El Philogelos, la más antigua recopilación de chistes

Inocentes o tendenciosos, según Freud; blancos, negros, rojos o verdes, según el  tema o a quién van dirigidos; buenos, malos, exagerados, irónicos, clásicos, tópicos… chistes hay muchos y todos tienen en común que nos quieren hacen reír, y si miramos atrás en la Historia encontramos que, mucho antes que nuestros rebisabuelos, también se reían con ellos.

¿Nervioso?

-Sí, un poco.

¿Es tu primera vez?

-No, ya había estado nervioso antes.

 

 

Mamá, mamá, hoy casi saco un 10.

-¡Muy bien Jaimito! pero… ¿por qué casi?

Porque se lo pusieron a mi compañero de al lado.

 

 

Después de medio siglo de matrimonio, él se muere, y al poco tiempo después, ella también y se va al cielo.
En el cielo, ella encuentra al marido y corre hasta donde él y le dice:

-¡Amor mío! ¡Que bueno encontrarte!

Y él responde:

-¡No me vengas con esas! El contrato fue clarito: ¡Hasta que la muerte nos separe!

Puede que alguno de estos chistes os arranque una sonrisa, puede que incluso una sonora carcajada (va a gustos), pero los que han estudiado el tema -sí, también hay gente que lo ha hecho-, concluyen que los chistes más graciosos son los que nos hacen considerar superiores a los tontos, y que los mejores son los que recogen algo horrible, convirtiéndolo en estúpido.

El escritor y humorista Mark Twain decía que el secreto del humor no era la diversión, sino el dolor, un sinsentido que el cerebro nos recompensa generando dopamina, ese neurotransmisor que estimula el sistema nervioso simpático (¡qué majo él!), asociado al sistema del placer cerebral y que ayuda a motivarnos.

Nos reímos también por sentirnos superiores, como así se sentían en la Edad Media con las bromas y las situaciones cómicas de esos enanos y jorobados, o en la época victoriana con los enfermos ingresados en las instituciones psiquiátricas, o como en la actualidad, con los payasos y con Mr. Bean (os aconsejo que entréis en el link si no lo conocéis). Sí, los chistes y las situaciones cómicas originan un fallo de inhibición que actúa como mecanismo de defensa, y eso es bueno para la salud. En definitiva, hay que reírse.

¿Y en la Antigüedad también se contaban chistes?

Un joven esposo le pregunta a su esposa:

-¿Cariño, qué debemos hacer, desayunar o hacer sexo?

 Y ella le dice a él:

-Lo que tú quieras. Por cierto, ¡no queda nada para comer!

 

Un hombre se acerca a un estudiante tonto y dice:

-El esclavo que me vendiste murió.

-¡Por los dioses! –contesta el tonto-, cuando estaba conmigo nunca hizo algo semejante.

 

Un astuto estudiante tonto se ha quedado sin dinero. Entonces recurre a vender sus libros y le cuenta a su padre en una carta:

-¡Felicítame, padre! ¡Ya me estoy ganando la vida con mis libros!

 

Un abderita se encuentra con un eunuco y le pregunta cuantos hijos tiene. El tipo explica que necesita testículos para poder tener hijos…

-Bueno  -vuelve a la carga el abderita-, siempre puedes comprarte un par en la carnicería.

Estos cuatro chistes son una pequeña muestra de los 265 que encontramos en el Philogelos (se traduciría como “amante de la risa”), la recopilación de chistes más antigua que se conserva hasta la fecha. Pocas veces se recogían por escrito, pero al igual que en nuestros días, contar chistes era algo habitual.

El Philogelos, escrito en griego, es un texto romano que hace múltiples referencias a lugares y culturas del Mediterráneo, así como a personajes del final de la República e inicios del Imperio, e incluso de mucho antes. Pudo haberse escrito en el siglo IV, y sus presuntos autores, Filagrio y Hierocles, los clasificaron por temas que abarcan los más diversos aspectos de la sociedad: desde profesores despistados hasta tontos estudiantes; desde el sexo  hasta… los abderitas.

