La oreja de van Gogh, concretamente la izquierda

van gogh

Autorretrato con oreja vendada (1889) Óleo sobre lienzo (51x45cm). Fijaros que se ha pintado con el vendaje en la oreja derecha cuando la que se lesionó es la izquierda, probablemente debido a que se pintó tal como se veía en el espejo.

No penséis que hablaré del conocido grupo musical sino del pintor, en concreto de un día de su vida, un episodio famoso en la historia del arte que ha sido estudiado desde puntos de vista muy diversos como la psiquiatría, toxicología, neurología, otorrinolaringología e incluso la biología molecular. Sus trastornos psiquiátricos y el hecho de que sus cuadros sean los más cotizados del mundo hacen de él uno de los personajes históricos del arte pictórico más interesantes.

Vincent vanGogh

Vincent van Gogh en 1866.

Pintó cerca de 900 cuadros, de ellos 27 autorretratos, y murió joven, a la edad de 37 años, pensando que era un fracasado. Motivos tenía para ello porque solo vendió en vida… ¡un cuadro! Y su pasión por pintar no comenzaría tempranamente sino que contaba 27 años, en los que en sus últimos dos años y medio realizaría más de la mitad de su producción.

Sus alteraciones emocionales y el trastorno de la personalidad que presentaba tenían probablemente un origen psiquiátrico, pero tampoco pueden descartarse otras causas como la toxicológica (el alcohol o por la pintura y solventes) o incluso una enfermedad neurológica, epilepsia del lóbulo temporal o la enfermedad de Ménière, o incluso la porfiria aguda intermitente que podría ser origen de sus episodios de creatividad. Con 20 años intentó suicidarse tras una grave depresión y su “extraña” conducta –alucinaciones y ataques psicóticos- hizo pensar a sus padres que se trataba de “un caso perdido de la sociedad”. Su aislamiento le hizo ver que lo que quería hacer en realidad era pintar.

Los primeros síntomas de su enfermedad aparecerían con 35 años, estando siempre protegido por su hermano mayor, Theo, que vigilaba y pagaba los gastos de su enfermedad. Fue él quien le indicó que viviera en una población que le sosegara y no le estresara, la ciudad del sur de Francia de Arlés, en la “casa amarilla”.

Y es entonces cuando aparece Paul Gauguin, amigo del pintor, que le haría compañía por recomendación de Theo, pero lejos de apaciguarle ocurrió todo lo contrario. Aunque los dos artistas eran amigos sus diferencias personales junto con el fuerte carácter de ambos haría que en nueve semanas la convivencia explotara, dando lugar a diferentes versiones de lo ocurrido esa tarde del 23 de diciembre. Según cuenta Gaughin en sus memorias, publicadas en 1903, su amigo saltó en cólera persiguiéndole y amenazándole tras enterarse de que le quería abandonar (algunos advierten de que van Gogh estaba también disgustado tras enterarse de que su hermano Theo se iba a casar) y esta es la versión oficial que da el Museo Van Gogh de Ámsterdam.

Tras el estudio realizado en 2009 por los académicos alemanes Hans Kaufmann y Rita Wildegans parece que lo más creíble es que Gauguin sería quien hirió a su amigo con un sable en la disputa que mantuvieron (Gaughin era maestro de esgrima) y que el propio van Gogh terminaría después por recortar su propia oreja. Van Gogh no habría dicho nada para proteger a su amigo y la precipitada marcha posterior de Gaughin a París fuera debida a su mala conciencia.

El pintor envolvió la porción de oreja mutilada en un paño (¿periódico?) y se dirigió a un burdel de la ciudad, como “regalo” para Rachel, una prostituta. Al día siguiente la policía lo encontró inconsciente siendo trasladado al hospital Hôtel-Dieu de Arlés, sin recordar nada de lo que había sucedido.

Se supone que fue una amputación parcial de la oreja izquierda a nivel del lóbulo inferior, cortante, oblicua de arriba hacia abajo, pero no disponemos en realidad de suficientes datos que determinen el tipo de amputación auricular, aunque si viviera en nuestros días seguro que se le hubieran podido reconstruir con alguna de las modernas técnicas de cirugía plástica (intervenciones que ya se mencionan en escritos de la India del siglo V a. C.)

van gogh

Autorretrato de Vincent van Gogh (1889) Óleo sobre lienzo (65x54cm.) Museo de Orsay.

Los problemas psiquiátricos de van Gogh se intensificarían hasta el punto de ser recluido en centros mentales de forma voluntaria. Es allí donde pintaría alguna de sus obras maestras como el Jarrón con lirios y La noche estrellada.

Con el tiempo Paul Gauguin se trasladaría a Tahití, donde pintaría alguna de sus obras más famosas, y van Gogh moriría siete meses después del suceso, el 29 de julio de 1890, tras dispararse en el pecho con un revólver dos días antes, aunque este suceso de su vida también se pone en duda al pensar que se trató de un asesinato.

… y es que a pesar de ser amigos, van Gogh apreciaba a Gauguin más de lo que a Gauguin le gustaba él.

Para saber más:

Lugares de Van Gogh (Arlés)

Clonan la oreja de Van Gogh

 

 

39 comentarios en “La oreja de van Gogh, concretamente la izquierda

  1. Una vida realmente convulsa y triste… Una pena que un gran artista acabe de esa manera.. Por lo menos nos quedan sus fantásticos cuadros como epitafio de vida.. Abrazos de luz 🙂

    • Hola Mamen,
      a mí. lo que más me llama la atención del pintor es el hecho de que pintara algunas de sus obras más geniales mientras se encontraba recluido en los centros mentales, es decir, en períodos de su vida en los que el desánimo se había apoderado de él. De van Gogh también se dice que era bipolar, alternaba crisis de euforia (fase maníaca) con otras de desánimo (fase depresiva), y muchos son los que piensan que los individuos creativos y bipolares tendrían características en su personalidad comunes. Este cambio de estado de ánimo lo podemos ver en estas dos obras:


      Noche estrellada sobre el Ródano (1888). Museo de Orsay,

      Seis meses de pintarla entró en psicosis y un año después pinto su famoso cuadro Noche estrellada


      Noche estrellada (1889). Museo de Arte Moderno de Nueva York.

      Abrazos coloridos

  2. Interesantísimo, como no podría ser de otra manera. Una amiga tiene un hermano esquizofrénico (cobra una especie de pensión desde que era joven, nunca trabajó) y dibuja y pinta unos motivos alucinantes y preciosos (dice que los oye)
    Me pregunto cómo artistas tal que VG puedan haber llegado a ser iconos de su profesión sin haber tenido estudios profundos sobre la materia, por lo menos no durante mucho tiempo, como el que puede suponer una carrera de Bellas Arte. Anque haya convivido con otros pintores y observado su técnica parece que la de VG se desarrolló de forma autodidacta, eso pienso.

    • Hola Antonio,
      la primera referencia a la supuesta locura se produce en el artículo publicado en 1891 por el escritor y crítico de arte Octave Mirbeau siendo Gauguin quien potenciara esta idea. Pero serán sus cartas y cuadros las principales fuentes de información para cualquier diagnóstico sobre Van Gogh, enfermedad que no se conoce todavía en la actualidad (y probablemente nunca la sabremos con certeza) y es por eso que se barajan tantas posibilidades, todas ellas bien documentadas. Algo a tener presente es que jamás pintó durante sus crisis patológicas aunque su estado de ánimo sí influyó en ellas. Pero… ¿qué pintor que se precie no se deja influir en ello?
      Un saludo

  3. Quizás será por eso del olor de las pinturas, trementina y demás, que se les mete hasta los sesos, incluso los pintores de “brocha gorda” -que tambien son artistas- tienen cosas no muy comunes. La vida de van Gogh es interesante, aquí das muchos detalles, pero quizás toda la verdad nunca se sepa. La vida de Gauguin es asimismo muy interesante, quien abandonó a su familia con los que tenia una vida cómoda y estable y se marchó a Taihití donde casi no se puede dar un paso que no te lo recuerden.
    Yo no soy una entendendida en pintura, ya me libraré de hacer un comentario de sus cuadros, pero Gauguin no me gusta, muchos pensarán que estoy loca (a pesar de ello hice un power point sobre sus pinturas) y del otro sólo me gustan algunos. Pero su vida merece la pena seguirla.
    Abrazo pictórico, acompañado con la música que dedicaron a Vincent… Starry Ninght por su cuadro de la noche,

