Burke y Hare, los ladrones de cuerpos

431px-William_Burke's_skeleton

El esqueleto de William Burke se exhibe en el Museo de Anatomía de la Facultad de Medicina de Edimburgo.

Debo reconocer que cuando inicié la búsqueda para este artículo no esperaba encontrarme con estos dos personajes y mi primera intención no era otra que el hablar sobre la donación de cuerpos para la ciencia. Ciertamente no encontré mucha información al respecto así que me centraré en lo ocurrido en Edimburgo, en el siglo XVIII, que puede dar una idea de lo que ha significado en tiempos pasados, aunque me permitiréis que antes de entrar en materia os explique algo que puede también sorprenderos.

Dicen que el progreso de un país puede medirse por la venta de coches, lo comprobamos en la crisis económica que estamos sufriendo desde hace ya unos años. Pero existe otro indicador más altruista: las donaciones de cadáveres para la ciencia.

España es el primer país del mundo donante de órganos y el cuarto en donación de cuerpos tras el Reino Unido, Alemania y Escandinavia. Unas décadas atrás, la escasez de cadáveres en las facultades españolas era patente (yo mismo lo experimenté en mis tiempos de estudiante), en parte debido a la prohibición en 1987 del comercio de esqueletos humanos que durante años, la India, había sido el gran exportador. Los rumores de asesinatos de niños para vender sus cráneos, ciertos o no, fueron determinantes para ello. Pero en la actualidad esto ha cambiado ya sea por la crisis, y así ahorrarse el tener que pagar un entierro, o porque cuando uno sospecha una muerte cercana y decide en vida qué hacer con su cuerpo optando por donarlo.

¿Y quién da su cuerpo a la ciencia? Existen pocos estudios al respecto pero los resultados del realizado en el año 2000 en Nueva Zelanda, Irlanda y Sudáfrica, mostraba que ese ejercicio de generosidad procedía en mayor medida de personas con menor afiliación religiosa que la media y el 80% deseaban simplemente colaborar con la ciencia. Otras razones, como las económicas o el no tener que hacer un funeral, eran secundarias. La mayoría de los donantes tenían estudios de secundaria y entre el 30 y 40% universitarios. Se estudió hasta el perfil político de los donantes encontrándose que los de izquierdas ganaban a los de derechas, y en lo que a profesiones se refiere, oficinistas, comerciantes y personas que trabajaban en servicios para la sociedad como la educación, eran los más altruistas. Pero volvamos a tiempos pasados…

Se presume que el primer personaje de la historia que ofreció voluntariamente su cuerpo a la ciencia médica para ser diseccionado fue san Francisco de Sales (s. XVII)  -esto puede ser muy discutido- y dos siglos después, en la Inglaterra de la primera mitad del siglo XIX, el único suministro legal de cadáveres era el de los criminales sentenciados a muerte. Pero cambiaron las leyes y se quitó la pena de muerte para muchos crímenes capitales, provocando que el abastecimiento de cadáveres a las escuelas de medicina se convirtiera en un verdadero problema -a los sumo un par de cuerpos al año para todos los estudiantes-. Esto originó un auténtico mercado negro y la profanación de tumbas, hecho que hizo que se reforzara la vigilancia y se colocaran verjas en los cementerios. Será entonces que aparecerán en escena nuestros dos “macabros” protagonistas, William Burke y William Hare.

Hare_and_Burke_drawing

Irlandeses de origen, se les atribuyeron junto a sus amantes, Helen McDougal y Margaret Laird, 16 asesinatos en el período que va de noviembre de 1827 a octubre de 1828. El motivo de tales muertes no era otro que el vender los cadáveres de sus víctimas al doctor Robert Knox, un profesor de anatomía de la Escuela de Medicina de Edimburgo.

Tras mudarse a Tanner’s Close, en el West Port, al hostal de propiedad de Margaret, el primer cuerpo que vendieron fue el de un inquilino que murió de causas naturales. En lugar de enterrarlo decidieron rellenar el ataúd con tierra y llevar el cuerpo al doctor Knox quien les recompensó con 7 libras y 10 chelines. Viendo la rentabilidad del negocio iniciarían sus crímenes usando siempre el mismo método: uno de ellos sujetaba a la víctima por detrás, mientras que el otro, con una mano, le colocaba los dedos índice y corazón en los orificios nasales, mientras con el pulgar debajo de la barbilla le impedía abrir la boca provocando la asfixia.

Primero decidieron matar a alguno de los huéspedes enfermos del hostal para después atraer a alguna víctima de la calle: Joseph el Molinero, Abigail Simpson, Effie, Elizabeth Haldane y su hija Peggy… ancianas, prostitutas e incluso niños fueron sus objetivos. De cada cuerpo obtenían entre 8 y 10 libras, sin ver el final de su lucrativa actividad hasta que cometieron un error fatal. La siguiente víctima se trataba de un conocido joven de 18 años con retraso mental llamado James Wilson “el Bobo Jamie”. Cuando acabó descuartizado en la mesa de operaciones de la Escuela de Medicina muchos de los estudiantes reconocieron su cabeza, y las sospechas comenzaron a circular por la ciudad. Poco después, aún se cobrarían otra víctima, la última, Marjorie Campbell Docherty, cuyo cuerpo fue descubierto fortuitamente por dos de los inquilinos del hostal.

800px-Execution_of_William_Burke

Ejecución de Burke en el Lawnmarket, representado en un periódico de gran formato contemporáneo, probablemente un suplemento del Edinbuth Courant (1829).

Tras se detenidos por la policía las pruebas no se consideraron suficientes para poder acusarlos de todos los crímenes. Fue entonces cuando los abogados ofrecieron inmunidad a Hare si testificaba contra Burke, aceptando el trato. Tras ser condenado, el 28 de enero de 1829 sería colgado y diseccionado públicamente en la misma Escuela de Medicina. No hubo más culpables. Hare sería absuelto y las dos mujeres cómplices de los asesinatos en serie también serían encontradas “no culpables” -aunque planearon serias dudas durante el juicio-, mientras que el doctor Knox juró que no sabía nada del origen de los cadáveres que les proporcionaban. Tras el juicio, siguió obteniendo sus cadáveres de otros ladrones de cuerpos, aunque su reputación quedó seriamente comprometida.

Estos asesinatos evidenciaron un problema del que acabó acusándose al propio Gobierno, que tenía que suministrar cadáveres a las escuelas. Estos macabros hechos quedarían en el imaginario del pueblo y acabarían referenciados en el cuento de Robert Stevenson El Ladrón de Cuerpos.

Specimen_jar_containing_piece_of_William_Burke's_brain_Wellcome_L0065696

En este pequeño frasco de vidrio hay un trozo de cerebro de William Burke.

En fin, con este post no quiero quitar las ganas a nadie para ser donante, ya sea de órganos o del cuerpo entero, todo lo contrario. Los beneficios que se tienen con una sola donación son inmensos, una nueva oportunidad de vida para otras personas. Casi cualquiera puede convertirse en donante de órganos sabiendo que tienen la capacidad de salvar a otros, incluso después de su muerte. El dar o recibir un órgano parece que no va con nosotros ni con nadie de nuestro entorno cuando gozamos de salud, pero si en algo ha avanzado la ciencia médica eso son las técnicas de transplante, y hoy en día es un deber moral para nuestra sociedad, un gesto altruista que se convierte en el mayor acto de generosidad entre los seres humanos.

Para saber más:

Organización Nacional de Transplantes

Una película

El Ladrón de Cuerpos (1945), de Robert Wise e interpretada por Boris Karloff.

Links fotos:

Kim Traynor

wellcomeimages.org

Link información:

Wikipedia

34 comentarios en “Burke y Hare, los ladrones de cuerpos

  1. Hace tiempo creo te dije -no se por que motivo- que he hecho donación, a través de un notario, de mi cuerpo, no deseo ser enterrada. Mis motivos? ninguno en especial, quizás la ciencia pueda estudiar más, quizás mis órganos podrán ser aprovechados…No tengo ninguna religión, me declaro agnóstica, soy profesora de inglés y no me mueve el sentido monetario. Si pueden estudiar con mi cuerpo, mejor, pero es que tampoco deseo ser enterrada pues no deja ser una porquería, los cementerios están llenos de huesos que acarrean más porqiería y si mi cuerpo no lo desean en el Hospital dende he hecho la entrega, pues que me incineren y si puede ser que echen mis cenizas al Mar Mediterráneo donde seré un átomo más…
    Es un tema que yo no lo encuentro macabro ya que en la Tierra nadie quedará vivo eternamente, pues si hemos de desaparecer, hagásmolo de la mejor manera posible.
    Un gran abrazo “vivito y coleando”….

    • Hola Rosa,
      sí, recuerdo que me lo dijiste en una ocasión. Como digo en el artículo es un gran acto de generosidad, aún diría más, moralmente y gracias a que la ciencia nos permite trasplantar gran número de órganos distintos, tendría que ser una opción que se contemplara siempre desde nuestras instituciones sanitarias a todas las personas en algún momento de la vida. Después, la decisión es personal y siempre respetable.
      Abrazos vivos.

  2. El mundo de los trasplantes ha avanzado muchísimo en estos últimos años… Estoy positivamente sorprendida con las famosas impresoras 3D que ya están dando unos resultados más que buenos para según qué tipo de operaciones.. Tal vez con el tiempo se puedan fabricar todo tipo de órganos con materiales biocompatibles con estas impresoras.. 🙂 .. La historia que has relatado es realmente truculenta y oscura, igual que los asesinatos de Jack el destripador ó sin irnos demasiado lejos los del Sacamantecas aquí en nuestro país… No obstante, ha sido interesante una vez más, leerte 😉 Abrazos de luz, Javier

    • Hola Mamen,
      en la actualidad se realizan trasplantes de hígado, pulmón, corazón, intestino, páncreas, riñón, médula ósea, sangre cordón intraparto… además de tejidos como las córneas, la piel, las válvulas cardíacas, segmentos de arterias y venas, huesos, tendones y cultivo celulares musculares…pero las posibilidades en el futuro con la medicina regenerativa y la utilización de células madre ampliarán aún más las indicaciones. Con cierto orgullo debemos también decir que el modelo español de trasplantes es considerado un ejemplo a imitar, que de hecho se está implantando en gran parte del mundo.
      Cada día hay más personas que necesitan ser trasplantadas para seguir viviendo y algo que debemos tener en cuenta es que el 10% de los receptores fallecen mientras esperan recibir un órgano o más de uno porque son cada vez más los centros que organizan trasplantes múltiples de manera simultánea y coordinada. Un aspecto fundamental en el sistema de trasplantes de cualquier país es el altruismo de la donación y la equidad en el acceso al mismo, es decir, nadie puede donar ni recibir un órgano que no sea con la única intención altruista y TODOS tenemos el mismo derecho y posibilidades de recibir uno.
      En cuanto al uso de las impresoras 3D… ¡qué lejos queda ya lo de hacer fotocopias! 😉
      Abrazos

  3. Gracias por este artículo tan completo sobre éstos dos ladrones de cadáveres a los que no conocía, si bien tenía noticias de las andanzas del Dr. Knox, y sus dudosos procedimientos para obtener cadáveres para sus clases de anatomía. Y al parecer, no era el único médico que usaba estos procedimientos nada ortodoxos para proveerse de “material”.
    Incluso tengo entendido que en los siglos XVIII y XiX, específicamente en Gran Bretaña, era peligrosísimo ir borracho y en solitario por la calle, en cuanto caía la noche. Y el trabajo de prostituta callejera, añadió un peligro más a los muchos que acechaban (y acechan) a las susodichas profesionales.
    Personalmente, mi mujer y yo tenemos el carné de donantes de órganos. Los tiempos han cambiado mucho, y efectivamente lo consideramos un deber moral.
    Sólo tenemos un problema: en dicho carné no aparece ni un triste teléfono donde avisar en caso de muerte. Nuestras familias, que saben de nuestra intención, nos han preguntado: “Bien. pero si fallecéis,¿donde avisamos?”. Y sinceramente no hemos sabido qué contestarles.
    Gracias de nuevo, Francisco Javier, y un saludo.

  4. Qué espeluznante y maquiavélica historia, lo que no me quedó claro fue por qué Burke fue condenado y no Hare si ambos cometieron los asesinatos…
    Cuando saqué por primera vez mi DNI dije bien clarito que sí quería donar órganos, sin embargo cuando me lo entregaron habían omitido esa decisión mía, no la respetaron, seguro me vieron como muy chica y aparte no había esa toma de conciencia de lo que significa donar órganos, menos mal que paulatinamente esto está cambiando por aquí.
    Lo que comenta Mamen es muy interesante, parece de ciencia ficción y sin embargo ya es una realidad, y ya que tocaste el tema de células germinales me cosquillea un montón de inquietudes para preguntarte como ginecólogo, pero ya habrá otra oportunidad.
    Gracias por este artículo que invita a ser solidarios. Saludos.

    • Hola Capullanita,
      dicen que no se consiguieron reunir pruebas suficientes para condenarle así que imagino que la policia pensaría que si testificaba contra su compañero al menos podrían condenar a alguien por los crímenes y así calmar a los ciudadanos.
      Otro saludo para ti y si con este artículo consigo que una sola persona se anime a donar órganos me consideraré más que satisfecho con él.

  5. Fantástica. Tuve una temporada que barajé la donación del cuerpo y observé que una dirección de Valencia te mandaba el cuestionario y eran muy atentos y sin embargo en la facultad de medicina de Santiago muy pasotas. Luego vi esta noticia y me eché atrás http://ccaa.elpais.com/ccaa/2014/05/19/madrid/1400526671_252298.html Y las imágenes que pasaron por la tele en la que cualquiera podría reconocer a un familiar, amigo etc en el depósito, macabro total.

    • Hola Antonio,
      siempre tienes la opción de hacerte donante de órganos. Si nos paramos a pensar cuántas personas se beneficiarían directamente con todos los órganos (trasplantables) de una sola persona, nos sorprenderíamos.
      Un saludo

  6. Nada mejor que ese bullicioso ambiente para inspirar a Mary Shelley el tema de su famosa novela ‘Frankenstein o el moderno Prometeo’, concebida en el curso de la visita que hizo, junto con su marido, el poeta Shelley, al también poeta Lord Byron. Aún hoy, la lectura de la novela resulta inquietante. Merece la pena disfrutar de la versión que de este viaje (y sobre todo de la obsesión de la escritora a raíz de su creación) realizó el cineasta Gonzálo Suárez. ‘Remando al viento’ se titula la película. Obra cuidadísima en la que cada fotograma nos introduce en el ambiente que impregnó el romanticismo, época, por otra parte, en la que la ciencia convivía con la ensoñación de retorno a un pasado legendario.

    Muy didáctico y ameno tu trabajo, muchas gracias.

    Abrazos.

    • Hola madamebovary,
      encontré un coloquio sobre la película en el programa de La 2 (TVE) ¡Qué grande es el cine!, dirigido por José Luis Garci (está dividido en cuatro partes) Pienso que puede complementar lo que tan magníficamente nos aportas al tema. Dejo el link por tener derechos de autor.
      Saludos y gracias a ti,

