Gaudí, crónica de la muerte de un genio humilde

gaudí, muerte

En este cruce de calles Gaudí fue atropellado por un tranvía.

Siete de sus obras están consideradas Patrimonio de la Humanidad -nadie puede decir lo mismo- apoyándose su genio en una vida sencilla y austera que practicaría incluso cuando el 7 de junio de 1926, en la intersección de la calle Gran Vía de les Corts Catalanes y la calle Bailén de Barcelona le atropellara un fatídico tranvía que acabaría por conducirle a la muerte. Gaudí falleció tres días después.

Hace 90 años de su muerte y todavía muchos le lloran. El día de su entierro miles de personas salieron a la calle en señal de duelo y admiración, uno de los pocos ciudadanos universales que dio la ciudad. Dispuso en vida que su funeral no tuviera carácter oficial, no quería honores, por no querer, no quiso ni coronas de flores, pero el camino que hizo el féretro entre el Hospital de la Santa Creu i sant Pau hasta la catedral y después a la Sagrada Familia, no lo haría solo, sino acompañado por amigos, discípulos, admiradores y toda una ciudad que no dejó de arrojarle flores a su paso, reuniéndose más de 5.000 personas frente al templo para despedirle.

El atropello

Ese fatídico 7 de junio Gaudí se dirigía a la iglesia de San Felipe Neri como cada día, no es que tuviera una predilección especial por ir allí pero era la parroquia de su confesor personal. Mientras caminaba, como siempre abstraído en su trabajo y apoyado en su bastón con taco de goma, y pasando cinco minutos de las seis de la tarde, esquivó como pudo un tranvía de la línea 30 que circulaba en la Gran Vía a 10 km/h, pero al hacerlo la fatalidad quiso que coincidiera con otro que realizaba el mismo trayecto en dirección contraria resultando este choque fatal. El impacto en las costillas, en la pierna derecha y en la cabeza le hirieron de gravedad y quedó inconsciente en el suelo.

El traslado

Su desaliñado aspecto con las ropas gastadas y abrochadas con imperdibles, así como sus gastadas zapatillas que dejaban entrever unas tiras de tela que envolvían sus pies, le daban la apariencia de un mendigo al que pocos quisieron auxiliar. Solo dos tocayos de nombre, Antonio Roig y Antonio Noria, intentan sin éxito parar uno, dos, tres y hasta cuatro taxis para que le trasladaran a un centro sanitario. Solo hasta que un guardia civil de nombre Ramón Pérez se acercó a la gente que lo rodeaba, se pondría orden y obligó a un taxista a trasladarlo. El mismo agente acompañó a Gaudí al dispensario más cercano situado en la Ronda de San Pere, 37, donde le examinarían comprobando la gravedad de las lesiones:

Se aprecia un traumatismo a la altura de la oreja derecha y conmoción general del paciente, dice llamarse Antonio Gaudí (…).

En los bolsillos llevaba solo un libro de los Evangelios, un rosario, un pañuelo y una pequeña llave de su escritorio, nada más, ningún documento que le identificara.

A pesar de que en algún momento recobró la conciencia, el médico que le atendió pudo comprobar que presentaba una grave hemorragia interna y tras aplicarle un espasmódico, requirió que se le trasladara al Hospital Clínic, sin embargo, terminó ingresando en el Hospital de la Santa Creu, que se encontraba un poco más alejado.

gauhptlregent2

Registro de entrada del paciente Antoni Gaudí en el Hospital de la Santa Creu.

Al día siguiente, un amigo, mosén Gil Parés, capellán de la Sagrada Familia, acaba reconociéndole en el hospital y propuso trasladarle a un centro privado donde no estuviera rodeado de otros mendigos, a lo que Gaudí respondió que no, su lugar era ese, entre la gente necesitada. Pero ya era demasiado tarde y murió poco después, el 10 de junio con 73 años.

muerte gaudi

Gaudí ¿Santo?

El Parc Güell, la iglesia de la colonia Güell, el Capricho de Comillas, el Palacio Episcopal de Astorga, la Casa Batlló, la Casa Milà… todas obras universales pero ninguna como la Sagrada Familia. Ya dediqué un artículo en el blog sobre los inicios de su construcción, pero en la vida y obra de Gaudí existe un antes y un después desde que se propuso su nombramiento para el proyecto, no exento de controversia al principio al no ser católico practicante pero que a medida que el templo se levantaba comenzaría a vivir ascéticamente, acudiendo a misa a diario, transformándose su interior.

gaudí arquitectura

Techo del comedor de la Casa Batlló de Barcelona, un ejemplo típico del estilo de arquitectura de Gaudí.

Las voces que claman por su santidad son cada vez más fuertes. Su gran obra, la Sagrada Familia, es conocida como “la catedral de los pobres” y Gaudí trabajó en ella en sus últimos cuarenta años de vida, fervorosamente, pidiendo él mismo limosnas para financiar su construcción, llegando incluso a dormir en sus últimos años de vida en un pequeño cubículo del templo para no tener que desplazarse.

Se acostaba pensando en su construcción y su primer pensamiento al día siguiente seguía siendo para ella. Rechazaría multimillonarios proyectos en Nueva York y París para dedicarse en cuerpo y alma a la construcción del Templo, arruinándose y empeñando sus ahorros para ello.

Pero la Iglesia exige un milagro para hacerle santo, algo de lo que no se tiene constancia. Y me pregunto yo… todos los que visitan la Sagrada Familia se quedan maravillados ante tanta belleza, la iluminación que desprende en su interior invita a la meditación, millones de turistas se extasían al verla, ¿no será el propio Templo el milagro que se necesita?

Santo o no, Gaudí está enterrado en la capilla del Carmen, en el primer nicho de la cripta de templo de la Sagrada Familia, precisamente en la única parte que pudo ver construir junto a la Fachada del Nacimiento, y su lápida reza sencillamente su nombre, nada más, reposando como vivió, de forma humilde.

Antonio Gaudí i Cornet (A. C. S.)

gaudi firma

Links fotos: 

Moyan Brenn

amf2010blog

Pinterest (barcelonadesapareguda.com)

Link información:

lavanguardia.com

32 comentarios en “Gaudí, crónica de la muerte de un genio humilde

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. De una manera u otra siempre he estado “ligada” a Gaudi. Para mi una de las personas más importantes del mundo, un monstruo en su único y maravilloso trabajo Digo que he estado ligada pues de pequeña vivia a unos 5 minutos de la Sagrada Familia, en aquellos años (muchos), no habia ninguna valla ni verja, asi pues miis compañeros de juegos y yo íbamos alli a jugar y escobdernos por las cuatro torres que ya estaban elevadas. Tambien por viviralejada pero a la vez cerca del Paque Güell lo cruzaba muchas veces ya que tenia tias viviendo detráss del mismo. Luego más tarde viví muy cerca de la Casa Vicens y ahora, desde mi terraza veo todas sus torres no muy lejanas. He visitado, creo, el 95% de sus maravillosas obras. Sin duda es un genio. Tambien como él he estado ingresada en San Pablo varias veces…¿estoy algo ligada a quien tanto admiro?.
    Y, jaja, por poco no pones la foto de mi casa… estoy en la otra cera del edificio Tetuán!!!!
    Fabulosa entrada que ha ampliado cuanto conocia de Gaudí y… hasta el jueves!!!!!!!

  3. Gracias: franciscojaviertostado, un bello e interesante artículo; de uno de los más Grandes Genios: que la humanidad ha dado al mundo y, que seguirá vivo en nuestra memoria, saludos afectuosos.

    ________________________________

    • Hola Alejandro,
      ¿cómo alguien pudo idear una construcción tan magnífica tanto en sus detalles como en su totalidad? La Sagrada Familia quiso ser una expresión en piedra de la fe cristiana, y tanto si se profesa como si no esa religión, toca muchas sensibilidades, abre muchos interrogantes, pero a la vez también invita a encontrar respuestas.
      Otro gran saludo

  4. Gracias por recordarlo, Francisco. Lo quiero tanto que cada vez que voy a Barcelona voy a visitar alguna de sus obras; la última vez también fui a ver su impronta en Astorga. He visto en la Sagrada Familia personas llorando como niños, bañados por esa luz increíble.
    Un saludo cariñoso para ti desde el verano argentino.

