El mal de San Vito  “Tiempo de bailar, tiempo de morir”

La música se tocaba normalmente durante los brotes de la manía del baile, ya que se pensaba que remediaba el problema. Una pintura de Pieter Brueghel el Joven, a partir de dibujos de su padre. Podemos apreciar la peregrinación de los epilépticos a la iglesia de Molenbeek.

En julio de 1518 ocurrió un fenómeno en Estraburgo de difícil explicación. Die Frau Troffea, una mujer que en principio podía considerarse normal, comenzaría a bailar sin parar por las calles de la ciudad durante seis días. El baile se acompañaba de gritos, contorsiones y gestos que asustaban a todo aquél que la veía. A lo extraño del suceso había que añadir que durante esa semana se le añadieron decenas de personas, afectando al cabo de un mes a casi cuatrocientas. Finalmente, por agotamiento, murieron quince de ellas.

Este no sería él único caso ocurrido en Europa durante la Edad Media, aunque sí el mejor documentado. Encontramos constancia escrita de al menos seis episodios más, el primero ocurrido en la Nochebuena de 1021 en la ciudad de Kölbigk (Alemania). Incluso uno de ellos inspiraría el cuento del Flautista de Hamelín. La epidemia de 1518 terminaría por conocerse como “el baile de la peste” o “el baile de San Vito”.

Histeria colectiva

Se intentó dar una explicación. Unos pensaron que se debió a la intoxicación por ingestión de cornezuelo, y otros, como Paracelso, refirió que el caso de Troffea se debió a su carácter orgulloso y obstinado contra su marido. Así, cada vez que este le ordenaba alguna cosa, empezaba a bailar diciendo que una fuerza sobrenatural le impedía parar. El marido, asustado, la dejaba en paz. Muchas mujeres, conociendo la eficacia de la artimaña de Troffea actuarían de la misma forma con igual resultado. Muchos vincularon su eficacia a San Vito, aunque según cuentan, el santo se enfadó y todas acabarían bailando a la fuerza.

A nuestros ojos se hace difícil comprender que esto ocurriera, pero hemos de ponernos en el contexto de la época. Miedos, supersticiones, el hambre y las enfermedades que fustigaban a la población justificarían estos brotes de histeria colectiva.

Imagen de San Vito (siglo XVI)

¿Y por qué de San Vito?

Para responder a esta pregunta debemos retroceder varios siglos en el tiempo. Mártir y santo, de niño tuvo como preceptores a los cristianos Santa Crecencia y San Modesto que lo bautizaron a escondidas de su padre pagano. Durante las persecuciones del emperador Diocleciano sería martirizado en el año 303 cuando apenas contaba con siete años (la edad varía según las versiones) ardiendo en aceite hirviendo en una caldera, aunque para sorpresa de todos, el santo comenzaría a bailar mientras se quemaba, “contagiando” a todos los presentes las ganas de moverse. Su cuerpo se encuentra en una urna de la Iglesia Colegiata de Omegna, estando la catedral de Praga dedicada a este santo. Será durante la Edad Media que se asociaría ese baile con las convulsiones que provocan la epilepsia y algunas enfermedades neurológicas.

La explicación…

Estos episodios histéricos de danzar se llamaron “corea mayor” pero desaparecieron como entidad clínica, reservándose este tipo de corea para la enfermedad neurodegenerativa de la corea de Huntington. En la actualidad se asocia el “mal de San Vito” a la corea menor o de Sydenham, una enfermedad infecciosa que afecta al sistema nervioso central secundaria a una fiebre reumática (no neurológica) producida por el Streptococcus pyogenes, siendo muy improbable que el médico inglés Thomas Sydenham haya visto nunca un caso verdadero de baile de San Vito (como síntoma histérico). Así, pues, se asume que sus descripciones se refiere a la “corea menor”.

Corea de Huntington

En España la padecen unas 4.500 personas, y su incidencia es de 1/10.000 personas, siendo el pueblo de Barranquitas, en el noroeste de Venezuela donde encontramos la mayor concentración de personas afectadas.

Suele manifestarse a partir de los 30 años e irremediablemente evoluciona a lo largo de unos 20 años hasta la muerte del paciente. Se presenta en dos formas, la más común es la de presentación en la vida adulta, mientras que la otra en edades más precoces. Es causada por un defecto genético en el cromosoma 4 por el que las neuronas de ciertas partes del cerebro se desgastan o degeneran, siendo de herencia autosómica dominante.

La clínica que produce incluyen cambios del comportamiento como alucinaciones, comportamientos antisociales, impaciencia, psicosis… que suelen manifestarse antes de los problemas de movimiento que suelen ser espasmódicos rápidos y súbitos de brazos, piernas, cara y otras partes del cuerpo, entre otras. El final resulta fatal al cabo de 15 o 20 años, no siendo raro el suicidio.

No sé si será cierta la leyenda de San Vito, pero muchos episodios curiosos de la historia dan nombre a enfermedades del presente, y como dijo John Waller en su libro… “Tiempo de bailar, tiempo de morir”.

Para saber más:

National Institute of Neurological Disorders and Stroke; International Huntington Association

13 comentarios en “El mal de San Vito  “Tiempo de bailar, tiempo de morir”

  1. No es de extrañar que los síntomas de esta enfermedad hayan dado pábulo a la superstición, sobre todo en una época en que la medicina científica estaba en sus albores. Muy buen post.
    Un saludo.

  2. “Tiempo de bailar, tiempo de vivir… con alegría”, diría Waller, hoy en día. Al principio, la alucinación por el baile de San Vito podía pasar inadvertido, pero,a medida que la música sonaba, la tensión se fue elevando, se volvió hipertensión. ¡Cuánta falta hacía el Losartán!, para regular esas pulsaciones del corazón, sin que la gente deseara acabar con su vida. Gracias, FJ, por hacernos sentir que caminamos sobre la tierra con los pies metidos hasta los codos, en medio de la lluvia. Abrazos movidos, decididos y, con sabor a tierra mojada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s