  7. ¿ Nos pertenece el cuerpo ? ¿Son nuestros ojos los que miran las estrellas o son ellas las que nos miran? Somos monstruos de polvo, aflorados en vida. Fundidos en imágenes.Y, es el horror única arma para explicar nuestra existencia. Morir es como el vivir, viajando muchas veces, sin saber a dónde. Ceder el cuerpo al morir, donado para creaciones artísticas convertidas en parábolas. Vivimos de ficciones en esta realidad, buscando monedas atravesadas por disparos de nuestra mirada… caminando por la playa. Los tiempos que vivimos, románticos decadentes, fugados, olvidados. Se escapa de las manos ese deseado romanticismo sacándonos de la realidad. Sólo la divina criatura se le opone al monstruo que desde arriba no alcanza a comprender con claridad lo sucedido, sin salir de su asombro. ¿ Es real este mundo o es fantasía ? Parece que es necesario sumirse en el amor acariciando el cuello de una jirafa para trasplantarlo a Alice, de Modigliani. ¡Imágenes! Muchos dicen que la vida no tiene final… misma cosa con la muerte. ¿Remamos con el viento? o, ya nunca remaremos con el viento, dicen las criaturas de nuestro tiempo. Oyendo consejos de Madamebovary. Duros relatos de terror creados con instancias consiguiendo distancias. Gracias, FJ, por enseñarnos a aprender de la vida cuidando el cuerpo para cederlo sano. Un abrazo, arrimando.la materia.

    • Hola marimbeta,
      puede que nos pertenezca mientras habitamos en él y de nosotros depende el cuidarlo como un bien preciado. Nos dan la vida y nos la quitan, solo eso, vivirla con conciencia y haciendo el bien (al menos no haciendo el mal) es solo cosa nuestra, pero un deber. Nuestro egoismo puede que nos haga querer seguir teniendo ese cuerpo ya muerto, sin conciencia, aunque ya no nos pertenezca, pero lo que es innegable es que al final todos regresamos al mismo lugar, nos convertimos en la misma cosa, todos seremos uno. ¿Por qué no dar una parte de nosotros antes de que destruya para ayudar a otro ser humano a seguir siendo?
      Un abrazo solidario.

  8. Se dice que tras los sucesos que narras, los niños de Edimburgo de finales del siglo XIX (aún sin conocer su verdadero significado) cantaban:

    “Up the close and down the stair,
    But and ben wi’ Burke and Hare.
    Burke’s the butcher, Hare’s the thief,
    Knox the boy that buys the beef.”

    Abajo, un par de imágenes del “chico que compraba el filete”, es decir, el Dr. Robert Knox (la segunda se encuentra en el Edinburgh’s Surgeons’ Hall Museum, porque los escoceses tienen un peculiar sentido del humor). Kmox se vio obligado a abandonar Edimburgo -por su mala fama- y emigrar a Londres, donde continuó ejerciendo, no sin ciertas dificultades, hasta su fallecimiento el 20 de diciembre de 1862.

    Querido Francisco, enhorabuena por tu post… y sólo añadiré que has inspirado el próximo mío, posponiendo el que tenía previsto.
    Abrazos.

      • Hola Paco,
        me has dejado impresionado (más de lo que viene siendo habitual) ¡Qué puedo decir! Gracias y me alegra saber que el artículo te “inspirara” aunque creo que eres de los que se inspiran solos ¡Ja, ja, ja!
        Un abrazo 😉

  9. Un tema para novelar cualquier historia, FJ, como siempre muy oportuno. Estaba viendo la del Pequeño Franquestein /(Froncostín), y la veo para quitarme el miedo a los muertos, al terror que me producen y a sus historias. En esta caso tu docto artículo … pura savia para mis encuentros Atenienses.
    Un abrazo

    • Hola Enrique,
      aunque nos pueda parecer increíble que existan personas con tan pocos escrúpulos como William Burke y William Hare somos ingenuos al pensarlo. La muestra, los recientes atentados en París. ;-(
      Abrazos

  10. Hola! Me gustó la historia que cuentas y que utilizas con la noble intención de promover la donación de órganos. Pero me quedé con ganas de saber cómo consiguen las facultades de Medicina del mundo los cuerpos que utilizan para estudiar Anatomía. ¿Hay legislación al respecto?, ¿o es algo librado a los usos y costumbres… y a la ilegalidad? ¿qué “autoridad” se ocupa de este tema? Cuéntanos un poco al respecto… tal vez, tú sabes también cómo ha sido a través de la Historia… Saludos!

