Manuel Jalón, el “empresario humanista” de la fregona

manuel jalón

Retrato de Manuel Jalón Corominas.

Si preguntara por el español que más vidas ha salvado en todo el mundo, ¿en quién pensaríais? Si os digo que se trata de Manuel Jalón Corominas ¿quién de vosotros lo conoce? Pocos probablemente. Se trata del inventor de la fregona, pero no, este invento no es el que ha salvado vidas (aunque sí las ha mejorado a millones de personas) sino que el ingenio que revolucionó la práctica médica fue la aguja hipodérmica desechable.

Riojano de nacimiento, se crió en Aragón, graduándose en ingeniería aeronáutica. Perteneció al Ejército del Aire en la Base Aérea de Zaragoza y mientras se encontraba en la base aérea de Chanute en los EE.UU. realizando el mantenimiento de aviones, advirtió que los operarios limpiaban el suelo de los hangares con un palo de madera unida en un extremo a unas tiras de algodón y un cubo metálico con agua en el que tenía dos rodillos para escurrir el agua de las tiras. Este “empresario humanista”, como le definen algunos, no dio mucha importancia a ese hecho hasta que, tras regresar a España pensó en aplicarlo. Como si se tratara de Silicon Valley, Manuel Jalón, al igual que Bill Gates o Steve Jobs, trabajaba en un taller del centro de Zaragoza, era el año 1956. Pero lejos de tener su mente concentrada en el software para ordenadores acabó dando forma a esa idea.

rodex lavasuelo

Anuncio del «lavasuelos» en ABC.

Hasta entonces, limpiar el suelo implicaba ponerse de rodillas y usar toda la fuerza del cuerpo para poder quitar la suciedad, una faena que realizaban casi exclusivamente las mujeres y que con los años ocasionaba más de una enfermedad (dolores articulares, bursitis, deformaciones de la columna y lesiones en las manos por el contacto con las lejías…). Así pues, ideó una “aparato lavasuelos” -como se conocía hasta entonces- para que fregaran de pie.

Patentó varios modelos de cubo: el Doméstico (similar al que vio en los EE. UU. pero mejorado), el Batea (mayor y con ruedas), el Simplex (para superficies industriales) y el Tandem (similar al anterior pero con dos cubos), siendo el primero de ellos el que acabaría siendo más conocido. Lejos de pensar que tendría gran número de pedidos desde el primer día, muchas mujeres se negaron a comprarla porque estaban “acostumbradas” a limpiar de rodillas. Fue entonces cuando dieron a conocer el producto en ferias, en folletos e incluso colocando una gran fregona en el techo de un coche escoba que cubría las carreras de bicicletas. Pasado el tiempo llegarían los anuncios en prensa vendiendo hasta nuestros días más de 80 millones de fregonas en todo el mundo. El nombre de fregona aparecería pocos años después de sacar el producto, cuando uno de sus socios comenzó a intercalar en las cajas su nombre original con el de fregona, un término que a Manuel Jalón nunca le gustó porque en aquellos tiempos se usaba peyorativamente para referirse a las mujeres que trabajaban limpiando o cocinando. La Real Academia Española lo aceptaría a partir de 1974.

Debo decir que antes de la patente de Manuel Jalón existieron otras menos conocidas con la idea de fregar con fibra pegada a un palo que se escurre en un cubo, como la nº 27.948, obtenida en 1901 en España por los neoyorquinos Henry Arthur Hayden y Hugo Friedrichs, o la registrada en 1953 por Julia Montousse Fargues y Julia Rodríguez-Maribona con el nº 34.262, aunque ninguna de ellas se dio a conocer al gran público.

syringe-417786_960_720Pero volvamos a su otro genial invento. Con el dinero que ganó en los primeros años, Manuel Jalón invertiría en el desarrollo del plástico, un material que acababa de aparecer en España, creando un cubo mucho más barato y fácil de utilizar que los tradicionales de metal. Y es entonces que vería las posibilidades de ese nuevo material a la hora de diseñar las jeringuillas hipodérmicas desechables convenciendo al consejo de administración de la empresa a invertir en su investigación.

La primera aguja hipodérmica fue diseñada en 1853 por el médico Alexander Wood, cuya mujer sufría de un cáncer que le producía intensos dolores y que solo se aliviaba tras la administración de morfina, así pues, fue la primera persona de la historia adicta a la morfina, muriendo por una sobredosis administrada por su marido. Pero no era la primera vez que se usaran métodos de inyección ya que Galeno los usaría haciendo incisiones para administrarlas. Siglos después, a principios del siglo XIX, el médico francés Charles Gabriel Pravaz, diseñaría una jeringa con pistón, precursora de las que utilizamos hoy en día y en 1844, el irlandés Francis Rynd, la aguja hueca. Pero la importancia del diseño de Manuel Jalón radica en que al ser desechables diminuían considerablemente los riesgos de infección además de ser mucho más asequibles en todo el mundo empleándose entre otras cosas para la vacunación.

