna y Nananr dios de la luna y es el arquetipo de la diosa Madre o Pacha Mama. más respeto hacia un luchador sin limites como Galeano, que no hecho nunca daño a los seres dignos u honestos, sino al mal, al egoísmo, al miedo y las bestias.
        En cuanto a Edehuana, es lo que tu dices, pag. 251 ó 399Galeano habla de de Enheduanna, no se saben los días.
        Sí se sabe que hace cuatro mil trescientos años, Enheduanna vivió en el reino donde se inventó la escritura, ahora llamado Irak, y ella fue la primera escritora, la primera mujer que firmó sus palabras, y fue también la primera mujer que dictó leyes, y fue astrónoma, sabia en estrellas, y sufrió pena de exilio, y escribiendo cantó a la diosa Inanna, la luna, su protectora, y celebró la dicha de escribir, que es una fiesta, como parir, dar nacimiento, concebir el mundo.

        Enheduanna o Enkheduanna fue poetisa mas antigua y sacerdotisa de Dios de la luna Nannar y la única mujer de la literatura mesopotámica, su obre es “Exaltación de Inanna” o ‘Nin-Me-Sar-Ra’, una devoción personal a la diosa Inanna

        Saludos y prohibido olvidar a EDUARDO GALEANO,

  3. Curioso que tuvieran esos conocimientos, y otros como el caucho, y no conocieran la rueda. Y más curioso que fueran tan refinados en unos aspectos y luego desmembraran vivos a los sacrificados para luego comérselos. Cosas veredes…

  4. Como ya he comentado, he pasado una parte importante de mi vida en América Latina, y he llegado a una conclusión: Si se hubiesen estudiado adecuadamente los tratamientos y remedios indígenas, de chamanes , “curanderos” y componedores de huesos, y les hubiésemos ofrecido nuestros conocimientos de medicina, en lugar de destruir su tejido social y administrativo, y haber despreciado sus conocimientos médicos, como “cosas de salvajes incultos”, cuando no de brujería… estoy seguro que la medicina actual sería mucho más rica y avanzada. Es mi opinión, claro.
    Gracias por tu artículo, Francisco Javier.
    Un saludo.

  5. Hola Francisco. me pongo a pensar lo que seria en esos tiempos conocer otra civilización, ha debido ser un shock enorme ver las diferencias en ambas culturas. Que lastima que prevaleció las ganas de dominio y posesión de tierras y fueron pocos los que respetaban la cultura de quienes estaban descubriendo. Pero hagamos un ejercicio imaginario que descubriéramos hoy en día alguna civilización perdida en algun lugar del planeta . Nos comportaríamos diferente??? no lo se, todavía hay mucha intolerancia con el que piensa distinto y siempre abra algun vivo interesado en comprar esas tierras a precio de “gallina flaca” y aprovecharse del inocente. Saludos, siempre interesante tus post.

    • Hola Carmela,
      así lo pienso y así lo escribí. aunque acabo de comprobar que en las redes sociales, concretamente en el Facebook, los hay que me han malinterpretado (creo yo que sin leer el artículo) cuando decía lo de “salvajes”. Por supuesto iba con segundas intenciones queriendo plasmar lo que se pensaba en Europa durante el siglo XV.
      Saludos

    • Y otro tanto de cosas inverosimiles o dichas de forma sardónica. En cuanto a lo sardónico pudo citar lo de que que usaban grapas para suturas hechas de las mandibulas de hormigas, lo cual deja perpejo al lector. En el mundo has mas de un centenar de variedades de hormigas y las que los Aztecas usaban eran unas hormigas gigantes de más o menos un centimetro de largo con unas mandibulas de medio centimetre, duras para cortar hojas de arbol y cargarlas hasta el lugar de su colonia.
      También, por citar otro ejemplo de carácter sardonico en este relato, hago notar el que para la torticollis los medicos Aztecas recomendaban apretarse el cuello. Eso mas parece una caricature de un indio siguiendo ciegamente las barbaras instruciones de un medico brujo. Y para concluir lo mas inverosimil de este articulo es que el sugiere que los instrumentos de los medicos eran rusticos — de piedra.
      Por un lado Xajier profesa su admiracion a estos ‘salvajes’ y por el otro lado no puede evitar echarles encima su poco de lodo. Los Aztecas conocian metales como el oro y el cobre que tenian en cantidad suficiente como para abastecer las necesidades de esos especialistas medicos. Así que no veo por que devián como sugiere el articulo haber tenido que recurrir a intrumentos de oiedra. Los Aztecas no estaban en la edad de peidra a fines del siglo XV. Bien se que Xavier tomas escritos a diestra y siniestra para componer sus presentaciones. Esta vez le falto juicio para saber escojer cuales citas excluir en su presentación por lo inverosímil de estas.
      Aparte de eso Javier, en un comentario a un lector, opta por propagar la idea de que los Aztecas eran antropófagos. Eso es pura propaganda de invención Europea para diferenciar su Inquisición en nombre de Dios de la carnicería Azteca en honra de sus propios dioses. Todo esto me hace poner en dudad el character universalista de nuestro amigo Fco. Javier.

