La superfetación y cómo quedarse embarazada cuando ya se está embarazada

superfetación

En los Anales históricos de la Medicina se describe el caso de una mujer del siglo XVIII que dio a luz a un niño blanco y tres meses después una niña negra. Explican que se trataba de una mujer que quedó viuda estando gestante de su fallecido marido y tras volver a casarse se quedó embarazada nuevamente antes de parir el primer niño. ¡Imaginaros la sorpresa de la pareja!

No encontré más descripciones históricas de este hecho pero seguro que debieron existir casos similares a lo largo de la Historia. En el caso anterior, la explicación que daban era simple pero lo cierto es que la realidad es mucho más compleja de lo que pensaban. En las autopsias que se realizaban ya describían una malformación uterina que consistía en tener el útero dividido en dos mitades e incluso algunos dobles, y esto era lo que aclararía lo sucedido. Normalmente, cuando una mujer concibe, los cambios hormonales que se producen en su cuerpo impiden la ovulación y la posibilidad de una nueva concepción, hecho que no ocurre en estos casos. Hoy sabemos que, la superfetación, que es como se conoce a este extraordinario suceso, se debe a la fecundación de un óvulo liberado durante la evolución de un embarazo ya iniciado, concibiendo así dos fetos de distinta edad gestacional, es decir, de ciclos menstruales distintos, existiendo incluso la posibilidad de padres diferentes.

Se trata de algo muy raro en la especie humana, solo se diagnostica un caso cada año en todo el mundo, pero es común en otras especies como en roedores, caballos, ovejas, primates… Cuando sucede en humanos suele deberse a una estimulación ovulatoria dentro del contexto de un tratamiento de fertilización asistida.

El primer caso descrito y publicado de superfetación en humanos data de 1932 y más recientemente, en el año 2007 en el Reino Unido, encontramos los casos de Amelia Spence y George Herrity, y el de Charlotte y Matt Mullineux, en los que ambas parejas gestaron a sus hijos fecundados con tres semanas de diferencia. Otro caso bien documentado es el de la norteamericana Julia Grovenburg, en 2009, que dio a luz dos bebés concebidos con dos semanas y media de diferencia.

Debemos diferenciar una superfetación de un embarazo gemelar normal, en el que en este último es normal encontrar una diferencia de una o dos semanas en las medidas de los embriones cuando se realiza la ecografía del primer trimestre, pero cuando supera este tiempo se podría sospechar. Tampoco debemos confundirla con la superfecundación, ya que en esta son dos óvulos los fecundados durante el mismo ciclo menstrual, dando gemelos.

Así pues, la superfetación no tiene nada que ver con el nacimiento de Superman (perdonar la broma, es mala, muy mala, pero no pude evitarla), sino con uno de esos hechos sorprendentes de la ciencia y de la historia que nos confirman que en algunas ocasiones en medicina, dos más dos suman cinco.

37 comentarios en “La superfetación y cómo quedarse embarazada cuando ya se está embarazada

  1. Aunque tenia conocimiento del primer caso. Te felicito por la aportación de los casos más actuales.
    Excelente FranciiscoJavier!!! Sigue sorprendiéndonos!!!!

  2. Existía un libro escrito a principios del siglo pasado que se llamaba “Para una generación mejor”. Y trataba de todos los pasos del embarazo, parto, puerperio y cuidados y alimentación, según los criterios de aquella época, del bebé. Algunos hoy en día nos arrancan una sonrisa, claro.
    Pero el caso que nos propones, ya aparecía descrito en él, como rarezas de la naturaleza. Incluso presentaba algunos casos de partos múltiples (trillizos), en el que dos de los bebes (niñas , si mal no recuerdo) eran gemelas, mientras que el tercero, sin ningún parecido con ellas, nació creo que tres semanas después.
    Osea, que el tema viene de antiguo.
    Gracias por tu artículo y feliz miércoles, Francisco Javier.

    • Hola Luis,
      el título es de lo más sugerente “Para una generación mejor”. Me ha hecho pensar mucho… No sé si la próxima será mejor, puede que esté más informada e informatizada, pero ¿mejor?. Siempre se piensa que se tienen todas las respuestas que se necesitan y que los que nos precedieron no fueron más que unos ignorantes, pero… ¿no pensarán lo mismo de nosotros la siguiente generación?
      Abrazos y perdona que me saliera del tema pero como te decía, me hiciste pensar…

      .

      • Seguramente, Francisco Javier. Y como bien dices en tu reflexión, ¿será cierto que nosotros somos unos ignorantes y ellos los que tengan la razón?.
        Como verás, tu a mí también me has hecho pensar.
        Gracias.