    • Hola Acuarela,
      desconozco en otros países pero aquí en España son los Departamentos de Ciencias Morfológicas de la Facultad de las distintas Facultades de Medicina de las distintas Comunidades Autónomas las que gestionan las donaciones. Ellos son los que facilitan la información y los documentos donde se detallan las condiciones, las finalidades y las restricciones para la donación, todo dentro del marco legal y teniendo como referencia la Asociación Nacional de Donantes de Cuerpos.

      Aprovecho para enumerar las situaciones que impiden donar el cuerpo, creo que no lo hemos comentado y puede interesar:
      -Muerte violenta o autopsia.
      -La retirada de diferentes órganos para su trasplante (exceptuando los ojos)
      -Amputación de extremidades
      -Cirugía extensa
      -Gran obesidad o emaciación (adelgazamiento morboso)
      -Haber padecido una enfermedad infectocontagiosa de alto riesgo (Hepatitis B/C, síndrome de inmunodeficiencia adquirida-VIH, encefalopatía espongiforme, tuberculosis, gangrena… y otras enfermedades infecciosas de alto poder de contagio).
      Un saludo también para ti.

      • Gracias por ilustrarme! Tras leer tu respuesta, busqué en Google y me encontré con info de tu país y ciudad -Barcelona, verdad?- pero no pude encontrar info del tema en mi país -Argentina- pues todo lo que aparece está vinculado a la “donación de órganos” y su ley, pero no pareciera haber una respecto del cuerpo entero. Asimismo, hay información general – http://es.wikihow.com/donar-tu-cuerpo-a-la-ciencia – pero no especifica el país y, entiendo que es imposible desvincular el tema de las leyes de cada nación, verdad? También encontré que los llamados “escépticos” son los que han tocado el tema pero parece tabú para la otra gente. En fin, con tiempo, veré de averiguar más. Gracias nuevamente!

  11. Tenemos una ley, por la cual TODOS somos donantes, menos los menores de edad, que deben dar su consentimiento sus padres. No sé a partir de que edad se es donante de órganos, creo que doce años.
    Si no se quiere ser donante, se debe efectuar un escrito con escribano público a tales efectos.
    Ayudar, aunque sea en una mínima parte a otro ser, mejorando el vivir tan difícil para muchos. Dar, dar..
    DONANDO..
    Un abrazo desde Montevideo.

      • Aclaro y confirmo tus palabras. A partir de setiembre de 2013 entra en vigencia la Ley 18.968 que establece que todos los uruguayos son donantes salvo se exprese lo contrario. . A partir de los 18 años todos los individuos que no expresan su voluntad en contrario son donantes frente a la ley.

  12. Hola Francisco,
    Menudos tipejos estos Burke y Hare. Dicho esto, me parece que la donación de cuerpos a la ciencia y para los transplantes es muy loable, y sé que en España somos líderes en este último aspecto. Desgraciadamente siempre hay alguno que se aprovecha de las necesidades de otros para robar y matar, nada nuevo bajo el Sol, pero me consuela saber que al menos en la actualidad se controla más el origen de los cuerpos a la hora de utilizarlos, o eso creo yo…
    Por cierto, me queda una duda, ¿es necesario en la actualidad seguir estudiando directamente de los cadáveres?
    Como siempre, una gran historia contada magistralmente. Muchas gracias por compartirla. Un cordial saludo.

    • Hola Jesús,
      me preguntas si en hoy en día se necesita seguir aprendiendo la anatomía directamente de los cadáveres e imagino que lo dices por los avances tecnológicos que disponemos en los últimos años con las imágenes 3 y 4 D, entre otras muchas. Debo decirte que no hay mejor manera de aprender lo qué es un órgano, un tejido, un vaso, una arteria… que el verlos y tocarlos in situ, y no solo para el médico que se dedique después a la cirugia. No es fortuita la frase que dice que “los dedos, son el segundo cerebro del cirujano”, y de momento, el cerebro, ni tiene sustituto ni se puede transplantar. 😉
      Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s