  5. En la obra de Gaudí se observa aquello que es inmortal, por sus formas.Todo no está definido, ni firme y, ni mucho menos quieto, sí permanente. Ese real movimiento constante que se convierte en mutación, sugieren ciertos movimientos al futuro. La Sagrada Familia se yergue con sus columnas hacia el cielo, elevándose sin límites. Hasta esas ventanas que ornamentan y dan movimiento a sus fachadas. Podría decirse más de este olvidado genio, de su visibilidad y sensibilidad táctil al moldear los espacios y las imágenes que asombran al espectador, pero, ya la humanidad le reservó su espacio patrimonial. Gracias, FJ, por recordar a este genio de todos. Un abrazo, ensamblado en su imagen y en sus virtudes.

    • Hola marimbeta,
      la Sagrada Familia la concibió inspirado en la naturaleza, donde la luz y el color son protagonistas en ella. Dicen que se basó en patrones góticos y bizantinos, pero lo cierto es que es única, no se parece a ninguna otra construida con anterioridad. El bosque de columnas de su interior, las enseñanzas de Jesús de los portales de sus fachadas, la verticalidad de las torres… ¡increíble!
      Abrazos monumentales

  6. Orgullosa de ser barcelonesa y tener tantas maravillas de Gaudi tan cerca. Gracias Francisco por tus interesantes reportajes.

    • Hola Marisa,
      realmente debemos sentirnos orgullosos de nuestra ciudad y así es reconocido a nivel mundial. Un honor acercarla a todo el mundo en este humilde blog.
      Saludos y gracias por animarte a comentar.

  7. Preciosa la narración y el punto de vista. Creo que Gaudí nos llega a todos porque transmite tanto con su belleza… consiguió grandes cosas y no se le valora todo lo que merece este genio, visionario, lleno de vida y de inquietud. Muy bonito el post.

  8. Francisco. El relato de la muerte de Gaudí me sobrecoge, tanto como su obra. Que por andar vestido humildemente no lo hayan socorrido rápidamente me causa espanto. Cuando se habla de su obra en folletos, libros, etc. pocos se remiten a su muerte, como tú lo relatas.
    Sinceramente, deberían colocar una placa en la Sagrada Familia – no sé si ya existe – recordando los pormenores de este hecho, para recordar a los catalanes, y de paso, a todos los visitantes, que a todas las personas, sin distinción de clase social o apariencia, se le debe asistencia médica humanitaria. De otro modo, el ejemplo de la práctica de la humildad del maestro Gaudí, en parte, no tendría sentido. Más aún en nuestra sociedad occidental actual, tan acostumbrada a celebrar los grandes acontecimientos (dinero y éxito económico de por medio), pero olvidándose de las “pequeñas historias” de cada individuo. Felicitaciones por tu blog y por haber escogido la profesión de médico. Por mi parte, y dentro del círculo de mis amistades en Chile, ya he recomendado la lectura de tus artículos.
    Un abrazo.

    • Hola Guillermo,
      mucho se ha escrito sobre Gaudí y sus obras, pero sus últimas horas de vida son para mí muy significativas: la rutina en su día a día en la que el trabajo y su visita a esa iglesia eran una constante, su forma de vestir, el estar pensando en su trabajo mientras caminaba… Desgraciadamente, el hecho de no socorrer al semejante puede sorprender pero podemos comprobar que ahora es algo que sucede cada día también entre nosotros. Me halaga que sigas el blog, que comentes en él y que quieras compartir los posts con tus amigos, algo que te agradezco sinceramente.
      Abrazos

  9. Siempre he dicho que La Sagrada Familia será la última construcción de la historia de esa escala y envergadura, como las grandes catedrales europeas que han tardado hasta siglos en construirse. Incluso con las modernas técnicas de construcción, hoy en día yo creo que ya será imposible volver a proponer nunca más una obra así, con la escala arquitectónica de ésta, y con el trabajo decorativo y escultural que tiene. Todo ello la hace una obra impresionante, única, improbable, inspiradora y absolutamente sobrecogedora. Barcelona y los barceloneses tienen que sentirse profundamente orgullosos de haber hecho posible que el genio de Gaudí se haya plasmado en algo real. A pesar de lo que, lamentablemente, haya dicho algún concejal ignorante del actual consistorio condal, y que yo no repetiré, pero también espero que los barceloneses no permitan sostener mucho tiempo a algunos de sus dirigentes municipales con tales mentalidades estilo Talibán. La gran obra de Gaudí perdurará; ellos no.

    • Hola jlua,
      no me había parado a pensar en eso que dices y creo que es más que probable que tengas razón. En cuanto a lo de los dirigentes municipales, en fin, corramos un tupido velo porque…
      Saludos barceloneses 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s