¿Y quienes eran estos abderitas?

Al igual que hoy, la suerte -o la desgracia- hace que algún pueblo sea el blanco de múltiples chistes (recordemos los actuales del pueblo de Lepe, en España), los antiguos griegos consideraban tontos a los habitantes  de Abdera, una ciudad costera de Tracia, motivo por el que eran protagonistas de múltiples chistes y burlas. Sin embargo, la causa suele ser otra bien distinta y en el caso de Abdera, esta era una ciudad rica, poderosa, cuna de filósofos de la talla de Demócrito, Protágoras y Anaxarco. ¡Maldita envidia!

Para saber más:

Philogelos The LaughAd

Link foto:

Youtube

17 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Jejeje muy curioso. Saludos !

    1. Hola Francisco,
      un poco de humor siempre viene bien, ¿no crees?
      Saludos

      1. Por supuesto, un abrazo.

  2. Si hay algo que necesite de una buena dosis de risa esa es nuestra salud y tú lo sabes bien aunque aquí nos dejes otra perspectiva del humor. Curioso post. Un abrazo y buen resto de día.

    1. Hola elcorazondelmar,
      dicen que para enojarse se necesita mover 34 músculos de la cara y para sonreír tan solo 7, así que…
      Abrazos

  3. Unos recién casados de pueblo llegan al hotel para su noche de bodas, él le dice a la novia:
    -¿Cenamos, o qué?
    Ella responde:
    -Mejor “o qué” y después cenamos…
    jajaja una de tus chiste me recordó éste.
    Gracias por hacerme sonreír, además de aprender.
    Abrazo de luz

    1. Hola Silvia,
      ¡ja, ja, ja! Sí, lo de los chistes de novios o matrimonios es para escribir un libro (o dos)

      “Mariano, parece que quieres más al perro que a mí.
      ¡Qué pesada! Te he dicho mil veces que los quiero igual a los dos”

      Abrazos de luz

      1. Jajajaja, síii, así sucede cuando pasa, jajaja.
        Abrazos de luz.

  4. Azahara dice:

    Como siempre gracias por tanta y tan interesante información, de la que prácticamente nada sabía, y diría que no me había planteado. Un cordial saludo

    1. Hola Azahara,
      a mí pasó igual, hasta que por casualidad dí con un artículo que hablaba de ello. La Historia siempre nos sorprende más de lo que uno pueda imaginar.
      Saludos

  5. Encantadores, los actuales y los antiguos. Qué curioso, muchas veces me he dicho que los tracios son los europeos más ignorados.

    1. Hola tioantonio,
      aunque aún desconocidos, su civilización se extiende en el tiempo desde el III milenio a. C. hasta el siglo III a. C. En su cultura, oral, encontramos leyendas y mitos, como la inmortalidad.
      En este caso, me refiero a los chistes, sí que son recordados aunque sea por los abderitas. ¿Ocurrirá lo mismo con los leperos en España dentro de mil años? 😉
      Saludos y bienvenido

  6. Esther Vázquez dice:

    ¡Qué curioso! Me ha encantado este post, no tenía ni idea, pero la historia a veces sorprende para bien jeje.
    ¡Un saludo!

    1. Hola Esther,
      en ocasiones, un poco de humor siempre va bien.
      Saludos 😉

  7. melbag123 dice:

    Me encanta. Me has hecho reír con los chistes. El del esclavo que se murió y que nunca se había muerto me hizo mucha gracia. Me recuerda cuando mi padre decía: “se están muriendo todos los que no se habían muerto”. Un abrazo, Francisco Javier.

    1. Hola melbag,
      ¡qué gran verdad la de tu padre! Si es que hay cosas innegables.
      Abrazos

      1. melbag123 dice:

        Jajajaja… Era muy serio, pero también le gustaba hacer su chistesito. Abrazos a ti.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .