La placenta artificial ¿realidad o ficción?

Hoy haré una excepción y no hablaré de tiempos pasados, sino del presente y puede que del futuro. Recientemente los medios de comunicación se hicieron eco de un nuevo logro de la ciencia que bien podría cambiar el infausto pronóstico de una de las causas más importantes de morbimortalidad perinatal, y que a pesar de los avances en los últimos años en el campo de la obstetricia, no se ha conseguido disminuir su incidencia. Me refiero a la creación de una placenta artificial para solucionar la prematuridad extrema.

El gran problema

Actualmente el límite de la viabilidad fetal se encuentra en la 24 semanas de gestación, algo que depende del centro, del neonatólogo y de la decisión final de los padres a la hora de intentar maniobras de resucitación. En general, podemos atribuir un 50% de supervivencia en los fetos de 25 o menos semanas de gestación pero los que sobreviven presentan frecuentemente problemas graves neurológicos, así como en otros órganos, debido a su inmadurez. Se calcula que en el 90% de los casos, la morbilidad ocasiona grandes discapacidades y dependencia, de niños y de adultos.

Cada día, semana, mes, que pasa el feto en el interior del útero materno, es una pequeña batalla ganada para evitar estas complicaciones, y a partir de la semana 28, aunque siguen siendo muy prematuros, la morbimortalidad disminuye de manera significativa. Ese es el principal objetivo: mantenerlos con vida hasta que alcancen la semana 28.

El autor de este logro -publicado en la prestigiosa revista Nature Communications– debemos considerarlo un genio de nuestro siglo. Se trata del cirujano fetal, Alan W. Flake, director del Centro de Investigación Fetal en el Centro para el Diagnóstico y Tratamiento Fetal en el Hospital Infantil de Filadelfia, en los EE. UU, que lideró un equipo de especialistas en el tema.

La placenta artificial

No es la primera vez que se intenta idear una versión de placenta artificial en modelos animales, pero hasta ahora no podía funcionar más de dos o tres días, sufriendo muchos de los animales daño cerebral. Por el contrario, con la placenta artificial creada por el equipo del Dr. Flake se permite su funcionamiento hasta 28 días, manteniéndose sanos los animales utilizados, ovejas en este caso.

Experimentó durante tres años con crías de cordero extraídas del útero materno cuando tenían entre 15 y 17 semanas de gestación (los corderos nacen a partir de la semana 21) colocándose en bolsas transparentes, y actualmente la mayor de ellas presenta un año de vida sin ningún tipo de problema aparente.

(a) Circuito oxigenador pumpless, de baja resistencia, un entorno cerrado de fluido con el intercambio de fluido continuo y una interfaz vascular umbilical. (b) Cordero en el día 4 de soporte (c) El mismo cordero en día 28 que ilustra el crecimiento y la maduración somática.

De hecho, el diseño intenta emular un útero artificial imitando el ambiente de la placenta y el líquido amniótico que envuelve al feto. A través de un cordón umbilical sintético llega la sangre al feto a través de un mecanismo de bombeo y el propio corazón del animal regenera el circuito. Los pulmones, no funcionantes en estas semanas de gestación, intercambian el oxígeno y dióxido de carbono gracias al líquido amniótico que le rodea. En un ambiente estéril y en todo momento controlado: temperatura, presión, luz ambiente… imitan las mismas condiciones que si se encontrara en el interior del útero de la madre.

Los resultados obtenidos son prometedores y, aunque aún en fase experimental, los resultados obtenidos orientan a mejorar el sistema y adaptarlo al feto humano. Probablemente los futuros modelos no pretenderán envolver al feto en una bolsa, sino en una especie de incubadora, y si todo sale como está previsto puede que pronto, en tan solo tres años, se inicien las primeras pruebas en un ser humano, y si se cumplen las predicciones de los investigadores, en unos diez años podría utilizarse sin necesidad de utilizar una incubadora, reduciendo considerablemente los costes sanitarios. Un avance revolucionario que salvará muchas vidas y disminuirá de manera significativas muchas de las severas complicaciones que se originan en la prematuridad extrema.

Para saber más:

Dr. Alan W. Flake

Links fotos:

infobae.comPinterest.com ; nature.com

13 comentarios en “La placenta artificial ¿realidad o ficción?

  1. Los primeros meses de la gestación son determinantes. El feto se va adaptando poco a poco a su medio ambiente.Nacer antes o después sin omitir ni ignorar causas es algo que responde a la naturaleza de las cosas de la vida. Parir es algo innato no educativo; se aprende en el instante que se produce. No se necesita estudiar para dar a luz, es la naturaleza de personas y animales para que las criaturas salgan como deben salir a la luz, vida nueva, nuevo ser. Claro, observar un fenómeno de placenta artificial es querer sustituir aquello que falta para completar la carencia en alimentación de la criatura para que pueda nacer sin problemas. Evitar morbilidad, ganar natalidad. Gracias, FJ, por explicar cómo se puede lograr la viabilidad fetal creando placentas artificiales. Abrazos prematuros y, vivos,

    • Hola marimbeta,
      en los últimos años podemos comprobar en múltiples estudios la importancia de ese período gestacional en el feto y posteriormente en el adulto, es decir, algunas de las patologías del adulto provienen de disposiciones previas en las que hay que incluir esos nueve meses que permanecemos en el interior del útero materno. Un tercio de la inteligencia se determina durante el embarazo y niños con retraso de crecimiento pueden tener trastornos de aprendizaje, corazones un poco más grandes o ser hipertensos. Sin duda, los primeros meses de la gestación son determinantes.
      Abrazos llenos de vida.

  2. Hola Javier ¡qué buena noticia! ojalá que sí se llegue a lograr ese maravilloso invento de una placenta artificial para salvar a muchos bebés prematuros. Gracias por darnos esa valiosa información.
    Abrazos de luz

  3. Hola Francisco,
    hace poco leí sobre el tema de la placenta artificial, y me pareció muy interesante. Desde el punto de vista científico y tecnológico, me parece un gran avance. Según dicen, se utilizaría para salvar a bebés muy prematuros. Pues todo lo que sea salvar vidas, adelante!
    Un ingenio más que, probablemente aún no es historia, pero si tiene éxito, lo será…
    Mil gracias por tan interesante artículo, me ha abierto los ojos.
    Un saludo!

    • Hola Jesús,
      los que trabajamos en este campo de la medicina observamos maravillados el gran beneficio que puede reportar en un tema tan delicado y difícil de manejar como es la prematuridad extrema, tanto por las graves consecuencias que tiene para el recién nacido como por la dificultad que nos encontramos en reducir su incidencia en el mundo. Probablemente quedan más años de lo que se espera para poder realizar de manera segura en el humano, pero el futuro parece prometedor y, quien saben, puede que la prematuridad acabe siendo algo del pasado…
      Abrazos

  4. Pingback: La placenta artificial ¿realidad o ficción? — franciscojaviertostado.com – PACO ALOY

  5. Pingback: La placenta artificial ¿realidad o ficción? – Las Vías de mi Vida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s