El agua del Carmen, esa droga de nuestras abuelas

“Maravilloso elixir y antídoto”, así se describe en los libros antiguos a un remedio muy popular entre nuestras abuelas. Me refiero, claro está, al “agua del Carmen”, pero su curioso nombre no hace referencia ni al agua, ni a ninguna Carmen.

Se la llama también agua de melisa o agua de toronjil y para quien no conozca esta “milagrosa” solución debería decir antes de continuar que no se trata de ninguna pócima prodigiosa, aunque se le atribuye muchas propiedades. Mezclada con agua endulzada, tibia o fría, o con una infusión de té o hierbas, tradicionalmente se utiliza para tratar trastornos gastrointestinales y nerviosos relacionados con el estrés, favoreciendo el sueño y el descanso, así como calmar los dolores de regla y algunos de los síntomas de la menopausia.

Se documenta su origen en 1611, en Francia, como licor elaborado por la comunidad de monjes de los Carmelitas Descalzos para “curar los problemas nerviosos y la histeria, los problemas del alma, la violencia o incluso el mal humor”.

Cuevas en el Monte Carmelo

Esta Orden se originó con los primeros eremitas del Monte Carmelo por un grupo -no se sabe si peregrinos, ermitaños o cruzados- en el siglo XIII dando lugar a la Orden Carmelita. La regla que siguen es la que enunció el patriarca de Jerusalén, Alberto de Vercelli y se establecieron mayormente en el este y el centro de Europa, promoviendo el culto a la Virgen María y la devoción al escapulario del Carmen. En España, será en la Castilla del siglo XVI a partir de una reforma Santa Teresa de Jesús llevó a cabo en la Orden de Nuestra Señora del Monte Carmelo descontenta con la relajación de las normas originales, con la que buscó retornar a la vida centrada en Dios de los primeros eremitas del Monte Carmelo. Creó el primer Convento de Clausura de San José, en Ávila, junto a San Juan de la Cruz recuperando la austeridad, la pobreza y la clausura, auténticos ejes del espíritu carmelitano.

A principios del siglo XX se puso de moda en España (especialmente entre las mujeres) siendo indispensable en muchos botiquines, todavía hoy se puede adquirir en algunas farmacias y muchos herbolarios. Los hay que abusaron y siguen abusando de este “agua”, incluso alguna abuelita lo ofrecía a sus hijos o nietos mojando un terrón de azúcar a modo de irresistible golosina.

Si en alguna ocasión os veis tentados de probarla, permitid deciros que no debe utilizarse a dosis mayores a las recomendadas, ni por más de 10 días seguidos, salvo indicación médica; tampoco debe darse a niños menores de 12 años, mujeres embarazadas, ni durante la lactancia materna; ni en personas con la función del hígado alterada o úlceras del estómago.  Y si seguís tentados de probarla aquí os dejo una fórmula para elaborarla:

Un litro de alcohol 80º

Hojas y flores de melisa (20 cucharadas)

Una cucharada de raíz de angélica triturada

30 gramos de corteza de limón

Clavos de olor nº 8

10 gramos de canela

10 gramos de semillas de coriandro

Todo bien mezclado e introducido en una botella de vidrio, dejándolo macerar tres semanas. Tras filtrarla, se debe guardar en un lugar fresco y alejado de la luz.

Pero cuidadín que tiene muchos grados de alcohol…

Para saber más:

Otras recetas de la abuela para sentirse mejor

Prospecto del agua del Carmen

Link foto:

FrancdubtesJacob

18 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Juan Carlos dice:

    ¡Curiosa historia esta del agua del Carmen! La he visto en casa desde mi más tierna -¡ya muy lejana!- infancia. O sea que era una forma delicada de darle al jarro. No, claro, así sigo viendo yo a una tía carnal de 92 años lo aplicada que está al anís dado que el agua del Carmen en la Residencia de Mayores donde vive no se expende. ¡Vaya, vaya!
    Un abrazo, Francisco Javier

    1. Hola Juan Carlos,
      ¡ja, ja, ja! Pues ya ves, no hay mal que por bien no venga.
      Saludos

  2. maria carlota dice:

    o sea, era una manera de meterse sus traguitos con mucho disimulo. Con esa cantidad de alcohol, no digo yo curaria el dolor de vientre o el sueño…… que buena historia.

    1. Hola Maria Carlota,
      … y hasta ayuda para entrar en calor.
      Un saludo y me alegra que te gustara.

  3. astolgus dice:

    Pues amigo FJT, ¡te toca hablarnos de la Quina Sanclemente, del aceite de ricino… ¡jejejejeje!

  4. astolgus dice:

    ¡Ambas cosas para los pobres niños.!

    1. Hola Astolgus,
      pues para abrir el apetito aquí te dejo este video. 😉

      Saludos

  5. melbag123 dice:

    Me voy a hacer la aguita esa. Me encantan estas curiosidades que compartes. Saludos, Francisco Javier.

    1. Hola melbag,
      pero ten cuidado con la dosis que te tomas, ¿vale?
      Un abrazo 😉

      1. melbag123 dice:

        Jajajaja… 🙂

  6. astolgus dice:

    La Kina Sanclemente es un vino de Málaga dulce con 13 grados, o sea, pelotudo para hacer alcohólicos a los niños!

  7. contralainterpretacion-Hugo dice:

    Qiuerido Paquito:
    No llegas a decir cual es el beneficio salutífero de la melisa, de la angelica y del coriandro (recuerdo que en mis clases de terapeutica,muchas recetas contenian como excipiente, jarabe de melisa o de ratania) y tanto tu como tus comentaristas se centran en el alcohol que por cierto el alcohol al ser higroscopico al contacto con el ambiente baja muchísimo de, graduación, Y Uds le achacan todos los males,como volver alcohólicos a los niños, cuando se sabe que no es necesario el consumo desde niños sino que sus caracteristicas psicologicas son las que desencadenan esta adicción. Por otro lado, no es a partir de la reforma teresiana que abundan los monasterios carmelitas sino desde antes ya tanto en España como en sus colonias, la orden estaba muy arraigada (sino que iba a reformar la histérica de la Teresa y el gay san Juanito). en esa época, luego de la contrareforma hubo una locura por reformar, en todas las órdenes,aparecieron los y las descalzas y se desgajaron los conventos de sus masoquistas para formar otros con mas sufrimiento. Por cierto el nombre si tiene que ver con con Carmen, pues fue creada por los carmelitas de san Simon Stock. La Kina que mencionas deberia tener algo de quina,como el famoso vino italiano que tomaba el papa o la coca cola original. Hasta mediados del XX la quina era una panacea sobre todo para los bolsillos de la farma industrial.

  8. Me gustaria saber mas de las otras aguas:,de Florida, de hamamelis, de borrajas,etc.

    1. … queda abierta tu propuesta

  9. Gracias Francisco Javier, muy interesante. Conocía el agua del Carmen, parecía un remedio para malos momentos, aunque quizás era tomarse una copa de forma “fina” jajaja. Un abrazo.

    1. Hola Francisco,
      como todo en la vida, bienvenida sea esa copa, pero sin abusar, claro.
      Abrazos 😉

  10. jlua dice:

    También, para calmar los nervios, un remedio de todos la vida que recuerdo que tomaba a diario mi abuela, y que se sigue vendiendo, y que alguna vez hemos comprado en casa hoy en día es el Agua de Azahar, de Luca de Tena.

    1. Hola jlua,
      ¡aroma de Sevilla! Rico, rico para acompañar el Roscón de Reyes.
      Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .