Al Capone, entre fechas de caducidad y lavado de dinero

¿Qué relación tienen las fechas de caducidad de los alimentos con el famoso gánster estadounidense Al Capone? ¿Y con las lavanderías..? Pues más de lo que uno podría pensar de entrada.

Al Capone, vendedor de antigüedades -al menos eso decía su tarjeta de visita- fue malo, muy malo, y como muchos otros malotes sería detenido y trasladado a la recién estrenada prisión de Alcatraz en San Francisco. Pocos años después consiguió la libertad condicional y murió en 1947 por causas naturales, en Palm Island, Florida.

Icónico mafioso llegó a disponer -al cambio actual- de una fortuna de 1.400 millones de dólares, obtenida de sus negocios ilegales con el alcohol y las salas de juego clandestinas. Ni los asesinatos, ni las ejecuciones, ni tan solo el ser el cabecilla del crimen organizado en la ciudad de Chicago en las primeras décadas del siglo XX le llevarían a la cárcel, solo se le pudo acusar de evadir impuestos.

Y como la imagen y la apariencia lo son todo, abrió cocinas gratuitas -fue el primero en hacerlo en Norteamérica- para alimentar a la población sin recursos durante la Gran Depresión. Allí, se servían tres comidas diarias, algo que le costaba cada día miles de dólares de su bolsillo, pero que rentabilizaba con su buena imagen, incluso se dejaba ver por los comedores sirviendo él mismo comidas.

Fecha de caducidad

Podríamos preguntarnos por los alimentos que se pueden comer una vez caducados y cuáles no. Bien, la respuesta es que todos pueden consumirse, depende solo en qué condiciones. Antes de nada y para no dar a confusión a la cuestión, deberíamos distinguir entre la fecha de caducidad, que se marca con un día concreto, y la fecha de consumo preferente, mucho menos restrictiva.

En los últimos años, escuchamos decir que muchos alimentos no caducan o se pueden consumir después de la fecha indicada en el envase, así, el consumo de leche se puede alargar semanas fuera de su consumo preferente, y en lo que respecta a los yogures, el gobierno español hace ya tres años cambió la normativa para marcarlos con fecha de consumo preferente, en vez de fecha de caducidad. Así, aunque pueden presentar un gusto más ácido su consumo no es peligroso una semana después de la fecha marcada si se ha conservado en nevera.

Circula un rumor no confirmado de que nuestro gánster vio morir a un familiar suyo intoxicado a consecuencia del consumo de leche en mal estado, algo que nunca olvidaría y que le empujó a exigir a los políticos que se imprimiera en las botellas de leche una fecha de caducidad, medida que acabaría por extenderse al resto de alimentos. Otro rumor explica que Al Capone controlaba la maquinaria para etiquetar las caducidades y de ahí provendría su interés en hacerlas obligatorias…

Lavar el dinero

Conocemos como blanqueo o lavado de dinero el “ajustar a la legalidad fiscal el dinero procedente de negocios delictivos o injustificables”.  No deja de ser curioso que no fuera reconocido delito federal en EE.UU. hasta 1986, en un momento en el que el narcotráfico se encontraba en su máximo apogeo,  cuando es algo que mucho antes ya se practicaba y que es una actividad que incluso hoy en día supera los miles de millones de dólares cada año.

Uno de los posibles orígenes de la expresión “lavado de dinero” proviene del Al Capone. Los beneficios que obtenía de sus negocios ilegales aumentaban año tras año, y tuvo que ingeniárselas para mover ese dinero invirtiéndolo en nuevos negocios. Uno de ellos sería la cadena de lavanderías que, bajo la apariencia de un negocio legal, permitía hacerlos pasar por beneficios obtenidos en las lavanderías.  Así, el “dinero negro” (procedente de actividades legales pero que eluden el fisco) y el “dinero sucio” (procedente de delitos) pasaban a convertirse en “dinero blanco”.

Los tiempos cambian y el negocio de lavanderías ya no se utiliza más que para lo que es en realidad, lavar ropa -o al menos eso se piensa, claro-, y es que en la actualidad hay técnicas mucho más avanzadas de lavado de capital como las divisas digitales o las sociedades offshore, entre muchas otras.

Con esto no quiero decir que cuando tengáis que acudir a una lavandería penséis que estáis contribuyendo a algo ilegal, por otra parte, recordad que el azúcar, los vinagres, la sal de cocina y las bebidas alcohólicas de más de 10 grados, no caducan, y una recomendación, ni se os ocurra poner el dinero dentro de una lavadora, no por hacerlo le sacaréis más rendimiento.   😉

Información extraída de labrujulaverde.com y ecodiario.eleconomista.es

3 comentarios en “Al Capone, entre fechas de caducidad y lavado de dinero

  1. JR, las lavanderías de Caracortada tenían una “back door” por la que se entraba a las salas de juego. Cuando la Ley Seca te acordarás de que en el cine se reflejaba lq actitud de los alcohólicos que no podían beber en la calle y llevaban la bebida en frascos DENTRO de bolsas de papel y los elegantes tenían petaqueras de metal, incluso de plata para el vicio oculto. De otros vicios hablaremos otro día, Jejejejejeje!

      • Hola Astolgus,
        si es que las lavanderías dan para mucho. Recuerdo la serie Breaking Bad y cómo su protagonista Walter White se las ingenió para lavar el dinero obtenido con la metanfetamina en un centro de lavado de coches. Una gran serie, por cierto.
        Un saludo y tranquilo, JR me da un aire más a lo de Larry Hagman, aunque sin sombrero 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.