Charles “Chuck” Yeager, el “Elegido para la gloria”

Chuck_Yeager

Puede que a muchos no os suene el nombre de este general norteamericano, leyenda viva de la aviación y retirado actualmente en California, pero es uno de los mejores pilotos de todos los tiempos y recordado como la primera persona en superar la velocidad del sonido en una aeronave.

Nació en 1923 en Virginia, hijo de granjeros, y el inicio de la Segunda Guerra Mundial le brindaría la oportunidad de entrar a los 18 años de edad en las Fuerzas Aéreas del Ejército de los EE. UU. como soldado raso y mecánico de aviones. Se cuenta que su privilegiada visión -con una sorprendente agudeza visual- y su talento como piloto, permitirían su graduación como oficial de vuelo, dos años después.

Sus primeras siete misiones fueron victorias hasta que le derribaron en 1944, en Francia. Gracias a la resistencia francesa pudo huir a España donde colaboraría con los Maquis en la construcción de bombas. Sería el primer piloto de un reducido grupo en convertirse en “as de la aviación” (as en un día) al derribar a cinco aviones enemigos en un solo día o misión, con la anécdota de que dos de esos aviones los derribaría sin disparar un solo tiro al chocar entre ellos tras una brusca maniobra de uno de los pilotos, al comprobar que estaba en su punto de mira. Finalizada la guerra y con el grado de capitán, es seleccionado para volar en el Bell X-1 (bautizado por él mismo como Glamorous Glennis en honor a su esposa) dentro del programa del Comité Nacional Consultivo de Aeronática, precursor de la futura NASA. La fatalidad hizo que dos días antes de la fecha prevista para el ensayo, un accidente de caballo casi le hizo perder el conocimiento rompiéndose también dos costillas. El dolor le impedía mover el brazo derecho a pesar de tenerlo vendado, pero ocultó a sus superiores lo ocurrido evitando posponer la prueba. El 14 de octubre de 1947 (según la USAF) hacia las 8:00 a. m.  despegaría de la Base Aérea Muroc (actual Base Edwards) con su legendario avión.

3332720991_b876a7950d_o

Bell X-1 “Glamorous Glennis”. Smithsonian National Air and Space Museum.

El Bell X-1 se colocaría en el interior de un B-29 y cuando se encontraban a 2.100 metros de altura Yeager se dirigiría -con mucha dificultad por el dolor- a la cabina del X-1. Cuando se superaron los 6.000 metros saldría propulsado descendiendo inicialmente 150, pero tras enderezarlo, encendió los cuatro cohetes que disponía. A medida que ascendía y se acercaba al mach de velocidad, las ráfagas de viento inestabilizaban el aparato, aunque su diseño y la habilidad del piloto consiguieron mantenerlo nivelado sin problemas. A los 11.000 metros ya alcanzó los 0.88 mach, a los 12.200 metros, los 0.92 mach, traspasando la mítica barrera del sonido a los 14.000 metros de altura, momento que exclamó: “Volamos a velocidad supersónica”. Su ansiedad desapareció cuando comprobó que el aparato no presentaba ninguna turbulencia y todo estaba en calma, funcionando como una seda.

La velocidad del sonido en el aire y a una temperatura de 20º C es de 340 m/s (1.224 km/h), debiéndose el nombre de Mach al físico y filósofo austriaco Ernst Mach, de quien fue seguidor el genial Einstein. Algunos consideran que el primero en superar la barrera del sonido no fue Yeager sino el alemán Hans G. Mutke mientras volaba en picado con un Me 262, en 1945, así como el estadounidense Geroge Welch con un XP-86, dos semanas antes que Yeager. No obstante, la USAF considera, y así tiene registrado, que es el X-1 el primer avión en superar la barrera del sonido en vuelo a nivel, hito que se mantuvo en secreto hasta 1948.

supersonic-1004_960_720El avión más rápido jamás construido es el hipersónico North American X-15, que alcanzaría la velocidad de 7.274 km/h (Mach 6,72) el 3 de octubre de 1967, y que cuenta al astronauta Neil Armstrong entre uno de los quince que lo han pilotado. Pero no se considera un récord oficial al no hacer dos pasadas (ida y vuelta) de 15 km. a la misma altitud y si tenemos en cuenta esto último es el Lockheed SR-71 el más rápido, al conseguir una velocidad de 3.529 km/h nueve años después. En 2004, un avión no tripulado consiguió batir todos los récords de velocidad, en lo que a vehículos impulsados por motores atmosféricos se refiere, con el vuelo de la NASA del X- 43A a una velocidad de 11.000 km/h (Mach 9,8).

