“General Tom Thumb”, el Pulgarcito del siglo XIX

 279px-charles_sherwood_stratton_-_dagurreotype_circa_1848“La estatura de un hombre no se mide del suelo a la cabeza… sino de la cabeza al cielo”. (Napoleón Bonaparte)

Hoy os contaré un cuento, mejor dicho, os explicaré la vida de un personaje que seguro es desconocido para la mayoría de vosotros. Se trata de Charles Sherwood Stratton, más conocido como “General Tom Thumb”, y el apodo hace referencia al Pulgarcito del cuento de hadas alemán recogido por los hermanos Grimm, claro está, por el diminuto tamaño del protagonista.

Vida y ascensión

275px-tom_thumb_playbillNació en 1838 en Bridgeport, Connecticut, hijo de un carpintero que ni era alto ni era bajo, podríamos decir que de estatura media, al igual que su madre y sus hermanos.

Por ironías de la vida al nacer era grande, muy grande, pesó 4.300 gramos, y los primeros seis meses nada haría pensar que no sería como los demás, medía 64 cm. de altura y pesaba 6,8 kg. Será a partir de entonces que dejaría de crecer normalmente. Cuando cumplió su primer año de vida el médico les informó que nunca llegaría a tener una estatura normal, y así fue.

Con cuatro años medía lo mismo que a los seis meses, pero por lo demás era un niño como cualquier otro, y aunque a partir de los nueve años volvería a crecer muy lentamente, con 18 años alcanzaría 89 cm. y de adulto pesaría 32 kg. y 102 cm. de altura máxima.

Barnum, un pariente lejano suyo, le enseñaría a cantar, bailar e imitar personajes famosos, y comprobando que no lo hacía nada mal se lo llevó de gira por toda América con su circo, contaba solo cinco años de edad. El “General Tom Thumb” triunfaría desde el primer día y su imitación de Cupido y Napoleón conseguiría meterse al público en el bolsillo, convirtiéndose en la principal atracción del circo P. T. Barnum. Al año siguiente viajarían a Europa donde su fama le precedía, triunfando en el Théâtre du Vaudeville de Francia y actuando en dos ocasiones delante de la reina Victoria.

Con los años se convertiría en un hombre rico que disponía hasta de un yate de vapor, y se convirtió en socio de Barnum tras rescatarle en una ocasión con su propia fortuna en un momento de dificultad financiera.

Una boda muy sonora

El 10 de febrero de 1863 sería recordado como el día de la gran boda. El “General Tom Thumb” contrajo matrimonio con Lavinia Warren en Grace Episcopal Church, celebrando el convite en el Hotel Metropolitan de Nueva York donde esperaron 10.000 invitados.

La expectación que se generó conseguiría que no se hablara de nada más en todo el país durante mucho tiempo, haciéndose eco del suceso todos los periódicos de Nueva York. Muestra del enlace es la foto que aquí os dejo donde puede verse a Lavinia, su mujer, también enana, y la dama de honor, su hermana Minnie Warren, aún más pequeña que ellos.

charles sherwood stratton_and_lavinia_warren_marriage

La recepción en la Casa Blanca

Tres días después del enlace llegarían a Washington donde serían recibidos en la Casa Blanca por el matrimonio Lincoln. En plena guerra y aprovechando la popularidad del “General Tom Thumb”, probablemente sería un encuentro acordado para que el pueblo siguiera hablando de él y no tanto de la guerra, una visita que resultó ser muy familiar y que llegó a impactar a los mismísimos Lincoln.

Tras su muerte

Nunca se supo el verdadero motivo de su enanismo, pensar que los rayos X se descubrieron unos años después, falleciendo bruscamente en 1883 a los 45 años. Fue enterrado en su ciudad natal y al funeral asistieron más de 20.000 personas. Su mujer volvería a casarse dos años después con un enano italiano y apareció junto a él en la película muda titulada The Liliputian´s Courtship (1914). Cinco años después del estreno moriría con 78 años.

Actualmente se puede ver la casa donde vivió en el 351 Plymouth Street en Middleborough, Massachusetts, una casa de madera que desde 1993 fue agregada al registro nacional de lugares históricos.

La vida del “General Tom  Thumb” bien podría considerarse sacada de un cuento, y su fama podría equipararse a cualquiera de las megaestrellas del rock actual. No cabe duda de que, al igual que el Pulgarcito de los hermanos Grimm, ambos fueron bajitos pero muy inteligentes.

¿Quieres que te cuenten un cuento?

martesdecuento.com

Para saber más:

lostmuseum.cuny.edu

Información basada en un artículo de wikipedia

23 comentarios en ““General Tom Thumb”, el Pulgarcito del siglo XIX

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. ¡ Genial ! … ¡ Qué porte ! Nada que decir, FJ, la foto de pequeño lo dice todo. Un grande del Vaudeville. Abrazos contenidos.

    • Hola melbag,
      podríamos decir que fue una excepción en cuanto a los casos diagnosticados de enanismo. En aquellos tiempos poco futuro tenían a parte de poder trabajar en un circo. En la actualidad, las técnicas de diagnóstico por la imagen diagnostican muchas de las anomalías óseas durante el embarazo permitiendo su diagnóstico genético y, por tanto, su pronóstico. Antes, ni se ponían nombre y apellidos a sus enfermedades con la incertidumbre que eso originaba a la hora de la posible descendencia.
      Abrazos

      • Todo lo que era diferente era digno de circo. El ser humano siempre ha sido cruel con las diferencias. Por lo menos ahora se conoce un poco más de genética y durante el embarazo hay más certeza sobre las condiciones del niño por nacer.

  3. Qué interesante nunca había escuchado de él,me trasladaste al cortometraje del circo de las mariposas. Y ojalá todos pudiéramos mirar como el principito…Gracias y aquí te comparto algo que había ya compartido en mi muro,que coincidencia,claro!! Sólo por el título,saludos.

    Charles Perrault

    Pulgarcito (fragmento)

    ” ¡Qué triste es que no tengamos hijos! -dijo él-. En esta casa siempre hay silencio, mientras que en los demás hogares todo es alegría y bullicio de criaturas.
    ¡Es verdad! -contestó la mujer suspirando-. Si por lo menos tuviéramos uno, aunque fuera muy pequeño y no mayor que el pulgar, seríamos felices y lo amaríamos con todo el corazón.
    Y ocurrió que el deseo se cumplió.
    Resultó que al poco tiempo la mujer se sintió enferma y, después de siete meses, trajo al mundo un niño bien proporcionado en todo, pero no más grande que un dedo pulgar.
    -Es tal como lo habíamos deseado -dijo-. Va a ser nuestro querido hijo, nuestro pequeño.
    Y debido a su tamaño lo llamaron Pulgarcito. No le escatimaban la comida, pero el niño no crecía y se quedó tal como era cuando nació. Sin embargo, tenía ojos muy vivos y pronto dio muestras de ser muy inteligente, logrando todo lo que se proponía.
    Un día, el campesino se aprestaba a ir al bosque a cortar leña.
    Ojalá tuviera a alguien para conducir la carreta -dijo en voz baja.
    ¡Oh, padre! -exclamó Pulgarcito- ¡yo me haré cargo! ¡Cuenta conmigo! La carreta llegará a tiempo al bosque.
    El hombre se echó a reír y dijo:
    ¿Cómo podría ser eso? Eres muy pequeño para conducir el caballo con las riendas.
    ¡Eso no importa, padre! Tan pronto como mi madre lo enganche, yo me pondré en la oreja del caballo y le gritaré por dónde debe ir. “

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s