    • Hola Rosa,
      yo, al igual que tú, tampoco puedo aportar mucha información en lo que a pintura se refiere, seguro que alguno de nuestros amigos nos ilustrarán mejor.
      Abrazos, seguro que Gaugin será protagonista del blog antes o después, tiene todos los números para serlo.

  4. La vida de este genio de la pintura (y sólo de la pintura, que conste), demuestra de lo justa o equilibrada que es la Naturaleza, Dios, llámelo cada uno como quiera. Lo que te da de menos en un sentido, lo compensa con creces por otro lado. Y estamos ante un caso extremo de esta ley de la compensación.
    Vincent van Goh, fue un pobre enfermo, con una vida digna de lástima. Y más para la época que le tocó vivir y con el desarrollo de la medicina de entonces.
    Ni siquiera consiguió que sus contemporaneos reconociesen el mérito de su obra. Si no estoy mal informado, vendió un solo cuadro en toda su vida, y se lo compró un amigo por lástima, o por no ofenderle dándole una limosna.
    Sin embargo no sólo fue uno de los pintores más geniales de todos los tiempos, sino que es el mayor, y más importante representante del postimpresionismo.¡Y encima autodidacta!.
    Gracias por tan interesante información. Francisco Javier.

    • Hola Luis,
      sí, sorprende su creatividad autodidacta. Hace poco se publicó un estudio en Nature Neuroscience, en el que analizaban el genoma de 86.000 personas en Islandia buscando pequeñas variaciones en las letras de ADN que componen nuestro genoma humano, buscando marcadores de “esquizofrenia y creatividad”. Hasta ahora se han descubierto poco más de 100 variantes genéticas relacionadas con esta enfermedad, aunque solo aparece si se tienen varios genes asociados a ella interactuando entre sí, es más complicado de lo que parece. Probablemente hay muchos otros condicionantes genéticos que predisponen ser creativo y no están relacionados con patología psiquiátrica -claro, todos los genios tampoco tienen que ser enfermos- y aún queda mucho por descubrir para saber cuál es la mezcla exacta de locura en la mente de cualquier persona creativa.

      Abrazos y buen fin de semana.

      • Gracias, Francisco Javier. Cada vez me reafirmo más en lo que ya te he comentado otras veces, como opinión puramente personal: conforme más avanzamos en el estudio del cerebro y de la psiqué humana (obviamente son dos cosas distintas), más nos damos cuenta de que apenas sabemos nada de ambos.
        ¡Feliz fin de semana!.

  5. Qué lindo que hayas compartido con nosotros este aspecto del genial Van Gogh, más allá de su arte al que muchos admiramos. No soy doctor pero tal vez existe una explicación lógica de porqué algunas personas con alteraciones mentales tienen tan desarrollado su lado creativo y artístico. Parece que Van Gogh no fue el único artistas plástico famoso por sus obras. Te paso este link donde encontrarás 10 artistas famosos que sufrieron de alteraciones mentales:
    http://www.abc.es/20120716/cultura-arte/abci-enfermedad-mental-arte-201207131759.html
    Un abrazo
    Patricia

    • Hola Patricia,
      precisamente ahora me iba a documentar sobre ello para añadir algún enlace al respecto. ¡Genial que lo hicieras tú! Al final del artículo que compartes hay también unas preguntas que hacen al Dr. Luis Caballero, jefe de sección del servicio de Psiquiatría del Hospital Universitario Puerta del Hierro de Majadahonda, sobre la enfermedad mental y el arte, recomiendo leerlas también.
      Abrazos 😉

  6. Todos los grandes genios han tenido su punto de locura, será que de ello se deriva su arte, no sé, sería bueno que lo indagaras tu que escudriñas bastante bien a las personas. Buen día.

