Descifrando lo indescifrable: la escritura maya

Knórozov con su gato.

Lo que fue creado por una mente humana, puede ser entendido por otra mente  (Yuri Knórozov)

En principio no se nos hace difícil asumir esta máxima, pero cuando un misterio permanece incomprensible e indescifrable durante siglos a los ojos de las mentes más brillantes de la historia, más aún, cuando estas mismas mentes lo piensan, puede entonces que nos sea más complicado admitirla. El misterio en cuestión no es otro que la escritura maya y la persona que consiguió ese imposible, Yuri Knórozov.

De hecho, fue algo tan insólito lo que este lingüista ruso logró que nadie se lo tomó en serio, aunque para ser justo debería decir que la coyuntura del momento no era precisamente la más adecuada, bien, la situación política y social, pero también las envidias y los egocentrismos personales.

Un hallazgo inesperado

Todo empezó en mayo de 1945 con la entrada de las tropas soviéticas en la ciudad de Berlín. Mientras los alemanes evacuaban la biblioteca para trasladarla, en principio, a Austria, y mientras unos soldados colocaban en medio de a calle los libros en cajas, Knórozov, a escondidas, se hizo con dos volúmenes al azar que acabarían por cambiarle la vida. Se trataba de Los códices mayas de los hermanos Villacorta y Relación de las cosas de Yucatán de Diego de Landa. Otra versión, inventada por un periodista diez años después, diría que los rescató de las llamas, algo totalmente falso.

Su vida

Knórozov nació en Járkov (Ucrania) en 1922, y era el más pequeño de cinco hermanos nacidos en el seno de una familia de intelectuales rusos. Aunque inicialmente sus estudios se encaminaron a la medicina y la psiquiatría, no se sabe por qué motivo ingresó en la facultad de Historia en 1939, estudios que terminaría tras el paréntesis de la Segunda Guerra Mundial, en 1948, especializándose en etnografía. Tras regresar a Moscú, continuaría sus estudios de egiptología, la lengua árabe y los sistemas de escritura de la antigua India y China, marchando a Leningrado para ingresar en el Instituto de Etnografía y dedicarse por completo al estudio de la escritura maya.

Glifos mayas en el Museo de sitio en Palenque, México

Su logro

Orden de lectura de los glifos mayas, similar al de la escritura alfabética europea occidental, y usando columnas como las de un periódico actual.

Empezaría a estudiar el alfabeto del misionero español de la Orden Franciscana en Yucatán, fray Diego de Landa, obispo de esa provincia en 1570, encontrando fallos en la metodología empleada. Utilizó un método matemático para descifrarlo y logró extraer 29 signos del alfabeto maya, que, junto a estudio de otros códices, le permitieron deducir que los glifos mayas consistían tanto en signos utilizados para representar palabras completas como en signos que representaban sílabas. En 1952 publicaría su primer artículo dedicado a los resultados del desciframiento Etnografía Soviética

Un reconocimiento tardío

Su principal rival fue el británico Eric Thompson, en esos momentos el más respetado especialista en mayas, quien por el hecho de ser ruso y por una incomprensible ceguera intelectual, le desacreditaría, debiendo pasar más de veinte años para reconocer su trabajo.

Al traducir los textos grabados en piedras y vasijas se realizarían descubrimientos sorprendentes como la tumba de una mujer en Palenque en 1995, la conocida como Reina Roja por la cantidad de cinabrio rojo que la cubría, y se desvelaría la escritura de la Isla de Pascua y los textos Protoindios.

No deja de ser curioso que Knórozov pisara por primera vez la tierra de los mayas muchos años después de descifrar su escritura. En 1990 el presidente de Guatemala le entregó la gran Orden del Quetzal, y cuatro años después, el gobierno de México le otorgó la Orden Mexicana del Águila Azteca en la Embajada de México en Moscú.

Knórozov murió en San Petersburgo en 1999, a causa de un derrame cerebral complicado por una neumonía mal tratada por el personal médico que le atendió en el hospital. Muchos comparan su descubrimiento con el realizado por el francés Jean-François Champollion tras haber conseguido descifrar la escritura jeroglífica gracias principalmente al estudio de la piedra Rosetta, pero si nos paramos a pensar en el trabajo de Knórosov, su valor es mayor al elaborar un método científico de desciframiento, mientras que el francés solo comparó una inscripción bilingüe.

