El origen valenciano de los “castellers”

castellers

Con el nombre de castellers nos referimos a quienes construyen con sus cuerpos esas espectaculares torres tan representativas de Cataluña, los castells (castillos). A partir de la década de los años 80 del siglo pasado su popularidad ha ido creciendo a la vez que la complejidad de sus construcciones, y desde el 2010 es patrimonio cultural inmaterial de la humanidad por la UNESCO y símbolo de identidad de Cataluña. Según los historiadores sus orígenes hay que buscarlos en el siglo XV, concretamente en una danza que se celebraba, no en Cataluña, sino en el Reino de Valencia.

Su origen

La Moixaranga o Muixeranga de Algemesí (La Ribera) al sur de Valencia capital, conocida también como “baile de los valencianos”, es una danza que se interpretaba los días 7 y 8 de septiembre durante la procesión de la Virgen de la Salud. La Moixaranga ofrecía tres modalidades: el Ball o baile, que la ejecutaban dos filas de bailarines en la que de manera alternada unos se agachaban y otros se levantaban;  la Figura, torres humanas en formas de motivos marianos; y la Torre propiamente dicha, similar a los castells.

No era una fiesta exclusiva de Algemesí pero sí donde estaba más arraigada. El historiador Pedro Antonio de Mantaras y Ledo refiere que la Moixaranga se bailó en Sevilla en 1674 y en Lleida en 1762, con motivo de la colocación de la primera piedra de la catedral de la ciudad, interpretada por un grupo de Sagunto.

3_de_10_fm

3 de 10 amb folre i manilles cargado por los Castellers de Vilafranca (2003)

Durante los siglos XVII y XVIII, la necesidad haría que muchos valencianos se trasladaran a otras zonas de la geografía española dando a conocer también sus fiestas y costumbres, y en Cataluña, principalmente en la ciudad de Valls en Tarragona se consolidaría la costumbre de hacer estas torres alejadas del baile propiamente dicho. A finales del siglo XVIII pasarían a conocerse como castells y sus agrupaciones colles.

Referencias escritas

La primera actuación documentada de los castellers es del año 1770 en l´Arboç del Penedès (castell de sis sostres, acompanyat de la dolçaina) y durante las Fiestas Decenales de la Virgen de la Candela en Valls, el 2 de febrero de 1801, se realizaron las primeras torres, sin estar bien documentado qué colla de las dos que había en la ciudad las levantaron.

Posteriormente la tradición oral y alguna que otra referencia escrita nos dice de la existencia en la ciudad de la Colla dels Pagesos y la Colla dels Menestrals, que levantarían torres a principios del siglo XIX, colles que con el tiempo cambiarían su nombre en varias ocasiones, y según se piensa pasarían a ser las actuales Colla Vella y la Colla Jove dels Xiquets de Valls, respectivamente. El nombre de Xiquets (Chiquets) se traduciría como “Niños”(nois en catalán) indicando su origen valenciano.

La rivalidad entre las dos colles de Valls haría que compitieran para construir la torre más alta y técnicamente más difícil, desafio que en la actualidad perdura librando inolvidables jornadas castelleras para el disfrute de todos los asistentes.

Para saber más: (en catalán)

Las colles castelleres

Las partes de un castell

Tipus de castells

Links fotos:

Joan AbellaJordi_TB

19 comentarios en “El origen valenciano de los “castellers”

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Madre mía: Si Vicente González Lizondo leyera esto se moriría de otro ictus magníficus del orgullo y satisfacción que le daría.
    jeje
    Felices fiestas Francisco Javier y gracias por tu blog

  3. Vi una de estas torres humanas en la película de “8 apellidos catalanes”. No sabía que era una tradición, pero me pareció interesantes. ¡Cómo aprendo contigo, amigo! Un abrazo de año nuevo, si no nos leemos hasta entonces.

    • Hola melbag,
      no vi esta película aunque si la anterior a ella de los ocho apellidos vascos. Como puedes ver nuestro país es rico en tradiciones y esta es una más, espectacular por otra parte.
      Abrazos y creo que este post es el último del año, al menos por aquí, el año que viene más y alguna que otra sorpresa. ¡Un Feliz Año Nuevo!

  4. Visto en directo impresiona mucho más, da la sensación de …pero no, no se caen. La historia de esta tradición me la cuentas tú, como siempre magníficamente documentada. Feliz noche.

    • Hola elcorazondel mar,
      impresionante y no exento de peligro. Hasta hace relativamente poco tiempo, el enxaneta (el niño o niña que sube hasta lo alto para después bajar) no portaba casco y por desgracia tuvo que lamentarse algún que otro accidente serio.
      Abrazos

  5. Torre humana. Las manos de esos niños son alas que trepan hasta las alturas de la montaña persiguiendo una sola ilusión : libertad. Es una forma de percibir el “paso de poder” llegando alto. Escalan un sueño, una visión. Al subir, sus procesos mentales no sólo funcionan intactos, sino con extraordinaria claridad, de lo que quieren… llegar más alto. Gracias, FJ, por mostrar estados oníricos reales. Abrazos de fin de año, con propósitos específicos. Bones Festes para ti y todos.

    • Hola marimbeta,
      torres altas, bajas, unas más simples, otras más complejas, pero todas, todas, cargadas de simbolismo. La unión hace la fuerza, el esfuerzo y el sacrificio permiten llegar a metas que pueden parecer inalcanzables.
      Un abrazo y aprovecho para desearte también a ti un buen Fin de Año.

  6. Francisco, aunque eres un todo terreno… te he puesto en la lista del sorteo de FlemingLAB , si no puedes o no te apetece dimelo Pienso te abriría nuevos caminos en la escritura (¡y de donde saco el tiempo juan!) ja! ja! saludos Juan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s