Acabaré nombrando otros geniales descubrimientos españoles, puede que más de uno se sorprenda: el chupa chups, primer caramelo consumido en el espacio, por Enric Bernat (1957); el primer submarino construido de acero con motor eléctrico y que disparaba torpedos, de Isaac Peral (1888); la calculadora digital y el teleférico, por Leonardo Torres Quevedo (1914); el antecesor de los modernos helicópteros, el autogiro, por Juan de la Cierva (1920) y el futbolín, por Alejandro Finisterre (1937) que lo concibió tras resultar herido en uno de los bombardeos de la ciudad de Madrid durante la Guerra Civil Española y tras ver a muchos de los niños del hospital donde se encontraba ingresado, mutilados y quejándose de no poder jugar al fútbol, se le ocurrió la divertida y genial idea.

Por cierto, Manuel Jalón falleció el 16 de diciembre de 2011 en Zaragoza, tenía 86 años. Sin duda, un empresario humanista, ¿no pensáis así?

Un video:

Subasta de la primera fregona inventada por Manuel Jalón (se enseña cómo funcionaba)

Para saber más:

Sentencia que ratifica a Manuel Jalón como inventor de la fregona

200 años de patentes

Centro español de plásticos

Links fotos: 

Rosane Marinho; ABC.es

Links información: 

Heraldo.es; ABC.es

21 comentarios en “Manuel Jalón, el “empresario humanista” de la fregona

  1. Los españoles somos una raza bastante “quijotesca” y gracias a ello hemos avanzado en muchas técnicas… una vez me comentaban que en no se donde de Alemania muchos de esos técnicos “canbezas cuadradas” no daban con la soluicion de un problema, un español con aires alegres y casi como de chirigota en un dos pos tres lo arregló, luego fue mejorado pero los primeros pasos fueron de é.. un Español!!!! Sí, somo parientes de Don Quijote, pero tal como dijo Napoleón una raza con coraje y donde ponemos el ojo… allá va bala!!!!!
    (Ay… no quiero decirlo muy alto, pero han bajado las temperaturas)

  2. Muy interesante tu entrada. La fregona, al igual que otros inventos, han mejorado muchísimo la vida cotidiana de millones de personas. Ahora no concebiríamos la vida sin estos artículos.
    Buen miércoles de besos y versos.

    • Hola Chelo,
      a mí me sorprende que Jalón no sea más conocido ni en su propio país. Que descubriera algo tan simple pero a la vez tan genial y trascendente como las jeringuillas hipodérmicas desechables, merecería mucha más repercusión y reconocimiento del que se hizo.
      Besos y buen verano, caluroso, pero qué le vamos a hacer…

  3. Francisco, me encanta el que te acuerdes de la gente que, no siendo políticos, ni personajes de primera fila,han contribuído a facilitar el día a día las tareas ordinarias de las personas. Genial.

    • Hola Alfredo,
      como le decía a Chelo, estos personajes merecen ser recordados y rescatados del olvido. Las ciencias avanzan a pasos agigantados pero pocos inventos han tenido las repercusiones que han generado los de Manuel Jalón. Puede que en nuestros tiempos, y en algunos lugares, la fregona ha quedado como un objeto arcaico (si es que tenemos robots que pasan el polvo de la casa ellos solos) pero no hace mucho nos teníamos que agachar para fregar los suelos.
      Saludos

  4. Desgraciadamente los españoles tenemos tendencia a minusvalorar lo propio y sobrevalorar lo ajeno, Sobre todo si de ciencia o técnica se trata (otra cosa es la literaratura, han revolucionado el mundode la que presumimos tener los mejores autores). ¡Lo español no puede ser bueno!, pensamos generalmente, y esta actitud nos ha hecho perder patentes de inventos que han revolucionado el mundo ya que sus inventores debieron venderlas al extranjero por el desprecio mostrado hacia ellas por los españoles. Durante muchos años he trabajado en puestos directivos en una multinacional alemana y puedo decir que los españoles somos muy apreciados por nuestra capacidad para encontrar soluciones sencillas a problemas complejos, lo unico que nos critican es el desinterés y falta de tesón del que el país hace gala.

    • Hola Fco. Javier,
      totalmente de acuerdo contigo. Yo solo puedo hablar de lo que conozco de primera mano, en este caso de medicina, y también puedo asegurar que en congresos internacionales los médicos españoles no somos precisamente los que nos sentamos a oir a los ponentes, sino todo lo contrario.
      Un saludo y me alegra contar contigo en esta sección del blog.