Así, y como diría Nelson Mandela hace ya un tiempo… “Siempre parece imposible hasta que se hace”.

Para saber más:

Epigrafía maya, de Galina Ershova. (pdf)

Centro de estudios mayas Yuri Knórozov

Escritura maya

Codices Mayas. J. Antonio und Carlos A. Villacorta. Guatemala. 1933 (pdf)

Conferencia sobre Knorozov dictada por la Dra. Galina Ershova en el Museo Popol Vuh de la Universidad Francisco Marroquín de Guatemala

Link foto:

Vijaygodard

7 comentarios en “Descifrando lo indescifrable: la escritura maya

  1. Un gran avance para conocer la cultura maya, desconocida durante tanto tiempo por el hecho de dedicarse a esquilmar y tratar de obviar unos conocimientos ancestrales imbuyendo a aquellas gentes a la fuerza las creencias del colonizador. Aquellos frailes, a diferencia de los soldados y funcionarios reales que solo buscaban el oro y la plata, se quedaron con los conocimientos medicos y medicinales que les interesaban para su propio beneficio y de sus órdenes religiosas por motivos que aun hoy dia perduran.
    Por otro lado Knorozof tenia razón, un lenguaje hecho por el hombre para comunicarse con sus conciudadanos es interpretable por otro hombre. Salvo el caso del Manuscrito Voychnigt (me parece que no lo escribo bien) hecho por un “iluminado” o “iluminados” para transmitir unos conocimientos en plan cachondeo o para entretener a la gente como aquel que hace crucigramas, o para dejar algo bello para el futuro y que todo el mundo hablara de él. Lastima que la cadena del autor se rompió y parece ser que se desconoce. Un saludo afectuoso

    • Hola Jose,
      el Manuscrito Voynich (realmente difícil de escribir) sigue siendo unos de los más grandes enigmas del conocimiento humano. Se compone de 240 páginas de pergamino y consta de seis secciones: herbarios, astronómica, biológica, cosmológica, recetas… Algunos dicen que se escribió en el norte de Italia; otros, en Mesoamérica; otros lo relacionan con los cátaros, con Leonardo da Vincicon la tribu perdida de Israel e incluso que es de origen… ¡extraterrestre! En fin, mucho misterio a su alrededor. Hace un tiempo dediqué un artículo del blog a este manuscrito que aquí dejo por si quieres ojearlo.
      Un saludos y bienvenido a los comentarios

  2. Hola Javier, lo que yo sabía de los mayas, vino principalmente de Eric Thompson ( y otros investigadores, claro), luego supe que “de los misterios de los mayas también se ocupó la investigadora de origen ruso de Harvard Tatiana Proskuriakova. Ella visitó una vez Rusia únicamente para entrevistarse con Knorózov. Proskuriakova hizo su aporte de peso al desciframiento de monumentos antiguos, así como se empeñó mucho en que el descubrimiento de Knorózov fuera aceptado en Occidente” (lo que está entre comillas lo saqué de Wikipedia). De Knorózov poco sabía.

    Muchas gracias por esta valiosa información.

    Abrazos de luz.

    • Hola Silvia,
      dejando la escritura un poco de lado, las matemáticas se basaban en un sistema de numeración vigesimal (base 20) común también con otras civilizaciones mesoamericanas. Desde el 1000 a. C. utilizaban en Mesoamérica un sistema numérico en el que la unidad se representaba por un punto, dos puntos el 2, tres punto el 3… y la raya horizontal el 5.


      Imagen de Bryan Derksen

      Eric Thomson, al igual que otros estudiosos de la cultura maya, planteó en ocasiones ideas erróneas como considerar que los glifos mayas eran en su mayor parte notaciones astronómicas sin componenetes fonéticos entre ellas, muestra de la dificultad y los misterios que envuelve esta cultura. Como siempre gracias por tus valiosos aportes.
      Abrazos de luz

      • Así es, Javier, la verdad es que de lo que dicen los investigadores sobre las culturas antiguas, la mayoría son elucubraciones, luego viene otro y las cambia, pero algo de cierto habrá en algunas, en algo tenemos que creer ¿no?
        En cuanto a las matemáticas, en Mesoamérica y Sudamérica, como bien dices, se usaba el cero mucho antes que en Europa
        Abrazos de luz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s