La libertad iluminando el mundo, una estatua colosal

Estatua de la libertad

Haz clic en la imagen para ampliarla.

Cada año recibe 3,5 millones de visitantes y desde su inauguración sería símbolo de libertad “una libertad que ilumina el mundo” siendo lo primero que veían los inmigrantes europeos al llegar a Estados Unidos después de atravesar el océano Atlántico en su búsqueda de nuevas oportunidades. Pero su construcción no estuvo exenta de grandes dificultades económicas en parte superadas gracias a la intervención de Joseph Pulitzer (sí, el de los premios que llevan su nombre) que evitaría que acabara construyéndose en otras ciudades como Cleveland, Boston, Filadelfia y San Francisco.

Todo empezó cuando el escultor francés Frédéric-Auguste Bartholdi acudió en 1865 a un banquete en París junto al historiador Edouard de Laboulaye, gran admirador de los Estados Unidos, proponiéndole este hacer un regalo para celebrar el próximo centenario del país, un país que acababa de salir de cuatro años de guerra civil y que comenzaba a reconstruirse. Bartholdi, apasionado de las esculturas colosales desde que vio las Pirámides de Guiza en Egipto, le propuso hacer una gran estatua pero la idea acabó siendo aparcada hasta que seis años después viajara a Estados Unidos. Allí escogió la Isla de Bedloe    -utilizada años antes para alojar el fuerte Wood- para ubicar la estatua.

Tras su regreso a Francia debió esperar a que se proclamara la Tercera República tras la derrota de Napoleón III en 1874, para comenzar a buscar apoyo político y económico para su proyecto. Se llegó al acuerdo de que Francia se haría cargo de la construcción de la estatua mientras que Estados Unidos se encargaría de la base del monumento, creándose ese mismo año la Unión Franco-Americana para tal fin, estimándose en 400.000 dólares el coste del proyecto francés, un coste que se incrementaría con el tiempo.

construcción estatua de la libertad

Isabella Eugenie Boyer

Isabella Eugenie Boyer

Bartholdi buscó un ingeniero para el diseño de la estructura interna de la estatua y el elegido sería Gustave Eiffel (todavía no había construido su famosa torre) que decidió emplear hierro recubierto en cobre para ello, anclado en un enorme pedestal por un poste central que soportaría el peso de 225 toneladas del monumento.

La famosa cara generó todo tipo de hipótesis acerca de quién era la modelo para esculpirla. Unos dicen que se trata de Isabella Eugénie Boyer, viuda del millonario Isaac Singer, mientras que otros piensan que se trata del rostro de su madre, Charlotte Bartholdi, y aunque estamos lejos de saber a ciencia cierta de quién se trata en realidad puede que esta segunda opción sea la más plausible (para los expertos porque para mí la nariz de Isabella la delata).

estatua de la libertad

La cabeza de la estatua en exhibición en la Exposición Universal de París (1878).

Monumento simbólico como pocos, la cabeza tiene una corona con siete picos que simbolizan los siete continentes y los siete mares, portando una diadema que recuerda a la que llevaba Helios, el Sol según la mitología griega. La antorcha que sostiene en la actualidad no es la original –fue reemplazada en unas obras de restauración- y está recubierta de láminas de oro que nos remiten al siglo de las luces, y en la tablilla que sostiene en su mano izquierda puede verse grabada en número romanos la fecha de la firma de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos, evocando el derecho y la ley.

En Francia se ideó una campaña de recogida de dinero con artículos en prensa, obras de teatro, loterías… cuya respuesta fue más que satisfactoria al conseguir que más de 100.000 personas ayudaran económicamente recaudándose 400.000 francos. La empresa Gaget, Gauthier et Cie sería la encargada de construir las planchas de cobre, siendo el ingeniero Maurice Koechlin el responsable de los trabajos de precisión. Originalmente su color no era el verde tan característico que tiene ahora pues se debe a las reacciones químicas de las sales de cobre y su exposición climatológica.

En junio de 1884 el monumento estaba terminado mientras que la base no. Es entonces que comenzaría una pugna entre distintas ciudades norteamericanas para hacerse con el insigne monumento ya que Nueva York no reunió el dinero necesario para construirla. Se encargó al director del periódico New York World, Joseph Pulitzer, que pusiera en marcha una campaña de publicidad para recaudar entre sus lectores los fondos necesarios. Resultó ser también todo un éxito pues en cinco meses obtuvo 120.000 dólares y no precisamente gracias a las clases altas, hecho que fue duramente criticado en las páginas del periódico haciendo que en ese periodo de tiempo ganara muchos abonados.

estatua de la libertad

Desembalado de la cara de la estatua el 17 de junio de 1885.

Ahora sí, la estatua estaba lista para ser enviada a América. Se desmanteló en 350 piezas distribuidas en 214 cajas, siendo ensamblada en cuatro meses e inaugurada el 28 de octubre de 1886, en presencia del presidente Grover Cleveland, con diez años de retraso de lo que se tenía previsto.

Desde 1984 es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y en la actualidad le han surgido réplicas por todo el mundo: Argentina, Alemania, Austria, Italia… incluso en China y Japón, aunque quizás la más representativa sea la que hay en París, junto al río Sena, muy cerca del taller de Bartholdi. Este moriría de tuberculosis en 1904 pero dejaría a una gran Dama en nuestro mundo, símbolo de la tan anhelada “Libertad”.