      • Hola David,
        ¿irónico? No, David, nada más lejos de la realidad. Siempre cuido mucho los datos que expongo en el blog, Historia solo Historia. Imagino que el tema pueda generar reacciones de todo tipo (así lo he comprobado) pero creo que en ningún momento el artículo dice nada que no sea cierto. Las hormigas, las tortícolis,los instrumentales médicos… todo resultó así. Por supuesto que no estaban en la edad de piedra, creo que en ningún momento digo algo que lo sugiera. No sé, es un tema libre de interpretaciones pero en mi opinión no digo nada que pueda ni ofender a nadie ni malinterpretarse.
        Saludos y gracias por dejar tu opinión.

  6. Los pueblos crean su propia cultura que revela contrastes asombrosos con otras culturas. Los Aztecas “usaban los alucinógenos como prácticas ascéticas : medios predominantemente físicos y fisiológicos para provocar la iluminación espiritual”. Imaginar la equivalencia de lo que son el ascetismo para los sentidos y los ejercicios de meditación para el entendimiento. Esas drogas forman parte de una disciplina física y espiritual. Es una especie de disolver las formas con sus movimientos. Su desarrollada experiencia en antídotos para tratar las mordeduras de serpientes con brebajes de maguey y emplastos de tabaco combinados con el mismísimo veneno de esos animales que se arrastran y que una de sus mordeduras puede ser fatal, es señal de su determinación en contrarrestar cualquier triste desenlace. Sus prácticas alcanzaban el macrocosmos y el microcosmos, simbolismos rítmicos usados hoy en día por muchas civilizaciones. Claro, todo se inscribía dentro de un calendario sagrado. Practicar esas costumbres rituales formaba parte de su visión y sus sacramentos… momento único. Todo ello, sin duda, suplía esa falta de instrumental rústico utilizado, de piedra. Y, los Chamanes hacían ver esa realidad aparte de las descripciones del mundo utilizando alucinógenos que mostraban en las mentes de los Aztecas esa realidad acrecentada. Gracias, FJ, por mostrar esos momentos privilegiados de la civilización Azteca. Un abrazo lleno de percepciones sensibles con identidad personal.

    • Hola Silvia,
      este tema generó un intenso debate en los medios sociales (algunos fuera de tono como te decía, en fin) muestra de que sigue siendo muy actual. Como ya sabes mi intención siempre es exponer de la manera más objetiva posible la Historia, sin juicios y con respeto, sin malinterpretaciones (aunque esto último no lo entiendan algunos en el FB, concretamente los que no lo leen y solo se quedan con el título).
      Un abrazo y gracias por enriquecerlo.

      • Hola Javier, por estos rumbos ese tema, del choque de dos civilizaciones, todavía levanta ámpulas y todo se toma como ofensa, pero para criticarte de esa manera, primero deberían haberte leído, porque no entendieron la intención.
        Yo sé que tratas tus temas con objetividad y muy bien documentados y algunas veces no estamos de acuerdo, pero eso no significa atacar ni ofender, en fin. En lo personal te agradezco hayas tratado sobre la medicina azteca de la manera en que lo hiciste.
        Un abrazo

      • Lo he podido comprobar muy a mi pesar porque no me gustan estos debates (para eso hay otros blogs), pero en fin, hay gente muy susceptible. Preparé este artículo con mucho gusto no solo por tratar de Medicina sino porque, tal como ya hemos comentado en alguna otra ocasión a lo largo de estos dos años que nos seguimos, siempre que puedo hago un guiño a esa otra parte del océano donde sé que me sigue tanta gente el blog. 😉

      • Pues espero que sigas tratando el tema de las antiguas civilizaciones de este lado del océano, quizá lo que debas ignorar sean las redes sociales, porque ahí hay de todo, pero por favor, sigue tratando estos temas. Los que te seguimos desde aquí lo apreciamos. Un abrazo.

  7. La medicina azteca se sigue utilizando en la postmodernidad, y.ya teníamos especialistas desde dentistas hasta psicoanalistas.
    La fuente de información se encuentra inmersa en el códice florentino.

  8. Francisco.
    Hoy con tu artículo te han picado de lo lindo.Pero ha quedado tu sitio sumamente interesante. Hacía tiempo que no leía tan lindo debate.
    No queda otra que admirar la cultura azteca.
    Te abraza fuerte una sudamericana.

    • Hola Stella,
      de verdad que esto no va conmigo.Debo reconocerte que estos debates no me gustan nada y no es la intención de mi blog encender tan vivas disputas sino solo los hechos históricos. Como le decía a Silvia (unos comentarios arriba) este post me apetecía mucho compartirlo no solo por tratarse de Medicina sino porque prometí hacer guiños históricos del otro lado del océano (reconozco que hablo mucho más de la historia del viejo continente y menos de otros) dado que sois muchos los que seguís el blog y os estoy muy agradecido. Esto no lo digo tanto por los comentarios que se han dejado en el blog sino por otras redes sociales como el FB (en los que ni tan siquiera leen el artículo antes de comentar). Pero como dicen que no hay mal que por bien no venga, solo en FB se compartió más de 2.000 veces así que son muchos más los que lo han leído y entendido el motivo de publicarlo, y minoría los otros.
      Un abrazo, fuerte, fuerte, fuerte y agradecido.

  9. No es mi intención fomentar un debate que llegue a ser infructuoso, sin embargo, después de leer el artículo y los subsecuentes comentarios me gustaría realizar un par de comentario.

    En efecto, Javier se basa en uno o más artículos para realizar el que hoy publica, lo cual denota una investigación del tema. Toda investigación se fundamenta en el conocimiento que existe en diferentes fuentes, ya sea para refutarlas, o bien, para abundar en las mismas. Hacerlo de otra manera sería de “forma sardónica”, como lo menciona David Alvar. No veo en éste artículo dicha intención, ni mucho menos el plagio intelectual de ninguna obra. Lo que observo es una tentativa documentada de difundir y resumir (por cierto, bien lograda) los estudios antropológicos que existen sobre el tema.

    En cuanto a que los Aztecas no conocían la rueda y sí conocían el tratamiento de algunos metales puedo mencionar que en efecto, los Aztecas y muchos pueblos Mesoamericanos conocían la rueda, existiendo varios objetos que lo demuestran (basta visitar el Museo Nacional de Antropología e Historia de Cd. de México y en especial sus bodegas). En cuanto a los metales, a estos se les daba diferentes usos, sin embargo, los pueblos Mesoamericanos habían encontrado en la piedra y la cerámica una vasta riqueza que satisfacía sus necesidades, siendo, efectivamente, que una gran cantidad de sus instrumentos se basaban en estos (los cuchillos de obsidiana, por ejemplo, llegan a contar con un filo superior al de los escarpelos quirúrgicos actuales)

    Por último, el debate sobre la antropofagia parece estar aún es discusión, sin embargo, la gran mayoría de los antropólogos le suele asociar a actos religiosos, concordando todos que la antropofagia no se practicaba de manera cotidiana (¿Acaso los católicos no trasmutan el cuerpo de Cristo en la ostia que se comen en la comunión?)

    Creo que Javier ha tratado el tema con respeto y se ha documentado para ello, lo ha hecho de forma que todos podamos acceder a ello (lo cual se agradece profundamente) al igual que los temas que anteriormente ha publicado.

    Felicidades Javier, he disfrutado tu publicación y estoy segura seguiré disfrutando de tus publicaciones futuras.