  5. Ver para creer en los inventos de la gente observadora, FJ. Sólo se necesita una mirada para descubrir ese hilo de claridades como lo hizo Jalón. Así sucede cuando se sigue el borbotear de la sangre por esas cosas desconocidas que inventan los ojos. ¡Descubres! Fregar pisos es estar en contacto con el suelo, limpiando lo derramado, suciedad, basura que metes a ese cubo con agua para deshacerte de ella y dejar limpio los pisos de casa. Puros momentos de chispa necesarios para prender, encendiendo mejores maneras de vivir. Gracias, FJ, por estos mostrar estos brillantes pisos. Abrazos, con muchos reflejos.

  6. Ahora que lo he visto escrito estoy de acuerdo: el empresario humanista, si lo tuviera que pensar jamás llegaría a esa descripción, le queda bien por los colectivos a los que dirigió sus inventos.

    • Hola Antonio,
      por desgracia son dos palabras aplicables en contadas ocasiones hoy en día. No sé si se llegaría a enriquecer con sus inventos, pero de lo que no hay ninguna duda es que el mundo es un poco mejor con ellos.
      Un saludo

  7. Gran hombre Manuel Jalón, salvador de vidas… y de espaldas.Conocía sus geniales inventos, sobre todo el de la jeringuilla desechable, pues me explicaron su historia en el Laboratorio Farmacéutico en que trabajé durante años.
    Con tu permiso, contaré una anécdota don respecto al invento de Isaác Peral.
    Cuando Estados Unidos declaró la guerra a España, con la excusa del hundimiento del acorazado Maine, se sabía perfectamente que nuestra flota no era enemigo para la americana, debido a que ésta última ya había blindado sus barcos con planchas de acero, en las que rebotaban los proyectiles de nuestros cañones. La nuestra era aún totalmente de madera.
    Pues bien, Isaác Peral ofreció su invento a la Armada Española, señalando que los barcos americanos solo iban blindados hasta la linea de flotación, siendo la parte sumergida totalmente de madera.
    La conclusión era bien sencilla: nuestros sumergibles podrían haber hundido toda la flota americana con sus torpedos, antes de que supieran siquiera quién los atacaba.
    Sólo la cerrazón y las envidias de las autoridades españolas hizo que la idea fuera deshechada por descabellada y novedosa, la guerra perdida, y con ella Cuba.
    ¿Quién sabe?. Tal vez todavía seguiría siendo española. En cualquier caso estoy convencido de que la historia de la bella isla del Caribe, habría sido muy distinta.
    Un saludo y gracias por tu instructivo artículo, Francisco Javier. ¡Adelante con tu libro!.

    • Hola Luis,
      ¡guau, qué historia! Lástima que no veamos más allá de nuestras narices. Solo cuando se toman decisiones que pueden resultar innovadoras o incluso contracorriente es cuando se avanza. ¡Arriesgarse o morir!
      Otro gran saludo para ti y gracias siempre a ti por tus interesantísimas aportaciones.

  8. Pingback: Manuel Jalón, el “empresario humanista” de la fregona — franciscojaviertostado.com – Aragón y Medicina 2

  9. Justo esta mañana compré una hipodérmica desechable para mi hijo ignorando, hasta leer este interesante Post, que había sido un español quien tuvo la genial idea de hacer de la jeringa convencional, una desechable. ¿Me puedes decir en qué año Jalón creo estas jeringas desechables? me parece que no se menciona en el Post. İFelicitaciones a España por el gran aporte de Manuel Jalón a la humanidad! Saludos, Patricia

    • Hola Patricia,
      Jalón tuvo la genial idea en 1973 (ya ves que no hace mucho si lo comparamos con otras invenciones) convenciendo al consejo de administración de la empresa de manufacturas Rodex, con la que había comercializado la fregona, para invertir medio millón de pesetas en un estudio sobre las posibilidades de este nuevo producto. Seis años después se invirtieron unos 200 millones de pesetas en la fábrica Fabersanitas, ubicada en Fraga (Huesca) que revolucionó el mercado, y al poco tiempo la multinacional Becton Dickinson compró la fábrica. Las cifras sorprenden: cada día fabrican unos 5 millones de jeringuillas y en total en el mundo se hacen cerca de 20.000 millones de unidades de este invento español.
      Saludos y espero que lo de tu hijo no sea nada…

      • Sí, que fue un invento que se expandió rápidamente en el mundo… Y quién no la necesita hoy en día ? Gracias por tu amplia y muy ilustrada respuesta. Un abrazo

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s