Borís I, el rey ruso de Andorra (por nueve días)

Este pequeño país de los Pirineos, situado entre España y Francia, basa su economía en el turismo. En la actualidad es un rico principado soberano y pocos son los que recuerdan que tuvo, aunque de manera efímera, un rey de origen no andorrano, sino ruso.

La historia del país

El primer documento en el que encontramos el nombre “Andorra” procede del acta de consagración de la catedral d´Urgell, en el siglo IX, donde se dice que era un feudo del condado de Pau, aunque mucho antes, el historiador Polibio, en el siglo I a. C. menciona una batalla en los Pirineos, entre Aníbal y los habitantes locales de esa zona, los andosinos.

Durante la Edad Media, el conde Armengol VI de Urgel cedería en el siglo XII sus bienes y derechos en los valles de Andorra al obispo de Urgel, pero conflictos posteriores obligaron al obispo someterse a la protección de la casa Caboet, cuyo heredero era el Conde de Foix. Un siglo después, las disputas entre Roger Bernat III de Foix y el obispo Pere d´Urtx finalizarían tras los tratados (pareatges) del 1278 y 1288, unos documentos de reconciliación que daría origen al coprincipado y, por consiguiente, a la cosoberanía. Los derechos de la Casa de Foix, incorporados finalmente a la corona de Francia, pasaron, a título personal, al presidente de la República Francesa.

A principios del siglo XX Andorra contaba con poco más de 4.000 habitantes que sobrevivían como podían de la agricultura, gobernados con un régimen casi feudal entre la República Francesa y el obispado de la Seu d´Urgell, y será en este contexto que aparece nuestro avispado protagonista, un aventurero ruso de nombre, Borís Skósyrev.

La llegada de Borís

No se conocen muchos datos de su vida personal antes de llegar a Andorra. Exiliado de la Revolución Bolchevique, se sabe que pertenecía a la pequeña nobleza bielorrusa. Durante quince años emigró por Europa en busca de fortuna y se enroló en la Armada británica. Gracias a su buena presencia y conocimiento de idiomas, prestó sus servicios en misiones más o menos secretas del Foreign Office. Posteriormente, se trasladó a los Países Bajos donde se acercó a la familia real de Holanda.

En 1933 llegaría a Andorra acompañado de Florence Mazmon, una rica y joven norteamericana, residiendo cerca de San Julián de Loria, en una casa que aún existe y que se conoce como la “casa de los rusos”. Tras obtener la nacionalidad andorrana pondría en marcha su plan, en apariencia, sencillo: modernizar el principado y convertirlo en un rico paraíso fiscal a cambio que el Consejo General le nombrase “Príncipe de Andorra”.

Su propuesta

En mayo de 1934 presentaría un escrito ante los gobernantes de la sociedad andorrana explicando sus intenciones. Las reacciones no se hicieron esperar y se exigiría su inmediata expulsión del país. Se refugió en un hotel de la Seu d´Urgell y allí se declarará heredero de los reyes de Francia en el coprincipado. Durante sus nueve días de reinado redactará una nueva Carta Constitucional de 17 artículos y actuaría como rey concediendo entrevistas en medios internacionales, siempre con porte regio, favorecido por su aspecto físico: alto, con su inseparable monóculo y su bastón, junto con sus exquisitos modales y hablando francés.

En julio de 1934 convocaría a los representantes de las seis parroquias del país, aceptando todos su propuesta contra todo pronóstico, solo el representante de Encamp la rechazaría, y fue proclamado rey de Andorra.

Ante la pasividad del gobierno francés, el obispado, enfurecido por su osadía, enviaría el 21 de julio a cinco guardias civiles al hotel donde ejercía su “reinado”. Ninguno de los presentes haría nada para evitar la detención. Fue trasladado en un tren a Barcelona y, posteriormente, a Madrid, donde se le aplicaría la ley de Vagos y Maleantes.

Tras su paso por la cárcel sería expulsado a Portugal, vagando por distintas ciudades europeas hasta que se le pierde la pista. Algunos dicen que tras la Segunda Guerra Mundial sería confinado a Siberia, como traductor para los nazis, pero lo cierto es que no se sabe cómo terminó sus últimos años.

Su gran personalidad y aspecto físico ayudaron en su aventura, pero mayor sería su osadía al proclamarse rey de ese pequeño país de los Pirineos conocido como Andorra.

Información  Historias de la Historia, de Javier Sanz.

12 comentarios en “Borís I, el rey ruso de Andorra (por nueve días)

  1. Nunca se sabe, a estas alturas, cómo decir las cosas que suceden. Dejar pasar 9 días para encontrar la realidad del apuesto Boris. Muchas veces, quienes se atan a las palabras y al ritmo, se les aplica la “Ley de vagos y maleantes”. He aquí el primer error, se atan a las palabras y al ritmo, sin poderse librar de él. Gracias, FJ, por contarnos esta historia, corta de mandatos Andorranos. Abrazos, infalibles.

    • Hola marimbeta,
      tuvo sus nueve días de gloria, aunque de poco le sirvieron. Por otra parte, Andorra es un pequeño país que recomiendo visitar. Rodeado de montañas, ríos y en invierno, pistas de esquí para disfrute de todos.
      Abrazos viajeros

  2. Pero este Boris sale en la foto con un uniforme de la Wehrmacht en categoría de Sonderführer, o lo que es lo mismo especialista (¿de qué?, no se ve el color del uniforme ni el de las charreteras así que ni pajolera idea: traductor, veterinario… liante) Rey… mmmmm, ahora diríamos un jeta. Lo que pasa es que ahora ¡hay tantos! que sería imposible distinguirlo

  3. Curiosa historia que como puedes suponer, desconocía. Muy similar a la de algunos personajes de hoy día, aunque entonces no eran tan políticamente correctos y reaccionaron a tiempo.
    Gran post. Comparto.
    Salu2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s