¡Qué me dices! (XX)

  Me importa un pito

Es una expresión a la que recurrimos para manifestar que algo o alguien nos importa muy poco o no tiene ningún valor, y si bien también podemos decir lo mismo refiriéndonos al comino -una planta pequeña originaria en Oriente Próximo y que durante la Edad Media se expandió por el mediterráneo-; a verduras como el rábano, el pimiento, el pepino -originario de la India y que tenía un  bajo valor comercial-; a plantas como el bledo e incluso con la expresión “me importa un cuerno”, el “pito”, que nada tiene que ver con ningún alimento ni cornamenta, tiene su origen en los Tercios Españoles.

Terminada la Edad Media, en las guerras y batallas que se sucedieron después la infantería se impondría a la caballería, un cambio en la estructura militar que se iniciaría tras la conquista de Granada y las campañas por Italia de los Reyes Católicos.

Los Tercios Españoles

En la época de la Casa de Austria se llevaría a la máxima expresión una unidad militar del Ejército conocida como tercio. Oficialmente fue creado por Carlos I de España (Tercios Viejos), pero será en 1536 cuando se emplee por primera vez la palabra tercio al referirse a la guarnición de las posesiones españolas en Italia.

Su armamento, picas y arcabuces, aumentaban considerablemente su eficacia en combate, y si a eso añadimos que los soldados eran hombres orgullosos, con gran sentido del honor, agresivos en la batalla, muy disciplinados y con gran confianza en sí mismos, terminarían por convertirse en las unidades de élite de la época, comparándolos algunos historiadores con las falanges macedónicas o las legiones romanas.

De los Tercios Españoles en Flandes hay multitud de expresiones que perduran en nuestros días (dejo al final un enlace con otras) y en la que hoy nos ocupa encontramos su origen en su estructura militar.

En el fragor de la batalla se hacía imposible escuchar las órdenes del capitán, siendo los pitos o pífanos y los tambores, las personas encargadas de hacer de altavoz de los mandos a base de los toques de sus respectivos instrumentos. De esta manera transmitían las órdenes de marchar, parar, retirarse o responder al enemigo, además de infundir moral a los soldados con su sonido.

Si nos fijamos en el gráfico de arriba vemos que dentro de la jerarquía y organización de un tercio, el tambor y el pífano se encuentran al final, más abajo se encuentran solo el Furriel -encargado de la logística- y los cirujanos barberos. En lo que a sueldos se refiere el Maestre de Campo cobraba 116 libras al mes, un Capitán 44 libras, un cirujano y un Furriel Mayor 15 libras, mientras que un Tambor Mayor 8 libras.

Así, el pito cobraba un mísero sueldo que nada tenía que ver con sus orgullosos compañeros, y aunque presentes eran ignorados por todos, les importaban un “pito” (o dos).

Para saber más:

Otras  expresiones de origen militar de los Tercios

Links fotos:

Alberto G.

Terciospaña

Información Wikipedia

13 comentarios en “¡Qué me dices! (XX)

  1. La clave está en la estructura y organización de las empresas. Su diseño organizacional. Demasiados escalones hace que la información se diluya cuando llega a estratos bajos. Esto es así por la existencia de organismos sociales complejos que formalizan su estructura. Claro, las actividades, las funciones, los deberes, las responsabilidades y la autoridad deben quedar bien definidas. Esto es así, si se desea que prevalezca el sentido de unidad administrativa. Todo esto, hace que las cosas no importen un “pito”, dicen quienes no creen en la Organización Horizontal. Gracias, FJ, por dar a conocer ¿De quién es la empresa? cuando se diseñan estrategias y planes con cuadros de mando integral. Abrazos, diseñados con técnicas para la gestión de la calidad de múltiples proyectos.

    • Hola marimbeta,
      sí, en muchos casos complicamos lo que puede ser sencillo. Se le atribuye a Napoleón la frase “si quieres solucionar un problema, nombra un responsable; si quieres que el problema perdure, nombra una comisión”. Podríamos aplicarla en parte a estas complejas estructuras militares y en muchos otros aspectos de nuestra sociedad.
      Un abrazo, simple pero sincero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s