    • Hola elcorazondelmar,
      creo que parte de la respuesta está en su genética o al menos eso es lo que se está buscando en los estudios como el que comenté unos comentarios más arriba.
      Sin duda que hay una conexión genética entre enfermedades como la esquizofrenia o el trastorno bipolar y la creatividad, pero ¿cuánto le debe la creatividad a otros factores como la educación o ambientales y cuánto a los genes heredados?
      Un abrazo y no sé si escudriño a las personas pero después de tantos años de tratarlas adquieres un sexto sentido, ¡ja, ja, ja!

  7. Ah… Con que la orejita que me diste, era una oreja de verdad… Me encanta esta historia, sobretodo porque no conocía cómo había perdido la oreja VG. ¡Qué vida tan triste! Las enfermedades mentales son tan destructivas, y como en este caso atan no solo al enfermo sino a su familia. Por lo menos, este pintor tan maravilloso tuvo a este hermano que veló por él. Como siempre, muy interesante. Gracias por compartir esta historia. Abrazos.

    • Hola melbag,
      y no sé si la familia (en algunos casos) son más víctimas que los propios enfermos. Ver sufrir así a alguien tan próximo, pasando los meses, los años, sin ver mejoría. La familia de van Gogh le apoyó pero sus padres llegaron a darle como un caso perdido, muy duro para todos.
      Otro abrazo para ti.

      • Estoy de acuerdo con que los familiares sufren más que los mismos enfermos. He visto muchos casos, incluso el de mi madre con Alzheimer. Es muy duro verlos perderse. Gracias por compartir tus hallazgos.

  8. Vivir días de estupor siglos de llanto y odio acompañados de gente amorosa, ciegos de amor… destinados a la muerte. Ver a Van Gogh entre la genialidad y la locura es verlo ligado a su tierra con lazos de otro planeta, angustia permanente. No se disuelve su vida de su obra, evidencia la realidad buscada, perfección evadida. Comenzar pintando naturaleza muerta por el temor a la inutilidad y a la soledad. Su rostro siempre fue una incógnita con tanto autorretrato, enfrentado a ese espejo cubriendo su oreja derecha cortado de la izquierda… mundo al revés. Alcanzar la plenitud en aquella “casa amarilla”, punto culminante asociado a su desequilibrio emocional. Fue allí, donde no pudo soportar la vida y los desencuentros con Gauguin, oreja cortada. Ver “la silla de Van Gogh” y sus diferencias cromáticas con Gauguin es comparar sencillez campesina con el mundo urbano. Vale recordar “La sala de baile en Arles”, producto de ese ritmo vital de los meses vividos en noviembre y diciembre de 1988, junto a Guaguin. Todo, pintado de memoria, pintado por las emociones que le provocaron las personas y las cosas, plasmadas en este cuadro. Obra atípica del autor. Al final y sin agotar su obra, pintó “Campos de trigo con cuervos”, tema de la cosecha; momentos en que entraban fríos de verdad, sintiéndose solo por todas partes, como los sin nadie, con esa multitud de hombres amorosos y ciegos… dejándose destruir por aquellos a quienes no le importaban un comino. Porque no valen nada, nada, era el decir. Murió pronto, muérete le decían, quienes no lo querían. Con el tiempo, sus cuadros alcanzaron el verdadero valor que les correspondía. Gracias, FJ, por mostrar el ímpetu de ese genio de las manifestaciones artísticas, ingobernable. Un abrazo, pintado en lienzos y sin pasiones.

      • Presagios de su muerte luctuoso misticismo. ¡ Cuánta tristeza ! ¡ Cuántos colores ! El agobio lo impulsaba a pintar esa soledad arremolinada. Ese realismo de angustias vividas viendo ayudas mermadas, campos trigales devorados inundados de cuervos sin saber a dónde pernoctar. Imposible franquear esas olas de trigo. Dura realidad, impotente ante la inmensidad. Gracias, FJ, por mostrar el cuadro de esos coloridos trigales. Otro inmenso abrazo.

  9. Buenas tardes Francisco Javier,

    Una historia genial!! Desconocía ciertas cosas de las que cuentas.
    Me ha llamado la atención más de lo habitual puesto que trabajo en la exposición “El triunfo del color” que expone la Fundación Mapfre en la casa Garriga Nogués de Barcelona. Es decir, trabajo rodeada de muchas de las obras de las que hablas y gusta saber todo lo que hay tras ellas.
    Por lo que he leído resides en la ciudad condal así que si aún no has visto dicha exposición te la recomiendo! Además es gratuita! 😉

    Saludos y enhorabuena por tu blog!

    Silvia.

    • Hola Silvia,
      ¿puedes creer que vivo a solo tres calles de allí y no me había enterado? Si no es este será el siguiente fin de semana, esto no me lo pierdo. Para todo aquél que quiera ir que sepa que se expone hasta el 10 de enero de 2016. ¿Por cierto, el domingo abren? Creo que no esperaré al siguiente finde 😉
      Un saludo y gracias por el aviso y por supuesto por comentar

  10. La locura hay que merecerla… decia una frase y creo que gracias a esa dosis de locura -valgame la redundancia- hoy disfrutamos de las maravillosas obras de este artista. Porque considero que es arte cuando una persona trasforma sus emociones y vivencias -ya sean de tristeza o alegria- en belleza. En este caso, en bellas pinturas. Genial como siempre.

  11. Transformó su soledad, su locura, todas sus frustraciones, en color. . Adoro sus pinturas, y siempre me fascinó el amor de su hermano Theo, el sacrificio que hizo por él, creo que en ésos momentos, fue el único que creyó en él. Se querían mucho, basta leer sus cartas.
    La locura o como quieras llamarla, transformada en un arte genuino, en un lapso corto, de una vida tan atormentada.
    Buen fin de semana Francisco..

  12. Me permito apuntar la hipótesis del saturnismo que han expuesto con pasión González Luque y Montejo González. A ella hago alusión en el enlace a mi blog que tengo el atrevimiento de insertar abajo. Pero, la verdad, lo hago sobre todo por mostrar las palabras del gran Vallejo-Nágera sobre el episodio de la oreja y algunos otros aspectos sobre la salud mental del artista:

    https://letamendi.wordpress.com/2014/04/05/van-gogh-la-enfermedad-mental-y-el-saturnismo/

    Nunca se sabrá la verdad. Tampoco es necesario saberla para afirmar que Van Gogh era un genio. Para él, la canción de Don McLean:

    ¡Un abrazo!

  13. Dos de mis pintores favoritos. La historia de la amputación, es curiosa, sea cual sea la realidad. Lo que es tremendo es el número de cuadros q dices, pintados además en tan pocos años…¿una década? . Saludos.

  14. Hola Francisco,
    siempre me ha parecido muy triste que un gran genio como Van Gogh hubiese sufrido tanto en vida. Depresión, desamor, incomprensión y, según dicen, falta de éxito comercial. Algo había leído de la teoría de los alemanes, y tiene sentido, porque nunca me creí lo de que Vincent se cortó la oreja por una mujer. En todo caso, su sufrimiento tuco recompensa, póstuma, a saber, pues Van Gogh es uno de los pintores mejor conocidos y admirados del mundo y sus pinturas rompen récords de venta muy a menudo. Ojalá y desde el cielo don Vincent pueda ver el cario que le tiene la gente, porque lo de oír creo que le costará más trabajo… 😛
    Excelente artículo sobre un tema muy interesante. Muchas gracias como siempre por compartirlo.
    Un abbrazo!

    • Hola Jesús,
      ciertamente no tuvo mucho éxito comercial en vida… ¡solo vendió un cuadro! Una muestra más de lo irónica que puede resultar la vida en ocasiones. El tema de la pintura y concretamente los pintores, es algo apasionante, impresiona no solo la obra en sí sino también la vida del genio que la crea.
      Abrazos amigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s