  3. Curioso, es como descargar en dos discos duros a la vez. Uno gesta y el otro sigue engendrando … las maravillas de la naturaleza son inconmensurables amigo efejota.
    Un abrazo

  4. Tal vez los antiguos griegos habían visto o sospechado que algo así podía pasar, pero más complicado todavía. Helena de Troya, Clitemnestra, Castor y Polux, tomados de dos en dos, nacen en el mismo momento, una pareja de padre mortal, la otra , de Zeus transformado en cisne. Una pareja, la mortal, nace por parto, los otros dos, de un huevo.

    • Hola Marisa,
      si es que no hay nada como ser un dios griego, aunque siéndolo se pierde la posibilidad de experimentar algo realmente divino y milagroso: la emoción de un parto (porque lo de nacer de un huevo…)
      Saludos 😉

  5. Jajaja… te admito la broma pues a veces estoy cansada de la seriedad. Algo he leido y oido sobre algún caso… raro como es de suponer, pero con tu información me creo que es verdad ya que a veces creia que podian ser bulos. Ta’ mañana…

  6. ¿ Quién no ha sucumbido a su victoria antes de ganarla ? Estar dentro de ese líquido amniótico compartiendo espacio con otro ser antes de ver la luz es llamado hermandad sin siquiera saber quién engendró primero, después del primer engendro… ¿ quién saldrá primero ? A saber, si así comienza la “jetatura”. Despertar en un mismo lecho, gritando con voz formidable, gesticulando acompañado, en el mismo lecho con alguien que no quiere levantarse para beber la misma leche… los gritos, como una voz, retumba de modo terrible que hasta las parteras se quedan espantados al ver salir al primer cuerpo. ¿Podría considerarse a Don Quijote y Sancho hijos de La Superfetación literaria? Claro, dicen los lectores quienes aceptan a ambos; se les quiere a ambos igual que se quiere a nuestros propios defectos… vividos por ellos, tal como lo han contado. Por eso actuamos como ellos y, cuando cometemos una mala acción, tenemos remordimientos. Pero, según Nietzsche, “el remordimiento es la mordedura de un perro a una piedra”. Toda una monstruosidad de expresión. Es que los hechos no son hechos sueltos, aunque se esté loco. Los locos siempre saben lo que hacen, aún engendrando sobre engendros… sin perder de vista su propio objetivo. Gracias, FJ, por mostrar este tipo de engendros. Un abrazo, gestado.

  7. Hola marimbeta,
    pocas cosas más extraordinarias hay en el mundo que un embarazo, puedo asegurártelo porque como ya sabes trabajo en ello. Te sorprenderías comprobar cómo se desarrolla la vida dentro de ese útero y cuando son gemelos (o trillizos…) podemos comprobar con las ecografías la interrelación que hay entre esos hermanos ya antes de nacer. De todas formas, más me sorprendería encontrarme un día con Sancho y Don Quijote, claro. ¡ja, ja, ja! ¡Genial!
    Abrazos cervantinos.

  8. Hola Francisco, hace muchos días q no te escribo ningún comentario, pero sigo leyéndote,porque nos distraes , diviertes , intrigas a veces y culturizarse siempre.Gracias por el de hoy …y por todos los otros.Un abrazo

  9. Interesantísimo Francisco Javier, había leído sobre algún caso y no hace demasiado tiempo, seguro que es alguno de los que tú haces referencia, y desde luego la naturaleza no deja de sorprendernos y menos ese gran milagro de la vida que tiene lugar durante un embarazo, cuando ya son gemelos o trillizos, tiene que ser una maravilla la relación que se puede llegar a establecer desde el útero materno, que no me extraña que continue durante el resto de sus vidas, y que de lugar a hechos a veces de no muy fácil explicación. Gracias como siempre por toda la estupenda información que nos aportas.

  10. Mi hija está transitando un embarazo de estas características. Sus gemelos tienen dos semanas de diferencia y aún no sabemos sexo porque está en su primer trimestre. Dos sacos, dos placentas. Fué un embarazo accidental, una feliz sorpresa, no recibió ningún tratamiento de fertilización.

    • Hola Iris,
      probablemente se trate de un embarazo gemelar bicorial biamniótico (mejor, el monocorial, es decir, el que comparte placenta los dos fetos, sería de más riesgo) pero no de una superfetación. Muchísimas felicidades y ya sabes… a hacer de abuela que también tiene sus alegrías 😉
      Saludos y gracias por compartir tu noticia en el post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s