Con los años, Yeager rompería otras barreras de velocidad y batiría numerosos récords de altura, siendo el primer piloto de EE. UU. de uno de los primeros caza de reacción, el MiG-15. Realizaría su último vuelo al servicio en activo en 1975, continuando después como piloto de pruebas para la NASA y la USAF durante décadas, y el último oficial en las Fuerzas Aéreas en 1997, con 89 años cumplidos, como no podía ser de otra forma, con un F-15 Eagle a Mach 1, conmemorando el 50 aniversario de su mítico vuelo.

Permitidme terminar con una curiosidad y es que la NASA se negó a reclutarlo como astronauta por carecer de estudios universitarios, algo que queda reflejado en una escena algo burlesca en la película que se filmó sobre su vida “Elegidos para la gloria”. Y me pregunto: ¿Habría en el mundo alguien más capaz de serlo? 

718px-Flickr_-_DVIDSHUB_-_Chuck_Yeager_commemorates_historic_flight_(Image_26_of_26)

Charles “Chuck” Yeager. Todo tomada por el sargento Jason Edwards en el año 2012, en NELLIS AIR FORCE BASE, NV, USGlobe.

Para saber más:

Página oficial de Chuck Yeager

Bell X-1 

Un libro:

The Right Stuff, de Tom Wolfe (1980)

Links fotos:

CliffDVIDSHUB

10 comentarios en “Charles “Chuck” Yeager, el “Elegido para la gloria”

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Elevarse y volar…¿Quién tuviera dos alas? Yeager las tuvo y voló a gran velocidad. Sobrevivió al miedo disfrazado de prudencia y rompió barreras. Muchos consideraron una audacia creadora, rompió esquemas, una provocación a las leyes físicas de la gravedad. En cambio, la tierra no es el lugar adecuado para romper la barrera de la velocidad, por su topografía. Habría que pensar en la Topotesia para soñar en hacer esos vuelos. Esta tierra, llena de parajes, de adusta severidad; donde el horizonte se confunde, inflamado por nubes rojas y anaranjadas, fundidas por los últimos rayos del sol, donde se se extienden cañadas de montañas de la sierra, rodeada de murallas azulado-plomizo coronada en las cumbres por ingentes pedruscos veteadas por nieves eternas, diría Don Pío Baroja. Gracias, FJ, por mostrar esta audacia creadora de atravesar los cielos rompiendo el sonido. Abrazos provocadores.

    • Hola marimbeta,
      Yeager fue audaz y a la vez un poco insensato, aunque sin una pizca de locura nadie se hubiera atrevido a realizar esa proeza. Valiente como pocos también tuvo la fortuna de su lado y su miedo quedó oculto en su atrevimiento. ¿Límites? No se conocen en la especie humana. Puede que soñar nos permita seguir avanzando en nuestra osadía, pero sin ella ¿qué somos? Solo simples mortales.
      Abrazos en Mach 20 (o 21)

  3. Me parece genial que dediques un recuerdo a los personajes de la historia que contribuyeron con su esfuerzo poniendo a veces, como en este caso, su vida en riesgo a que la sociedad disfruta hoy en día de adelantos que nos falilitan la vida.
    Un saludo 🙂

  4. Uno de los grandes de la aviación mundial Francisco, aunque es verdad que los dos pilotos que mencionas bien pudieron haber roto la barrera del sonido antes. Tuve la oportunidad de escuchar a Yeager en una conferencia en 1994. Es un tipo divertidísimo, y muy cercano. No tuvo ninguna palabra de reproche contra la NASA por no haberlo elegido. No sólo no tenía un título universitario sino que, cuando se formó el primer cuerpo de astronautas, Yeager ya tenía 37 años, un veterano para ese tipo de actividades. Es todo un héroe en Estados Unidos, y no es para menos. Bien merecido tenía este gran homenaje que le has hecho. Muchas gracias y enhorabuena Francisco. Un saludo.

    • Hola Jesús,
      merecía su artículo en el blog y me das cierta envidia al decir que lo viste en persona. Tengo en mente preparar un artículo sobre otro personaje que quizás también conozcas, Eddie Rickenbacker, que no solo fue un héroe sino que un poco de suerte también tuvo, bueno, muuuucha suerte.
      Saludos

  5. Hola Javier, un personaje importante en la historia, interesante conocer su vida y logros, no cabe duda. Gracias por compartirlo.
    En los primeros minutos de mi lunes, en la mañana para ti, visité tu blog, quería ser la primera en leerlo y ponerte algún comentario, pero no te vi y luego ayer y hoy se me han atravesado mil cosas, pero al fin pude leerte, me gustó mucho tu post, como todos los tuyos.
    Abrazo de luz

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s