    Svetlana Kurskova

    • Hola Svetlana,
      ¡me has animado el día! De verdad te lo digo. Como muchos de los temas que trato en el blog los redacto tras una previa búsqueda tanto en la red como en otros libros o revistas especializadas (algunos de los cuales referencio al final del post como en el de hoy que me basé fundamentalmente en un artículo del National Geographic de la Dra. Isabel Bueno)
      Te agradezco mucho tus palabras y los aportes históricos que nos haces, enriqueces el artículo y de eso se trata al final, aprender y compartir la Historia, mi única intención, mi única recompensa al esfuerzo que representa mantener siempre tan vivo el blog, un placer con personas como tú.
      Saludos y bienvenida a los commentarios, estás invitada a ellos siempre que quieras. 😉

  10. Excelente artículo, como siempre. Los incas, al igual que los aztecas y mayas desarrollaron prácticas médicas que eran una mezcla de religión, magia y empirismo, así como sus conocimientos acerca de las propiedades de muchas plantas medicinales que se utilizan hasta nuestros días. Al respecto, te recomiendo este link que te puede interesar: http://www.gorgas.gob.pa/museoafc/loscriminales/antropologia/medicina%20aborigen.html
    En mi país, Perú, aún hoy en día hay muchos pueblos que diagnostican los males utilizando un cuy, curan males bajo ritos de magia poniendo “la mesa”, curan a los bebés el “mal de ojo” utilizando un huevo por el cuerpo del bebé y rezando, se, las técnicas para curar el “chucaque” (diarrea, vomito, malestar, dolor de cabeza y de estómago a consecuencia de una gran verguenza que se ha tenido) y muchos otros ritos y técnica curativas heredados de nuestro pasado Inca.
    Te recomiendo este link que amplía informacion sobre el “chucaque”: http://oscarmoreyragonzaga.blogspot.pe/2013/05/tradiciones-orales-costumbres-y.html
    un abrazo,
    Patricia

    • Hola Patricia,
      apasionante lo que explicas y me alegra que lo compartieras con nosotros. Son aspectos de la medicina actual que continúan practicándose que hay que conocer y no ignorar como pretéritas. Me miraré tus enlaces (y seguro que no seré el único) como merecen, mucho de lo que explicas lo desconocía.
      Abrazos

  11. Hola Francisco,
    antes que nada, quiero decir que has tratado un tema difícil con el talento y la mesura que te caracteriza (y que te envidio sanamente… 😉 ). Efectivamente, la medicina azteca, como la maya, distaba mucho de estar atrasada,y en algunos aspectos estaba por delante de la Europea. Uno de esos aspectos que siempre me ha llamado la atención era el cuidado que los aztecas daban a sus dientes, y contando con tu venia, comparto un detalle.
    Bien conocidas son las tortillas de maíz mexicanas, conocidas en España como “tortitas”, las que utilizamos para hacer los tacos. Pues bien, los habitantes de Tenochtitlan y otros pueblos mesoamericanos, las quemaban y molían las cenizas, que luego usaban como abrasivo para limpiarse los dientes. Seguro algunos de tus mucho lectores conocía esta información, pero creo que no está de más mencionarla.
    Como decía, has manejado este tema con tu acostumbrada claridad y variedad de fuentes. Te agradezco hayas elegido un aspecto de la historia que me toca de cerca. Enhorabuena y un abrazo.

  12. No nos corresponde a nosotros juzgar, Francisco, sino exponer los hechos contrastados como tú lo haces. Y para ello, naturalmente, nos basamos en lo que otros han escrito antes que nosotros. Por ello, me pemito recordar aquí (como lo haces tú en ocasiones anteriores) al Profesor Francisco Guerra (1916-2011), posiblemente la mayor autoridad mundial sobre historia de la medicina precolombina, cuya magnífica biblioteca particular (“que llegó a tener casi 5.000 ejemplares, en muchos casos únicos, exquisitos, raros, y muy valiosos”) se encuentra depositada en la Biblioteca Histórica de la Universidad Complutense.

    http://biblioteca.ucm.es/foa/52442.php

    Abrazos de corazón (pero con el corazón dentro del pecho).

    • Hola Paco,
      aunque tengo alguna de sus obras no le ponía cara al profesor, en el enlace que adjuntas se le puede ver. 😉 Como habrás comprobado el tema de hoy suscitó mucho interés, creo que me animaré a investigar más en el futuro sobre él porque al final se trata de eso, exponer los hechos lo más objetivamente posible. Buscar, investigar y compartir entre todos. Todos ganamos y nos enriquecemos.
      Abrazos

  13. Pingback: La medicina azteca, envidia de europeos

  14. Pingback: ¡Alerta, sanguijuelas en peligro de extinción! | franciscojaviertostado.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s