Para saber más:

La construcción de la Estatua de la Libertad (imágenes)

National Park Service

Estatuas más altas del mundo

Link foto:

AJP79

35 comentarios en “La libertad iluminando el mundo, una estatua colosal

  1. Gracias por tu artículo, como siempre, Francisco Javier. No tengo nada que añadir, pues tu has dicho ya lo esencial.
    Feliz semana, amigo mío.

  2. Has ampliado muchísimos detalles que no sabía, cuando estuve en N.Y. hice un pequeño “crucero” por las dos orillas de la ciudad y nos acercamos a las dos islas importantes que están por alli, una donde desembarcaban los inmigrantes y la de la estatua, pero no tuve ganas de bajar y visitarla… horas por la colas.. lo mismo la pequeña que está en el Sena.
    Abrazos,

    • Hola Rosa,
      hace ya más de veinte años que estuve en Nueva York y como visita obligada que es, también me acerqué a los pies de la estatua (aunque no subí). No sé si en la actualidad se sigue accediendo al recinto como antes (lo digo por los riesgos de atentado) pero sin duda impresiona tenerla cerca.
      Abrazos

  3. “Sensacional”, “Impresionante”… palabras que se emplearon retratando la época y que hoy resultan corrientes. ¿ Es que ya no soportamos el tiempo ? ¡ Libertad ! Nuestra naturaleza tiene horror al vacío. Ese vacío llenado por aquellos espíritus d antaño que sabían pintar las imágenes de los ideales, ansiadas ideas. ¿ Se ha vuelto caótico la libertad ? Tanto esfuerzo acumulado de los hombres que desde entonces sigue buscando, sin duda, un provenir determinado, imposible imaginar en la realidad. ¡ Gran novedad ! Se aleja todos los días tratando que esa antorcha ilumine el camino pasado y el incierto futuro. ¿ Es posible conceder crédito a esa luz que se extingue ? Cuántas cosas se han trastornado y creado en nombre de estatuas inamovibles. Gracias, FJ, por mostrar legados que al presente se nos muestran como precedentes y ejemplo de ese pasado que busca su presente con futuro incierto. Un abrazo libertario, soñado.

      • Leer a Javier Moro es poner el alma en sus palabras.no queriendo encontrar alacranes en su cama. Hombre sincero escandalizado por la vida política de su país. Siempre vuela, con imaginación y deseos de volar, sintiendo peligro al amar, con mucha lujuria, gula… ¡cuánto hedonismo! Ve imágenes de seres queridos al sentir ahogos. Todo un Liberal. Gracias, FJ, por presentarlo. Un abrazo, asimilado.

  4. Yo hice el paseo y recorrí los salones y subí y ví ése espectáculo maravilloso que regala esa gran ciudad.
    Lo que me impresionó fueron las fotos de los inmigrantes, sobre los controles médicos a que eran sometidos, la música que acompaña, y las valijas de viejo cuero, abiertas, cerradas, de pie, inclinadas.Y los listados con los nombres de todos los que llegaron para conquistarla.
    Viajé unos cuantos años después que tú, por eso no llegamos a conocernos personalmente..
    Abrazos.

  5. Esa estatua, de la que los norteamericanos están tan orgullosos, es un perenne recordatorio de que las puertas de Estados Unidos deberían estar abiertas para los inmigrantes. Entiendo que las personas deben cumplir con las leyes, pero también hay una responsabilidad de humanidad para los que huyen de sus países por sus vidas. Sé que tu blog no es político, pero yo soy ciudadana americana de nacimiento y por eso lo digo. Es nuestra responsabilidad abrir nuestras puertas. ¿Quién sabe cuándo nos toque a nosotros buscar asilo en otro país? Gracias por compartir esta historia. Un abrazo.

    • Hola melbag,
      una situación similar es la que está viviendo Europa con los refugiados de Siria y otros países en conflicto. Se nos hace difícil pensar que estén sucediendo estas cosas en pleno siglo XXI, muestra de que los hechos históricos se repiten. El ser humano no aprende de los errores del pasado.
      Abrazos

  6. Nuevamente gracias Francisco Javier por este estupendo artículo, considero que con la estatua de la Libertad, al igual que otros muchos monumentos, nos son muy conocidos, pero desconocemos la mayoría de las veces, lo que nos quieren decir sus detalles e iconografía, como los pormenores de su historia, incluso me atrevería a decir que cuanto más conocidas son, más detalles nos son desconocidos, por lo menos a la mayoría. Un cordial saludo.

    • Hola Azahara,
      coincido con lo que dices. Tengo en borrador algún que otro artículo relacionado con ello en los que descubriremos muchos datos históricos interesantes de otros grandes monumentos.
      Saludos y buen inicio de semana.

  7. Hola Francisco Javier, La estatua de la libertada la conocemos todos, creo. Los detalles, símbolos y significados, al menos yo no. Gracias, muchas gracias por ampliar mis conocimientos. Siempre leo a la saga pero no importa…. feliz de hacerlo!!!!!

    • Hola Gladys,
      como dicen… más vale tarde que nunca, y la ventaja de que esté escrito, es esa, te estará esperando siempre que quieras.
      Un abrazo y te agradezco tanto tiempo de fidelidad al blog, un placer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s